Golf, EFT y la Ley de la Atracción

Chip Engelmann reflexiona humorísticamente sobre el juego del golf e intercala algunas ideas de utilidad que implican EFT y la Ley de la Atracción; también dice: "Voy a descubrirme y atreverme a afirmar que puedes pasar de nunca haber jugado al golf antes a ser un jugador de scratch golf en 7 semanas si sigues mis sugerencias de abajo; te lo garantizo”. Dejo esa promesa entre tú y Chip. Personalmente consideraría que es de esperar resultados sustanciales, pero sería menos atrevido que Chip con mis promesas (sonrisa).
De Chip Engelmann, MA CNC (Diplomado en Artes Universidad de Nueva Caledonia)

A mí me parece que ningún juego está tan relacionado con la Ley de la Atracción como el golf. Esto se aplica sin importar tu nivel de habilidad en golf.

Si quieres aprender la Ley de la Atracción, juega al golf; si quieres mejorar en el golf, usa EFT; de hecho, voy a descubrirme y atreverme a afirmar que puedes pasar de nunca haber jugado al golf antes a ser un jugador de scratch golf en 7 semanas si sigues mis sugerencias de abajo; te lo garantizo. (Si no sabes lo que es un jugador de scratch golf, mira las definiciones de abajo).

Hay muchas clases de jugadores de golf. Yo soy de los jugadores “turistas”. Pero sin importar qué tipo de jugador seas, tus sentimientos afectan tu forma de jugar. Impera la Ley de la Atracción (se crea más de lo mismo). Si te sientes frustrado, te encontrarás con los árboles, los trozos de hierba y tierra arrancados a golpes, y las marcas de mofeta en las que caerá la pelota.

La pelota se atascará, tendrá un efecto cortado, la parará el viento o inexplicablemente botará a 45 grados cuando toque el green; y cuando por fin logras el golpe perfecto sobre el green, la pelota vibra, comienza a rodar, se acelera y termina en aquella arena de la que sólo se puede escapar si golpeas en dirección contraria al hoyo.

Por otro lado, cuando te sientes bien, tus golpes mejoran más y más; los golpes que acortas o empujas acaban con la pelota en posiciones perfectas, en las que el green se encuentra claramente visible y al alcance.

De hecho, la forma como te sientes determina si, cuando golpeas un árbol, la pelota va a acabar en medio de la calle o tan cerca del árbol que tienes que golpear con la izquierda y con la cucharilla al revés simplemente para poder meterla en el matorral.

EFT te puede ayudar a cambiar cómo te sientes cuando estás jugando y, al hacerlo, te ayuda a mejorar tu puntuación. Pero vamos a definir primero los tipos de golf.

Golf serio: Al jugador de golf le importa más la puntuación que divertirse.

Golf recreativo: Al jugador de golf le importa más divertirse, aunque le importa la puntuación.

Golf turístico: Esta es una forma de golf de “golpear y encontrar”, en la que golpeas la pelota y exploras los árboles; luego golpeas la pelota y exploras la hierba alta; luego golpeas la pelota y exploras el riachuelo; luego golpeas la pelota y exploras el lago. Cuantos más elementos pintorescos exploras, más completa es tu partida de golf turístico. Además, es de notar que el golf turístico es el tipo más económico de golf, ya que cuesta menos por golpe que cualquier otro tipo de golf.

Golf familiar: Este tipo de golf es el de horario disponible que se recuerda de repente cuando la familia política llega al pueblo.

Golf de juego por hoyos: Este, en el que, a 2 dólares el hoyo, le pagas la partida a tu compañero/a.

Golf Zen: (a) Estás tan sintonizado con el golpe que el universo, el campo de golf, la pelota de golf, el palo de golf y el jugador de golf se unen en una sinfonía sinérgica que forman la trayectoria y el resultado perfectos. Llevar el tanteo degrada la experiencia. El mantra que se canta es: “Sé la pelota”. (b) Estás tan avergonzado de tu talento que no llevas el tanteo nunca. Se conoce también como el Golf de Mulligan porque hay más meteduras de pata que en una cumbre de estrategias de medio ambiente de la Casa Blanca.

Golf de la casa club: Este es el que se juega los domingos por la tarde, normalmente entre la 1 y las 4 de la tarde, dura unas 3 horas y acontece cuando el partido de los Steelers está en conflicto con la reunión de tupperware de tu esposa.

Scratch Golf o Golf a rasguños: Este tipo de golf lo juegan los jugadores de golf serios o el jugador que es demasiado mezquino para dejar que se le escape siquiera una sola pelota. La partida comienza cuando el jugador manda la pelota al bosque en verano, cuando la maleza está densa. Por supuesto, en la mayor parte del país es en la maleza donde crecen los robles y las hiedras venenosas. El juego a rasguños empieza normalmente unos 5 minutos después de que el jugador diga: “Eh, deberías ver la de pelotas de golf que he encontrado aquí”.

Golf de abdominales: Este tipo de golf te enseña a tener paciencia. Es mejor jugar sentado en el carrito, porque te puedes cansar de estar parado. Se juega así: uno de los jugadores del grupo delante de ti le da a la pelota de golf, maldice, su compañero le da, maldice y se van gritando en el carrito hacia la arboleda a la derecha del hoyo. Después de buscar 5 o 10 minutos, el primer jugador deja caer una pelota, la golpea, maldice y van gritando en el carrito hacia la izquierda de la arboleda donde buscaron la pelota del compañero, deja caer una, la golpea, maldice y regresa a la parte de la derecha. Al cabo de 5 minutos de este tipo de carreras a través de campo de golf, es tu turno de dar un tiro largo. Luego te toca esperar y observar mientras ellos cruzan la calle varias veces avanzando hacia el green, donde le dan golpes cortos unas 10 o 15 veces. La ventaja es que puedes encontrar muchísimas pelotas de golf nuevas mientras les sigues.

Golf del té helado de Long Island: Una vez jugué a este en la escuela de postgrado. Se juega los primeros 9 hoyos como de costumbre, pero cuando tu compañero regresa del servicio, entre los hoyos 9 y 10, trae 4 vasos grandes desechables, con tapaderas y pajitas. El décimo hoyo parece bastante normal pero la consciencia se desvanece en la undécima salida del hoyo y regresa a la mañana siguiente en el asiento del pasajero del coche, mientras oyes a tu esposa protestando de que tiene cosas mejores que hacer que madrugar para llevar a fulanito de tal a su coche; lo cual te deja con dos misterios: (1) ¿Cómo es posible que alguien haya podido abrirte la coronilla con cirugía sin anestesia, meterte una granada y pegarla de nuevo sin que tú te enterases? y (2) ¿Cómo es que tu tarjeta de tanteo tiene escrito del 3 a 7 bajo los hoyos 1 al 10, y notas de sobresaliente cada vez más grandes en los hoyos 11 al 18?

Ahora mismo ya deberías estar en un estado óptimo para jugar tu mejor partida de golf: feliz y relajado. Puedes imaginarte el tiro, estar listo junto a la pelota y dejas que el palo realice la magia. Buen trabajo cuando lo consigues; pero ¿qué hay de cuando te sientes frustrado con tu partida? EFT te puede ayudar en muchos sentidos.

Puedes hacer tapping sobre la frustración que sientes en el mismo campo, aliviar el estrés y cambiar el rumbo de tu partida. Esperemos que no te sientas demasiado estúpido haciendo tapping en la cara y bajo el brazo. La mayoría de la gente tiene puntos únicos que liberan más energía emocional que otros; puede que sea el punto de bajo el ojo o la clavícula. El mío es bajo la nariz. Practica y observa si algún punto parece que libere más emociones que otros. El objetivo es encontrar un punto único que puedes incluir en tu rutina preparatoria sin que nadie lo note mucho. La gente hace muchas cosas tontas cuando se preparan para golpear la pelota; tu tontería simplemente te ayuda a alcanzar más greens y calles.

En casa puedes tratar las emociones que normalmente abundan en tus días malos de golf. Puedes tratar la rabia hacia ti mismo, la frustración, la decepción, etc., con imaginarte la situación mientras haces tapping. Puedes recrear en tu mente una mala partida mientras haces tapping. Puedes hacer tapping sobre darte prisa con tus golpes cortos; puedes hacer tapping con hacer más lento tu movimiento del palo hacia atrás. Puedes tratar tu nerviosismo sobre el tumulto que te espera en la casa club. Si te puedes imaginar lo que sentiste o lo que podrías sentir, puedes aliviarlo con EFT.

Tal vez también quieras buscar la raíz del problema que causa tus emociones negativas en el campo. Observa cómo te has sentido frustrado en el pasado; observa la vergüenza que sentiste cuando no fuiste capaz de rendir; observa los patrones que hacen que te machaques a ti mismo cuando no estás a la altura de tus expectativas. Hay gente que asegura que usando un poco EFT reduce diez golpes en la partida.

Igualmente, puedes usar los principios de la Ley de la Atracción para transformar una mala partida o una racha de mal juego. Cuando notes que te sientes mal (frustrado, enfadado, etc.) utiliza el proceso de darle la vuelta para cambiar la partida. Fíjate en lo que no quieres: ¿le estás dando a la pelota ligero o brusco, empujando tus golpes cortos o qué? Y entonces dale la vuelta. Cuando seas capaz de identificar lo que no deseas - quieres un contacto sólido o quieres dar golpes cortos donde apuntas – entonces visualiza que le das a la pelota correctamente; imagínate cómo se siente cuando le das a la pelota con firmeza; imagínate cómo se siente cuando la metes en el green. Ahora relájate y golpea.

Cuando todo vaya mal, imagínate que hay un motivo para ello; uno que te beneficia. Dite a ti mismo: “Todo funciona a mi favor”; y entonces permite que lo bueno salga a la superficie.

Hace poco tuve la peor puntuación de todas. Nada salía bien: cubría la pelota, le daba al suelo antes que a la pelota…; cuando conecté todo salió peor.

Cualquier esfuerzo por solucionar el problema lo empeoraba. En el octavo hoyo era un manojo de nervios y estaba dispuesto a rendirme. Hice tapping para aliviar la frustración, pero mis tiros seguían saliéndome mal.

Entonces pensé en lo que quería y lo que no quería. Comencé a recordarme que todo funciona siempre a mi favor. La partida no mejoró durante un tiempo; entonces, hacia el decimosexto hoyo, me di cuenta que, cuando balanceaba el palo, mi movimiento natural me ponía demasiado cerca del palo y le daba a la pelota por la izquierda. Lo que había estado haciendo era usar mis manos durante el balanceo para compensar la cercanía del palo. Cuando lo pensé me di cuenta que había estado haciendo esto durante meses, porque cada vez que fallaba un tiro siempre volaba en un ángulo específico hacia la izquierda. Aprendí que al hacer mi agarre un poco más flojo, el palo se mantenía recto.

Mis tiros se relajaron de una forma que no había experimentado antes. Una vez que descubrí esto, los siguientes hoyos fueron más fluidos. Jugué 3 hoyos más para crear una memoria muscular de esta nueva forma de golpear. A partir del día de la puntuación horrorosa, mi nivel de juego ha avanzado notablemente y ahora juego con una confianza recién descubierta.

Si hubiese seguido frustrado o hubiese comenzado a jugar mejor, tal vez no me hubiese abierto al cambio. Necesitaba esa partida mala para aumentar mi deseo de alcanzar un nuevo nivel en mi forma de jugar.

En cierto sentido, el golf es el macrocosmos de la vida. Es sobre nuestra relación con nosotros mismos. Cuando nos relajamos y tenemos confianza en nosotros mismos, jugamos bien. Está claro que el campo de golf y los oponentes añaden estrés a la partida, pero, en última instancia, el juego es sobre cómo mantenemos relajada nuestra compostura y ejecutamos un tiro que hemos realizado muchas veces con anterioridad. EFT es una herramienta poderosa que puede apartar las emociones de nuestro juego.

Y ahora disculpadme porque tengo que comprobar cómo funciona EFT con la hiedra venenosa.

Chip

Traducido por Ana Saval-Badía - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif