EFT en el Quirófano

La Dra. Carmen Rdz Reyes nos relata cómo ayudó a bajar la tensión arterial a una joven madre en el quirófano a punto de ser sometida a una cesárea. Su intervención con EFT evita una anestesia general con las consiguientes posibles complicaciones para el bebé. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..
Por la Dra. Carmen Rdz Reyes

Como pediatra fui llamada a recibir en quirófano a un bebé, segundo hijo de Erika, quien además contaba con una historia de 4 abortos previos.

Ya dentro del quirófano y mientras los cirujanos estaban por iniciar la cesárea, Erika se encontraba demasiado nerviosa y con su presión arterial muy alta. El anestesiólogo “amenazaba” con aplicar anestesia general, lo cual implica la posibilidad de que el bebé nazca sin respiración espontánea lo que requeriría ventilación asistida con los riesgos que eso conlleva.

Rápidamente me situé en la cabecera de la mesa quirúrgica e inicié con:

PK: “Aunque tengo mucho miedo, sé que estoy en buenas manos.”
“Aunque estoy muy nerviosa, me amo profundamente.”
“Aunque este miedo es terrible, quiero confiar en que mi bebé y yo estaremos muy bien.”

Trabaje luego en los puntos de la cara y clavícula, ya que los otros se encontraban cubiertos por campos estériles.

“Este tremendo miedo”
“¿Y si algo sale mal?”
“Me dicen que mi presión está muy alta”
“Estoy muy nerviosa”
“Quiero confiar en los cirujanos”
“Yo sé que los médicos me están cuidando”
“Este gran miedo”
“Quisiera salir pronto de esto”
“Mi presión alta”
“Tengo miedo que haya complicaciones”
“¿Y si algo sale mal?”
“Tengo mucho miedo”

PK: “Aunque todavía tengo mucho miedo, elijo confiar”
“Aunque aún estoy muy nerviosa, sé que tendré un hermoso bebé”
“Aunque mi presión esté alta, sé que todo saldrá bien”
“Lo que queda de miedo”
“Lo que queda de nervios”
“Lo que queda de presión alta”
“Sé que esto pasará pronto”
“Sé que estoy bien cuidada”
“Lo que resta de miedo”
“Elijo sentirme tranquila”
“Estoy en buenas manos”
“Lo que queda de miedo”
“Lo que resta de nervios”
“Pronto tendré a mi bebé conmigo”
“Confío en que todo está bien”

Después de tres rondas, la paciente se encontraba bastante más tranquila y en un par de minutos la presión arterial empezó a descender. No requirió anestesia general y el bebé nació en perfectas condiciones. ¡Que manera tan sencilla de evitar una complicación potencialmente grave a un bebé!

Cuando se requiere actuar con rapidez, generalmente lo que hago es “ponerme en los zapatos del cliente” imaginar lo que está sintiendo y dejarme llevar, de ese modo las frases emergen con fluidez.

¡Es increíble como EFT hace la vida más fácil y feliz!

Dra. Carmen Rdz Reyes
Pediatra y Psicoterapeuta
Matamoros Tamaulipas, México
E mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Tel (868) 8167921
Nextel: 62*13*22996