EFT calmó un ataque de apoplejía de un perro instantáneamente - AHEFT


Agradecemos a Carol Seck por este uso práctico de EFT. Recuerda: “pruébalo para cualquier cosa”.
Por Carol Seck

Hola Gary,

He usado EFT diariamente y he encontrado muchos beneficios obvios y sutiles, pero el más interesante fue ayer y hoy. Aquí va un poco de historia del incidente. A mi perro, Max, un Cocker inglés de casi siete años, se le diagnosticó la enfermedad de Lyme (borreliosis).

Habíamos pensado que estaba bastante libre de síntomas pero cuando pensé en ello, me di cuenta de que él había presentado varios problemas que yo atribuí a otras cosas. Algunos de ellos eran un descenso muy gradual en el apetito, cojera intermitente, y lo más alarmante, ataques de apoplejía muy ocasionales que pensé que se debían a comer cosas inapropiadas durante los paseos.

Fue tratado con antibióticos durante un mes y parecía mucho más sano en general. Más tarde los problemas empezaron a volver gradualmente, un poco de mordisqueo en sus patas, menos apetito, y otras cosas que podrían ser debidas a otras causas como las garrapatas de los bosques y de los ciervos que son una plaga en nuestro terreno arbolado. Empecé a pensar que pronto podría necesitar una visita al veterinario otra vez.

Entonces sucedió. Durante un paseo en nuestro camino de tierra, tuvo un ataque de apoplejía. Empezó con un cojeo, luego con una desgana de moverse, luego con una pérdida del control de sus patas y de los músculos de la espalda. Pesa demasiado para que yo pueda levantarlo, así que empecé a enviarle energía. Soy un Maestro de Reiki así que ésta fue mi primera tendencia.

Después de un momento, me acordé de hacer tapping y consiguió calmarse lo suficiente como para andar el largo camino hasta nuestra casa. Una vez dentro, le llevé a nuestra sala de meditación. Se sentó tranquilamente a mis pies y entonces salió corriendo hacia el baño de escaleras abajo. Está entrenado para saltar a la bañera o la ducha para vomitar si siente ganas. Esto era lo que estaba haciendo. Le saqué de la ducha para que no se ensuciara… y tuvo otro ataque de apoplejía. Este fue mucho peor que el primero. Empecé a hacer tapping inmediatamente diciendo: “estás bien… eres un buen perro… te quiero”. Salió de su estado tan rápidamente que me sorprendí. No hace falta decir que va a ir al veterinario tan pronto como haya un hueco para una visita. Hoy se encuentra mejor, y he seguido haciendo tapping.

La última cosa interesante es que me salió un tic en el párpado izquierdo ayer mientras sucedía todo eso. Seguí haciendo tapping para ello y se iba y volvía. Estaba haciendo tapping simplemente para ese “tic en el párpado”. Hoy, mientras paseaba a Max, me di cuenta de que tenía miedo de que los ataques se repitieran durante el paseo de esta mañana así que hice EFT para: “Aunque tengo este tic en el párpado a causa de mi preocupación por la salud de Max…” Y los puntos eran “preocupaciones sobre Max” en lugar de “este tic” como había usado el día antes. Necesité una ronda de “tapping imaginario” mientras paseaba y ¡el tic se fue!

¡Gracias a Dios por el EFT!
Carol Seck

Traducido por Juan Carlos Vega Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif