Tratando una adicción sexual en una sesión - AHEFT

Hola a todos,

Escuchen como Leonard Thornton, PhD, proporciona este relato detallado y cuenta cómo apuntó a este problema central.
Por Leonard Thornton, PhD

Hola Gary,

Acabo de tener una poderosa sesión con un cliente nuevo teniendo que ver con el auto-abandono y un trastorno de intimidad, los cuales esencialmente fueron solucionados en una sesión.

Dirk vino a verme sobre un problema que él había tenido casi toda su vida, urgido por su nueva novia, Carrie (los nombres han sido cambiados). Yo había conocido a Carrie socialmente y como cliente desde hacía alrededor de un año. Tuvimos una cantidad de sesiones usando EFT, sanación y meditación guiada, juntamente con sanación energética con gran éxito.

La última vez que Carrie vino a verme, ella estaba muy perturbada acerca de lo que acababa de descubrir sobre su nuevo hombre, Dirk. Un email había sido hecho circular por un anterior asociado cercano de Dirk sosteniendo que Dirk tenía una adicción sexual y no era apto para hacer el trabajo que estaba haciendo, que era dirigir talleres aparentemente muy poderosos y exitosos a través de Norteamérica ayudando a otros a despertar sus corazones. Esta era una nueva relación para Carrie que sentía que espiritualmente y de todas las otras maneras era su verdadera alma gemela.

Un grave problema de confianza había surgido para ella ya que aparentemente Dirk había tenido una cantidad de relaciones desde que la conoció hacía sólo unas pocas semanas.

Tuve éxito en calmar a Carrie usando EFT y una meditación guiada para ayudarla a poner las cosas en perspectiva. Le sugerí que podría querer confiar en sus sentimientos iniciales y en la conexión que sintió con Dirk y no “tirar al bebé con el agua del baño”.

Carrie dijo que cuando se enfrentó con Dirk, él sí admitió tener un problema y que había trabajado duro para solucionarlo durante muchos años, usando todos sus conocimientos y capacidades y los de los asociados a su alrededor, sin éxito. Le sugerí que podría querer probar con EFT y que yo estaría encantado de ayudarle. Acordamos una cita para Dirk para el día siguiente ya que Carrie indicó que ella ya le había animado a venir y que él estaba entusiasmado por sobreponerse al problema.

Cuando empezamos la sesión, Dirk dijo que quería leerme algunas cosa, entre ellas la carta que había circulado entre unas trescientas personas vía email proponiendo la adicción sexual. Él también leyó una carta de un contacto femenino anterior advirtiéndole que debería informar a Carrie de todas las relaciones que había tenido desde que primero se encontró con ella. Dirk también leyó algo interesante del libro titulado “The Four-fold Way” (“La cuádruple vía”) sobre el Visionario (con el que él parecía identificarse). Uno de los aspectos del Visionario era el auto-abandono, por el que el yo era abandonado para conseguir amor, aprobación, etc. Dirk empezó a ponerse muy emotivo (éste era un hombre grande de un metro ochenta y dos pesando probablemente ciento diez kilos).

Dije que pensaba que aquí teníamos algo con lo que trabajar y expliqué brevemente lo que era EFT y cómo funcionaba para liberar las disrupciones de energía almacenadas en el campo energético. Como una nota importante, nuestro trabajo con EFT se hizo mucho más fácil debido a los “deberes” que Dirk había hecho. Él había llegado a darse cuenta sobre la importancia del abandono a través de sus propios esfuerzos y de los de los otros ministros en su organización en las últimas semanas. Él simplemente no sabía qué hacer con ello.

Empezamos con la preparación:

“Aunque me he abandonado a mí mismo desde la infancia, yo todavía me amo y acepto a mí mismo total y completamente, y estoy deseoso de perdonarme a mí mismo”. Dirk empezó a frotar en los puntos de dolor pero fue incapaz de completar la frase preparatoria deshaciéndose emocionalmente y sollozando descontroladamente. Él parecía avergonzado y yo le animé a que lo dejara salir todo y que de veras era una buena cosa. En un punto, me acerqué y le froté suavemente en los hombros y espalda mientras él estaba sentado encorvado y sollozando. Sentí que él necesitaba contacto. Finalmente, después de unos buenos tres minutos, Dirk recobró el control y se sentó erguido. Empezamos la misma preparación y él pudo completarla tres veces.

Entonces empezamos a hacer tapping en el punto de encima de la cabeza con la frase recordatoria “auto-abandono”. Le sugerí que hiciera tapping y luego mantuviera la presión en el punto para permitir a todas las energías, sentimientos, imágenes y recuerdos que salieran para procesarlas.

Ambos mantuvimos presión sobre el punto durante varios minutos. Le animé para que respirara profundamente para ayudarle a soltar la energía. Dirk estaba muy calmado pero yo podía ver que él estaba soltando un montón de energía. Cuando finalmente bajamos nuestros brazos a nuestros regazos, sentí hacer que Dirk se conectara energéticamente con la Madre Tierra, sintiendo la energía desde sus pies atravesando el suelo y yendo al fondo del corazón de la tierra. Luego sugerí que sintiera la cálida, amorosa y poderosa energía de la Madre Tierra subir alrededor suyo permitiéndole sentirse seguro, amado y protegido. Más tarde durante la sesión se hizo evidente por qué esto era importante.

Luego procedimos con la misma frase recordatoria a través de los puntos de los ojos, de nuevo haciendo tapping, manteniendo la presión y respirando mientras procesaba. En el pasado, he encontrado que este procedimiento de hacer tapping, mantener y respirar funciona muy bien y permite al cliente llegar a ser consciente por sí mismo de muchas cosas asociadas con el problema. También ahorra tener que hacer muchas rondas separadas ya que muchos problemas, incluso difíciles como el de Dirk, pueden ser resueltos en una o dos rondas.

Hicimos lo mismo en los restantes puntos hasta en el de la axila.

Entonces le pregunté a Dirk cómo se sentía y dijo que mucho más calmado. “Entonces suponga”- dije -“que cuando empezamos estaba en un diez en una escala de cero a diez, ¿dónde estaría ahora?”. Dijo que en un cinco.

Entonces fuimos al punto karate con el recordatorio: “aunque tengo este sentimiento residual de auto-abandono, todavía me amo y me acepto completamente a mí mismo y estoy deseoso de perdonarme a mí mismo y a dejar ir”. Dirk lo repitió vigorosamente tres veces y luego fuimos a la cima de la cabeza con “este sentimiento residual…”, seguido por debajo del ojo, barbilla, clavícula y bajo el brazo, haciendo tapping y aguantando, pero durante un periodo de tiempo más corto. Terminé haciendo que se hiciera tapping en sus muñecas juntas, frotándolas juntas, luego mantener repitiendo la frase: “me amo y acepto a mí mismo y me perdono a mí mismo por todo ese abandono que creé para mí mismo”. Dirk repitió esto él mismo diez veces más ¡muy enfáticamente! Luego él me sonrió por primera vez y le pregunté cómo se sentía y dónde estaba en la escala de diez puntos. Dijo que se sentía tranquilo y conectado consigo mismo y que probablemente era un cero.

Había pasado una hora y le pregunté si quería continuar. Dijo que sí así que seguimos con el problema presentado originalmente, la adicción sexual.

Pedí a Dirk que dijera la frase: “tengo esta adicción sexual”. Él me corrigió diciendo que no era una adicción, sino un trastorno de intimidad. Decir esta frase rectificada era sobre un ocho para él. Después de la frase preparatoria, “aunque tenga este trastorno de intimidad…” empezamos a hacer tapping en la parte superior de la cabeza.

Mientras Dirk estaba haciendo tapping en la parte superior de la cabeza, yo sentí intuitivamente que tenía que preguntarle si esto tenía que ver con su madre. Él dijo que sí, que fue donde empezó y yo podía ver que él sentía una fuerte emoción. Añadimos a su madre en la frase recordatoria y Dirk otra vez se deshizo emocionalmente, llorando vehementemente con su cabeza entre sus manos: “madre, ¿cómo pudiste hacerme esto a mí? ¡no era más que un niño inocente! ¡Tu… a mí para toda la vida!”.

Después de que esto remitiera, Dirk explicó que cuando tenía unos cuatro años, empezó a ir a la cama de su madre, porque se sentía solo y atemorizado. Su madre estaba en la menopausia y aparentemente muy separado de su padre, un hombre grande que siempre asustaba a Dirk con su vozarrón. Su madre siempre se iba temprano a su propia habitación separada, y no se quedaba despierta hasta tarde ni dormía con su marido.

Dirk dijo que esto era muy inocente para él. Su madre siempre estaba desnuda y él llevaba puesto su pijama. Le pregunté qué hacía su madre y él dijo que ella le tenía la mano y que él le tocaba sus pechos pero que no había contacto genital. Esto siguió cada noche durante muchos años, hasta que a la madura edad de doce años, el mismo Dirk decidió que él no debería estar haciendo esto ya más y paró de ir a la habitación de su madre.

Él además explicó que ahora, después de un día agotador emocionalmente dirigiendo un taller, él sentía la necesidad de consuelo y contacto amoroso y que desde que se había casado con una mujer que tenía la menopausia (sin saberlo él mismo) y era sexualmente fría (¡esto no quiere decir que todas las mujeres que tienen la menopausia sean necesariamente de esta manera!) él terminó teniendo encuentros sexuales con otras.

Noté pulsaciones cardíacas así que volvimos al punto del dolor con “aunque tengo este trastorno de intimidad que empezó con mi madre cuando yo era muy pequeño, ¡todavía me acepto total y completamente a mí mismo y estoy deseoso de perdonarlo y dejarlo marchar!” Mientras seguíamos bajando con la secuencia de tapping desde la cima de la cabeza, animé a Dirk a que respirara profundamente y que permitiera a todos sus sentimientos aflorar a la superficie y soltarlos. La primera ronda hasta los puntos de debajo del brazo, redujo la intensidad a cinco.

En un punto, Dirk me preguntó si yo estaba haciendo algo ya que sintió algo malo que acababa de ser sacado de él. Dije que estaba conectada energéticamente pero que yo daba todo el crédito a los ángeles de la sanación que yo siempre invoco para las sesiones.

Luego hicimos tapping en el punto Karate: “aunque mi madre fue sexualmente inapropiada conmigo, yo todavía me amo y me acepto completamente a mí mismo y estoy deseoso de perdonarla a ella y a mí mismo, ¡y permitir que todo el asunto se vaya!”

Dirk repitió enfáticamente esto tres veces. Luego hicimos tapping en la cima de su cabeza, bajo los ojos, barbilla, clavícula y bajo el brazo. Luego hice que se hiciera tapping en sus muñecas diciendo “yo me amo y me acepto a mí mismo incluso aunque mi madre me robara mi inocencia y fue sexualmente inapropiada conmigo”. Dirk hizo esto varias veces con un fuerte sentimiento.

Luego me miró y sonrió, con la cara radiante. Le pregunté cómo se sentía y si pensaba que esto se había limpiado. Él dijo que no se había sentido tan bien con “…mí mismo y mi energía en diez años… ¡de hecho toda mi vida!”

Había pasado una hora y media y expliqué que aunque estas dos áreas parecían haber sido limpiadas, podría haber otros aspectos y matices que podrían surgir. Él dijo que quería verme de nuevo así que establecimos otra cita para la siguiente semana.

Volví a ver a Dirk cinco días más tarde. Parecía muy relajado, hasta feliz. Le pregunté cómo le había ido y dijo que muy bien. Explicó que había intentado ponerse en contacto con los viejos sentimientos y energía que habíamos limpiado pero que simplemente no podía sentirla. “¡Casi no puedo creerlo! ¡No está ahí!”

Hablamos después sobre asuntos relacionados, en particular su necesidad de buscar consuelo fuera de una relación y el patrón que dijo que existía en su familia de siempre intentar hacer lo “correcto” incluso cuando iba contra los sentimientos del corazón, que era por lo que presumiblemente él se había casado con las mujeres en su vida.

Hicimos una poderosa ronda usando la frase preparatoria: “incluso aunque tengo esta tendencia a buscar consuelo a través de actividad sexual fuera de una relación, yo todavía me amo y me acepto total y completamente a mí mismo y estoy deseoso de perdonarme a mí mismo, a mi madre y a cualquier otra persona que tenga algo que ver con ello”.

Cerramos la ronda haciendo tapping con las muñecas con las afirmaciones: “me amo y me acepto a mí mismo y ya no necesito más buscar consuelo a través de actividad sexual fuera de una relación. Puedo darme a mí mismo todo el consuelo que necesito. Puedo ser fiel y auténtico conmigo mismo y con mi pareja”.

Dirk dijo que este tema ahora estaba completamente limpio.

Luego tratamos con lo que él sentía que era un problema muy profundo, no seguir su corazón, sino tratar de hacer lo correcto, lo correcto aunque significara ser infeliz y miserable.

Usamos la frase preparatoria: “aunque tengo este patrón de no seguir mi corazón y hacer “lo correcto”, incluso si esto me mata, yo me amo y acepto total y completamente a mí mismo y estoy deseoso de perdonarlo, a mi familia y a cualquier otra persona y ¡a dejarlo marchar!”. Haciendo tapping en la cima de la cabeza con la frase recordatoria “haciendo lo correcto”, hice que Dirk hiciera tapping, luego mantuviera la presión y respirara profundamente viendo, sintiendo toda su vida alrededor de este problema. Añadimos frases como: “aguanta ahí sin importar qué… haz lo correcto incluso si me mata, quédate en mi cabeza, ignora mi corazón…”

Terminamos la ronda con tapping en las muñecas, manteniendo y respirando profundamente mientras hacía que Dirk dijera: “ahora estoy deseoso de seguir mi corazón, sin importar qué. Estoy deseoso de ser fiel y auténtico a mí mismo y con la complicidad de mi propio corazón. Seguiré mi corazón aún cuando parezca duro. Sigo mi corazón dondequiera que me guíe.”

Dirk dijo que ahora se sentía muy limpio y que esto estaba hecho.

Luego hablamos de EFT y Dirk preguntó si era difícil de aprender y yo, por supuesto, dije que no lo era y que estaría encantada de enseñarle, y que había muchos muy buenos materiales disponibles sobre ella.

Dirk explicó que dio muchos talleres en prisiones y en otros lugares de reunión y que era muy bueno ayudando a grandes grupos de gente abierta y lista para despejar profundos problemas emocionales pero que él siempre había sentido que algo faltaba. Estuve de acuerdo en que probablemente él necesitaba algo como EFT y me preguntó si yo desearía trabajar con él con grupos y yo pensé, “¡caramba, podemos meter EFT dentro de prisiones!”

Lo dejamos en que Dirk se pondría en contacto conmigo otra vez. Él quería venir para más sesiones diciendo cómo de impresionado estaba con lo bien que funcionó.

Leonard Thornton, Ph.D

Más artículos sobre Sexualidad.

Traducido por Juan Carlos Vega - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

">InEnglish.gif