Tapping cura el trauma de un caballo - AHEFT

Zoe Zimmerman ayuda al semental de su hermana recuperarse de una mudanza traumática a un establo nuevo. Su hermana se pone en los 'zapatos' del caballo y puede sentir claramente lo que sintió el caballo. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y visitar el sitio web de Zoe.


Por Zoe Zimmermann

Como psicoterapeuta, habitualmente trabajo con personas, no con animales. Pero hace poco, yo estaba visitando a mi hermana, que tiene 7 caballos, y ella me pidió ayuda. Ellos se habían mudado de un estado a otro, y los caballos fueron transportados en un gran remolque para caballos, llegando a su nuevo destino cerca de la medianoche en una noche sin luna y neblinosa.

Los ayudantes pusieron al semental en un corral junto al prado en el que los otros caballos iban a ser descargados. Después de que los otros 6 caballos fueran dejados en el prado, una de las yeguas saltó la cerca de 1,5 metros, y se lesionó corriendo a través del alambre de púas y cactus. Otros tres también saltaron la cerca. El semental, al ver todo esto, estaba inquieto en su corral y llamaba a los otros caballos. El semental fue alojado en otra propiedad por un tiempo, y después de que se reunió con su manada, empezó a mostrar signos de trauma.

Él se movía atrás y adelante en su caballeriza y llama en voz alta. Se puso especialmente agitado cuando los otros caballos, a los que se dejó salir a un corral más grande, se alejaron más de él. Mi hermana explicó que, como semental, se sentía responsable de su bienestar. Antes de que todo esto sucediera, había sido el caballo que mi hermana montó con mayor frecuencia. Después del trauma, sin embargo, cuando trató de montarlo, se negó a abandonar la zona de la granja cercana a los otros caballos. Una vez, cuando ella lo obligó a abandonar la zona, amenazó encabritarse, y se puso inmanejable en el suelo. Se hizo peligroso de manejar cada vez que salía de su caballeriza o de la granja. Este comportamiento se prolongó durante más de 8 meses. La desesperación de mi hermana por la situación era tan grande que me pidió que le ayudara con EFT – dijo que estaba dispuesta a intentar cualquier cosa.

Resultado de imagen para caballoMi hermana estaba muy triste y desanimada. Empezamos haciendo tapping en esos sentimientos, así como en sus esperanzas frustradas sobre desarrollar una comunidad de jinetes amigos, su temor de que ella nunca sería capaz de montar cualquiera de sus caballos de nuevo, ya que todos ellos estaban teniendo dificultades de algún tipo. Esto tomó aproximadamente media hora.

Luego nos sentamos afuera de la caballeriza del semental. Yo tenía a mi hermana “haciendo el papel” del semental. Recorrimos cada parte intensa de la noche de su llegada. Con ella continuando en el papel del semental, hicimos tapping en cada memoria visual y emoción que surgió. Entonces hicimos tapping en todo lo que resultó intenso desde entonces - los otros caballos alejándose de él, mi hermana tratando de montarlo, alejándolo de los otros caballos, etc. En su rol como el semental, mi hermana sentía muy claramente lo que él había sentido. Es asombrosa la forma en que funciona cuando nos ponemos en otro papel, incluso el de un animal, a menudo SENTIMOS realmente la experiencia que el otro ha experimentado. Esto llevó unos 45 minutos.

Una vez que hicimos tapping en todo esto, mi hermana entró en la caballeriza del semental. Ella había aprendido algunos puntos de acupuntura en caballos, que había utilizado durante varios meses - con poco éxito. Ella hizo tapping en esos puntos en su caballeriza. Donde normalmente él hubiera estado muy agitado, ya estaba bastante tranquilo y dejó que ella lo frotara y le hiciera tapping.

Luego llevó el semental a un corral un poco lejos de los otros caballos. Por lo general, cuando lo ubica en este corral, se pondría muy agitado, moviendo las patas y llamando muy fuerte. Él caminaba con calma por un rato y luego miraba a los otros caballos, moviendo un poco las patas. Yo la había tenido haciendo tapping en los puntos de acupuntura mientras la guiaba a hablar en voz alta de sus temores restantes acerca de su seguridad: "A pesar de que todavía tienes miedo cuando las yeguas están lejos de ti," "a pesar de que te preocupas por ellas," "a pesar de que todavía te sientes mal por no ser capaz de protegerlas," etc. Después de un par de rondas, él se relajó por completo. Caminó con calma por todo el corral, deteniéndose a comer hierba. Parecía haber encontrado la tranquilidad que había perdido casi un año antes.

Desde entonces, el semental de mi hermana ha estado tranquilo y ella ha sido capaz de montarlo de nuevo.

Zoe Zimmermann

Artículo traducido por Gustavo Fiorentini - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif