Impresionante trabajo en sustitución para caballo ex campeón.

Resultado de imagen para caballoLaila del Monte es una profesional comunicadora de los animales quien ha desarrollado la habilidad de “hablar a través del silencio” con nuestros amigos animales. En este caso un viejo caballo ex campeón que fue jubilado, para morir, y al igual como puede suceder con los seres humanos él mismo desarrolló muchas emociones que se convirtieron en achaques físicos. Nótese que todo el trabajo que Laila hizo aquí fue realizado “en el silencio” antes de siquiera estar físicamente con el caballo. Obviamente este caso es no sólo sobre EFT. Es también acerca del toque amoroso hacia la verdadera conexión que tenemos con los animales así como con cada uno de nosotros. Esta es una historia inspiradora. Dedícale tiempo de calidad.

 

 


Por Laila del Monte

Hola Gary,

Ésta es la historia del caballo. Lo llamaremos Bello por razones de privacidad (¡el ha sido muy famoso!)

Bello fue un reservado campeón mundial por unos cuatro años. Luego el ha participado en shows de caballos por muchos años y ganado muchas competencias. Mi cliente lo obtuvo hace seis años luego de haber sido jubilado en el establo.

Ellos pensaron que el moriría porque perdió las ganas de vivir. Mi cliente le dio tanto amor que él se sintió conectado a ella y decidió estar en el planeta tierra por ella. Cuando ella me llamó, hace tres meses, Bello era un desastre total. No tenía idea lo que le hacen a los caballos que son campeones mundiales pero cuando escuché las historias y vi lo que me fue comunicado, me hirvió la sangre.

El desarrolló una artritis discapacitante en su cadera izquierda, pies y espalda y prácticamente no se podía mover sin sentir dolor. Sus tobillos estaban agonizando. Supe (por el entrenador) que ellos solían poner sus patas en unos zapatos altos de madera y un producto en la parte de atrás de los tobillos y encadenarlo. Esto hacía tan doloroso poner sus patas abajo que el caballo tenia que extender sus patas para obtener el “look” requerido. Vickie me dijo que los veterinarios dijeron que ella nunca podría montarlo de vuelta. Ella me dijo que lo sabía pero que no le importaba. Todo lo que ella quería era que él supiera que nunca mas tenía que salir a hacer show y solo ser feliz. El aún estaba terriblemente nervioso y miedoso.

Pero yo me propuse obtener un milagro para él.

Así que empecé el proceso de sanación (en remoto: combinación de oración y visualización) No mucha suerte. Muy poco progreso. Luego de un rato (sí, aprendo despacio) se me hizo obvio: “ ¡bien, a lo mejor debo intentar EFT!”

Hice tapping sobre todo lo que me vino a la mente sobre el miedo y correr.

El tapping se hace mentalmente en comunicación. Intenté unas pocas veces en sustitución pero preferí hacerlo mentalmente. Es más rápido y uno puede cubrir más terreno. Cualquiera puede hacer esto, ¡no tiene que ser necesariamente un comunicador de animales! Hice todos los puntos excepto por los dedos. Sí hice los 9 pasos en el punto gama (en el casco) y el feliz cumpleaños (agrega algo gracioso).

Esto es lo que surgió e hicimos tapping por:

Aunque tengo miedo de que ella me deje si empiezo a correr otra vez…
Aunque ella no me amará mas si empiezo a correr otra vez…
Aunque no puedo correr mas y ya no sirvo
Aunque he sido un campeón y ahora no soy nada…
Aunque si es que me mejoro tendré que volver a correr de nuevo…

Hicimos tapping en todo lo concerniente al campeonato:

Aunque ellos me dañarán nuevamente, no quiero irme de vuelta… moriré
Aunque ya no me importa nada mas, pero si me importa ella…

Seguí la sesión de sanación remota. Luego recibí una llamada diciendo que hubo una mejoría de un 30%.

Así que hice más y fui más profundo:
Surgió mucho mas sobre correr y dolor.

Lo estuve intentando unas pocas veces a la semana. Luego un día hice tapping por la soledad: Aunque me siento solo y tengo miedo de estar solo… y él lloró. ¡Ahora esa desgarradura en mi estomago! Todo en comunicación se siente muy real. Nunca antes había sentido a un caballo llorar. Así que hicimos tapping en el miedo y el estar solo y haber sido puesto a morir:

Aunque he sido puesto en el establo y dejado a morir…
Aunque ella me ha salvado puede suceder nuevamente… y tengo miedo
Aunque puedo quedar solo nuevamente (mas llanto)…

Aun había algo que estaba perdido. No podía encontrar el núcleo.
Continué escuchando y haciendo tapping y luego finalmente, me golpeó:

¡¡¡Aunque mi dolor la mantiene a ella aquí amándome…!!!

¡Eso era, hice tapping y sentí al caballo derretirse! El realmente necesitaba el dolor para sentirse a salvo.

Aunque tener este dolor es una forma de sentirme seguro…
Aunque es mejor tener esto y estar aquí con Vickie…

Terminé con más sanación. El día siguiente ella me llamó y me contó que la cabeza del caballo estaba totalmente caída y relajada como nunca antes. Sus patas delanteras estaban mejor y ahora “haciendo un chasquido”. El estaba más cariñoso, oliendo y lamiendo las manos de ella y hubo más mejoría. Ella dijo que nunca lo había visto así.

Ese fue nuestro adelanto.

Desde ese punto trabajé en él diariamente con sanaciones y haciendo tapping a menudo por el dolor y para que él se permitiera correr y estar bien nuevamente. Tuve que hacer tapping una y otra vez con muchas variaciones. En el caso de Bello, EFT abrió las puertas para que la sanación pudiera penetrar. Había tal trauma emocional como consecuencia del abuso, que todo estaba bloqueado. También me di cuenta de que EFT le permitió al animal curarse a sí mismo. Él no es pasivo. Somos nosotros dos tratando de encontrar cosas juntos con Dios.

Dos meses después:

Ayer vi a Bello (en la vida real) por primera vez. Él podía estirar su cabeza (lo cual según el entrenador dijo, él no podía hacer antes), él caminó normalmente, corrió y retozó con otro caballo en frente a mis (físicos aunque mojados) ojos y ¡comió mandarinas con mucha alegría! (¿alguna vez escuchó que un caballo coma mandarinas?)

Y lo mejor de todo es: ¡Vickie puede montarlo nuevamente!
La moraleja de esta historia es: ¡La perseverancia y EFT traen Buena Fortuna!

Bendiciones, Laila

Traducido por Sonnia Arzamendia

Ver el artículo original en inglés