Un niño con cáncer hace tapping exitosamente para superar el miedo a la cirugía

Hola a todo el mundo:

Deborah Miller usa EFT con niños en un hospital mexicano en la zona dedicada al cáncer. Tiene muchas historias inspiradas que contar, incluyendo esta del joven Jesús. Notar cómo Déborah comparte mucho de las palabras que usa y cómo su miedo a la cirugía disminuyó dramáticamente. ¿Contribuyó esto al éxito de la operación? Lean el artículo y juzguen por ustedes mismos.
Por Deborah Miller, Ph.D.

Jesús es un niño que está en la unidad de cáncer en Oaxaca (México) donde enseña a los niños y a sus familias EFT. Me gustaría compartir una hermosa situación que tuvimos haciendo tapping durante una sesión de EFT.

Empezamos haciendo tapping juntos para liberar sus miedos por una biopsia que le iban a realizar para ver qué “tenía en la tripa”. El tenía un tumor en el área abdominal pero no lo sabía. La biopsia era para descubrir de qué tipo y cuan extendido estaba.

Me doy cuenta de que los chicos con los que trabajo les asusta la cirugía en parte porque no se les explica lo que va a pasar ni antes, ni durante, ni después de la operación. Sí, ellos oyen que van a operarles, pero entender los detalles ayuda a muchos niños a sentirse más cómodos en el proceso.

En el caso de Jesús, empecé haciendo tapping con él en su miedo a la operación y viendo que tal estaba. Su miedo estaba en un 10 en una escala de 0 a 10.

Aunque me da miedo la cirugía que me van a hacer porque no sé que van a encontrar, me amo a mí mismo.
Aunque soy muy mayor para estar asustado, porque ya tengo casi 13, está bien que me dé un poco de miedo lo que no sé o no comprendo. Escojo estar bien y tener el mejor tratamiento de todos.
Aunque estoy asustado, soy un gran chico.

Frases de recuerdo:
Soy un gran hombrecito aunque tengan que hacerme esta operación.
No tengo por qué estar asustado porque todo el mundo quiere cuidar de mí.
Estaré bien. Escojo permanecer relajado y en calma.
Escojo limpiar mis miedos con una cascada de agua.
Estoy en calma y relajado.

Su nivel de intensidad bajó a 5 sobre 10. Aún le asustaba la operación que le iban a realizar porque no sabía qué es lo que iba a ocurrir.

Aunque me da miedo la cirugía porque no sé qué es lo que van a hacerme, me amo a mí mismo.
Aunque nunca me han operado, estaré bien.
Las enfermeras sujetarán mis piernas para protegerlas.
Me pondrán un gorro y una bata para que todo esté limpio.
Me pondrán en una camilla y me llevarán al quirófano.
Realizarán algunos preparativos más para asegurarse de que todo está limpio.
Mientras lo hacen le diré a mi cuerpo que sane y se ponga mejor.
Me pondrán una máscara en la cara con anestesia para hacerme dormir.
Dormiré y estaré bien, porque ellos van a estar cuidando de mí.
No tengo que hacer nada salvo dormir.
Confío en que los doctores y las enfermeras harán lo mejor que sepan.
Ellos también quieren que yo esté bien.
Los doctores mirarán qué es lo que hay en mi tripa y así podrán darme el mejor tratamiento.
Cuando terminen me llevarán a una habitación especial hasta que despierte y sepan que estoy bien; después me llevarán a mi habitación.

En este momento su miedo a la operación era cero, incluso cuando comentamos todos los pasos posibles. Aunque no sabíamos todo lo que iba a pasar, el confiaba en que todo iba a ir bien y que no tenía nada que temer. Le dejé con una gran sonrisa en la cara y con un brillo en los ojos que mostraba que él no sentía ningún miedo.

Le operaron al día siguiente. Cuando llegué estaba en su cama y me recibió con una gran sonrisa y los pulgares hacia arriba. Me dijo que todo había ido como le había dicho. Era obvio que saber parte de lo que le iba a ocurrir le había ayudado a darse cuenta de que era una operación normal.

Decidimos hacer mas tapping sobre “lo que había en su tripa”. Le pedí que cerrara los ojos y “mirará” lo que había en su tripa y me lo describiera. Me dijo que había unas bolitas pequeñas y feas. Eran malas, eso no quería decir que él fuera malo.

Aunque tenga esas bolitas tan feas en mi tripa, soy un gran chico.
Aunque no quiero que estas bolas sean malas, soy un pequeño gran hombre.
Aunque tengo esas feas bolas en mi tripa, me amo profundamente.

Frases de recuerdo:
Las bolas feas son malas pero no quieren serlo.
Las bolas feas no quieren hacerme daño.
Las bolas feas probablemente están tristes porque son malas.

Creo que voy a decirlas que sé que no lo quieren ser.
Les diré que las entiendo y que las perdono.
Veo que ellas también quieren estar mejor.

Tras hacer tapping, me dijo que las feas bolas no se sentían ya mal. Pude ver el alivio en su cara.

Me dijo que la gente que estaba triste y deprimida se sentía fea, pero que esto no era verdad. Son hermosas. Y me dijo con los ojos llenos de lágrimas que se había dado cuenta que también era verdad para él. (Recordar que tenía un tumor en su abdomen). Le pregunté quien le había dicho esto y me dijo que nadie, que simplemente lo sabía, tenía de nuevo los ojos inundados de lágrimas. Le dije que era un hombre sabio.

Hacer EFT para liberarse del miedo a la operación cambió su experiencia de tener una biopsia. Mas aún me gusta la visión que ha tenido al hacer EFT, incluso si eres un niño de apenas 13. Jesús es un hombre muy sabio realmente.

Deborah Miller, Ph.D.

Traducido por Silvia Ovejero

InEnglish.gif