¿Estoy a salvo cambiando?

Hola a Todos / Todas,

En esta serie en 3 partes, Carol Look explora un bloqueo con el que tropezamos al tratar de producir un cambio duradero con EFT.


Por la Dra. Carol Look, DCH, LCSW

Parte 1 de 3

En las primeras épocas de EFT y TFT, el tópico “seguridad” era uno de los temas que los terapeutas trataban como causa del “reverso de energías”. Queriendo con “reverso” significar que el sistema energético del cliente está temporalmente invertido, confundido, o no trabajando eficientemente, y por lo tanto, para comenzar, dicho sistema no “aceptaría” el tratamiento, o el tratamiento no duraría. Ha habido, y todavía hay, muchas maneras complicadas de enfrentarse y tratar este problema. Sin embargo, tratar el tema real --- tener miedo al cambio --- con los conceptos básicos de EFT, ha funcionado siempre en mis prácticas.

Si alguien estaba aparentemente reversado --- queriendo significar que las terapias de energía no funcionan para él/ella --- se concluía que había razones emocionales para no querer el cambio. Seguridad, no ser merecedor/a, no tener la voluntad de hacer lo que es necesario, no ser capaz de aceptarse a sí mismo/a a menos que uno cambie --- todos estos conflictos eran considerados aptos para hacer tapping en ellos usando las frases preparatorias estándar de reversa.

Cuando mi respuesta a numerosos emails esta semana se centró en alentar a los clientes a permitirse a sí mismos sentirse seguros para cambiar antes de seguir adelante, recordé que sentirse a salvo es la base, no importa qué técnica se esté usando, ya sea la terapia conversacional tradicional o EFT. Si su cuerpo y su mente no son congruentes con las consecuencias de dejar ir viejos patrones, usted no se sentirá a salvo para cambiar o conservar el cambio, y ningún resultado permanente será obtenido de la terapia. En otras palabras, si su sistema energético está “reversado” porque se siente emocionalmente amenazado a cualquier nivel para producir un cambio, usted regresará eventualmente al comportamiento original, hábito, o temor. En algunos casos no regresará a ellos, sin embargo, se quedará con un extraño sentimiento de vacío al no sentirse completamente bien con su “nuevo” yo.

Con frecuencia usamos nuestros problemas y conflictos para protegernos de algo --- sentimientos, confrontaciones, verdades --- no importa de qué sentimos que tenemos que protegernos, sólo importa que hemos desarrollado estos patrones porque nuestra mente nos dice que necesitamos hacerlo.

Por lo tanto es necesario que demos una buena y honesta mirada a lo que lo haría sentirse inseguro si cambia para poder encontrar los temas en los cuales hacer tapping. Por las dudas aclaro que no es “malo” sentirse inseguro, es simplemente un mensaje de su organismo. Todos nos sentimos inseguros en algún grado acerca de movernos hacia adelante o de liberar viejos hábitos y conflictos. Algunas veces las razones son irracionales e ilógicas por qué y cómo aprendimos ciertas lecciones en nuestra infancia. Otras veces las razones tienen completo sentido para nosotros a nivel consciente. Realmente no importa. El punto es, si usted no se siente a salvo, no producirá un cambio duradero.

La primera indicación de que usted tiene este problema de SEGURIDAD bloqueando el cambio es que su tratamiento no está funcionando muy bien ni es duradero en el largo plazo. A continuación hay preguntas importantes, explicaciones, y sugerencias de secuencias de tapping para posibles razones por las cuales usted podría no sentirse totalmente a salvo para producir un cambio en su vida personal, profesional o física.

Recuerden, las razones por las que no nos sentimos a salvo necesitan ser oídas y respetadas antes de que se produzca ningún avance. De cualquier otra manera estas “razones” conscientes o inconscientes seguirán operando detrás de bambalinas.

¿Porqué mis síntomas continúan retornando aun cuando sigo haciendo tapping con ellos?

Si sus síntomas parecen “obstinados” o continúan volviendo, asegúrense de preguntar a su terapeuta (o a ustedes mismos) si están siendo demasiado globales y generales en sus frases. Si no se sienten completamente a salvo para producir el cambio porque lo están haciendo solos, puede ser el momento de buscar ayuda con un/a practicante de EFT. Yo seriamente recomiendo una o dos sesiones para dar un empujón. Por supuesto, asegúrense de que hay una concordancia emocional entre ustedes y el terapeuta que elijan. Si ustedes no pueden encontrar el meollo del asunto, o no se sienten suficientemente a salvo con su terapeuta particular, discutan esto de la forma más abierta posible. Un terapeuta avezado los ayudará a sentirse escuchados, y sabrá hacia dónde conducir la próxima sesión de EFT.

En algunas ocasiones hay toxinas energéticas (esto es raro pero puede suceder) que interfieren con su sistema de energía y de hecho pueden ser la causa del problema original (la depresión o alergia o conflicto que están tratando de eliminar). Más comúnmente sucede que hay múltiples aspectos (distintos puntos de vista del mismo problema) que no han sido enfocados adecuadamente. Otra vez, asegúrense de que están trabajando con un practicante calificado y de que se sienten “escuchados” y comprendidos antes de continuar. Si sus síntomas emocionales o físicos continúan saliendo a la superficie o volviendo, entonces algún trabajo detectivesco es requerido.

Tal vez uds. se sienten ambivalentes con respecto al cambio --- una parte de ustedes realmente quiere cambiar, mientras que otra parte está decidida a permanecer tal cual por razones de seguridad o basado en temas emocionales.

Comiencen con el punto de karate:
Aun cuando no puedo “conservar” mis cambios, de cualquier manera me acepto y me amo profunda y completamente.
Aun cuando me siento ambivalente con respecto al cambio, yo acepto profunda y completamente como me siento.
Aun cuando no me siento suficientemente a salvo para cambiar en este momento, yo elijo volver a intentarlo en otro momento.

CEJA: Parece que no puedo mantener mis cambios.
LADO DEL OJO: ¿Qué está mal conmigo?
BAJO EL OJO: No estoy totalmente seguro/a de querer cambiar.
BAJO LA NARIZ: Simplemente no me siento suficientemente a salvo TODAVIA.
BAJO LOS LABIOS: Realmente no quiero cambiar.
CLAVICULA: No puedo mantener mis cambios.
BAJO EL BRAZO: No me siento suficientemente a salvo.
CORONILLA: Siento mucho miedo de producir estos cambios.

¿Por qué sigo saboteando mi éxito?

Si la expresión auto-sabotaje les hace sonar todo tipo de campanas, ésta es otra de las razones por la que pueden querer explorar el tema de la seguridad. Todo el mundo está convencido de que el sabotaje viene de no sentirse merecedor, y si bien esto es técnicamente cierto, si ustedes se sienten a salvo mereciendo el éxito y sienten que valen la pena, ¡ustedes no van a sabotear su propio progreso! Así que, acercarse al tema del sabotaje desde otro ángulo es con frecuencia la medicina que se necesita.

Comenzando en el punto de karate:
Aun cuando el sentimiento de merecer éxito continúa siendo ajeno a mi persona, de cualquier manera yo me acepto como soy.
Aun cuando estoy decidido(a) a no sentirme merecedor(a) del éxito, está bien, de cualquier manera acepto mis sentimientos.
Aun cuando me da miedo pensar que voy a sabotear mi éxito si lo consigo, yo acepto quien soy y cómo me siento.
Aun cuando soy un(a) maestro(a) del sabotaje, yo acepto quien soy y como me siento.
Aun cuando no me siento a salvo mereciendo el éxito, yo acepto todos mis sentimientos.

CEJA: Siempre saboteo mis éxitos.
LADO DEL OJO: No merezco tener éxito.
BAJO EL OJO: Nunca tengo éxito.
BAJO LA NARIZ: No merezco el éxito porque no valgo suficientemente la pena.
BAJO LOS LABIOS: Siempre saboteo mis éxitos porque no los merezco.
CLAVÍCULA: No puedo evitar los patrones de sabotaje.
BAJO EL BRAZO: Si puedo.
CORONILLA: No me siento suficientemente a salvo todavía.

¿Por qué EFT funciona para todo el mundo menos para mí?

Todos los seres humanos tenemos un sistema de energía, de manera que no hay ninguna razón lógica por la cual EFT no funcionaría en todos nosotros. Ahora, si usted no aprecia la técnica, no cree en los principios fundamentales de la acupuntura, no “compra” la idea de que hay un sistema de energía en el cuerpo humano, entonces sus creencias pueden estar bloqueando el tratamiento. Usted necesita preguntarse a sí mismo si debe tratar con otro tipo de terapia que esté más alineada con sus creencias o si debe continuar intentando con EFT. Si EFT parece funcionar para todos los demás, entonces EFT no es el problema. Por otro lado, si usted quiere que EFT funcione para usted, cree que puede funcionar y lo ha visto funcionar en otros, entonces debe mirar los temas de seguridad como las causas que impiden su progreso.

Lo que a mí me resulta fascinante es cuántos practicantes de EFT vienen a mí por una sesión o un taller porque aparentemente EFT no funciona para ellos, aun cuando ellos conducen sesiones excepcionales para sus clientes. Las razones por las cuales EFT “no funciona” para ellos están conectadas a temas energéticos, no a inadecuaciones de EFT.

Comenzando en el punto de karate:
Aun cuando estoy frustrado(a) porque EFT no funciona para mí, elijo abrirme a la idea de que sí funciona para mí ahora.
Aun cuando EFT funciona para todos menos para mí, elijo aceptar los bloqueos que debo tener.
Aun cuando EFT no funciona para mí, y no puedo darme cuenta por qué, de cualquier manera me amo y me acepto profunda y completamente.

CEJA: No entiendo por qué no funciona para mí.
LADO DEL OJO: Es lo típico, que algo no funcione para mí.
BAJO EL OJO: Nunca nada funciona para mí.
BAJO LA NARIZ: ¿Qué es lo que me pasa?
BAJO LOS LABIOS: A lo mejor yo no quiero que funcione.
CLAVÍCULA: Tal vez yo soy muy diferente al resto de la gente.
BAJO EL BRAZO: No me siento suficientemente a salvo para permitir que funcione.
CORONILLA: Me siento ansioso(a) de producir estos cambios.

Si cambio, ¿tengo que perdonar a alguien?

Mucha gente tiene miedo de que si se desprenden de un problema del que han culpado a otra persona, maltrato en la infancia por ejemplo, esto significa que DEBEN perdonar a esas personas. Y su objeción no es tanto con el perdonar como con la mala interpretación de que perdonar significa aprobar el comportamiento y liberar a la otra persona de toda culpa.

Perdonar significa que usted entiende que la persona cometió un terrible error y que no debería haberlo cometido, pero que hizo lo mejor que podía en ese momento y en esas circunstancias de vida y con las enseñanzas que él(ella) habían recibido de sus familias, etc.… esto no significa que el comportamiento dañino fuese apropiado o que debería poder repetirse.

Si ustedes comparan sobreponerse a sus ansiedades, depresión, fobias, o el ser una víctima con liberar de culpa a su pariente, maestro(a) o ex-novio(a), entonces no se van a sentir a salvo para hacerlo.

Yo siempre hablo con mis clientes acerca de sus definiciones del perdón y lo que ellos consideran como un riesgo en dejar ir la culpa, el enojo o el resentimiento. Luego hacemos tapping con “no sentirse seguro” en distintos niveles.

Comenzando en el punto de karate:
Aun cuando me niego a dejar ir este problema porque lo(la) liberaría de culpa, yo acepto quién soy y cómo me siento.
Aun cuando no estoy preparado(a) todavía para perdonar a nadie, yo acepto quién soy y que estoy agarrado(a) a este problema por razones equivocadas.
Aun cuando me siento amenazado(a) por el solo pensamiento de perdonar a esta persona, yo acepto mis sentimientos acerca de esta situación.

CEJA: No quiero perdonar a nadie todavía.
LADO DEL OJO: No quiero que el/ella deje de ser culpable.
BAJO EL OJO: Si yo cambio, entonces el/ella no va a ser más culpable.
BAJO LA NARIZ: Si yo me pongo bien, el/ella no va a ser más culpable de lo que hizo.
BAJO LOS LABIOS: Todavía no me siento a salvo dejando ir este problema.
CLAVÍCULA: Yo no quiero que ellos se olviden de lo que hicieron.BAJO EL BRAZO: No me siento suficientemente a salvo para dejarlo ir.
CORONILLA: Es demasiado amenazador dejar ir este problema.

En la parte 2 de esta serie sobre seguridad voy a tratar los temas de: (1) Las desventajas de cambiar, (2) miedo a las expectativas, (3) los celos de los demás hacia nosotros, y (4) el miedo a no ser feliz con el cambio.

Permanezcan sintonizados.
Carol Look, EFT Master

Parte 1 traducido por María Inés Sención, EFT-ADV

Parte 2 de 3

En la parte 1 de esta serie, mencioné: (1) síntomas recurrentes y obstinados, (2) sabotaje, (3) EFT que está funcionando para todos menos para mí, y (4) estar reticente a perdonar a alguien por una herida del pasado. Más adelante encontrarás otras razones comunes, por las que tú o tus clientes no se sienten seguros de cambiar.

¿Que podría yo perder si este problema se resuelve?

La mayoría de las personas que leen mis artículos y libros, para este momento ya saben que mi pregunta favorita en la terapia con EFT es: “¿Que pierdes si este problema se resuelve?” Contestar esta pregunta es la manera más rápida de saber las razones por las que no te sientes con la seguridad de seguir adelante. ¿Qué perderías si progresas? ¿Qué habría de negativo si superas el problema? ¿Cómo es que me siento más segura si tengo este problema? Hazte estas preguntas de manera repetitiva, pero amorosamente hasta que comiences a comprender qué es lo que podría estarse interponiendo en tu progreso (o el de tu cliente).

Comienza con el punto de karate:
….Aun cuando una parte de mí realmente no desea el cambio, me acepto a mí misma y acepto mis sentimientos.
….Aun cuando existen negativas de mi parte para cambiar, me acepto y acepto quien soy.”
….Aun cuando realmente no quiero que se resuelva este problema por buenas razones, me acepto y me amo de todas maneras.
….Aun cuando no me he percatado de los aspectos negativos todavía, acepto quien soy y lo que estoy sintiendo.

CEJA - No siento la seguridad necesaria para dejar ir este problema.
LADO DEL OJO - Aparentemente existen consideraciones a tomar en cuenta, para poder soltar este problema.
BAJO EL OJO - No estoy completamente segura de querer este cambio.
BAJO LA NARIZ - Todavía no me siento suficientemente segura.
BAJO LOS LABIOS - Todavía no puedo saber cuales serían las consecuencias…
CLAVÍCULA - Sé que me estoy resistiendo, pero no lo puedo evitar.
BAJO EL BRAZO - No me siento suficientemente segura para hacer estos cambios.
CORONILLA - Todavía siento mucho miedo para hacer cambios.

¿Quien podría sentir celos/molestia si yo ya no tuviera este problema?

Siempre pregúntese ¿quienes de sus parientes cercanos, amigos y colaboradores… podrían no pasarla tan bien si usted ya no fuera un fracaso, si ya no estuviera gorda, si ya no sufriera de dolor crónico?

Estos sentimientos por parte de otras personas, no son con mala intención, simplemente no son expresadas abierta y honestamente… casi siempre podemos detectar que una persona se está sintiendo celosa. Los seres humanos se acostumbran a ver las cosas de una sola manera… y los cambios provocan que salga a la superficie cualquier molestia o algo de envidia. Si estar sintiendo o experimentando esos sentimientos por parte de otras personas te provoca miedo, te resistirás a cambiar y te sentirás insegura cuando lo hagas.

Inicie con el punto de karate:
….Aun cuando me da temor la reacción de él o ella, me amo y me acepto total y profundamente.
….Aun cuando pudieran sentir muchos celos si mejoro, acepto mi miedo a sus reacciones.
….Aún cuando no me sienta segura si se enteran de mi éxito, me amo y me acepto profunda y completamente de todas maneras.
….Aun cuando siento la presión de protegerlos de mi éxito, acepto quien soy y lo que siento.

CEJA - Sé que no les va a gustar.
LADO DEL OJO - Tengo miedo de su reacción.
BAJO EL OJO - No me sentiré segura del cambio si ellos se enteran.
BAJO LA NARIZ - No quiero molestarlos.
BAJO LOS LABIOS - Creo que es mi deber protegerlos.
CLAVÍCULA - Tengo miedo de su reacción.
BAJO EL BRAZO - Con razón no me siento suficientemente segura.
CORONILLA – Sus reacciones, hacen que no me sienta segura de realizar esos cambios.

¿Qué expectativas tendrán puestas en mí, si cambio?

¡Ahora podemos darnos cuenta del porqué vemos los cambios como algo riesgoso! Muchos de mis clientes y participantes en el taller, ponen al descubierto este conflicto con respecto a cambiar --- alguien en sus vidas de repente tendrá enormes expectativas con respecto a ellos, ahora que “han resuelto” su problema, ya sea miedo a volar o timidez. Un cliente que por fin pudo superar la agorafobia después de años de no poder salir de su casa, temía decirlo a menos que se lo preguntaran, por miedo a tener que reponer el tiempo perdido y viajar por todo el país. Algunas veces ocultamos este miedo, pero pregúntese, quien tendrá las más altas expectativas con respecto a usted, si pudiera superar ese conflicto en particular que ha estado tratando de resolver?

Inicie con el punto de karate:
….Aun cuando no deseo que ellos quieran algo más de mí, acepto quien soy y como me siento.
….Aun cuando tengo miedo de sus expectativas, me amo y me acepto total y absolutamente.
….Aun cuando tengo miedo de mis propias expectativas, me amo y me acepto total y absolutamente.

CEJA - No puedo afrontar sus expectativas.
LADO DEL OJO - No deseo que ellos quieran más de mí.
BAJO EL OJO - No quiero que se enteren.
BAJO LA NARIZ - ¿Qué si esperan más de mí?
BAJO LOS LABIOS - ¿Qué si yo espero más de mí?
CLAVÍCULA - No puedo soportar la presión.
BAJO EL BRAZO - No quiero que me presionen.
CORONILLA - Prefiero quedarme como estoy.

¿Cómo podría sentirme segura soltando este asunto?

Muchas personas inician un proceso terapéutico diciendo: “Haré lo que sea por cambiar.” Luego, cuando se les deja una tarea mínima, se les “olvida” y ¡no la llevan a cabo! Esto es la evidencia de que existen aspectos relativos a la seguridad que se encuentran por debajo de la superficie. Recuerde, los aspectos relativos a la seguridad deben ser respetados y honrados. Sólo entonces tendrá una ventana que le permitirá ver la complejidad del conflicto.

Inicie con el punto de karate:
….Aun cuando obviamente tengo conflictos sobre si realizar este cambio, acepto como soy y lo que siento.
….Aun cuando todavía no puedo deducir el porqué no puedo llevar a cabo el cambio, acepto como soy y lo que siento.
….Aun cuando me rehúso a cambiar por alguna razón, me amo profunda y completamente y acepto el lugar donde estoy.
….Aun cuando estoy utilizando este problema como una forma de protegerme, acepto como soy y lo que siento.

CEJA - Debo tener alguna ambivalencia.
LADO DEL OJO - Me siento muy confundida.
BAJO EL OJO - ¿Es que no deseo este cambio?
BAJO LA NARIZ - No me siento todavía lo suficientemente segura.
BAJO LOS LABIOS - Quizá realmente no deseo el cambio.
CLAVÍCULA - Pareciera que me estoy rehusando al cambio.
BAJO EL BRAZO - No me siento suficientemente segura para cambiar en este momento.
CORONILLA - ¿Cómo podría protegerme si hago este cambio?

¿Qué tal si cambio y de todas maneras no me siento feliz?

Esto sin lugar a dudas representa un riesgo enorme para las personas que exteriorizan estar convencidos que se sentirán felices sólo y cuando hayan hecho este cambio. Una pequeña voz interior les dice que aun después de haber realizado el cambio que tanto trabajo les costó, continuarán sin sentirse felices. Desde ese punto de vista, sería más seguro no llevar a cabo el cambio, que tener que afrontar ese resultado. Sería demasiado riesgoso aterrizar al otro lado y darte cuenta de que continúas sintiéndote triste, y que el sobrepeso, la fobia, el miedo, o la relación no eran la causa de tu infelicidad desde el principio.

Recuerda, si tú o tu cliente se sienten amenazados emocional o físicamente, el cambio permanente no está garantizado. La mente lee el riesgo como algo tonto o no seguro en un nivel primario, y regresar al comportamiento original será la mejor opción. Si un fumador se sintiera con mucho miedo, nada mas de pensar en el dolor que podría salir a la superficie si deja sus cigarros, confíen en mi, saboteará lo mejor de EFT, NLP, hipnosis, o cualquier otra herramienta terapéutica para dejar de fumar.

Inicie con el punto de karate:
….Aun cuando no quiero cambiar si voy a continuar sintiéndome infeliz, acepto quien soy y como me siento, total y absolutamente.
….Aun cuando temo continuar sintiéndome infeliz, acepto estos miedos y sentimientos.
….Aun cuando temo que cambiar realmente no me hará sentir feliz, elijo sentirme bien conmigo misma en este momento.

CEJA - Necesito estar feliz.
LADO DEL OJO - Más vale que esto me funcione.
BAJO EL OJO - ¿Qué tal si hago el cambio y de todas maneras no soy feliz?
BAJO LA NARIZ - No me siento todavía lo suficientemente segura.
BAJO LOS LABIOS - No quiero cambiar y que de todas maneras no me sienta feliz.
CLAVÍCULA - ¿Qué si de todas maneras no me siento feliz?
BAJO EL BRAZO - Quizá debería quedarme como estoy.
CORONILLA - Siento demasiado miedo de hacer esos cambios.

En la parte 3 de esta serie, haré referencia a (1) ser un caso difícil, (2) razones para cambiar, (3) la pérdida potencial de relaciones, y (4) la posibilidad de no cambiar para nada.

Continúe en contacto, Carol Look, Master en EFT

La parte 2 traducido por Nora Lize Aguirre Hall

Parte 3 de 3

Abajo encontrarán más razones por las que nos da miedo cambiar y más sugerencias para hacer tapping para romper estas limitaciones. Recuerden, nuestras razones de sentirnos temerosos deben ser respetadas y entendidas primero, o seguirá habiendo bloqueos para integrar los cambios en su vida. Si hacen la suposición de que somos propensos a usar nuestros problemas y retos para protegernos a nosotros mismos, entonces ¿qué es lo que necesita protección?

¿De qué forma me sirve ser un Caso Difícil?

Créanme… la gente que parece sentir emoción por ser un “caso difícil” tiene terror al cambio. Ellos no quieren ser diferentes, no se sentirán seguros de perder esta coraza de ser un “caso difícil” e irán a los extremos para dificultar que el practicante los “alcance” a ellos y a sus problemas. Recomiendo ampliamente que los practicantes hagan preguntas sobre (1) la seguridad, (2) los beneficios de permanecer igual, (3) la inversión de ser un “caso difícil”, y (4) la posibilidad de NO CAMBIAR, para disparar conflictos emocionales y empujar la terapia. Por supuesto, en muchos casos, estos clientes no cambiarán porque la inversión que harían al permanecer atorados y desesperanzados simplemente es demasiada – puede ser que estén viviendo alguna situación abusiva de su pasado o algunas creencias que necesitan permanecer intactas para que no pierdan la estabilidad en este mundo. Con suficiente trabajo detectivesco, EFT puede llegar las causas raíz y colapsarlas completamente.

Empezamos con el punto de karate:

Aunque soy un caso difícil y nada funciona en mí, yo me amo y me acepto profunda y completamente.
Aunque estoy seguro de que nada funcionará en mí, yo me amo y me acepto profunda y completamente de todas formas.
Aunque soy bastante especial en muchas formas, yo acepto que no he sido capaz de cambiar todavía, acepto exactamente quien soy ahora mismo.

CEJA: Siempre he sido un caso difícil.
LADO DEL OJO: Realmente soy un reto.
BAJO EL OJO: No quiero cambiar y no puedo.
BAJO LA NARIZ: Simplemente no creo que nadie me ha entendido realmente todavía.
BAJO LOS LABIOS: No creo que nadie me entienda.
CLAVÍCULA: Soy un caso difícil.
BAJO BRAZO: Podría cambiar pero soy demasiado difícil para que EFT funcione.
CORONILLA: Nada funciona en mí… porque soy diferente.

¿Cuáles son las Razones Reales por las que quiero cambiar?

Le hice a un fumador esta pregunta y dijo “para quitarme a mi esposa de encima”. Bien, lo envié a casa y no quise trabajar con él. De ninguna forma estaba listo para dejar el cigarro y él lo sabía y yo lo sabía. Le enseñé EFT como una herramienta que podría usar con los antojos, y lo animé a encontrar sus propias razones para dejar el cigarro y regresar cuando estuviera listo.

Otra cliente vino a terapia a “encontrar marido”. Estaba claro que ella estaba buscando una relación para callar la soledad crónica y el dolor que experimentaba de su infancia, lo cual explicaría las decisiones mediocres que había hecho. Estar sola era terriblemente doloroso para ella, y carecía de habilidades para evaluar a un novio. A veces usaba la comida y el alcohol también, pero en su mayoría, lo que ella ansiaba eran las relaciones dramáticas y tumultuosas por sus sentimientos de inadecuación. Así que su razón “real” para cambiar (“Ya no quiero ser soltera para no tener que enfocarme en mí misma”) realmente no iba a ayudarla a cambiar, iba a meterla en más problemas.

Empezamos con el punto de karate:

Aunque la verdad es que no tengo interés en cambiar, está bien, me acepto como soy.
Aunque nunca he querido dejar este problema por las razones correctas, yo acepto sus sentimientos y mis sentimientos.
Aunque no estoy listo para cambiar, y me alivia aceptarlo, de todas formas yo me amo y me acepto.
Aunque quiero distraerme a mÍ mismo de mis sentimientos, acepto quien soy.
Aunque no soporto estar solo, acepto mis sentimientos de todas formas.

Otro cliente dijo que quería perder peso para entrar en un vestido para el 20 aniversario de la reunión de su preparatoria. No hay nada malo en querer verse bien en ocasiones sociales como ésta, pero tu progreso no durará si ésta es tu “razón” para perder el peso. En algunos casos, el progreso dura, sin embargo, la persona queda con un sentimiento extraño o de vacío por dentro, como si algo faltara y los cambios no se hubieran integrado.

Empezamos con el punto de karate:

Aunque sólo estoy dispuesto a hacer algo de lo que necesito hacer para cambiar, yo me respeto profunda y completamente de todas formas.
Aunque sólo una parte de mí quiere hacer este cambio, y quiero volver a la normalidad lo antes posible, yo acepto quien soy y cómo me siento.
Aunque siento esta urgencia pero creo que no durará, yo acepto estos sentimientos y escojo amarme de todas formas.

CEJA: Quiero que alguien más me arregle.
LADO DEL OJO: Quiero arreglar a alguien más.
BAJO EL OJO: No estoy listo para hacer un trabajo más profundo, y eso está bien.
BAJO LA NARIZ: No quiero enfocarme en mí mismo.
BAJO LOS LABIOS: Realmente no quiero cambiar.
CLAVÍCULA: No soporto mis propios sentimientos.
BAJO BRAZO: No tolero el dolor.
CORONILLA: Me da demasiado miedo mirarme a mí mismo.

¿Qué relaciones perderé si cambio?

El matrimonio de una cliente ya andaba mal, pero ella sabía que si se sentía lo suficientemente confiada para perder su peso extra, ya no habría retorno, y dejaría a su esposo. Otro cliente sabía que ya no pasaría el tiempo con sus amigos de borrachera si manejaba sus conflictos emocionales, y tenía miedo de hacer los cambios necesarios para llevar su vida hacia adelante. ¿Qué más podría cambiar? ¿La posición en el trabajo? ¿Títulos? ¿Actividades de fin de semana? ¿Qué otras pérdidas habría si cambias el “gran” problema? Si no te sientes seguro de cambiar porque movería tu mundo en tu círculo social o familiar, harás sabotaje en tus logros o evitarás hacer lo que necesitas hacer.

Empecemos con el punto de karate:

Aunque sé que me dejarán si cambio, yo acepto quien soy como me siento.
Aunque temo que pueda dejarlos si hago este cambio final, yo acepto mi ansiedad y me acepto todo ahora.
Aunque no puede manejar más pérdidas, acepto estos sentimientos y aprecio quien soy ahora.

CEJA: No quiero perder a nadie.
LADO DEL OJO: No quiero enfrentar este reto.
BAJO EL OJO: No estoy completamente seguro de que quiero cambiar.
BAJO LA NARIZ: No me siento seguro de este conflicto.
BAJO LOS LABIOS: Realmente no quiero enfrentar estos problemas.
CLAVÍCULA: Sé que la/lo dejaré.
BAJO BRAZO: Todavía no me siento seguro de hacer este cambio.
CORONILLA: Me dan demasiado miedo las consecuencias.

¿Qué pasará si no cambio?

Esta también es una pregunta esencial que nos debemos hacer. ¿Y qué si no cambias? ¿Realmente será tan malo? ¿Eres tú quien realmente quiere cambiar? ¿Y qué pasaría si abandonaras la batalla sobre este problema?

Empecemos con el punto de karate:

Aunque puede ser que nunca cambie, yo me amo y me acepto profunda y completamente de todas formas.
Aunque no quiero aceptarme a menos que cambie, estoy dispuesto a considerar aceptarme a mí mismo de todas formas.
Aunque no me sienta digno de respeto y amor a menos que cambie, escojo aceptar quien soy ahora mismo.

CEJA: ¿Qué pasaría si nunca cambio?
LADO DEL OJO: ¿Qué pasaría si permanezco igual?
BAJO EL OJO: No estoy completamente seguro de querer cambiar.
BAJO LA NARIZ: No quiero aceptar que tal vez no cambie.
BAJO LOS LABIOS: Realmente no tengo tantas ganas de cambiar.
CLAVÍCULA: No puedo creer que pueda ser que quede igual.
BAJO BRAZO: No me sentiré digno a menos que cambie.
CORONILLA: ¿Qué pasaría si me pudiera sentir digno aún si no cambio?

Ya sea que estés trabajando con un practicante de EFT, usando EFT por tu cuenta o eres un profesionista que está notando constantes recaídas y sabotajes en tus sesiones de consulta, te invito a llegar a los asuntos raíz que subyacen a la resistencia al cambio – los miedos, los peligros, las amenazas, y los “sí, pero…” – y serás capaz de sentirte lo suficientemente seguro para tolerar y absorber los magníficos cambios que son posibles con EFT – la herramienta más poderosa disponible hasta hoy.

Carol Look

La parte 3 traducido por Gisel Sotelo Cano

InEnglish.gif