Utilizando EFT para un pony enfermo - AHEFT

El pony de Desy Campbell estaba enfermo y descorazonado. Y, a pesar de muchos remedios que se le habían dado, no se había logrado ninguna mejoría hasta que se aplicó EFT. Observen como Desy se hizo tapping a sí misma mientras mantenía una mano en su pony. Mucha gente lo hace en esa forma, a pesar de que también funciona cuando se hace tapping directamente sobre el pony.


Por Desy Campbell

Yo compré un pony en un remate hace 5 años. Desde siempre, se sabe que para comprar animales en remates, nos tenemos que guiar por el instinto, por unos pocos hechos objetivos y quizás por la aprobación de un veterinario. Yo me guié por el instinto y unos pocos hechos obvios: este pony era pequeño, yo vi que podía tirar de un carro pequeño con gente en él. El precio estaba un poco alto, pero yo tenía la seguridad de que él podía tirar de ese peso en mi casa. Así que lo compré. Según lo que indicaban sus dientes, tenía unos 5 años.

Durante el año siguiente, J.E.B. se pasó un mes en su establo, acostado y casi sin levantarse. Yo le llevaba su heno y su agua y lo cepillaba. El estaba deprimido, triste y dolorido. Yo comencé a hacerle una serie, en realidad una multitud de cosas, para recuperarlo. Yo encontré un veterinario que le hizo acupuntura, le hice Reiki, le di mezclas de hierbas y suplementos; utilicé protocolos tonales vibraciones; utilicé imanes.

Cada tanto yo experimentaba alguna otra fórmula que le daba a comer en la boca. J.E.B. lamía con avidez cualquier mezcla que yo hacía. Yo a veces me desesperaba pensando que él ya no volvería a ser el mismo.

Compré otro pony. El se enamoró. Todavía tenía dolor. Yo podía ver esto en su cuerpo rígido y sus ojos en blanco y mi herrero podía verlo en sus patas.

Aunque hace como un año que obtuve información sobre EFT (descargué el manual de EFT), nunca pensé en “probarlo” con J.E.B, hasta hace unos 2 meses. Yo coloqué una mano en su lomo y me hice tapping a mí misma, eligiendo una variedad de afirmaciones. Resultado de imagen para pony

Hice tapping durante varios días seguidos por su dolor.
Hice tapping por su enojo.
Hice tapping por la vida que llevaba anteriormente.
Hice tapping por abusos y maltratos previos.
Hice tapping por su comodidad y confort.
Hice tapping pos su seguridad y su cuidado.
Hice tapping por la cantidad de heno y de agua de que disponía.

Yo sabía cuando la afirmación toca un punto importante para él – habitualmente cuando yo hacía los movimientos de ojos con el punto karate – el cuerpo de J.E.B. se estremecía. El se volvía, me miraba y volvía a comer su heno.

No ha vuelto a tener dolores desde entonces (hace casi dos meses).
Comencé a entrenarlo nuevamente y va a tirar de un carro otra vez.

Con mis saludos,
Desy Campbell

Traducido por Dalila Milicúa

InEnglish.gif