EFT en sustitución para un perro enfermo

Hola a todos / todasResultado de imagen para callejero perro

Un agradecimiento a Eileen Sullivan por su detallada presentación acerca de cómo ella usó EFT en su “perrito callejero”. Ella dijo, ”…pero yo nunca he hecho tapping en un perro anteriormente. Y esta era una perra nueva y muy enferma con la cual todavía no tenía una gran conexión. La subí a mi cama y se acostó exhausta en mis pies, mientras la veía y hacia EFT en mí misma por ella. Fue un estilo de EFT de monólogo interno sobre el proceso, solamente sintonizando y haciendo tapping en cualquier cosa que podría ayudar.”


Por Eileen Sullivan, EFTCert-I

Hace unos años, adoptamos un pastor alemán de 6 meses de nuestro refugio local de animales. Esta mascota fue tomada de sus anteriores dueños, un caso de negligencia y finalmente abandono. Dado su reacción de pánico ante una voz ligeramente alzada, sospechaba que había sido abusada también.

Cuando la vi, Aphrael estaba acurrucada en su pequeña cama en el refugio, y no se podía inclusive levantar para aceptar mi jugueteo. Debí haberme dado cuenta que estaba enferma, pero ella no mostraba ningún síntoma – ella solamente se veía muy triste, lo que rompió mi corazón. Cuando la trajeron para que me conociera, ¡ella saltó directo a mi regazo! Ella pesaba alrededor de 36 libras. Pero ese pequeño brote de alegría y esperanza instantáneamente me ganó, y mi decisión estuvo tomada. La llevamos a nuestra casa.

Dentro de las primeras 24 horas ella estaba mostrando señales de enfermedad: un tosido seco y áspero, nariz goteante, y una terrible diarrea. La llevé al veterinario – un maravilloso veterinario homeopático el cual tenemos la suerte de tener en la ciudad – y la pobre perrita tenía ambas formas viral y bacteria de la tos de Kennel. El veterinario me dio tratamiento homeopático para ella, y una tintura para el soporte inmune.

Sin embargo, al final de ese día, Aphrael rehusaba toda la comida y bebida, y hasta el tratamiento homeopático no se veía que funcionara. Su pelo y ojos se estaban poniendo apagados, tenía fiebre, y ella había perdido 4 libras desde que nos la llevamos del refugio, y estaba volviendo de forma alarmante más y más aletargada. Sentía de seguro que su situación estaba empeorando por la continua pérdida de líquidos, tanto de su constante goteo nasal como por su diarrea, líquidos que estaba perdiendo sin ser remplazados porque no quería tomar agua.

Al siguiente día, su peso bajó a 30 libras, y las cosas no se veían del todo bien. Estaba seriamente asustada de que Aphrael fuera a morir. Todo lo que podía pensar era hacer EFT, pero yo nunca he hecho tapping en un perro anteriormente. Este era una nueva y muy enferma perrita con la cual todavía no tenía una gran conexión. La subí a mi cama y se acostó exhausta en mis pies, mientras la veía y hacía EFT en mí misma por ella. Fue un estilo de EFT de monólogo interno sobre el proceso, solamente sintonizando y haciendo tapping en cualquier cosa que podría ayudar.

Múltiples cosas salieron. Cómo las personas la habían abandonado y descuidado. Cómo podría ella confiar en otra persona otra vez. Cómo ella se estaba auto saboteando con su enfermedad, para evitar que se rompiera su corazón de que nosotros la lleváramos de regreso al refugio donde de alguna forma ella nos había decepcionado también – y ella sabía que lo había hecho. Qué tan triste y sola había estado, en su anterior casa y en el refugio, y cómo ella no podía entender qué era lo que había hecho mal para causar que la gente la tratara de esa forma. Cómo ella no estaba segura de querer seguir viviendo, y que ella se sentía que no merecía tener una familia y hogar. Después de un momento, ella comenzó a dormir más tranquilamente (ella había estado teniendo tics y lloriqueando en su sueño), así que tomé eso como buena señal y dejé de hacer tapping.

Cuando despertó. La saqué y su diarrea estaba mejor. Motivada, intente alimentarla poniendo comida en mi mano. Nada. Se acurrucó en una pequeña pelota en mi cama y me miró con dolor. Comencé a hacer un poco más de tapping, ¡esta vez diciéndole que la amamos y que queremos que esté mejor! A la mitad de esta nueva sesión de EFT, mi esposo me llamó para preguntar por la perrita y le comenté lo que estaba pasando. Con frustración, le dije que había decidido que iba a ir por un gotero y que iba a forzar agua en la pequeña cosita, si eso es lo que se necesita para mantenerla viva. No quería forzar a Aphrael, pero tampoco quería sentir que la iba a dejar morir sin intentar algo.

Mientras decía esto, continuaba haciendo tapping en querer que ella tomara algo de agua para que pudiera estar mejor. Recuerdo haber hecho tapping en algo como, “yo soy Aphrael y pienso que no quiero vivir, pero mi nueva mamá sí quiere que viva, así que tal vez puedo confiar una vez más – para poder tomar algo. Bebe. Bebe algo.”

Había realizado tal vez la mitad del atajo en los puntos de tapping en el asunto de tomar agua, cuando Aphreal saltó de la cama y se fue directo a su plato con agua. Me senté ahí, asombrada, mientras ella bebía casi toda el agua de su pequeño plato (en el cual coloque sus medicinas). Después de eso, ella estaba deseosa de beber agua, tomó sus medicinas, finalmente comenzó a beber algo, y por supuesto, comenzó a mejorar.

Aphrael pesa cerca de 52 libras ahora. Ella está feliz, brillante y muy saludable y tiene 3 años y medio. No puedo probarlo, pero no creo que ella siguiera viva sin el apoyo de EFT. Si la hubiéramos perdido, nuestra familia hubiera perdido un gran bufón, guardián y tan adorable compañía. Gracias por EFT. Me ayudó a salvar a mi perrito.

Eileen Sullivan

Traducido por Jesús Alfredo Cruz Pérez - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - Ir a su Sitio WEB

InEnglish.gif