Miedo a ser adulto atrapado en un dolor de hombro

Concha M. del Río nos relata en este artículo cómo un joven libera un dolor que tenía en el hombro desde hacía tres meses y las emociones atrapadas en éste. El dolor estaba asociado a la emoción del miedo, miedo a crear un camino distinto al que sus padres tenían pensado para él.


Por Concha M. del Río 
Escribe a Concha: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Miguel tenía veintisiete años cuando vino a mi consulta de Sevilla (hace dos años en el momento en que redacto este artículo), para aliviar el malestar que sentía en su hombro izquierdo. Una gran parte de su tiempo lo dedicaba entonces, y ahora también, a la práctica de algunas artes marciales y a la realización de distintas actividades deportivas. Vivía con sus padres, quienes eligieron la carrera universitaria que estaba estudiando y que no le gustaba. Nunca había trabajado, por lo que no tenía ingresos económicos propios. Anteriormente había iniciado otros estudios superiores, abandonándolos. Tres meses antes de realizar esta sesión de EFT, se planteó dejar la carrera universitaria que estaba realizando y dedicarse profesionalmente a impartir clases de kárate, para lo que está certificado como profesor.

dolor hombroDesde entonces, comenzó a tener dolor en el hombro izquierdo, lo que le impedía entrenar y realizar su actividad física habitual. Además, en estos tres meses, un día cayó al suelo, hiriéndose la mano izquierda, por lo que hubo de ir al hospital donde le pusieron puntos de sutura. El hombro le dolía sólo cuando estaba en movimiento.

Cuando empezamos la sesión de EFT, sentía tensión en el hombro con una intensidad de 7 en la escala SUD y miedo a entrenar, con una intensidad de 8.

Empezamos trabajando con la imagen que le sugería la tensión, que sentía como si tuviese en el hombro un volcán lleno de fuego, aún candente, tras haber estado en erupción. Hicimos tapping a partir de esa imagen, que fue cambiando. Con cada ronda fue sintiendo que el volcán se iba apagando, el nivel de lava iba bajando, la temperatura pasaba a ser más agradable, iba creciendo la vegetación alrededor del volcán y se retomaba la actividad que había antes de entrar en erupción, con campesinos cosechando.

Asoció la lava a la emoción de miedo: miedo a no darle a los demás lo que quieren, miedo a equivocarse en su decisión de abandonar la carrera y ser profesor de kárate. Expresó su necesidad de independizarse de sus padres y ser él mismo. Hicimos tapping con esta emoción de miedo:

Aunque la lava representa los miedos que tengo

este miedo a que las cosas me salgan mal

este miedo a no poder ser yo

este miedo a que siendo yo, al final me equivoque y mis padres tengan razón

este miedo a no ser feliz si soy yo mismo

este miedo a no poder cumplir mis sueños

Aunque si satisfago las expectativas de los demás, no soy yo mismo

este conflicto entre querer ser yo mismo y satisfacer las expectativas de los demás

este miedo a ser yo mismo y que me rechacen y abandonen

este miedo a ser yo mismo y no gustarle a los demás

este miedo a no ser entendido si soy yo mismo

Le pregunté a qué le recordaba ese miedo, cuáles eran sus primeros recuerdos de haberse sentido así. Habló de que cuando era pequeño recibía amor de sus padres si se portaba según los deseos de ellos, no recibiendo el mismo amor si no lo hacía.

Le pregunté por situaciones en que sentía que le ocurrió esto que me contaba, en que hizo algo que no quería o no le permitieron hacer algo que deseaba. Y recordó cuando se quedaba haciendo “estúpidos” deberes en lugar de entrenar al baloncesto o jugar con sus amigos. Todas las actividades que realizaba las elegían ellos: estudiar en el conservatorio de música o tocar en la banda de música. “¡Y todo esto eran decisiones que tomaban ellos sin preguntarme!” También recuerda que no le dejaron entrenar fútbol porque le decían que era peligroso. “¡Y yo quería jugar al fútbol!” Hicimos nuevamente rondas de tapping con esos aspectos.

A continuación comentó que sus padres eligieron la carrera que estaba estudiando.

Le pregunté: ¿Sientes que tu vida siempre ha estado dirigida por tus padres? ¿Sientes falta de confianza en ti mismo para tomar tus propias decisiones? Y respondió: totalmente. En sus propias palabras: Sí, no me dejaban elegir nada, ni qué ropa llevar, cómo ir peinado, ni siquiera me escuchaban. No me han dejado ser yo. Tampoco pude elegir el instrumento musical, no pude negarme, yo acataba todas las decisiones que ellos tomaban por mí cuando era pequeño. Mis deseos y gustos no fueron tomados en cuenta. El resultado es que no confío en mí mismo. Hicimos tapping con todos estos aspectos con algunas frases como éstas:

Aunque siento que mi vida ha sido dirigida por mis padres

han elegido la carrera que estoy estudiando

no he tomado decisiones sobre mi propia vida

ellos las han tomado por mí

decisiones tan importantes como estudiar o no una carrera o qué carrera estudiar

también han sido tomadas por ellos

me sentía perdido

esta falta de confianza en mí mismo

no he tomado decisiones por mí mismo

Tras estas rondas le pregunté cómo se sentía y me comentó que sentía miedo porque si no hacía las cosas que sus padres querían, le podían pasar cosas malas, miedo a que le fuera mal en la vida y sus padres tuvieran razón. Recordó que sus padres le decían que no podía jugar al fútbol porque si tenía un accidente, no se podría ganar la vida, si fuese, por ejemplo, albañil.

Entonces encontramos el sentido del accidente de la mano y la lesión en el hombro. Miguel sentía que sus padres no le habían dejado elegir su propio camino y tomar sus propias decisiones. Cuando se planteó dejar la carrera que sus padres eligieron por él y dedicarse profesionalmente a las artes marciales, como profesor, se lesionó el hombro y se accidentó la mano. Establecimos la relación entre el miedo a tomar una decisión diferente a lo que sus padres desean para él y las lesiones. Si hacía cosas diferentes a lo que sus padres querían, le podrían pasar cosas malas, como lesionarse, y además con el riesgo de no poder ganarse la vida, como ellos le decían cuando era pequeño.

Hicimos rondas de tapping con estos aspectos:

Este miedo a que si no hago lo que mis padres dicen, me puede pasar algo malo

miedo a hacer mi propio camino

el accidente de la mano y la lesión del hombro

mis padres tenían razón

cuando me decido a hacer lo que yo quiero, me accidento, en la mano y el hombro

Aunque durante toda la vida, mis padres han dirigido mi vida

no he podido tomar mis propias decisiones

y así no soy feliz

necesito ser yo mismo y equivocarme

estos miedos se han quedado bien instalados

Aunque siento este miedo a confiar en mí mismo

este miedo a tomar las riendas de mi vida

estos miedos se han materializado en los accidentes

elijo soltar todos estos miedos

Aunque tengo este miedo a tener que volver con la cabeza agachada ante ellos.

Te lo dije

que me tenga que callar.

Miedo a que me salgan mal las cosas y tener que darles la razón

Sería una demostración de que no podía fiarme de mí mismo.

Este miedo a no tener razón delante de ellos

Y entonces seguiría sin poder ser yo

A continuación, introdujimos el método de elecciones. Algunas de ellas eran las que menciono a continuación:

Elijo ser yo mismo

Elijo tomar mis propias decisiones

Elijo pensar que las cosas me van a salir bien

Elijo tener confianza en mí mismo

Terminamos con una visualización donde él se veía como profesor de kárate y siendo aceptado por sus padres.

Cuando termina la sesión, siente una tensión de 0 en el hombro. El miedo también estaba en 0. Volvió a entrenar, no le volvió a molestar el hombro, en unos meses dejó la carrera y desde hace un año está impartiendo clases de kárate y de capoeira.


Concha M. del Río es psicóloga certificada como Facilitadora Avanzada de EFT y Facilitadora de Reimpronta Matricial en Sevilla, España. Su mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.