Utilizar EFT para Operar en el Mercado

Hola a todos,

Mucho tiempo antes de que yo desarrollara EFT, les invertía su dinero a otras personas empleando un "Sistema de Mercado Bursátil." Se trataba de un proceso matemático simple que generaba un riesgo mínimo y producía beneficios 2 o 3 veces mayores que los de una cuenta bancaria de ahorros. En esta serie en 2 partes, el Dr. David Lake de Australia hace algo similar para sus inversiones personales y nos comparte su pensamiento sobre el uso de EFT para excluir del proceso las emociones. Un excelente artículo para aquellos de ustedes que son inversionistas.

por el Dr. David Lake

Parte 1 de 2

Nota: La información que se presenta en esta serie es ilustrativa únicamente y no debe considerarse como asesoramiento financiero.

Operar es la actividad especulativa del mercado que tiene el propósito de conseguir un beneficio financiero. Aunque hay una infinidad de sistemas que enseñan a operar con éxito, la razón por la que la gran mayoría de operadores pierden dinero son sus reacciones emocionales durante las operaciones. Teniendo en cuenta que el Mercado, en su conjunto, organiza y se rige a través de las emociones inseparables del miedo y la codicia, lo antedicho no tiene nada de raro. La manera en que EFT puede ayudar con las operaciones bursátiles se asemeja al modo en que ayuda a aprender cualquier destreza, a conseguir cualquier objetivo y a armonizar cualquier problema en las relaciones: te ayuda a que evites tomar en forma personal los ineludibles contratiempos.

¿Qué tan fácil es eso? ¡Simplemente no lo tomes a título personal…! El mercado no sabe que tú existes, ni le interesa. No está allí para pillarte. Está tratando de decirte algo, pero tú estás igual de ocupado intentando imponer tus creencias al mercado (o a tu socio, a tu vida, o a tu negocio). Los Mercados no tienen opiniones —¡son las personas las que las tienen! Si operar fuera tan simple, todos serían ricos. Pero el Mercado se te acerca sigilosamente y te hace que quieras portarte mal. He aquí cómo lo hace.

La mejor —y la única— manera de hacerte rico operando es detener rápidamente tus pérdidas y dejar correr tus ganancias. Sin embargo, los operadores bursátiles se descubren a sí mismos, una y otra vez, resistiéndose a salirse de una postura que va perdiendo (y que entonces se colapsa en forma espectacular), o saltando hacia una posición ganadora para obtener el beneficio que aparece en el tablero (después de lo cual la ganancia especulativa se incrementa dramáticamente). Nuestra intuición avarienta nos dice que aprovechemos ahorita la información financiera que tenemos frente a nosotros, o que esperemos a que la operación en pérdida se revierta por sí misma (una intuición temerosa) de modo que sigamos teniendo la razón en nuestro análisis. Así que se trata de un asunto personal, después de todo—queremos tener la razón todo el tiempo, y saber el futuro del mercado, tanto como la manera de predecir lo que sucederá, al tiempo que torcemos y rompemos nuestras reglas. El ego se torna desenfrenado.

Otro modo de pensar acerca de los beneficios es que tememos la pérdida de una ganancia, por lo que racionalizamos el tomarla demasiado pronto, o nos volvemos ambiciosos y esperamos a que el beneficio se incremente y se incremente (cuando lo típico es que las reglas de nuestro sistema nos indiquen que nos salgamos ya). El temor a las pérdidas puede hacernos operar “muy poquito”, o paralizarnos del todo por miedo a estar equivocados. Es la cantidad de dinero que ganas realmente cuando tienes razón la que determina el éxito o el fracaso financiero.

Pero es personal y somos simplemente humanos. Yo aprendí más acerca de mí mismo en 4 años realizando operaciones bursátiles que en 2 décadas de trabajo psicológico personal. Dejar de jugar al juego del ego es una batalla que no termina nunca, sobre todo cuando tiene que ver con dinero. Yo no puedo operar cuando estoy molesto o intranquilo (en realidad, pienso que sí puedo, pero siempre lo lamento).

La verdad es mucho más prosaica. Nadie sabe qué va a hacer el mercado a continuación. Con frecuencia se comporta de forma irracional e impredecible. Sólo podemos arreglárnoslas con el ultimo precio que vemos delante. O bien vas con el mercado, o te mueves debajo de la aplanadora, prediciendo que no te va a aplastar (vuelves a perder tu dinero). La verdad y el resultado últimos de tu batalla con el mercado aparecerá en tu balance de operaciones.

Desde luego, arreglárselas con la herida emocional de equivocarse en el análisis, y con el dolor de tener que actuar en contra de la intuición, requiere una disciplina de hierro y una enorme capacidad en tu mundo interior para soltar el apego a tener la razón. Muchos de los mejores sistemas del mundo para operar “tienen razón” sólo un 40%-50% del tiempo, pero esos aciertos pueden ser gigantescos. Únicamente ganas si tus pérdidas son muy pequeñas—pero van a haber pérdidas. Tu ego va a sufrir.

Utilizo EFT para mantenerme tranquilo al hacer cualquier cosa relacionada con las operaciones bursátiles. Los hermanos miedo y codicia se despiertan fácilmente, por lo que hacerme tapping con una mano mientras leo, analizo, me preparo para operar y reviso los resultados, me pone automáticamente en posición de comenzar a manejar esas manifestaciones cuando (y no “en caso de que”) aparezcan. Ayuda a fomentar la imparcialidad, ya que hacer operaciones es sólo un juego acerca de la vida y el dinero. Y cuando aquellas creencias subyacentes sobre el dinero y sobre ti mismo se desencadenan, te sientes predispuesto a permitirles estar presentes, ya que estás más relajado (como resultado del tapping) y puedes aceptarlas más fácilmente, a sabiendas de que no se van a marchar pronto. El tapping trabaja lentamente sobre sus causas raíces y su poder. Hay muchos otros factores importantes para tener una mente tranquila al realizar operaciones, que serán el tema de futuros artículos.

Saludos,
David Lake, MD

Parte 2 de 2

Nota: La información que se presenta en esta serie es ilustrativa únicamente y no debe considerarse como asesoramiento financiero.

El componente más importante de tu sistema de operaciones bursátiles eres tú mismo. Operar en el mercado nos pone en conflicto con nosotros mismos. Puesto que los operadores principiantes se enfocan únicamente en los beneficios que vendrán, y en la señal de entrada a su sistema de decisión, y en la manera en que gastarán esos enormes beneficios, ellos no ven problemas en ese momento, ya que están viviendo en un sueño que niega la realidad bursátil.

Si dividieras en forma proporcional los temas cruciales de un sistema para operar en bolsa, aquellos que tratan de la Gestión del Dinero y de la Psicología serían, con mucho, los más importantes. K. Van Tharp, el ‘gurú’ de la gestión del dinero, considera que el manejo del dinero representa como un 30% de la importancia del sistema, y las cuestiones psicológicas como un 60%. El sistema en sí puede elegirse entre una enorme variedad—lean “Market Wizards” (Genios del Mercado, en tres tomos) de Jack Schwager para verificar esto.

Es muy notable cuán pocos sistemas tienen éxito para seleccionar “ganadores” más del 50% de las veces (esta es la analogía del lanzamiento de una moneda), pero también es muy significativa la manera en que algunos sistemas, con sólo un 20% de “ganadores”, generan beneficios enormes si dejas correr a esos ganadores al tiempo que detienes las (pequeñas) pérdidas en forma temprana. Es obvio que cualquier dificultad para hacer esto puede tener graves consecuencias, así que podrías operar uno de tales sistemas ganadores de manera impulsiva y perder tu monto de operaciones verdaderamente muy rápido.

Así que, ¿qué puede hacer EFT por las operaciones bursátiles? La realidad es que casi todos los errores al operar—según se ve reflejado en tu balance de operaciones—se deben a errores de juicio emocionales, con independencia de lo que tú sepas que es correcto. Esto es causado en parte por el operador inteligente que utiliza un cerebro diseñado para descubrir patrones e inter-relaciones, en lugar de seguir reglas mecánicas diseñadas para ganar. También se debe a que los operadores son humanos y, por lo tanto, propensos a mantener asuntos no resueltos de temor y codicia. El resultado consiste en “predecir” al mercado, “elegir” techos y pisos, e ir por la gran baza (especulando). Utilizar tu ego para operar, e imponerte al mercado. Esta es una estrategia muy peligrosa.

Toda manía humana que aflija a una persona, y toda creencia negativa sobre sí misma, se manifestará en el mundo de las operaciones bursátiles, así que no se trata realmente del mercado. Se trata de nuestra visión del mercado—nuestra realidad—y de los sentimientos que la acompañan. Luego está la realidad de lo que es—el mercado te la mostrará en cualquier momento en el que desees conocerla—y la frustración y confusión que se siguen a tu falta de sincronización, de comprensión, y de resonancia con el mercado. Puesto que el dolor de perder dinero es mucho mayor que el dolor de no ganar bastante, el miedo a perder y a asumir pérdidas es un escollo gigantesco a la confianza en las operaciones bursátiles [El libro de E.Toppel “Zen In The Markets” (El Zen en los Mercados) es un gran recurso para aprender más acerca de esta auto-conciencia.]

EFT, especialmente en la forma del tapping continuo, es un bálsamo curativo para estas heridas y sentimientos negativos. Por favor tengan en cuenta que, como EFT no eliminará ningún sentimiento negativo que sea legítimo (uno que deba estar allí, y que sea apropiado), no te ayudará a negar la realidad y a tranquilizarte ante errores serios causados por no operar de conformidad con tus reglas. Lo que puede hacer es permitirte operar en un estado de tranquilidad de la mente (en tu preparación y ejecución de las operaciones), y aprender a aceptar con filosofía las pérdidas inevitables (tu perseverar). Te ayudará a ‘escuchar’ al mercado. Y lo que es más importante, te permitirá detener esas pérdidas a tiempo y dejar correr a los ganadores hasta que el mercado o tus reglas te indiquen que te detengas (es entonces el único momento en que realmente cobras en dólares tus ganancias en papel).

Todavía de mayor importancia es que EFT te puede ayudar a encontrarte contigo mismo. Resulta esencial conocer tus propias cualidades y defectos como operador bursátil, pues de no ser así el mercado te las mostrará a cambio de miles de dólares en honorarios por enseñanza. La forma más pura de autoconciencia y autoconocimiento (tanto positiva como negativa) surge en el momento de colocar dinero en el mercado. Repentinamente y en forma reiterada te haces consciente de los defectos que te habías ocultado a ti mismo durante años. Es, para los no iniciados, la más severa presentación con su mundo interior que se pueda imaginar. Esta es la razón por la que, con frecuencia, el manejo con EFT tiene que ser ‘personalizado’ para el operador bursátil que se enfrenta a un defecto, aunque la experiencia muestre patrones predecibles de comportamiento disfuncional.

¿Cuál es mi sugerencia para esos momentos inevitables en los que, de manera extraordinaria, percibes el abismo de tu propia estupidez? Asegúrate de utilizar EFT, o de aplicarte tapping activamente, todo el tiempo que puedas, mientras te quedas dormido en medio del llanto. En serio, hace mucho tendrías que haber aprendido estas lecciones sobre la vida y el mercado si, como yo, tienes un gran ego. Pero ¡imagínate qué horrible tener que tomar las mismas lecciones una y otra vez, con todo detalle, pagando unos costos exorbitantes! Lo ideal es que cuentes con un sistema adecuado a tu estilo emocional y cuyas reglas sigas consistentemente y sin esfuerzo; también que tengas un plan por escrito de tus operaciones bursátiles y tus negocios. De no ser así, eres parte del estimado de un 95% de operadores que no han de durar mucho tiempo.

Recientemente recibí este comentario de Kylie, una operadora bursátil que ha estado aplicando EFT a los asuntos relacionados con sus operaciones. Ella explica, a grandes rasgos, solo algunas cosas que pueden lograrse al aplicar EFT a las emociones que subyacen a tus decisiones de operación.

Mis experiencias con EFT y las operaciones bursátiles.

“He utilizado EFT muchas veces para ayudarme en mis operaciones bursátiles. He operado diversos productos derivados desde hace unos 5 años a la fecha, por lo que, frecuentemente, opero a un ritmo rápido que puede resultar estresante. Operando he aprendido más acerca de mí misma de lo que hubiera creído posible alguna vez y, por desgracia, muchas de las cosas que aprendí no me gustaron ni sabía cómo superarlas. Pensé que era una persona conservadora; y descubrí en mí una vena de apostadora. Creí que podría arreglármelas con las pérdidas; y descubrí que las pérdidas me afectaban tanto que podía pasarme varios días llorando de la frustración. Estaba decidida a seguir las reglas de mi sistema para operar, lo que rara vez hacía, a causa de lo cual estaba enojada conmigo misma. Despilfarré mi fondo para operaciones un par de veces, y cada vez que regresaba a operar tenía más miedo que antes de que aquello hubiera ocurrido. Básicamente tenía un gigantesco charco emocional en el cual revolcarme, y aunque sabía que mis problemas para operar eran psicológicos, no tenía ni idea de cómo resolverlos. Escuché a mucha gente hablar sobre “desatascar” los bloqueos, y “liberar” las emociones, pero ninguno supo decirme cómo hacerlo.

En algún momento me tropecé con EFT y trabajé con David Lake y Steve Wells, específicamente en asuntos de operaciones bursátiles, incluyendo el temor a las pérdidas, el miedo a perderme oportunidades, miedo a detener las ganancias, la capacidad para seguir las reglas, y, en general, el estrés que sentía al operar. Al principio me sentí mucho más tranquila al realizar operaciones, y sentí que podía tomar mis decisiones con mayor facilidad. Podía cumplir las reglas de mi sistema sin hacer segundas suposiciones y sin albergar temor. Sin embargo, el resultado más sorprendente fue que me sentí inspirada a desarrollar un sistema completamente nuevo para operar bursátilmente, uno que fuera totalmente adecuado a mi personalidad y que me permitiera sentirme tranquila y confiada al operar. Me esforcé mucho para probar el sistema y ponerlo todo en orden, y este año comencé más pronto aplicándolo en mis operaciones en vivo. Estoy gratamente sorprendida del progreso que he logrado hasta ahora en mis operaciones. Establezco mis posturas con mi sistema sin experimentar emoción. Me salgo de ellas conforme a las reglas de mi sistema, sin que importen mis opiniones sobre el mercado en ese momento. No siento miedo de perder o de pasar por alto oportunidades, y aún presentándose una serie de pérdidas no vacilo en seguir cumpliendo con mi sistema. Ahora me siento capaz de operar rentable y confiadamente, ¡y con un alivio increíble!

Mi nuevo sistema para operar es muy simplista en su enfoque, y eso es lo que más me gusta de él. De manera semejante, también EFT es fácil de entender y aprender, y produce, con todo, resultados sorprendentes. Que no te engañe su simplicidad – es una técnica poderosa que cambiará verdaderamente tu modo de pensar acerca de las operaciones bursátiles y de ti misma.”

Traducido por Francisco Murillo Domínguez

InEnglish.gif