El uso de EFT para disminuir pólipos cutáneos y quistes seborreicos - tal vez hasta un inicio de cáncer de piel


He aquí un uso de EFT que debería tener aplicación amplia. Janet Berketa es una de estas personas con muchas imperfecciones en la piel, las cuales los médicos aparentemente pueden curar. Sin embargo, usando EFT con persistencia, ella logra reducir la mayoría de ellas en su mayor parte.
Por Janet Berketa

Hola Gary:

Aquí le mando un artículo sobre la reducción de mis lunares, fibromas cutáneos y quistes seborreicos en los últimos meses. Ha sido un viaje interesante, por cierto, e increíblemente emocionante.

Con respeto, Janet

Hola querido Gary:

Quiero contarle sobre los resultados de mi experimento con EFT para los lunares que tengo en el cuerpo. Soy una de esas personas que siempre ha tenido un montón de lunares. Uno de los pasatiempos en mi infancia con mis hermanos era contar quién tenía más lunares. Hoy, a la edad de 69, me doy cuenta de que los lunares han aumentado aún más rápido que nunca. Algunos aparecen repentinamente con un tamaño considerable, no como los puntitos café que solía tener de niña.

Probablemente debería mencionar que además tengo otros problemas de la piel. Comencé a notar pólipos cutáneos (pelotitas en la piel - nota de traductora) en mi cuello y tórax desde que tenía 40 años, y sigo produciéndolos, aparentemente sin fin. Más recientemente (pero en verdad no tengo idea de cuándo comenzó), me empezaron a aparecer unos quistes seborreicos, que se encuentran, literalmente, de la cabeza a los pies, en diferentes zonas.

La mayoría están, por debajo de la línea del pelo, con unos pequeños brincos aquí y allá hasta un grupo pequeño cerca de un dedo de mi pie. Todos estos problemas aparentemente están relacionados con el hecho de que mi sistema inmune está débil, una situación que he podido comprobar con la dificultad que tengo para combatir un virus cuando ya me ha invadido. Por lo menos eso es lo que los libros de salud dicen sobre estas condiciones.

OK, eso es la información de fondo. Hace unos años, uno de mis pólipos cutáneos, localizado a la par de mi garganta, pareciera de unirse con un lunar. Siempre tenía la característica de un pólipo cutáneo por ser un crecimiento largo, redondo e indoloro que se extendía de mi cuello, colgando de un hilo delgado que lo conectaba con mi cuerpo

Visité a un dermatólogo, que revisó toda mi colección de problemas de piel y no veía nada preocupante. Me sugirió que podría quitar esta combinación particular de lunar-pólipo a través de una intervención quirúrgica, pero como se trataba de una operación cosmética tendría que pagar varios centenares de dólares para este servicio. Opté por no aceptar su oferta. El médico me dio un folleto con fotos, con diferentes problemas de piel, que mostraba condiciones cancerígenas y me dijo que cuando viera una de éstas, que fuera a verlo inmediatamente.

Un día en enero este año, me estaba viendo de forma vanidosa en el espejo para observar este crecimiento particular y estaba horrorizada al ver que ahora tenía varios puntos negros encima, y se parecía bastante similar a uno de las fotos del folleto del médico. Inmediatamente lo llamé para que lo revisara y/o lo quitara. Entenderá mi sorpresa y frustración cuando me di cuenta de que podía no tener cita hasta septiembre. Eso no estaba bien, no estaba bajo de mi control. Entonces hice la única cosa sensata que podía hacer – realizar tapping para eso.

Comencé con frases de preparación como: Aunque mi sistema inmune está débil y está permitiendo este crecimiento en la base de mi cuello, lo cual que se parece a cáncer, pero no sé realmente lo que es, le pido a mi cuerpo que reduzca y suelte este crecimiento y que se sane. Luego hice unas rondas de tapping sobre: ”Sistema inmune débil” seguido de “Pido a mi cuerpo que reduzca y suelte este crecimiento y sane”.

Solía hacer unas rondas, enfocándome en eso, pidiendo a mi cuerpo que disminuyera y soltara mis lunares, que disminuyera y soltara mis pólipos cutáneos, que disminuyera y soltara los quistes.

Ahora estamos a finales de junio, unos seis meses desde que inicié esta rutina. Tengo que decir que no siempre me acordaba de hacerlo todos los días, pero probablemente lo hacía por lo menos unas 4 o 5 veces por semana.

Fue gratificante ver los cambios en el crecimiento original que me había hecho apurar hacia la acción. La primera cosa que hizo, fue cambiar de color. El color café oscuro se desvaneció y se convirtió en un café claro. Los puntos negros comenzaron a desvanecerse. Comenzó a picarme – pensé que era una señal positiva y evité rascarme. Partes de este crecimiento actualmente se cayeron de vez en cuando, a mi sorpresa.

Y se redujo, se redujo, se redujo. No le puedo decir que desapareció. Pero está muy reducido, menos del 25% del tamaño original, ya no es una formación colgante. Se parece a los demás crecimientos en el área de mi cuello y tórax superior. Acabo de medirlo y tiene apenas un octavo de pulgada, probablemente una cuarta parte del tamaño original. Cada vez que lo vuelvo a mirar parece aun más inocente. ¿Era cáncer de piel? Posiblemente, pero nunca lo voy a saber ya que ninguna persona con entrenamiento médico lo ha revisado. Simplemente me siento muy contenta porque ahora no tiene ningún parecido a la foto del folleto que el médico me dio.

Parece que tuve más éxito con disminuir los lunares que con los otros crecimientos en mi piel, a pesar de que los pólipos también están disminuyendo poco a poco. Los quistes parecen más tenaces, aunque ya tengo alguna evidencia de que algunos se están secando aquí y allá.

Tenía un lunar grande, oscuro, grueso y peludo en mi hombro izquierdo que ha estado ahí durante años. Acabo de medirlo – ahora mide media pulgada por un tres octavos de pulgada, pero es mas o menos la mitad del tamaño original. Y un lunar grande y nuevo que había aparecido en mi espalda izquierda justo antes de iniciar esta rutina de tapping, se ha convertido en un pequeño recuerdo de lo que era antes.

Realmente tengo que buscar con determinación para encontrar la pequeña mancha gruesa en mi piel hoy en día, y espero que este lunar en particular desaparezca totalmente al final. No lo puedo medir fácilmente debido a su localización, pero siento que no es más que un octavo de pulgada, ya que tenía el tamaño de la yema de mi dedo antes de que empezara a hacer tapping.

Siento que en este momento mi cuerpo es como un “trabajo en desarrollo”. Aunque no tengo idea de lo que pueda pasar, espero que en los siguiente meses, con atención continua y haciendo tapping en estas diferentes condiciones de la piel, muchas desaparecerán.

Con mucha admiración y agradecimiento,
Janet Berketa

Traducido por Kristin Holthuis Ir al Sitio WEB de Kristin

InEnglish.gif