Con 142 kilos, Tanya es una chica muy grande de 12 años

El "arte de la aplicación" se discute a menudo en esta lista. Sin duda, es lo que separa a los ‘quiero y no puedo’ de los Maestros. A pesar de que puede revestir diversas formas sofisticadas, a veces este arte no es nada más que cuidar persistentemente de alguien y “permanecer allí”. Cuando hacemos esto, el amor entra a primar y surge entonces la forma adecuada de enfocar el problema. He visto esto muchas veces cuando el cliente parece imposible y entonces, con persistencia, aparece la frase apropiada. Es mágico.

Ann Adams ha tenido mucha experiencia permaneciendo al lado de sus clientes. De tal manera que ha desarrollado una facilidad para generar una relación instantánea con los niños seriamente perturbados que están internados en su hospital residencial. Para un observador externo, la habilidad de Ann para acceder al centro del problema puede parecer rutina. Sin embargo, proviene de muchas sesiones persistentes y cuidadosas con “sus niños”.
Aquí va un ejemplo.
Por Ann Adams

"Tanya" tiene doce años. Ella es grande para su edad. Con sus 142 kilos, es MUY grande para su edad. Vino a nosotros (un hospital residencial para niños seriamente perturbados) proveniente del sistema de Justicia Juvenil después de haber sido expulsada de la escuela por golpear a un niño, sacarle los pantalones y arrojarlos por la ventana. El niño había estado burlándose de Tanya y pidiéndole que “se la chupara." Tanya dice que perdió el control porque había tomado la determinación de que el niño no le iba a hacer nada a ella. ¿Por qué perdería el control una niña de doce años al recibir una proposición ofensiva? Porque ya había sido agredida cuando era más pequeña y no podía controlar la situación. Había tomado la determinación de no quedar indefensa otra vez

Hace muy poco, la madre de Tanya la llamó para contarle que estaba planificando casarse nuevamente. Tanya pensaba que el hombre “no valía la pena” y le dijo a su madre que no se casara con él. Tuvieron una discusión en el teléfono. Tanya le cortó la comunicación a su madre y quedó muy molesta. Más tarde, cuando amenazó con suicidarse, fue colocada en la parte de la unidad que se encarga de cuidar a los potenciales suicidas. Esto significa que queda vigilada por el personal, que no puede ir a estudiar y que no se le puede asignar ninguna actividad fuera de la clínica hasta que se haya constatado que está fuera de peligro en cuanto a intentar suicidarse. Habitualmente, estas restricciones solamente duran un día, pero a veces un niño permanece alterado durante varios días.

Así que, con estos antecedentes, me dirigí a la habitación de Tanya haciendo bastante ruido como para despertarla.

Mi corazón se dirigió hacia ella. Aquí estaba esta “pequeña” niña de 142 kilos, supuestamente cruel, detestable y considerada peligrosa, durmiendo acurrucada con un osito de peluche! Yo comencé con el comentario profundamente terapéutico y altamente hábil que les hago frecuentemente a los niños alterados: “Hola”, le dije

Ella se volvió y me miró.

“Yo también duermo con mi oso” le dije. Lo que ES verdad – bueno, ¡casi! “Los osos de peluche son muy reconfortantes cuando estás molesta”, agregué. Tanya se sentó en la cama y su cara se distendió. Yo aproveché esa oportunidad: ¿Cómo hiciste que tomaran precauciones de suicidio contigo?” Pregunté.

Ella me dijo que había estado hablando con su madre y se enojó mucho. Yo le pregunté qué parte de la conversación le molestó más. Ella dijo que cuando su madre le dijo que ella “tenía que acostumbrarse a eso” (¿Podíamos tener aquí otro ejemplo de las cosas en las que no podía controlarse?)

"Tú sabes que yo tengo una muy buena manera de dejar de estar molesto”. Este tipo de comentario siempre llama la atención de un niño alterado: "¿Qué es?" preguntó Tanya. Yo esbocé una media sonrisa y respondí:. "Habitualmente lo utilizo con adultos, pero a veces le enseño esto a los niños también. Supongo que tú tienes la edad suficiente para aprenderlo”. ESO generalmente atrapa a los niños de su edad.

"Si quieres, puedes probar; es un poco raro. Es como un ejercicio de relajación." Todos nuestros niños han estado en terapia antes de venir a nuestra clínica. Generalmente, les han enseñado ejercicios de relajación. "Funciona realmente bien para calmarte rápidamente, de manera de que puedas pensar en tu problema.” Yo no esperé su respuesta. Simplemente empecé a hacer tapping en el borde de mi mano. Ella me siguió, pero me miraba interrogante.

“¿Cuántos problemas menos tendrías si pudieras calmarte en el momento en que lo desees?” Ella hizo con su cara una expresión de oh-una-cantidad. "¿Jugamos?" le pregunté nuevamente. Ella encogió sus hombros en gesto de aprobación. Continuamos haciendo tapping por unos pocos segundos en el punto karate del lado de la mano. Yo siempre hago tapping o froto el punto de dolor durante algunos segundos antes de pasar a otros puntos. Si hay una situación en la cual parece haber un reverso psicológico, es con nuestros niños con “desafío psicológico”. Esto también me da tiempo para evaluar su nivel de cooperación. La mayoría de los niños hacen tapping en el costado de la mano conmigo. Yo observo su reacción de cerca. Si se muestran cooperativos, no tengo problemas con la frase preparatoria y con la realización de todo el proceso. Si se resisten, tomo un camino diferente.

Cuando le pregunté a ella cuán molesta estaba por tener que aceptar la elección de su madre, dijo que en un 10 en una escala de 0 a 10. Así que hicimos tapping para:

"Aunque yo tenga que adaptarme a esto, yo soy una buena persona”
"Aunque no tengo control sobre mi madre, me acepto profunda y completamente.”
“Aunque tengo que lidiar con las elecciones de mi madre, me acepto profunda y completamente.”

Yo trato de encarar el problema con diferentes palabras para mantener el interés y aumentar las posibilidades de que una de esas palabras dé en el blanco. Después, hicimos tapping en todos los puntos tres veces. Yo dije la frase recordatoria “tener que lidiar con eso” por ella.

Cuando conduzco el proceso, especialmente por primera vez, frecuentemente digo la frase preparatoria y la frase recordatoria por ellos. La cantidad de veces que recorro la secuencia preparatoria y la de tapping sin parar depende de cómo vayan evolucionando. Busco el éxito y no la perfección del proceso y estoy atenta a los indicios sutiles de mejoramiento

Ella parecía más calma, así que le pedí que pensara en “tener que lidiar con eso” y le pregunté cuán molesta se sentía ella ahora al respecto. Ella dijo un 5: “¡Fantástico!. Hagámoslo una vez más para liberarnos de esto”. Hicimos tapping sobre "Aunque yo no puedo controlar la conducta de mi madre, me acepto profunda y completamente” Yo agregué el paso del perdón, para que ella se perdonara a sí misma y perdonara a su madre. Ella lo cumplió rápidamente.

Tanya me informó entonces que esto ya no le molestaba más. Dijo que su hermana la necesitaba a ella y a su abuela. Dijo que su madre probablemente también la necesita, pero si ella no puede hacer nada por su madre, todavía puede ayudar a su hermana y a su abuela. Ella empezó a hablar sobre las cosas que quería hacer cuando “saliera”.
Me gusta observar los cambios cognitivos que puede aportar EFT. Esos pensamientos ciertamente no eran los que describieron la situación en la primera parte de nuestra conversación

Hablamos sobre cómo se estaba adaptando a la clínica – solo había estado ahí por dos meses. La ayudé a escribir el proceso de EFT en su diario. Hablamos sobre las formas en que ella podía usar el tapping.

Cuando salí de la clínica, ella quedó dibujando y riéndose con el personal. ¿La curé de sus muchos problemas para siempre? De ninguna manera. ¿Resolvió ella un problema con su madre?

Absolutamente.
Ann Adams

Traducido por Dalila Milicúa

InEnglish.gif