El uso de EFT para "asuntos del útero"


Carna Zacharias-Miller utiliza EFT con mucha habilidad para resolver problemas que comienzan en el útero. Nos dice: "Cuando les pregunto sobre su infancia, con frecuencia mis clientes empiezan a hablar de cuando eran pequeños; sin embargo, a mí me gusta guiarlos directamente hacia los primeros estadios de su existencia. Si hubo alguna falta de conexión con la madre, casi siempre se inició justo al principio. A este periodo de tiempo lo denomino “Concepción/ Embarazo/ Parto”. Está claro que normalmente no existen recuerdos conscientes, pero siempre hay emociones impactantes…”
De Carna Zacharias-Miller, EFTCert-I (EFT Certificado grado I)

Estimado Gary:

A pesar de que me centro siempre en la parte joven de uno mismo cuando trabajo con EFT sobre traumas infantiles, me di cuenta recientemente de que estoy muy sintonizada con la parte infantil. Es increíblemente asombroso lo vivos que están nuestros infantes internos, lo mucho que esa fase temprana de la vida puede influir en el resto de nuestra vida y que EFT es capaz de sanar de forma profunda un mal comienzo en la vida.

Cuando les pregunto sobre su infancia, con frecuencia mis clientes empiezan a hablar de cuando eran pequeños; sin embargo, a mí me gusta guiarlos directamente hacia los primeros estadios de su existencia. Si hubo alguna falta de conexión con la madre, casi siempre se inició justo al principio. A este periodo de tiempo lo denomino “Concepción/ Embarazo/ Parto”. Está claro que normalmente no existen recuerdos conscientes, pero siempre hay emociones impactantes, que frecuentemente se desencadenaron por algo que nos dijeron nuestros padres.

Los problemas de concepción no son mayormente sexuales, aunque lo pueden ser, sino que son más bien sobre las circunstancias de ese momento, como la enfermedad de la madre o la ausencia del padre. Según mi experiencia, los dos asuntos más dolorosos y con un impacto de mayor alcance son: “No me querían” y “Yo era sólo una niña, lo que de verdad querían era un niño”. El conocimiento, incluso si es sólo interno (ya que los padres no siempre nos lo dicen directamente) de que no somos queridos, conlleva siempre un intenso dolor emocional.

Aunque mi madre pensó sobre abortar cuando estaba embarazada de mí y eso me hace sentir desolación en el centro del estómago...
Aunque fui el 6o hijo que mi padre forzó a tener a mi madre, mientras que ella cumplía con su obligación católica, y eso me causa tristeza y rabia...

Ser del sexo “equivocado” en realidad no es un problema de género; programa en las niñas un sistema de creencias auto destructivo que a menudo contamina toda su vida.

Aunque no tengo ningún valor y no puedo hacer nada al respecto...
Aunque nunca soy lo bastante buena, sin importar lo que haga...
Aunque fui un error, no tenía que estar aquí, y aún no sé qué hago aquí...

Si pasamos al embarazo y el parto, nos topamos con experiencias específicas horripilantes, como complicaciones de salud serias, que se les saque con fórceps o que se les deje solos en una incubadora. A menudo la separación, física o emocional, de la madre ocurre justo antes del parto, lo cual siempre se percibe como un abandono desgarrador por parte de la madre, incluso cuando hubo motivos lógicos (como por ejemplo en mi caso, que fue su brote de esquizofrenia).

Luego pasamos un tiempo de amor y cuidados con “la bebé Anna”, “la bebé Molly” o “el bebé Sam” (no son nombres verdaderos), y es entonces cuando el dolor, el daño, la desesperación y la rabia, alcanzan el punto máximo. La soledad intensa, la sensación de impotencia, la desesperación y el anhelo profundo de ser sostenidos y de contacto físico son temas muy importantes. Pienso que es importante darles a esos bebés, a los que se desatendió gravemente de forma emocional, la voz que no tuvieron cuando realmente estaban viviendo esas experiencias. Una vez que se les permite expresar su realidad por medio del ser adulto del momento presente, están dispuestos a que su ser adulto les consuele y sane.

En algunas ocasiones uso un poco de imaginación guiada para conectar con una “visión” específica, visual y emocional, del bebé para luego hacer tapping con cada detalle que surge.

Aunque nadie toca a la bebé Anne que se siente extremadamente sola en la cunita, yo voy a tratar a este bebé con bondad y compasión.
Aunque nadie mira nunca a la bebé Molly, nadie la coge cuando la dejan sola en la habitación, yo le doy a este bebé todo el amor que necesita.
Aunque la madre del bebé Sam le gritaba en la cocina cuando lloraba porque tenía hambre, yo voy a sanar a este bebé ahora.

Una sola sesión de EFT (no siempre sin lágrimas) centrándose en el bebé interior puede significar un gran cambio. Normalmente no es tan drástico como lo fue con "Kathy" que, con sólo una sesión con su bebé interior, se sintió genial, perdió los 5kg que siempre quiso perder y encontró al amor de su vida. No obstante, la mayoría de los clientes sienten alivio cuando se ha reconocido de forma amorosa al bebé interior y cuando el adulto interior está dispuesto a apoyar esa parte tierna con amor y compasión.

En ocasiones existe un aspecto espiritual en este tipo de trabajo; algunas personas tienen una fuerte impresión del esplendor, la belleza, la alegría y el amor incondicional que sintieron antes de encarnarse. Si se encuentran en un entorno sin amor o incluso hostil, experimentan una sensación intensa y muy dolorosa de que están atrapados en el útero, de miedo y arrepentimiento por haber venido al mundo físico. Para aligerar la severidad del ánimo hay veces que les dejo hacer tapping sobre: “¡Pero, en qué estaba pensando!”

En última instancia, EFT da forma e ilumina nuestra búsqueda espiritual.
Carna


Traducido por Ana Saval-Badía - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif