EFT y la domesticación de la lengua

¿Han tenido alguna vez un trabajo dental donde su lengua se la pasa explorando la misma área una y otra vez? ¿Molesto, verdad? La cliente de JoAnn SkyWatcher tenía ese problema y, con la ayuda de JoAnn, lo alivió.
Por JoAnn SkyWatcher

Me encanta enseñar EFT, y especialmente me gusta utilizar la herramienta de Compartir Beneficios. Recientemente en una de las clases que enseño, pregunté a una de los participantes sobre qué querría trabajar. "Carol" no pensaba que tenía nada en qué enfocarse. Después de un examen más puntual, admitió que tenía un comportamiento que la estaba volviendo loca.

Unos seis meses antes, ella se había hecho un trabajo dental, y desde que su lengua descubrió los cambios en su boca, no se estaba quieta. Al continuar con la conversación, admitió que su lengua estaba constantemente recorriendo el área "nueva" en su boca. Como masajista, Carol pasa sus días de trabajo masajeando silenciosamente los cuerpos de la gente. Sin embargo, su lengua no la dejaba estar realmente quieta. Se la pasaba moviéndose como si estuviese a cien.

Su nivel de intensidad era de 8 de 10. Algunas de las frases preparatorias con las que empezamos incluían:

Aún cuando mi lengua me está volviendo loca…
Aún cuando mi lengua sólo quiere pasarla examinando el mismo viejo lugar una y otra vez…
Aún cuando mi lengua está a punto de descarapelarse…
Aún cuando mi lengua nunca me deja relajarme…

Esto disminuyó su nivel de intensidad unos cuantos puntos. Continuamos con: Aún cuando mi lengua está haciendo lo mejor que puede, y amo y acepto total y profundamente a mi lengua por tratar de ayudarme, y me perdono por enojarme con mi lengua. Sé que ha estado haciendo lo mejor que sabe hacer.

Aún cuando sé que has estado tratando de ayudarme al explorar el lugar en mi boca en donde trabajaron, realmente no me ayuda que sigas explorando ese lugar más. Sé que debes sentir todavía la necesidad de explorar ese lugar, pero ya no es necesario, y deseo agradecerte que hayas explorado tan bien mi boca.

Su nivel de intensidad bajó a 3 de 10. Entonces comenzamos a reprogramar la forma en que queríamos que su lengua se comportara. Mientras hacíamos tapping, alternamos el agradecer a su lengua y dejando en claro cuál sería el nuevo trabajo que tendría. Ella dijo cosas como:

" Pensaste que estabas sólo hacienda tu trabajo explorando mi trabajo dental
" Ahora no lo necesitas hacer más
" Puedes relajarte y dejar el trabajo dental en paz - ¡¡¡ ya sabemos muy bien cómo es!!! - (riendo)
" Gracias por ayudarme, realmente aprecio todo lo que has hecho por mí
" Ahora puedes relajarte
" Y hacer cosas como probar… hablar…y besar… (riendo)
"
Le pregunté cómo estaba su lengua. Su lengua estaba finalmente relajada por primera vez en seis meses. Creo que se sintió apreciada, y se dio cuenta que podía relajarse y dedicarse a tareas más interesantes que explorar su trabajo dental. Ahora Carol es capaz de hacer su trabajo relajadamente, hasta la lengua.

JoAnn SkyWatcher

Traducido por María Elena Blanco Ir al Sitio WEB de Maria Elena

InEnglish.gif