Un Tema de Relaciones: "Mi esposo estaba actuando como un idiota”

Aquí tienen un tema común de pareja hábilmente manejado por Rebecca Marina. Por favor fíjense cómo, después de EFT, la clienta tiene un cambio de enfoque acerca del tema.
Por Rebecca Marina

Hola Gary,

Cuando EFT ayuda a endulzar un matrimonio, realmente me resulta conmovedor. Lo siguiente es un extracto de una sesión que tuve con mi clienta “Ellen”.

Ellen me llamó y me preguntó si la podía atender enseguida. Yo podía percibir por la agitación de su voz, que ella estaba enojada. Cuando llegó, bromeando me preguntó si EFT podía evitar que ella “le cortara la cabeza a alguien”.

Entonces me explicó, “Anoche mi esposo llegó tarde a casa del trabajo. Sólo quería sentarse en su sillón y mirar TV. Bueno, no podía encontrar el control remoto y comenzó a decir palabrotas y a levantar la voz y a dar vuelta los almohadones del sillón como un loco, hasta que finalmente lo encontró… debajo del sillón donde lo había dejado caer él mismo la noche anterior. Yo estoy tan enojada con su comportamiento que no puedo ni hablarle. Me siento agraviada. Fue tan infantil toda su actuación”.

Ellen quería trabajar conmigo en buscar el coraje de pedirle que se fuera de la casa cuando llegue del trabajo. Yo tenía algún pensamiento diferente, pero guardé mi lengua y dejé que la sesión fluyera. Ellen marcó un 8 en la escala de “agravios”, y comenzamos nuestra sesión de EFT con las siguientes frases.

“Aun cuando mi esposo puede ser un perfecto idiota, yo me acepto profunda y completamente.”
“Aun cuando yo realmente quiero que se vaya, me acepto profunda y completamente y siento que tengo derecho a pedirle que lo haga.”
“Aun cuando él REALMENTE se merece que lo eche, yo me amo y me acepto.”

Yo sentí bajar la intensidad así que suavicé las frases un poco.

“Aun cuando a veces pienso que es un idiota, me doy cuenta que es así sólo algunas veces.”
“Aun cuando él a veces tiene explosiones emocionales, yo elijo no dejarme absorber en ellas.”
“Yo elijo no tomármelas personalmente.”

Hice una pausa para medir la intensidad en Ellen y me dijo que era algo cercano a 5. Le pregunté si su marido actuaba así con frecuencia y me dijo “Oh no, generalmente es muy delicado conmigo, y tal vez por eso es que me molestó tanto.” Continuamos…

“Aun cuando se comportó como un idiota anoche, yo reconozco que solamente actúa como un niño a veces. Yo elijo enfocarme en los momentos en que es más cariñoso.”
“En realidad él es amable más tiempo del que es desagradable.”

Aproveché la oportunidad para introducir algo de humor. (Sean cuidadosos con esto y estén seguros de que el cliente está preparado para algo de humor.)

“Aun cuando todavía es difícil olvidarse, yo realmente estoy bien ¿sabes?, podría cortarle sólo una tajada.”
“Todos tienen malos momentos de vez en cuando… excepto yo.”
“Yo nunca estoy frustrada y nunca actúo de manera desagradable… no la dulce yo.”
“Yo soy la esposa perfecta, nunca levanto la voz ni me enojo. Yo siempre soy dulce como un caramelo. ¡Yo soy la esposa perfecta!”

En este momento, ambas nos estábamos disolviendo en sonrisas y le pedí una nueva medida de intensidad. Me dijo que era casi un cero, pero yo quería ayudarla a reforzar algunas “opciones” positivas para ella. (Vean el Método de “opciones” de la Dra. Patricia Carrington)

Le pregunté cómo le parecía que se sentiría si su esposo volvía a actuar estúpidamente otra vez. Ellen dijo que le gustaría “pasar como una brisa a través de eso”. Hicimos tapping con…

“Aun cuando mi esposo puede volver a actuar como un idiota otra vez, yo elijo entender que es sólo parte de la vida. Yo no quiero volver a sentirme como me sentí. Yo puedo salir del cuarto y dejarlo ser un maleducado a él sólo. ¡Yo elijo atravesar el momento como una brisa!”

La intensidad era absolutamente cero en ese momento pero yo quería saber si EFT podía ayudar a instalar sentimientos aun más positivos.

Yo sé que estas son las pequeñas cosas que pueden realmente destruir un matrimonio. Quedarse adherido a cada pequeña herida es lo que crea abismos y de última, divorcios.

“¿Qué cosas son las que te gustan de tu esposo, Ellen?” le pregunté.

Ella respondió rápidamente:
Me envía flores el Día de San Valentín y para mi cumpleaños.
Cuando estamos entre mucha gente, siempre me hace sentir segura.
Realmente trabaja duro por toda la familia y cubre muy bien nuestras necesidades.
Siempre trata de ir a los eventos de los niños en la escuela.
Me trae café de Starbucks cuando pasa por alguno.
Prefiere estar conmigo que con cualquier otra persona en el mundo.

Aquí Ellen se detuvo por un momento, “Sabes Rebecca, él trabaja tanto para asegurarse que no nos falte nada a nosotros que termina estresado. Últimamente ha estado trabajando muchas horas extras. Creo que haber llegado a casa y no haber podido mirar TV por no encontrar el control remoto le dio la oportunidad de aflojar un poquito la presión.”

Convertimos todas estas cosas que me había dicho en frases preparatorios e hicimos un poco más de tapping.

Ellen volvió a su casa y le dijo a su esposo que lo apreciaba mucho. Él quedó tan conmovido por sus palabras que pidió disculpas humildemente por haber tenido un comportamiento tan estúpido con respecto al control remoto. Le contó que ese día en particular había sido muy estresante y que había tenido un duro enfrentamiento con su jefe. Ellen reportó que su esposo había sido extraordinariamente cariñoso con ella desde ese momento y que no había habido más incidentes. “Si ocurren,” me dijo, “simplemente voy a pasar como una brisa a través de ellos.”

¡Prueben EFT En Todo!

Una nota de Rebecca: Cuando tratamos con temas maritales, es importante la intención de dejar ir la necesidad de “tener razón”. Por supuesto Ellen “tenía razón” en estar ofendida por el comportamiento estúpido de su esposo. Ella también estaba dispuesta a hacer tapping por sus propias frustraciones para permitir fluir la armonía. Realmente la ayudó el poner algo de humor en las frases como “Aun cuando yo nunca tengo un mal día y nunca levanto la voz, yo soy la esposa perfecta, dulce como un caramelo…”

Aferrarse a la necesidad de “tener razón” y de castigar a alguien que sentimos que nos hizo daño, nunca va a salvar nuestro matrimonio.

Hay que buscar entender y buscar mirar nuestros propios sentimientos. Darse cuenta que tenemos la opción de NO ser absorbidos en el mal humor de otros. Un integrante de la pareja tiene el poder de invertir toda la energía de una relación enfocándose en lo que está BIEN y no en lo que está MAL.

Rebecca Marina

Traducido por María Inés Sención, EFT-ADV


InEnglish.gif