Resolviendo una discusión familiar mediante EFT en sustitución


Angela Treat Lyon observa una intensa discusión familiar en una tienda de arte local y la resuelve aplicando tapping en sustitución. Preste atención al uso intuitivo del lenguaje. Muy bien hecho. Para aquellos interesados en el tema de si se debe pedir permiso para hacer tapping en sustitución o a distancia, por favor, vean este artículo.


Por Angela Treat Lyon

Hola Gary,

He pensado que disfrutarías con esta pequeña historia. Estaba en una tienda de arte comprando algunas pinturas, cuando ocurrió algo que debo contarte.

Cuando entré en la tienda, era evidente que había una atmósfera tensa. La gente miraba por encima del hombro a una pareja y su hija de unos diez u once años, que se gritaban mutuamente. Era una situación muy incómoda para todo el mundo, y nadie sabía qué hacer al respecto.

Me acerqué a ellos a propósito con intención de escucharles. Mi incorregible manía de hacer EFT me hizo querer hacerles tapping en sustitución.

Estaba claro que, si hubieran querido, podían haber comprado cualquier cosa que quisieran de la tienda, pero su madre actuaba como si un papel de 39 céntimos y un frasco de pintura de 3 dólares fueran a arruinarles.

La madre gritaba a la niña: "¿Por qué tienes que pintarlo blanco? ¡Creo que tendrías que pintarlo en rojo! Y, ¿por qué tan grande? Deberías..." etc.

La niña intentaba responder, pero todo lo que podía decir era: "Pero mamá, mi profesora dijo..." y "¡Nunca me dejas terminar!"

En cuanto dijo eso, la madre le gritó más, y el padre, que estaba a un lado de la niña, dijo: "por qué no le compramos la pintura y..." la madre gritó de nuevo.

Seguían discutiendo sin cesar. Era horrible, la madre y la niña estaban cada vez mas coloradas, y el padre, avergonzado de que todo el mundo los mirase, volvía la cabeza para otro sitio.
Así que pensé en hacer un pequeño experimento. Me fui un poco más lejos, me di la vuelta y disimuladamente empecé a hacer tapping en sustitución.

PARA LA MADRE: ¡Nunca hice proyectos como éste cuando era una niña! ¡Tengo envidia! ¡¿Cómo puede ser que puedas hacer tantas cosas divertidas?! ¡Yo también quiero pintar! ¡Quiero coger pinturas de los colores que yo quiera y hacer algo yo también! Nadie me compró nunca nada e incluso aunque lo hubieran hecho se habrían reído de mi y me habrían dicho que lo que hago es una basura. ¡Nunca nadie prestó atención a lo que yo quería! Siempre tenía que hacer lo que otros querían y ¡ahora estoy haciendo lo mismo con mi pequeña!

PARA LA NIÑA: ¡Nunca me escucha nadie! ¡Estoy muy enfadada! Quiero hacer un buen trabajo pero mi madre quiere que lo haga a su manera. Si lo hago no será lo que mi profesora me dijo que hiciera. ¡Ojalá me dejara en paz!

PARA EL PADRE: Ojalá pudiera ayudar, pero nadie me escucha. Ojalá mi mujer se quedara en casa y así podría llevar a mi hija a comprar lo que necesite. Sería mucho más fácil.

Y así seguí durante un rato y, ¿no es interesante que el factor común era "nunca me escucha nadie"?
Continué haciendo tapping hasta que ya no se me ocurría nada más, y suspiré profundamente, en total tardaría más o menos un minuto y medio.

Había estado concentrándome tanto en el tapping sin prestar atención a lo que pasaba a mi alrededor, que me quedé muy sorprendida cuando vi a la madre que tenía su propia pintura (!!!!) y papel (!!!!). La hija tenía sus materiales. Todo el mundo sonreía. La madre y la niña se estaban riendo y hablando de cómo iban a hacer sus proyectos de pintura juntas. El padre estaba a un lado, su cara había recuperado su color, sonreía y tenía cara de satisfacción. Cuando fueron a la caja me di cuenta de que la energía de la tienda había cambiado completamente. Se había elevado.

Nunca dejan de sorprenderme las posibilidades inherentes a EFT usándola individualmente, en grupo, a distancia, en sustitución, por teléfono, o en animales. Es simplemente una de las mejores cosas que he conocido en mi vida. Estoy muy agradecida de poder usarla no solo en mi propio beneficio, sino para aquellos que están a mi alrededor, ¡lo sepan o no!

Un saludo
Angela Treat Lyon

Traducido por Sophie da Costa