Sandi Radomski - Especialista en Sensibilidad a Sustancias


Sandi Radomski, ND, LCSW
SandiRadomski1.jpg

Hola.

La sensibilidad a sustancias es un problema mucho más poderoso de lo que mucha gente piensa. Afecta a muchas familias, y es un factor contribuyente a una larga lista de achaques (muchos de los cuales puede que te sorprendan). Por suerte, los procedimientos por medio de energía han demostrado que neutralizan los efectos de estos irritantes en una gran variedad de casos. Para darte una idea clara del problema, y de las posibilidades de sanarlas relacionadas con energía, presento abajo las primeras cuatro secciones de mi manual. Para los interesados, las instrucciones para pedidos están detalladas al final.

Sandi Radomski, ND, LCSW (Doctora en Naturopatía, Licenciada en Trabajo Social)

A. El Incremento en la Sensibilidad a los Alimentos y al Medio Ambiente

La incidencia de las alergias ha aumentado exponencialmente en nuestra sociedad. En cuanto comencé a tratar las alergias, parecía que los pacientes salían de la nada. Ha habido un gran incremento de asma, particularmente en los niños. Más y más pacientes con enfermedades medioambientales o sensibilidad a varios productos químicos vienen a verme con máscaras y botellas de oxígeno. A esta gente le resulta muy difícil hacer frente a los productos químicos de nuestra sociedad moderna. En más y más iglesias y oficinas se deja de usar fragancias y aromas para adaptarse a la gente con alergia. Hay un incremento en el número de edificios catalogados como “enfermos” debido a su toxicidad química. Hace poco, un edificio de siete plantas de oficinas perteneciente a DuPont, en Wilmington, en Delaware, fue evacuado completamente y cerrado.

También veo un incremento en el número de pacientes que no son capaces de tolerar sus medicinas recetadas por el médico. Trabajo en la consulta de un médico un día a la semana, y a menudo los pacientes se niegan a tomar sus recetas hasta que hago una prueba muscular que determine si sus cuerpos pueden suportar la medicación.

Hay muchos motivos por los que ha aumentado la sensibilidad a los alimentos y al medio ambiente. El motivo más evidente es que diariamente estamos siendo expuestos a muchos más productos químicos y sustancias de los que nuestros cuerpos han sido expuestos durante toda la evolución. A lo largo de miles de años de evolución nuestro sistema inmunológico aprendió a determinar qué sustancias eran buenas para nuestro cuerpo y cuáles venenosas. Cada día, inhalamos e ingerimos y digerimos productos químicos cuyos nombres no podemos siquiera pronunciar, y sin embargo damos por supuesto que nuestros cuerpos serán capaces de decidir si son saludables para nosotros.

Incluso nuestra fuente de alimentos no es tan pura como solía ser. Por ejemplo, las plantas de semillas de soja ahora están siendo cruzadas con las plantas de almendras para hacer las semillas de soja más resistentes. Parece de sentido común que las semillas de soja puede que tomen algunas de las características de las almendras. Como es sabido, la alergia a los frutos secos puede ser una de las más graves. Por lo tanto, el tofu o el miso puede que desarrollen características más negativas. Además, para prevenir la salmonella recientemente se ha comenzado a inyectar nuestras carnes con unas 39 “bacterias inofensivas”. Como todos sabemos, las bacterias pueden mutar fácilmente y entonces resultar peligrosas.

Las alergias a las sustancias inhalantes en el interior han incrementado en los edificios construidos después de la crisis económica del 1970. Los edificios son ahora más herméticos para conservar combustible, pero a su vez están también atrapando en el interior más productos químicos y moho.

Las alergias aumentan tras los traumas; por lo tanto, mientras tengamos traumas y estrés en nuestra cultura, seguiremos teniendo un aumento en las reacciones alérgicas. Las alergias pueden surgir cuando una persona experimenta un trauma mientras está expuesta a un alimento o producto químico en particular. Una de mis pacientes vino quejándose de que ya no podía comer la mayoría de los alimentos sin ponerse muy enferma. Estaba adelgazando más y más, y estaba muy preocupada. Mientras trabajábamos juntas se dio cuenta que su reacción negativa a los alimentos comenzó después de una comida de alta cocina en Alemania hacía muchísimos años. Ella tomó varios platos con todo tipo de comida, especias, vinos y postres. Después de la comida descubrió que los Estados Unidos acababan de bombardear Libia. En su cabeza ella creyó que su hijo, que estaba en edad de reclutamiento, moriría en ese conflicto. Se le doblaron las rodillas y se desplomó al suelo. Sus alergias alimentarias comenzaron poco después. Ella tuvo un trauma a la vez que tenía todo tipo de alimento en su cuerpo, que ahora estaban condicionados al trauma.

Este tipo de asociación de alimentos y trauma apoya las conclusiones del Dr. Robert Ader, quien acuñó el término psiconeuroimunología. Él realizó el primer estudio sobre cómo nuestro cuerpo puede ser condicionado rápidamente a asociar lo que sea que esté pasando con los alimentos que se estén comiendo. El Dr. Ader les dio a los ratones un inhibidor de la respuesta inmunológica en una solución de sacarina. Un mes más tarde, les dio a los ratones sólo la solución de sacarina. En respuesta al sabor, la función del sistema inmunológico de los ratones disminuyó. La inhibición de la respuesta inmunológica se había condicionado al sabor de la sacarina, igual que un trauma se asocia a ciertos alimentos u olores. El Dr. Ader creyó que esto era extremadamente significativo para los humanos. Por ejemplo, si tomas helado de pistacho por primera vez cuando tienes la gripe y estás inmunológicamente débil, cuando vuelvas a comer helado de pistacho la función de tu sistema inmunológico se reducirá. Las implicaciones son interminables.

Como mucha gente comprueba, las alergias suelen ser cosa de familia. Parece que haya un componente genético que predispone a cierta gente a tener alergias. Es la tendencia a tener alergias lo que se hereda, más que padecer necesariamente el mismo tipo de reacción alérgica. Por ejemplo, alguien con síntomas de alergia respiratoria puede que tenga un hijo/a con problemas digestivos causados por ciertos alimentos. Cuando se determina si hay un componente alérgico en el problema de un paciente, pregunta siempre si hay alguna tendencia familiar a padecer alergias.

Otro motivo importante del aumento de las reacciones alérgicas es el efecto de la “gota que rebosa el vaso”. El sistema inmunológico está procesando información constantemente para determinar la seguridad de ciertos alimentos y productos químicos, ajustando su entorno interior constantemente para mantener su homeostasis con respecto a esas sustancias. A veces el vaso se llena de agua. El sistema inmunológico no puede ya continuar adaptándose a los productos químicos a los que se encuentra expuesto. Se da por vencido. El agua rebosa el vaso y la persona comienza a experimentar reacciones respecto a esas sustancias.
________________________________________
B. Definición de Alergia y Toxinas Energéticas

Me hice consciente por primera vez de la importancia de la sensibilidad a los alimentos y el medio ambiente a través del trabajo del Dr. Roger Callahan, el fundador de la Terapia del Campo de Pensamiento (T.F.T. por sus siglas en inglés). Aunque T.F.T. obtiene un éxito elevado, el Dr. Callahan quiso saber porqué algunas personas no pueden ser tratadas con éxito, y otras puede que dejen el tratamiento y vuelven a tener las emociones negativas. Descubrió que, cuando cierta gente está expuesta a determinadas sustancias, entran en reversos psicológicos y vuelven a sus síntomas. A estas sustancias las denominó toxinas energéticas, ya que son tóxicas para o debilitan el sistema de energía del cuerpo. A este debilitamiento del sistema de energía del cuerpo yo lo voy a denominar alergia. Por lo tanto, cuando me refiero a alergias, no es a la definición médica estricta de alergia que implica una reacción histamínica.

Me parece que la definición más clara y simple de una alergia, para el propósito de este manual, es la que ofrece la Dra. Doris Rapp en su libro “Alergias y Tu Familia”. En su libro indica que “una alergia es una respuesta anormal a un alimento, una droga o algo en nuestro entorno que normalmente no causa síntomas en la mayoría de la gente.” No se sabe por qué cierta gente desarrolla esas respuestas anormales y otra no. Las sustancias que causan alergias se denominan alérgenos. Los alérgenos pueden presentarse en una gama de sustancias no tóxicas, como alimentos o polen, a sustancias tóxicas tales como los productos petroquímicos o los gases de combustión de los vehículos. La persona alérgica reacciona ante cantidades que son inocuas para la mayoría de la gente.

En su libro “Cómo Ganar la Guerra Contra el Asma y las Alergias”, Ellen Cutler, D.C. (Dra. Quiropráctica) indica que, en la persona alérgica, el “sistema inmunológico identifica erróneamente las sustancias inocuas como invasores peligrosos, y activa los anticuerpos para defender al cuerpo.” La Dra. Cutler adopta “la visión más amplia de una alergia como cualquier respuesta negativa o anormal del sistema inmunológico.” Ella cree, por ejemplo, que no existe nada que sea un resfriado simple; más bien, el resfriado es la respuesta de un sistema inmunológico debilitado, ya sea atacado por el polen, los alimentos o los virus. Puesto que un virus también se puede identificar como un alérgeno, la Dra. Cutler trata el resfriado como una alergia y obtiene excelentes resultados.

Esta consideración conceptual de una alergia como cualquier cosa que debilita el sistema inmunológico nos permite expandir nuestras ideas sobre lo que desencadena los síntomas. De repente, elementos infecciosos, como las bacterias, los virus y los parásitos, así como las hormonas y los órganos del cuerpo, y los elementos inyectables como los inmunizadores, están a nuestra disposición para hacer pruebas y para técnicas de tratamiento.

Es importante tener en cuenta el propósito de estos tratamientos de las alergias con psicología energética. Como Jimmy Scott, Ph.D. (Dr. en Filosofía) indica en su libro “La Energía y La Alergia”, “el tratamiento implica que son las perturbaciones energéticas la que son tratadas, no los síntomas psicológicos o físicos.” A continuación dice: “si se recupera el equilibrio energético, entonces, cualquier síntoma que se hubiera desarrollado, será eliminado ahora por el mismo cuerpo.” Por consiguiente es evidente por qué las técnicas de psicología energética funcionan tan bien con las alergias. Las alergias provocan un desequilibrio en el sistema energético del cuerpo; los tratamientos con psicología energética equilibran la energía del cuerpo en relación a la sustancia; cuando el sistema de energía del cuerpo fluye libremente de nuevo, los síntomas ya no existen.

Hay una profunda conexión entre los conceptos de T.F.T. y las alergias o las toxinas energéticas. Los “puntos de dolor” en el pecho que usamos en T.F.T. para corregir los reversos psicológicos son en realidad áreas de drenaje neurolinfático. Al frotarlas estimulamos el drenaje de toxinas del cuerpo. Estos puntos son más dolorosos cuando estamos expuestos a más sustancias alérgicas. La exposición a toxinas energéticas produce reversos psicológicos, y el tratamientos de los reversos psicológicos es estimular el drenaje de toxinas del cuerpo.

Definiciones

Alergia: Debilitamiento del sistema energético del cuerpo.
Tratamiento de la Alergia: Tratar las perturbaciones energéticas, no los síntomas.

C. Cualquier Síntoma Puede Ser Debido a Sensibilidad a los Alimentos o al Medio Ambiente

Además de los ya familiares trastornos respiratorios, las alergias pueden causar una multiplicidad de síntomas. En esencia, cualquier síntoma puede ser causado en realidad por la sensibilidad a los alimentos o al medio ambiente. En consecuencia, independientemente de las dolencias que se presenten, es importante hacer preguntas para determinar si pudiese ser debido a una alergia. A continuación presento una lista parcial de síntomas causados por alergias:

• Dolores de cabeza
• Problemas respiratorios
• Dolor de garganta
• Tos crónica
• Resfriados frecuentes
• Irritación ocular
• Fatiga
• Mareos
• Falta de memoria
• Depresión
• Ansiedad
• Embotamiento mental
• Molestias y dolores musculares
• Artritis
• Problemas digestivos
• Dificultades de aprendizaje
• Aumento de peso
• Hiperactividad

Aquí presento algunos ejemplos poco comunes que he observado en mi consulta:

SINTOMA----------CAUSA
• Dolor de oído----------Ponerse el lápiz tras la oreja
• Estornudar----------Las toallitas faciales sin aroma de la marca Puffs™
• Dolor en el dedo----------El atún
• Tos nocturna----------El trigo
• Ansiedad/Depresión----------El detergente de la ropa
• Mareos, incapacidad para concentrarse----------Las luces fluorescentes
• Irritación ocular----------Las lentes implantadas para las cataratas

D. ¿Es este Síntoma Debido a una Alergia?

En nuestra sociedad no estamos acostumbrados a considerar síntomas, que no sean los tradicionales problemas respiratorios o las erupciones, como debidos a alergias. De hecho, si una persona tiene un síntoma atípico que no se puede diagnosticar, frecuentemente se le dice a esa persona que “está todo en su cabeza.” Particularmente, si el síntoma es de naturaleza emocional, la gente le atribuirá únicamente causas psicológicas, incluso aunque los ataques de pánico, la agorafobia, la depresión, la ansiedad o el embotamiento mental puedan todos suceder tras el contacto con determinados alimentos, olores o tejidos.

Parece fácil atribuir una motivación psicológica a nuestros síntomas; incluso cuando parece que, en los casos de rabia, miedo o ansiedad inesperados, siempre podemos localizar algo que alguien nos dijo o hizo en ese momento o en el pasado. ¿Qué pasaría si, en lugar de eso, la propensión a esta reacción emocional fuese desencadenada por una alergia? Ciertamente el tratamiento sería diferente. La percepción del paciente sobre sí mismo/a sería diferente, y su conexión con la gente de su entorno sería diferente.

El Dr. Roger Callahan es un fuerte defensor de que las toxinas energéticas son las responsables de las emociones negativas y las patologías. Durante su seminario de formación en diagnosis, él explicó que cuanta más toxina energética tiene una persona, más grave es la patología. Él creía que la gente con más alergias se encontraría en instituciones mentales.

Una entrevista con el Dr. Richard G. Jaeckle, M.D. (Dr. en Medicina), llamada “Trastornos Mentales Relacionados con la Levadura,” proporciona datos para esta hipótesis. El autor documenta episodios psicóticos desencadenados directamente por la exposición a ciertas levaduras comunes. Una niña de 12 años pasó de la normalidad a tener que contenerla para evitar que mordiese o golpease, y con un comportamiento completamente descontrolado, tras ser expuesta a las levaduras del tricofiton, la monilia, y el epidermofiton. Volvió a mostrar un comportamiento adecuado tras recibir inyecciones de benadryl para contrarrestar la reacción alérgica.

Un ejemplo menos grave fue el exhibido por una de mis pacientes, brillante y culta, que se dio cuenta del efecto de las alergias en su cuerpo. Se sentía bien cuando fue a hacer la compra. Al recorrer un pasillo notó el olor a popurrí. Para cuando llegó al final del pasillo se sentía ansiosa y asustada. Ella fue lo suficientemente consciente como para comprobar su cuerpo y se dio cuenta de que estaba teniendo una reacción al aroma. Cuando se alejó de la zona su cuerpo y sus emociones volvieron a la normalidad. Qué fácil hubiese sido atribuir la emoción provocada por la alergia a algún suceso aleatorio de su vida. Qué fácil hubiese sido enfadarse con o temer a la persona o suceso que coincidiese con el contacto con el alérgeno, y más aún, qué fácil hubiese sido comenzar a evitar las situaciones en las que el aroma pueda estar presente.

Tengo otra paciente que es una brillante y responsable enfermera graduada. Ha estado dentro y fuera de hospitales psiquiátricos toda su vida. Hallamos que sus admisiones coincidían con sus tratamientos dentales. En las pruebas resultó que era muy alérgica al fluoruro, y siempre se le habían dado tratamientos con fluoruro. Lo curamos; sin embargo, le aconsejé que evitase tener más tratamientos con fluoruro en el futuro. Ella ha padecido varias infecciones bucales y problemas con las levaduras debido a su dentadura, las cuales sucedieron justo antes de sus recaídas mentales.

Siempre podemos concebir una “causa psicológica” para las emociones problemáticas. Ya es hora de que miremos a las causas físicas, particularmente a sustancias alérgicas, como contribuyentes a las reacciones emocionales.
________________________________________
Para más información sobre Antídotos a las Alergias, o para pedir los manuales u otros productos, ponte en contacto conmigo por teléfono, correo electrónico o visita nuestro sitio en la Web www.allergyantidotes.com. Puedes pedir productos a través de nuestro sitio en la Web, por teléfono o por fax usando una tarjeta de crédito. Si haces tu pedido por teléfono o fax, asegúrate de proporcionar tu número de teléfono al que te podamos llamar si tenemos alguna pregunta sobre tu pedido.

Sandi Radomski
1051 Township Line Road
Jenkintown, PA 19046
telf.: 215.885.7917
fax: 215.572.1175
www.AllergyAntidotes.com
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

List of Innovators

Traducido por Ana Saval-Badía - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif