Superando el ansia por la comida

Hola a todos,

¿Quién entre nosotros no tiene ansia por la comida? Ya sea chocolate, palomitas de maíz, cacahuetes (o cualquier cosa), nuestros sistemas pueden desarrollar un caso principal de ñam-ñam y causarnos comer demasiado de muchas cosas. La clienta de Collette Streicher, Chris, se enfrentó a este dilema y usó EFT para disminuir efectivamente su ansia por los cacahuetes. Los conceptos usados en la carta de Chris más abajo, son aplicables a todas las ansias por la comida.
Por Collette Streicher y Chris

Hola Gary,

Mi clienta me envió esta gran carta sobre cómo ella eliminó un ansia por los cacahuetes con todos los detalles y también un poco de humor. Ella espera que ello pueda ayudar a otros.

Colette
___________________
Querida Colette,

Estoy escribiendo esta nota para decirte cuánto me ha estado ayudando EFT con mis ansias por la comida. Lo que amo en definitiva sobre trabajar con esta herramienta es la flexibilidad y disponibilidad de usar las puntas de mis dedos para conquistar problemas que solían abrumarme.

He luchado desde hace mucho con problemas de comida. Sé que tengo un montón de buenas razonas para perder peso, pero yo nunca podía pasar de los pensamientos de que debería dejar la comida que amo de veras, especialmente los cacahuetes. Si alguna vez me encuentro varada en una isla desierta, pasaría mucho, mucho tiempo antes de morirme de hambre porque puedes estar seguro de que tendría una enorme bolsa de cacahuetes en mi bolso, una en cierto bolsillo de mi maletín y si hubiera conducido hasta esa isla, hubiera habido un tarro o dos rodando por el suelo. Así, tal como he aprendido de ti, y de otros en el sitio Web de Gary, empecé con cualquier sentimiento que primero saliera.

Aunque realmente no puedo aguantar la idea de dejar los cacahuetes
Aunque esté enfadada por estar obligada a dejar los cacahuetes.

¿Obligada? ¿Quién me estaba obligando? No podía imaginarme a nadie entre los cacahuetes y yo. Así que seguí con eso.

Aunque no sepa quién está obligándome a dejar de comer cacahuetes
Aunque sea yo quién está siendo tan vigorosa.
Aunque me sienta vigorosa cuando estoy comiendo cacahuetes…

Ahora esto sonaba verdadero para mí. Siempre he sabido que parte de la atracción de los frutos secos para mí es el crujido físico y la masticación. Supongo que siento como si estuviera llegando a algo con toda esa masticación.

Aunque masticar y el crujido se siente vigoroso

Entonces, mientras estaba haciendo tapping sobre la frase anterior, me vino a mí. Solía estar enfadada contra mi ex-marido, el que siempre estaba gruñendo para que perdiera peso.

Aunque mi ex intentó obligarme a que perdiera peso, yo como de todas formas, porque nadie puede pararme si yo no quiero.
Aunque no pueda decir nada sobre no querer perder peso, puedo masticar y masticar estos cacahuetes vigorosamente.

Entonces realmente caí en la cuenta de que el acto de masticar iba sobre morder mis sentimientos y morderme mis palabras. ¡Podía sentir la ira en mis mandíbulas! En ese momento, simplemente estoy haciendo tapping sobre frase tras frase sin la frase preparatoria.

Este morderme mis sentimientos,
Este morderme mis palabras.
Estas mandíbulas enfadadas,
Estas mandíbulas vigorosas.

Entonces me sentí triste porque esa era la única manera en la que podía expresarme en esa situación, así que de nuevo, hice tapping.

Esta tristeza,
Esta tristeza por los cacahuetes,
Esta tristeza por masticar
Este sentirse sola

Entonces me sentí mejor, así que paré. La mayor parte de la ira se había ido. No hice el test conmigo misma, porque estaba un poco melancólica de tener que hacer todo este trabajo sobre los cacahuetes y la masticación. Volviéndolo a pensar hora, podría haber hecho tapping sobre la vergüenza de tener este problema, para empezar, pero no lo hice. Sé que si hubiera tenido una sesión con usted, podría haber ahondado más, pero me sentía satisfecha en ese momento. De hecho, ni siquiera pensé en ver si los cacahuetes todavía tenían algún poder sobre mí. Empecé a hacer otras cosas.

La cosa más curiosa (tal vez no para usted) fue que ni siquiera pensé en cacahuetes de nuevo hasta que estaba esperando en la cola en el banco y vi el paquete de emergencia que guardaba en mi bolso. ¡Hacía días que no había comido cacahuetes! Luego fueron semanas. ¡Ahora puedo fielmente decir que ya no soy una “cacahuetera”!

¡Gracias por este gran regalo!
Chris

Traducido por Juan Carlos Vega - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif