Un joven de 13 años obtiene descanso de espasmos musculares que eran incontrolables

Escuchen a Baerbel Froehlin, quien tiene mucha experiencia con EFT, cómo usa EFT e hipnotismo para reducir dramáticamente el problema severo de sacudidas. Noten como ella baja a su nivel y las formas creativas que usa en este caso.


Por Baerbel Froehlin, CHt/HypnoCoach, EFT-ADV

¡Hola Gary!

Bob (no su verdadero nombre) es un joven de 13 años quien ya no podía amarrar sus zapatos o sostener los cubiertos mientras comía. Su madre me dijo que “Seguido deja caer las cosas, ya NO puede sentarse completamente quieto y seguido también tiene problemas para dormir debido a los espasmos musculares. Parece como si tuviera parálisis cerebral y estoy muy preocupada.” Ella estaba desesperadamente tratando de encontrar una solución alternativa para él porque el pediatra de neurología quien vio a Bob sólo pudo ofrecerle medicamento para lo que él llamó “sólo tics de los músculos.”

Bob ya ha tenido varias experiencias con los doctores. Tuvo dos cirugías de corazón abierto (estenosis de aorta) y quizás necesite otra para remplazar la válvula aorta. La situación familiar era complicada: Cuando los padres se divorciaron, hace como un año, su padre se lo llevó a vivir con él en Colorado, EEUU mientras su madre se quedó radicando donde la familia siempre había vivido. Bob comenzó sus temblores violentos e incontrolables cuando él llegó a Colorado. Cuándo le pregunté a Bob cómo él se sentía acerca de sus temblores, muy calmadamente explicó: “No puedo estar en paz, siempre me siento inseguro y temeroso porque todos los demás niños se burlan de mí. Mis dedos de la mano constantemente tiemblan; ya no puedo ni siquiera amarrar mis zapatos. Cuando intento comer, los cubiertos vuelan por todas partes. ¡Me siento tan avergonzado!”

Mientras observaba a Bob sentado en mi oficina, con su madre a su lado, no pude contenerme y yo comencé a temblar y menearme sin control tanto como él. Pronto empezamos a reírnos ya que los dos estábamos moviéndonos en nuestras sillas y a la vez haciendo tapping:

Aunque me gusta temblar…
Mi cuerpo entero quiero moverse constantemente…
Yo TENGO QUE temblar y moverme…
Algo hace que mi cuerpo TENGA que temblar…
No puedo sentarme en paz… TENGO QUE menearme y moverme y temblar todo el tiempo…

Aunque mi segundo nombre es TEMBLAR…
Aunque mi tercer nombre es MENEARME…

Yo sí que verdaderamente y profundamente me acepto a mí mismo y las cosas increíbles que hace mi cuerpo…

Para entonces los dos estábamos fuertemente riéndonos mientras hacíamos tapping y retorciéndonos, tapping y temblando, meneándonos como un par de locos en nuestras sillas. Su madre nos observaba sin poder creerlo. ¡Después de dos o tres rondas, Bob terminó y se sentó totalmente tranquilo, y su madre otra vez observaba sin poder creerlo!

Cuando le pregunté a Bob ¿cuándo y por qué creía él que había empezado sus temblores? él me contestó con seguridad: “Fue muy difícil para mí cuando llegué a Colorado hace un año. ¡Extrañaba demasiado a mi madre!” Resultó que su madre acababa de llegar a Colorado a visitarlo por unos días, porque ella estaba demasiado preocupada por él. Hicimos otra ronda de tapping:

Aunque tengo que temblar… soy un joven increíble
Mi madre me quiere… y ahora ella está conmigo
Mi padre me quiere… yo quiero a los dos
Quizás no es necesario que tiemble todo el tiempo…
Siento que ahora puedo parar… o por lo menos parte del tiempo
Todo depende de mi… yo puedo empezar y parar… eso suena interesante
Yo puedo decidir por mí mismo… me gusta eso… yo estar en control

Él comenzó a temblar un poquito de nuevo.

Cuándo le pregunté ¿Qué tan pronto podrás dejar de hacerlo? Él me dijo “todavía no”. Yo presentí que había otros temas que resolver con su padre. Para el lapso entre nuestras visitas le enseñé una técnica de respiración profunda, la cual él practicó religiosamente en mi presencia. Parte de la respiración –un ejercicio de auto-hipnosis – era para interrumpir los temblores diciéndose él mismo ALTO siempre que él quería sentarse quieto. Esto significaba que él podría dormir o sentarse quieto la mayor parte del tiempo; él podría hacer sus labores, como comer y atenderse a él mismo. Más que nada, él podría demostrarles a los otros niños en la escuela su comportamiento nuevo. Otra vez él estaría en control de sí mismo y no ser burlado por ellos por su falta de control sobre su cuerpo.

Yo me sentí convencida de que él necesitaba sus temblores, por lo menos por una temporadita más. Bob es un buen estudiante; obviamente le gusta estar en control de las cosas. Antes de terminar, él me mostró como él comenzaba y paraba sus temblores; empezar, terminar, una y otra vez. Ahora demostraba menos temblores. De repente él tenía un pequeño temblor, lo cual le permitía tener la atención de su madre. Ella había empezado a llorar de puro gozo y alivio.

Después tuvimos dos sesiones más en las cuales hicimos tapping para unos pequeños temas relacionados con su padre. Para entonces, los temblores de Bob se habían remitido a casi 25%, y él estaba más y más normal. Él a veces usaba el ejercicio de respiración-y-ALTO para asegurarse y comprobarse a él mismo que estaba en control. Él tenía control de parar cualquier movimiento involuntario al instante y parecía como cualquier otro joven.

Por lo pronto, él ha terminado su terapia conmigo. Es posible que con más tiempo nuevos temas surjan y podrán reducir su 25% a un cero; ¿Quién sabe? No es necesario que yo sepa que hay profundamente dentro de Bob que lo hace temblar; yo confió que las cosas se van a desarrollar en una forma positiva. ¿Quizás fue porque yo me identifique con sus temblores y tuvimos unas buenas rizas mientras todos los demás tenían miedo y se preocupaban?

Por lo pronto todos alrededor de la vida de Bob se sienten aliviados al ver su mejoramiento. Quizás algo de esto fue/es los tics de músculos de los cuales se refería el neurólogo; ¿o quizás algo de esto fue su necesidad de recibir atención? No sabemos.

En su última sesión le pregunté ¿Qué quisieras desear si tuvieras un deseo más? Él respondió con una sonrisa alegre: “¡Yo desearía por más deseos!”

¡Abrazos!
Baerbel Froehlin, CHt./HypnoCoach, EFT-ADV

Traducido por MMc

InEnglish.gif