Un cliente deja de fumar después de tratar un asunto "de hombres” - AHEFT


Dejar de fumar puede tomar una o varias sesiones… depende de cuando encuentres el asunto(s) emocional(s) de raíz. En este caso, Liz Hart de Nueva Zelanda lo encontró en una sesión.
Por liz Hart Master EFT

Mi cliente es constructor, tiene 47 años, y fuma desde hace mucho tiempo. Disfruta fumar pero quiere dejarlo porque sabe que es malo para su salud (ha tenido dos ataques cardiacos) y también por la salud de sus hijos.

Empezamos usando un acercamiento directo a que fuma:
Aunque disfruto fumar…
Aunque tengo miedo de que si fumo puedo morir y dañar a mis hijos…
Aunque tengo que dejar de fumar para que mis hijos estén a salvo…

Ninguno de estos tuvo mucho impacto.

Le pedí que cogiera el cigarro, lo viera y lo oliera, sin prender, y que me dijera que significaba para el. Mientras olía el cigarro, dio un gran suspiro y dijo que lo hacía sentir aceptado y masculino.

Cuando le pregunté que cuando había tenido esa sensación, me dijo que en una tradición familiar en donde los jóvenes van a cazar por primera vez con su papá, sus tíos y otros parientes y amigos y se les daba un cigarro cuando mataban a su primera presa.

Era un rito de introducción a la adultez en su comunidad, y para él significaba mucho ser aceptado, ya que había nacido con una disformidad física de la cual se burlaban conforme iba creciendo (una pierna más corta que la otra, así que caminaba cojo).

Aunque sólo soy un hombre cuando fumo…
Aunque tengo que fumar para pertenecer con los hombres…
Aunque voy a perder mi identidad como hombre si no fumo…

Cambiamos el marco de referencia sobre no fumar y masculinidad.

Aunque fumo para ser un hombre, se necesita ser muy hombre para mantenerte fuerte por su familia, y yo escojo ser fuerte por la salud de mis hijos.
Aunque yo fumo para pertenecer a mi familia, no seré de mucha ayuda para ellos muerto.
Aunque mi papá me enseñó que fumar era de muy hombres, yo lo perdono, él estaba haciendo lo mejor que podía con todo lo que sabía, y yo también haré lo mejor que pueda por mis hijos.

Al final de la sesión tiró los cigarros en el basurero. Le enseñé antes de que se fuera como hacer tapping para reducir sus ganas de fumar y después del seguimiento de 2 semanas y de 8 semanas él no había tenido el menor deseo de fumar de nuevo. Y me va a mandar a su primo Joe para que lo vea pues también quiere dejar de fumar.

Liz Hart

Traducido por Maria Aurora – Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif