Dos Psicólogos asombrados con EFT: mucho progreso en muy poco tiempo

Por Fernando Lobato
Escribe a Fernando: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


La semana pasada vino a Algeciras una novieta mía de la carrera. La chica es un encanto, muy guapa y fuimos a comer juntos y a hablar del tiempo que no nos veíamos.

Esta chica tiene una enfermedad desde su gestación, diagnosticada a los 7 meses de embarazo llamada poliquistosis hepatorrenal. A consecuencia de ello, está transplantada de higado y de riñón y toma inmuno supresores y 4 pastillas mas diarias. Siempre ha tenido sus más y sus menos con su enfermedad pero de momento hacía su vida normalmente.

Sin embargo mi sorpresa al verla fue mayúscula, pues tenía los ojos totalmente amarillos.

atardecerMe contó que había estado en Jerez haciendose unas pruebas despues de haber estado ingresada casi un mes, con un rechazo de hígado y casi preparandose para otro transplante. Al final le han cambiado la medicación y parece que mejora. Por eso venía a verme puesto que ella es de Almería y a mí me tenía cerca de Jerez. Conociéndola, se me ocurrió la idea de poner en práctica mi recién aprendida técnica efetera (acababa de tomar nivel 1 y 2 de EFT con Ana Espiga), puesto que sabía que en los ultimos dos años había tenido agitaciones emocionales y pensé que probablemente podrían ser la causa de su empeoramiento.

Resumiendolo mucho, empecé a afinar las preguntas dirigiendolas hacia lo doloroso: sus padres se separaron hace dos años porque él estaba con una amiga del matrimonio a escondidas y, según afloró en ella, no tenía superado lo de su ex-novio tampoco. Aquello empezó a fluir.

En ambas circunstancias, tanto las familiares como de noviazgo, en las discusiones, confrontamientos y problemas, ella se los tragaba para procurar la paz y no seguir discutiendo, asi que le sugerí que esos problemas eran un plato de comida que como ella misma había dicho, ''se tragaba'' y le pregunté que qué pasaba con él. Sus palabras textuales fueron que al tragárselo se le quedaba en el hígado.

Hicimos un poco de restructuración cognitiva y esta semana nos hemos vuelto a ver.

Ella es Psicologa también y se quedó un poco a cuadros con lo fácil que fluyó y de la manera que le alivió. Yo también me sentí impresionado a decir verdad: mucho progreso en muy poco tiempo.

Me hizo sentirme muy realizado por poder ayudarla pues probablemente sin EFT la restructuración cognitiva no hubiese sido taaaan rapida ni tan efectiva y lo que podría haber tardado 10 sesiones en salir a la luz, salió en media hora.

En definitiva, quería trasmitir que estoy contentiiiiiisimo de tener una herramienta que me permita ayudar de esta forma. Lo realmente importante es que funciona y que me ha ayudado, y como he aprendido a no entrar en juicios, para mi ya es muy válido, asi que lo agradezco infinitamente.

Enormemente agradecido.


Fernando Lobato Martínez
Graduado en Psicología
Algeciras, Cádiz