La técnica de las dos películas para temas emocionales intensos

Luis Berli de Argentina comparte una interesante técnica para tratar temas emocionalmente intensos: La Técnica de las Dos Películas. Nos relata en detalle un ejemplo de cómo la utiliza en una sesión. Resulta útil para trabajar con uno mismo y con un compañero/asesor/terapeuta. Hay mucho que aprender de este artículo. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o visitar el sitio web de Luis.


Por Luis Berli

Esta técnica surgió intuitivamente en mi consulta, y es el producto de una síntesis entre varias herramientas de EFT para minimizar el dolor al trabajar con temas emocionales intensos. La técnica de las dos películas combina elementos de la Técnica para el trauma sin lágrimas (suponer, adivinar o imaginar la intensidad del malestar), la Técnica del Compartir beneficios (vamos disminuyendo el dolor sin hacer tapping directamente sobre el problema), y, por supuesto, la Técnica de la película.

Una de las principales ventajas de EFT, es su naturaleza suave, que nos permite encontrar alivio emocional sin volver a experimentar cada uno de los momentos de la situación dolorosa que ya hemos vivido una vez. Nuestro cerebro tiene un registro detallado de cada aspecto de nuestras vivencias traumáticas aunque no las recordemos totalmente de modo consciente. Y es muy interesante el hecho de que recordamos con todo el cuerpo, por lo que cuando algo nos evoca un simple aspecto de la situación vivida, nuestro cuerpo-mente parece volver a estar allí por completo, como si no hubiera pasado el tiempo, a pesar de que haya ocurrido muchos años atrás. Esto tiene un valor adaptativo para el ser humano, ya que la etiqueta emocional con que guardamos el recuerdo en la memoria, nos permitirá salir rápidamente del peligro en caso de que se presente una situación similar. Pero por la intensidad emocional en juego, este mecanismo adaptativo puede bloquearse y no discriminar cuáles circuitos de la memoria son útiles para el día de hoy, y cuáles nos limitan y nos paralizan, haciéndonos repetir un círculo de frustración y malestar.

EFT es una herramienta maravillosa para desbloquear este tipo de recuerdos, pero a veces, la vividez emocional de los mismos puede hacer que la sesión no sea tan libre de dolor como desearíamos. Para estos casos, la técnica de las dos películas puede llegar a ser muy provechosa, especialmente cuando ya sabemos de antemano que el tema que vamos a trabajar tiene una alta carga de intensidad.

La aplicación de la técnica:
La técnica de las dos películas se puede aplicar en uno mismo, o durante una sesión de asesoramiento con EFT; y si bien fue pensada para asuntos emocionales intensos, funciona muy bien y fluye muy suavemente en otros temas más leves.

Voy a contarles cómo utilizo esta técnica en las sesiones de EFT.

Cuando ya está definido el tema o recuerdo específico que vamos a trabajar y le hemos puesto el título como si fuera una la película, me siento al lado de la persona a la que estoy asesorando, mirando ambos hacia una pared, que hará las veces de una pantalla de cine. Tomemos como ejemplo un recuerdo de una inundación que la persona sufrió y le dejó como secuela susto, preocupación, angustia y temor intensos. El título elegido para la película es: “Aguas oscuras”.

En tal caso le digo: “Vamos a imaginar que este lugar es un complejo de cines de esos que tienen varias salas de proyección. Nosotros aquí, en esta sala, vamos a ver juntos una película muy agradable, linda, una que a vos te guste. Y en una sala que está por allá (hago un gesto con la mano indicando que está muy lejos), mientras nosotros estamos viendo esta película, se va a proyectar la película “Aguas oscuras” (el título que la persona le haya puesto). Pero nosotros no nos vamos a enterar de lo que pasa allá, sino que simplemente vamos a estar viendo esta película juntos, y mientras lo hacemos, tu sabiduría inconsciente va a llevar luz y alivio emocional a aquel recuerdo”. Hay personas a las que no les gustan los espacios cerrados. En tal caso, propongo ir a un complejo de cines al aire libre, ya que es fundamental estar siempre atentos a crear un ambiente confortable, seguro y protegido.

Si la persona lo desea y está de acuerdo, al tiempo que sostengo su mano, voy haciéndole tapping en todos los puntos de la mano y en el punto de Karate, sin parar, y mientras lo hago, voy preguntándole cosas sobre la película agradable que estamos viendo juntos. Otra posibilidad es que cada uno haga tapping sobre sí mismo, mientras contemplamos la pantalla.

Supongamos que ha elegido como película agradable: “Un paseo por el campo”, entonces, le pido que me cuente lo que está viendo, y cuando se queda en silencio, le pregunto: ¿Qué colores ves allí?, ¿Qué temperatura hay?, ¿Qué es lo que más te gusta de esta película?, etc. De este modo, reforzamos la conexión con las sensaciones agradables y placenteras de esta película que estamos viendo. Si hay algo que no le guste del paisaje o de los detalles de esta película, le pido que lo cambie o que vaya a otro sitio que le guste.

Al cabo de unos minutos le pregunto: ¿Ya terminó de pasar la película que está en la otra sala? Si me responde que no, seguimos viendo un rato más esta película, o podemos elegir otra que sea agradable y placentera. Cuando me dice que sí, le digo: “No lo vamos a hacer ahora, pero quiero que me digas: ¿Cuánto supones que te molestaría si fuéramos juntos a aquella sala a ver la película ‘Aguas oscuras’?”

Volvemos a repetir el ciclo tantas veces como sea necesario, hasta que su respuesta sea: “Supongo que sería un cero o un uno”.

Llegado a este punto, cuando el malestar ha bajado, invito a la persona a que nos vayamos acercando a la otra sala de cine, mientras vamos evaluando la intensidad, y si sube, por mínimo que fuere, nos detenemos en ese punto y hacemos rondas de EFT. Por ejemplo: “Aunque me da temor trasponer puerta de esta sala, me acepto y me amo completa y profundamente, y elijo sentir paz y serenidad”.

Una vez que llegamos al lugar, vemos juntos la película, deteniéndola y trabajándola, si es que todavía queda un resto de malestar (Técnica de la película clásica).

Lo más habitual es que llegado a este punto, el dolor emocional se mantenga muy bajo o ya no exista durante la proyección de la película, y en su lugar aparezca un sentimiento de alivio y de paz profunda.

Entonces, simplemente volvemos a sentarnos en el lugar habitual, frente a frente, y cerramos la sesión con una charla amigable.

Es fácil aprender esta técnica si al comienzo la utilizamos para temas simples sin una alta carga de malestar, a modo de ensayo, para ir familiarizándonos con ella. Podemos utilizarla en nosotros mismos para trabajar nuestros asuntos o para hacer nuestro Proceso de Paz Personal.

¡Cuánto espacio para el bienestar emocional y la paz interior vamos creando cuando nos liberamos de todos esos recuerdos dolorosos que limitaban nuestra capacidad de experimentar felicidad!

Con amor y luz,
Luis Berli

Luis es Psicólogo clínico desde el año 1999. Se ha formado en técnicas que tienen una visión integral mente-cuerpo, y comprenden al ser humano como una totalidad. Su formación en EMDR. (Movimientos Oculares, Desensibilización y Reprocesamiento) lo llevó a conocer EFT, y a integrarlo con sus conocimientos en PNL (Master en PNL), y a otras Técnicas que exploran el modo en que percibimos la realidad a través de nuestros hemisferios cerebrales (Técnicas de Integración Cerebral).
Su interés por los beneficios de la Meditación y su pasión por la música, lo llevaron a crear una forma de meditar que combina la relajación física con el tapping mental musical, llamada “Meditapping”. Actualmente está abocado a impartir cursos de EFT y talleres Meditación combinada con tapping.