Usando EFT para prepararse para un encuentro difícil

Hola a todos /as

Vean como Nancy Morris usa EFT para ayudar a su hermano en una situación estresante. El necesitaba decir a la mujer con quien vivía que no era feliz con la situación y necesitaba un cambio. ¡oh! ¿Pueden sentir la ansiedad? Muchos aspectos aparecen, claro, todos los cuales fueron manejados apropiadamente por Nancy.


Por Nancy A. Morris, EFT-Avanzado

Mi único hermano, Kevin voló a California para pasar una semana conmigo. Nos llevamos 12 años de edad y estamos separados por 3,000 millas, pero nos cuidamos y amamos mutuamente. Mientras progresaba nuestra semana, él me confesó que no estaba feliz con la situación en su casa y había estado tratando de cambiarla durante cinco meses, pero tenía miedo de la confrontación y del posible enojo resultante. Como en todas las situaciones donde dos personas viven juntas, especialmente con hijos (de ella), finanzas y mascotas, era complejo.

Durante el tiempo que estuvimos juntos, él me contó más y más respecto a lo que lo mantenía infeliz, y yo preguntaba para investigar si existía una solución posible. Parecía que no. Déjenme decir que Kevin nunca había hecho un taller, nunca había leído un libro de autoayuda y nunca había asistido con ningún terapeuta o consejero. Yo dudaba respecto a mencionarle mucho sobre EFT por miedo a que él rechazara de plano este asunto extraño del que soy tan entusiasta.
Sin embargo, mientras se acercaba el fin de la semana, Kevin continuó pidiéndome consejos, como hermana mayor. “¿Cuándo será el mejor momento para hablar con Mary?” Exploramos las distintas posibilidades juntos, tratando de encontrar el momento correcto para hablar en privado, sin los niños cerca. “¿Qué haré cuando llegue a casa? ¿Cómo puedo ser sincero respecto a lo que sucede sin iniciar la GRAN conversación en un momento inapropiado (otra vez tratando de proteger a los hijos de Mary)? ¿Cómo puedo hablar con ella? ¿Qué puedo decir para ayudarla a entender?” El quería que ella supiera acerca de los sentimientos positivos que él tenía por ella y sus hijos, pero también quería ser claro respecto a los cambios en la forma de vida que deseaba, y no sabía cómo proceder.

Estas preguntas, y más del mismo estilo, lo estaban preocupando cuando cenamos su última noche en California. El hablaba de sus preocupaciones en cuanto había una pausa en la conversación. El volaría la mañana siguiente temprano, para regresar al Este, y todavía no contaba con respuestas.

Para el momento de ir a casa y prepararnos para dormir, era tarde y él aún buscaba respuestas. Finalmente le dije, “Kevin, ven aquí y haremos sólo 15 minutos de EFT. Prometo que ayudará” Pensé que resistiría, pero él tomó una silla y se sentó frente a mí. Le expliqué brevemente que esto ayudaría a remover sus miedos de confrontación y le ayudarían a mantenerse consciente de sí mismo y por tanto, permanecer amable y atento durante su discusión. El lo aceptó.

Cada quien comenzó a hacer tapping en el punto karate en los lados de nuestras manos frente al otro, y empezamos a tratar cualquier inversión psicológica general que estuviese presente (él y yo, ambos lo hicimos en nosotros mismos).

Aún cuando me siento extraño haciendo esto…
Aún cuando mi hermana Nancy tiene esta técnica realmente rara que tal vez ayude, no lo sé, pero me acepto y la acepto total y profundamente de todas formas.
Aún cuando todos mis amigos se reirían de mí si me vieran haciendo este vudú, me acepto y acepto a mi hermana como somos total y profundamente.

Ambos estábamos sonriendo al entrar en la verdad de todo esto. Yo pensé que podríamos sacar el elefante del cajón antes de empezar.
Le dije que estaríamos haciendo tapping suavemente en su cara y torso y que él podría hacerlo solo, o yo podría hacerlo por él. El prefirió que yo lo hiciera, lo que me pareció bien; él se concentraría en los asuntos y no se preocuparía de dónde habría que hacer el tapping. Empezamos.

Su nivel de intensidad acerca de la próxima conversación era de 8 en una escala de 0 a 10 en ese momento. Entonces hicimos la preparación para esta difícil situación y cómo manejarla mientras él frotaba el punto sensible en su pecho:

A pesar de que tengo miedo de hablar con Mary respecto a mis necesidades…
A pesar de que estoy realmente asustado de hablar con Mary cuando llegue a casa…
Aún cuando realmente tengo pavor de hablar con Mary sobre esto…

Hicimos dos rondas completas de tapping con frases recordatorias como: Mi miedo… mi pavor… mi terror de hablar con Mary. Después de esto, su nivel de intensidad bajó a 3 de 10, así que habíamos quitado las aristas del incidente general.

Porque sabía ya mucho de su situación y era tarde, quería que él fuera muy específico respecto a lo que temía que ocurriera. Le pedí a Kevin que cerrara sus ojos y se imaginara diciendo a Mary cómo se sentía. Le pregunté cuál era su peor miedo al respecto. ¿Qué podría hacer o decir ella que sería tan terrible?

Su respuesta fue que ella podría “perder los estribos, tirar cosas, decir palabrotas y gritarle” ¿Había hecho algo así ella alguna vez? No, pero él lo temía. Su nivel de intensidad sobre esto en específico era de 9 de 10. Otra ronda preparatoria,

Aún cuando temo que Mary grite…
Aún cuando temo que Mary me tire cosas…
Aún cuando temo que Mary pierda los estribos…

Después de dos rondas, su nivel de intensidad bajó a 3 de 10. Para la siguiente ronda incluí algo más de aceptación de Mary y su difícil situación así como confiar en sí mismo.

A pesar de que temo que Mary pierda los estribos, me acepto total y profundamente y confío que yo me mantendré tranquilo.
A pesar de que temo que Mary pierda los estribos, me acepto total y profundamente y a Mary, y sé que ella hace lo mejor que puede.
A pesar de que temo que Mary pierda los estribos, me acepto total y profundamente y sé que si yo me mantengo calmado y presente, eso ayudará a que ella se mantenga calmada.

Hice otra ronda de tapping en Kevin incluyendo, por instinto, su garganta hasta su chacra del corazón y su plexo solar. Esto pareció calmarle y relajarle. Después de esta ronda, cuando le pedí que imaginara la peor reacción posible de Mary, él dijo que no podía sentirla realmente; que parecía “muy lejana”. Su nivel de intensidad era 0 de 10.

Todavía me parecía que había algo más por que él preguntó otra vez sobre cómo podría saber cuándo hablar con ella. Yo continué esta línea preguntando por qué era importante. El quería estar seguro que los niños no estuvieran presentes; él temía que Mary correría al cuarto de los niños y les diría que era “todo su culpa”. Ah, un nuevo aspecto aparecía. Su nivel de intensidad era 10 de 10.

Como no había manera de predecir exactamente a qué situación se enfrentaría cuando llegara a casa, pensé que sería mejor enfocarme en su fuerza frente a una situación difícil y su habilidad independientemente del desarrollo de la situación.

Aún cuando estoy nervioso respecto a esta conversación, me acepto y me amo y sé que permaneceré calmado.
Aún cuando estoy realmente nervioso respecto a esta conversación, me amo y me acepto y deseo creer que tendré la sabiduría de manejarlo bien.
Aún cuando estoy nervioso respecto a esta conversación, sé que soy un hombre amoroso y que puedo permanecer amoroso y calmado y todos aquellos que me rodean sentirán esto viniendo de mí.

Para esta ronda pedí a Kevin que hiciera tapping él mismo para que se sintiera con poder y para que recordara los puntos de tapping y el ritmo cuando estuviese en casa. Usé frases recordatorias como: Soy un hombre amoroso… Puedo permanecer calmado en una situación tensa… Soy un hombre amable… Tengo la sabiduría para saber cuándo está bien tener la conversación… Tengo la sabiduría para saber cómo manejar cualquier cosa que se presente. Su nivel de intensidad bajó a 0 de 10 después de tres rondas de tapping.

Kevin se veía y se sentía como otro hombre después de esta corta sesión. Pueden imaginar que tan maravillosamente satisfactorio fue para mí el poderle ayudar de esta forma; él había estado sufriendo tanto. Leí algo recientemente en emofree.com (no recuerdo el autor) que sugería que hay una manera de tomar el punto de 9 pasos y el punto karate al mismo tiempo con la otra mano para calmarse cuando no quieres que otros se den cuenta que haces EFT.

Le enseñé a Kevin a hacer esto (pulgar en el punto de los nueve pasos e índice en el punto karate justo dos centímetros bajo el meñique). Le sugerí que podría sostener sus manos de esta forma durante cualquier situación difícil o discusión en el trabajo o en casa, y que nadie lo sabría. A él le gustó la idea y se tomó en serio el aprender cuales puntos sostener; me sentí tan bien de darle este regalo y mandarlo a casa con un recordatorio calmante. ¡Gracias a la persona que lo ideó!

Como consejera con muchos años de experiencia, pero practicante de EFT bastante reciente, estas son las lecciones aprendidas:

1. A pesar de que alguien nunca haya hecho algo aún remotamente parecido a terapia o desarrollo personal, puede estar muy abierto y aceptar EFT. Kevin fue capaz de identificar inmediatamente su “punto” especial de tapping (sin que yo le dijera) y me informó voluntariamente cuando su emoción desaparecía tan pronto llegó al punto bajo el ojo.

2. Conocer a alguien muy bien o estar emparentado con él es una situación en que definitivamente no se puede trabajar en una situación formal de terapia. Con EFT, el conocer la historia de alguien y sentir amor y confianza puede mejorar el resultado. Esto sólo es realidad cuando el terapeuta puede seguir al cliente y dejarse guiar, y no tratar de guiar la sesión. ¡EFT a través nuestro, no por nosotros! Es el mejor consejo.

3. Le pedí a Kevin que imaginara la conversación que querría tener con Mary en detalle. El cerró sus ojos y la revisó por uno o dos minutos y después declaró que ya no se sentía preocupado. El se sentía confiado de que podría manejarla con amabilidad mientras se aseguraba de ser escuchado. Su nivel de intensidad era cero. No habíamos tardado más de 15 o 20 minutos y ambos nos fuimos a acostar relajados y calmados.

4. Hice un seguimiento con Kevin una semana más tarde. El dijo que habían contratado a una niñera para los niños para que pudiesen estar solos y charlar. La niñera canceló al último momento. Pudieron dormir a los niños temprano y charlar tranquila y racionalmente por un par de horas y desarrollar un plan para el futuro que se sintiera bien para ambos. Kevin dijo que había hecho EFT en sí mismo una vez antes de las conversación y había utilizado el sostener los puntos algunas veces. El sintió que esto fue de gran ayuda para tener una “conversación difícil” exitosa y él y Mary (quien es una mujer fantástica) estaban trabajando en ayudarse el uno al otro en obtener lo que desean.

Nancy Morris

Traducido por María Elena Blanco Ir al Sitio WEB de Maria Elena

InEnglish.gif