A quien juzgue mi camino... le presto mis zapatos!

Por MARTHA AYALA P.
Escribe a Martha: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


le presto mis zapatosCON ESTE PENSAMIENTO MUY PRESENTE EN NUESTRA MENTE, EMPEZAMOS NUESTRO TRABAJO.

En todos los años que tengo de practicar y enseñar técnicas de liberación emocional, he recibido grandes satisfacciones, porque he tenido oportunidad de hacerlo en lugares y con personas que mucho lo requieren; sin embargo, en ninguna parte he recibido tanta satisfacción como hoy que he tenido la oportunidad de trabajar con personas que están privadas de su libertad. No me cabe la menor duda de que es en estos lugares en donde más se requiere llevar esta enseñanza, porque los internos no están en disposición de acceder a ningún tipo de terapia, y muchos de ellos ni siquiera pueden hablar de todo lo que constituye su carga emocional, dadas las circunstancias.

Mi principal interés de compartir esta vivencia es porque he oído que mis compañeros  manifiestan  que no han podido hacer prácticas porque no tienen con quien, y quiero decirles que  existen muchos sitios en los que podrán ser bien recibidos: albergues, asilos, hospitales, centros de rehabilitación para adictos y sobre todo reclusorios y centros de internamiento para adolescentes, etc.

Yo soy abogada, y en el inicio de mi carrera trabajé en el centro de readaptación social en el que ahora me tocó llevarles otro tipo de apoyo por parte de un programa gubernamental, que con gran visión está llevando a esos sitios técnicas innovadoras como EFT, Constelaciones Familiares etc.

EFT carcel con MarthaLa experiencia que me tocó vivir en el reclusorio de adultos, ha sido verdaderamente enriquecedora. Mi compañera (una de mis discípulas más comprometidas) y yo, estuvimos yendo durante 7 semanas por dos horas para impartirles el curso, mismo que fue muy bien aceptado por quienes tienen tanta necesidad de lograr manejar adecuadamente sus emociones; seres humanos que indudablemente cometieron errores, pero que están pagando su deuda con la sociedad, con la privación de una de las cosas más valiosas que tenemos, que es LA LIBERTAD.

Iniciamos el acercamiento con ellos muy conscientes de que era importantísimo lograr la empatía desde el primer momento, lo qué afortunadamente conseguimos, haciéndoles saber que no íbamos a juzgarlos de ninguna manera, sino a brindarles una herramienta para que lograrán conseguir su paz interior, independientemente de sus circunstancias.

Fue verdaderamente asombrosa la manera como se involucraron, prestando toda su atención y disposición para trabajar, abriendo su corazón sin temor a reconocer frente a sus compañeros por ejemplo: el tenerle miedo a las cucarachas.

Al finalizar el curso, en el cual recibieron constancia 16 internos por haber completado las catorce horas reglamentarias, obtuvimos retroalimentaciones tan emotivas que nos han hecho tener la  convicción de que realmente aprendieron e hicieron suya la técnica, logrando cambios  conductuales importantes. Quiero pensar, que lo que sembramos va a dar frutos dentro del penal, ya que nos reportaron haber hecho prácticas exitosas quienes conviven, independientemente de que nosotros decidimos continuar  enseñando EFT a todos aquellos que ahora se interesan, por haber sido tratados con tapping por sus compañeros.  Reproduzco como ejemplo parte del testimonio de uno de los internos:

"Creo que esto me ha servido mucho, yo me he sentido más tranquilo a pesar de lo extremadamente difícil de mi situación, me faltan casi diez años para cumplir mi condena, y me acaban de detectar VIH; sin embargo al visitarme mi esposa, me dijo qué observaba en mí un cambio de actitud, ya que no buscaba pleito por todo como en ocasiones anteriores, y ya no estoy tan deprimido. Estoy muy agradecido por habernos venido a enseñar esta técnica."

Estamos comenzando a llevar EFT al Centro de Internamiento y Tratamiento para Adolecentes (CITA). Esperamos que los jóvenes tengan la misma respuesta. Por lo que hemos visto a la fecha, parece que así va a ser.

“VALE LA PENA ENSEÑAR EFT”

Martha Ayala Pereyra

Martha Ayala P. abogada de profesión en cuyo desempeño estuvo continuamente frente al dolor y la miseria humana, atendiendo problemas derivados de la violencia a la que son sometidos principalmente los niños y las mujeres, razón por la cual, al jubilarse se dedicó a prepararse con diversas técnicas de sanación física y emocional, entre las que destacan Terapia del Campo Mental y EFT a la cual se ha dedicado, cursando todos los niveles con David MacKay, obteniendo su certificación como Facilitadora Avanzada.