Mejorando la salud del corazón al sanar un recuerdo traumático de la niñez y compartir amor con sus ancestros

infartoEn este artículo la doctora Santa Cruz hace referencia a la técnica Reimpronta Matricial, una forma de EFT avanzada. En esta modalidad, el ECHO se refiere a Energía Consciente Holográfica; es como si pudiéramos interactuar con el ser en cualquier momento de su existencia, en este caso la niña interior de 7 años y encontrar la relación de la enfermedad con su infancia.


Por María Santa Cruz Peralta

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Linda (LMS) padeció fiebre reumática en la niñez que le llevó sufrir estenosis mitral desde los 20 años (ahora tiene 49), por lo cual tiene una prótesis mecánica en el corazón, la cual deberán renovar en un futuro. Debido a esto, comprende que por su propia salud debe liberar la parte emocional que le afecta ahora. A pesar de todo lo que ha sufrido, Linda parece una persona fuerte, ha trabajado para sacar adelante a sus hijos. Tiene una cicatriz que sobresale casi hasta su cuello debido a las intervenciones que ha requerido, pero ella no se queja de eso. Vino por primera vez y habló acerca del proceso de su enfermedad y de su vida. Se trabajó con la relación con una hermana 2 años mayor; esta hermana siempre la agredió de forma física y verbal cuando eran chicas, pues decía que ella era la consentida de la abuela y de la madre, y esa aversión de su hermana hacia ella continuó desde la niñez hasta que falleció hace unos 2 años. Ella habló de su angustia, pues aún soñaba a su hermana amenazándola con un cuchillo, y eso a menudo no la dejaba dormir tranquila.

Luego de explicarle cuales eran los puntos donde aplicaríamos el tapping, se hicieron rondas con EFT. Su nivel SUD inicial de angustia cuando recordaba su sueño era de 9. La frase de preparación fue: “Aunque siento mucha angustia cuando sueño con ella, aunque me quiere hacer daño con un cuchillo, aun así me amo y me acepto”. Las frases recordatorias eran de la angustia que siento de soñar eso, angustia por el cuchillo, angustia en el pecho, con esta angustia roja que oprime. Luego de varias rondas, el nivel SUD bajó a 4 y se hicieron otras rondas con la frase “aunque todavía me queda algo de angustia al acordarme de mi sueño, aun así… y con frases recordatorias “algo de angustia al acordarme de mi sueño”. Cuando el nivel SUD bajó a 1, se hizo una ronda con frases tranquilizadoras como: “es sólo un sueño”, “estoy a salvo”, “estoy bien ahora”, “ya no puede hacerme daño”.

Una vez más tranquila, se le preguntó si recordaba algún hecho en su relación a la hermana que considerara importante para tener todavía esos sueños con ella y que quisiera tratar. Ella recordó tener 7 años, le habían regalado un perrito cafecito con blanco, ella lo tenía en una caja debajo de la cama y estaba dormida. La hermana que era 2 años mayor que ella entró, le dijo que era una cochina por dormir con ese perro, lo sacó de la caja y lo dejó caer tan fuerte que lo mató. Linda cuenta que lo fue a enterrar con un primo, pero que lo quería tanto que a los dos días le dijo al primo que fuera y lo desenterrara por si estaba vivo.

Se practicó Reimpronta Matricial de ese evento; ella decidió ponerle el título “la muerte de mi perrito”.

Se le pidió narrara la historia desde unos minutos antes, y que se detuviera cuando empezara a sentir angustia, allí congeló la escena, y luego cerró los ojos y se le pidió que describiera la escena en particular viendo a esa niña de 7 años desde el exterior para disociarla. Dijo cómo estaba vestida, cómo le decían cuando tenía esa edad. Como ya se le había pedido permiso antes, se le aplicó tapping mientras ella iba narrando la escena.

Se presentó con esa niña y le explicó que venía a ayudarla, que en unos momentos entraría su hermana, pero que ella estaba allí para acompañarla. Al recorrer la escena y ver entrar gritando a la hermana y sacar al perrito de debajo de la cama, se empezó a poner nerviosa. Se le dijo que detuviera la escena, congelara a la hermana y le preguntara a su ECHO de 7 años qué sentía. Ella dijo que mucho miedo, que se asustó y que se paralizó y no pudo hacer nada, Linda le explicó a su ECHO que si quería podía ayudarla a superar el miedo y accedió a que le aplicara tapping (mientras yo lo aplicaba en Linda adulta). Se usó la frase preparatoria “aunque tienes mucho miedo y estás paralizada y no puedes hacer nada, aún así eres buena niña, yo te quiero, no estás sola. Se hicieron varias rondas con el miedo, el no poder hacer nada, el sentirse paralizada. Cuando el ECHO de 7 años se calmó Linda adulta le preguntó si había alguna cosa que le gustaría hacer diferente. El ECHO contestó que quería que el perrito no hubiera muerto, se le invitó a crear una escena donde así sucediera. El ECHO dijo que esa noche, antes de ponerlo debajo de la cama, lo encapsuló en una esfera transparente. Entonces cuando la hermana lo tomó y lo dejó caer este rebotó, y ella estaba riendo. La hermana se fue enojada. Ella se quedó jugando con su perrito, lo abrazó y se durmió con el.

Se llevó esta imagen a su cerebro, junto con las sensaciones de alegría y amor por su perrito. También la llevó a todas sus células y especialmente a su corazón. Allí se quedó un rato inhalando y exhalando la alegría de jugar con él. También se llevó esto a la matriz energética; ella dijo que esta alegría era de color amarillo y rosa y todo su cuerpo quedó envuelto en estos colores.

Al abrir sus ojos de nuevo, se le preguntó que cuando recordaba de nuevo esa escena, qué sentía. Ella dijo que cambió, que ya no sentía el miedo al recordar a la hermana, que había un nuevo recuerdo de la niña de 7 años jugando con su perrito.

Ahora ya su rostro se notaba más alegre y su cara más relajada. Me contó como su hermana había muerto de cáncer hacía 2 años, y dijo que “ella nunca cambió”. Al preguntarle cómo se sentía, dijo que ya no le temía ni estaba enojada con ella, que más bien le tenía lástima (nivel SUD 7). Se trabajó EFT con la frase preparatoria “aunque nunca cambió, aunque nunca me quiso, ahora me da lástima, pues pese a todo, yo era feliz y ella no”, Y se hicieron varias rondas con las frases cortas: “ahora me da lástima”, “ella no era feliz yo sí”. Ésto sirvió para reencuadrar sus emociones hacia la hermana. Luego comentó que ahora sentía tristeza por su hermana pues murió de cáncer (nivel SUD de 7). Se usó esto también para reencuadrar con la frase preparatoria, “Aunque antes me daba miedo y la soñaba atacándome, aunque mató a mi perrito, aun así ahora me da tristeza que haya muerto de esa manera, y me felicito por haber sobrevivido a todo esto.” Y se hicieron rondas con las frases cortas: me da tristeza por cómo murió, era mi hermana y sufrió por su enfermedad, no fue feliz, pero ya descansó, yo también dejo ir sus recuerdos en paz.

Luego dijo que la tristeza se había ido (SUD 0). Cerramos haciendo tapping con frases positivas:

“Ya todo pasó”, “estoy a salvo”, “elijo estar tranquila y en paz”, “merezco estar bien y sanar mi corazón”.

Para finalizar le pedí que colocara la mano izquierda sobre su corazón y le diera un poco de tapping con la mano derecha. Le dije que imaginara que su corazón era como una niña, que inhalara y exhalara suave pero profundo. ¿Qué le mandarías ahora a esa niña?, ¿que le dirías para verla feliz?

Dijo: “te quiero, eres una buena niña, haz sanado”, “te envío salud, te envío amor, te felicito”, “te envuelvo en luz”. Le pedí que se quedara en silencio inhalando y exhalando ese amor hacia esa niña; su rostro cambió y dibujó una suave sonrisa.

Cuando abrió los ojos me dijo: sabe, también mi bisabuela se murió del corazón. Yo no la conocí, no sé por qué me acordé de ella ahorita. Le dije que si quería también podíamos enviarle luz sanadora y amor a la bisabuela y a toda su línea generacional que hubiera sufrido del corazón, que imaginara un cordón de luz que partía desde ella hacia atrás a través del tiempo, que pidiera permiso al cielo, a los abuelos y a las abuelas, a los bisabuelos y las bisabuelas y a todos sus ancestros para mandarles amor y luz sanadora a su corazón, igual que lo había hecho con ella misma. Cerró los ojos, puso una mano sobre su corazón y mientras le daba un tapping muy suave con la otra, inhalaba amor hacia él y al exhalar lo extendía a través del cordón dorado a sus ancestros. Lo hizo unos minutos en silencio y luego abrió los ojos diciendo que había sido una experiencia muy hermosa.

Le sugerí que siguiera usando frases positivas para su salud, como las que enviamos a su corazón y las cuales le anoté en una tarjeta, mientras hacía rondas de tapping, ya que así ayudaría a mantener más sano su corazón.

Yo pienso que el liberar todos estos recuerdos dolorosos le ayudará a mejorar su salud. Hace poco, luego de unos 4 meses desde nuestra última sesión, vino a visitarme y me trajo a su nieta. Me dijo que se había sentido bien y que ya no tenía ese sueño, y que estaba contenta, que seguía con su chequeo médico regularmente, pero que por lo pronto todo iba mejor. Me dio mucho gusto verla de nuevo.

EFT nos conduce por caminos inesperados; al sanar el recuerdo de su relación dolorosa y traumatizante con su hermana, se abrió un espacio para el amor, y luego apareció el recuerdo de su bisabuela que la conectó con sus ancestros, y le dio la oportunidad de brindarles un regalo de amor y luz. Ya que somos el resultado de genes y creencias, de vivencias y comportamientos que pasan de una generación a otra, y estamos conectados a ellos aun sin haberlos conocido, creo firmemente que al sanar nosotros, podemos enviar parte de ese aprendizaje de amor también a nuestros ancestros y que desde luego este mismo aprendizaje también llegará a nuestros hijos y nietos. Nuestra familia es como una red de almas conectadas a través del tiempo y comparte con nosotros determinados campos mórficos. Si un individuo de esta familia tiene cierto avance, éste será compartido no sólo a futuras o presentes generaciones, sino que puede a través del amor llegar atrás en el tiempo. El concepto de tiempo lineal nos circunscribe a un breve espacio que es nuestra vida, pero si pensamos que éste se extiende de forma circular, entenderemos mejor que podemos, y hasta debemos, compartir ese amor con los que nos antecedieron, para beneficio y curación de toda la línea familiar.

Me acordé de la frase de AHEFT “muchos corazones un mismo latido”; EFT nos ayuda siempre a sintonizarnos de nuevo con el amor, ese es el latido que sana a nuestro corazón.

María Santa Cruz Peralta, México DF 

María Santa Cruz es licenciada en Química Bacteriológica y doctora en Inmunología, es maestra instructora de Reiki, Flores de Bach, Toque Cuántico, Formadora de EFT certificada por la AHEFT, Reimpronta Matricial.
Es instructora de Numerología Tántrica son algunas de las técnicas en las que está formada

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visita su sitio web