Cerveza Budweiser - una prueba de que las emociones pueden causar adicciones

El siguiente artículo de Tam Llewellyn, del Reino Unido, vincula claramente las adicciones con cuestiones emocionales no resueltas. Su cliente, "Emma", podía beber alcohol en situaciones sociales sin mostrar rastro alguno de alcoholismo. Sin embargo, cuando bebía una marca concreta de cerveza... Budweiser... no podía controlarse.
A lo largo de la sesión de EFT, Emma descubrió el asunto de raíz subyacente, al afirmar "No se trata de la cerveza Budweiser, sino de los momentos felices que he asociado con ella.”

Desde entonces, Tam empleó EFT para cortar este vínculo innecesario y, cuando hubo terminado, Emma estaba menos interesada en la cerveza Budweiser que en otras marcas. Emma afirmó, "...¡no era ni de lejos tan agradable como otras cervezas y realmente sabía algo raro!"
Por Tam Llewellyn

EFT aborda las adicciones de forma muy eficaz, y podéis ver cómo Gary Craig aborda una amplia variedad en sus videos (El Curso de EFT, Parte II, Video 6). Sin embargo, este estudio se refiere a una adicción muy concreta (la cerveza Budweiser), ¡en la que el cliente no quería que disminuyera su gusto por otras marcas o por el alcohol en general!

En nuestros talleres de formación de practicantes de EFT impartidos en Tickhill (Reino Unido), como parte de la formación, realizaba una demostración del uso de EFT para las adicciones, tomando como clientes a algunos de los participantes del taller. Esto se basa en la presentación de Gary en el video anteriormente mencionado.

Cuando empieza cada taller, les pido a los participantes que en el segundo día traigan sustancias cuya adicción deseen eliminar con EFT. Normalmente trabajo con el puñado habitual de adicciones: azúcar, chocolate, cigarrillos, café, etc. Sin embargo, recientemente, en un taller una de las participantes sacó a relucir una petición inusual. La llamaremos Emma, aunque no es su nombre real.

Emma no era alcohólica, en el sentido de que podía pasar sin alcohol, y lo hacía durante largos períodos, y podía tomarse un par de copas en actos sociales, sin desear más. Su problema era con la cerveza Budweiser. Cuando tenía una botella no podía parar de beber. Bebía hasta terminar con toda. Para hacer las cosas todavía más difíciles, Emma quería librarse de su adicción a la cerveza Budweiser, pero manteniendo su gusto por la cerveza y ser capaz de tomarla ocasionalmente, cuando le apeteciera.

Resulta habitual eliminar por completo una adicción, pero nunca me habían pedido que eliminara sólo una parte. Sin embargo, estaba dispuesto a intentar cualquier cosa, al menos una vez y, teniendo en mente las palabras de Gary “Pruébalo con todo”, empecé la demostración.

Los que hayáis leído anteriormente mis estudios, sabéis que normalmente evito proporcionar las frases específicas que utilizo, ya que no lo considero útil, porque cada caso es diferente y hay que emplear las propias palabras del cliente. Sin embargo, en este caso detallaré las palabras que empleé, para mostraros cómo se desarrolló el caso, aunque quisiera advertir que estas palabras resultaron apropiadas para el cliente en cuestión, pero pueden que no funcionen con otro.

Al inicio de la sesión, utilicé la rutina estándar de EFT y conforme fue avanzando, expandí mis frases de preparación y recordatorias, en línea con la más reciente práctica de Gary, e introduje el “Método de las Elecciones” de Pat Carrington.

Colocamos una botella de Budweiser de Emma que inmediatamente manifestó unas ansias por tomársela de 10 en una escala del 0 al 10. Comenzó la sesión y así es como se desarrolló (el cliente repetía mis palabras):

"Aunque siento estas ansias de tomarme esta cerveza Budweiser, me acepto completa y profundamente" (tres veces, masajeando al mismo tiempo el punto de dolor)

"Ansias de tomar cerveza Budweiser", mientras hacíamos una ronda completa de tapping.

Las ansias se habían reducido a 5, así que hicimos otra ronda completa de tapping, incluyendo el 9 gama y empleando la frase recordatoria "Estas ansias restantes”.

Con esto, las ansias se redujeron a 2. Abrí la botella y el siseo que se produjo disparó inmediatamente las ansias a 10, nuevamente. Más rondas volvieron a reducirlas de nuevo a 4/5, y ni siquiera el hecho de sorber cerveza aumentó las ansias, aunque tampoco parecían disminuir.

Se produjo un gran avance gracias a la propia Emma, cuando afirmó "No se trata de la cerveza Budweiser, sino de los momentos felices que he asociado a ella". Aquello cambió la línea de la terapia y continué haciendo tapping alrededor de los puntos una y otra vez, dejándome llevar por la intuición, mientras ella repetía mis palabras...

"Aunque adoraba esos momentos y quiero que vuelvan, y la cerveza Budweiser me hace recordarlos – me acepto completa y profundamente, tal y como soy ahora".

"Aquellos momentos fueron fantásticos, así como la cerveza Budweiser, pero ya no los necesito". "Puedo seguir recordando esos momentos y disfrutando de ellos, sin la cerveza Budweiser".

"Tengo una película en la cabeza llamada 'Aquellos días de la cerveza Budweiser' y los recuerdo bien; fueron estupendos".

"Aunque creo que necesito la cerveza Budweiser para recuperar esos días, me acepto completa y profundamente".

Gracias a este trabajo, el nivel de ansia bajó a 2 y ni siquiera el hecho de sorber la cerveza logró hacerlo subir. Emma afirmó que podía prescindir de ella y que, de cualquier forma, tenía un sabor 'extraño', pero que aún así todavía sentía algo de deseo por aquella cerveza y por aquellos tiempos felices.

Continuamos haciendo tapping, pero en esta ocasión introduje una elección en la afirmación.

"Aunque puede que necesite esta cerveza Budweiser para recordar aquellos días felices, elijo recordarlos y disfrutarlos sin la cerveza Budweiser y dejarme sorprender e intrigar por la facilidad con la que puedo revivir la película de aquellos tiempos (que ahora hemos retitulado sencillamente como “Tiempos felices”), siempre que lo desee. Me resulta sorprendente no necesitar que vuelvan esos días, porque soy feliz como soy ahora y puedo seguir teniendo recuerdos hermosos."

El nivel de ansia había bajado a cero y Emma no podía parar de reír.

Emma y el grupo estuvieron con nosotros durante una semana entera, aprendiendo diversas terapias y durante aquella semana la vi beber aquella extraña lata de cerveza, pero incluso cuando se la ofrecían o la presionaban, nunca bebía más de un sorbo de cerveza Budweiser, porque decía que no sabía tan bien como las demás, ni de lejos, ¡y que incluso el sabor era algo raro!

Dr Tam Llewellyn-Edwards
EFT Practitioner & Trainer

Traducido por Eva Llobet Martí

InEnglish.gif