Karen Bell escribe un poema sobre una experiencia traumática y, entonces hace 'tapping' sobre el poema

Karen Bell desde el Reino Unido obtuvo muchos beneficios de escribir un poema acerca de sus experiencias traumáticas del pasado y de, al mismo tiempo, hacer tapping sobre ellas. Esta es una idea inteligente que ciertamente sacará a la luz algunas importantes raíces de problemas. Debe resultar de ayuda para muchos.


Por Karen Bell

He hecho tapping cerca de una hora al día en mí misma desde que aprendí EFT hace dos años. He tenido muchos problemas que tratar incluyendo el abandono de mis padres cuando yo era bebé, el grave abuso físico y emocional por parte de mi abuela que me crió, muchas creencias limitantes y una enfermedad potencialmente mortal. He llegado más lejos en la solución de estos problemas en este tiempo de lo que logré con 15 años de tratamiento convencional. Es todavía un trabajo en progreso, y estoy muy agradecida por su boletín, que me ha dado un muy necesitado ánimo e ideas.

Ahora me gustaría compartir con los lectores una técnica que encuentro que realmente me ha ayudado. Cuando comencé por primera vez a hacer tapping, podía acceder fácilmente, y luego liberar, emociones muy profundas y fuertes. Sin embargo, como mi vida se ha vuelto más pacífica, he tenido que excavar un poco más profundo para llegar a estas emociones.

Una manera en la que he hecho esto es a través de la utilización de la poesía. Trato de escribir un poema sobre una experiencia traumática y hago tapping al mismo tiempo. Al simultáneamente crear la poesía y usar una gama de técnicas de EFT (Técnica de la Película, Método de las Elecciones, Contar la Historia, etc), he podido acceder a muchos más recuerdos y a emociones más profundas. Creo que el acto de tratar de pensar en una forma poética de expresarse, produce una especie de profunda aceptación, debido a que uno está también en busca de la belleza en la declaración. Aquí hay un ejemplo de uno de esos poemas:

(“Mamá y papá” es lo que yo llamo a los abuelos que me criaron). Comienza refiriéndose a una conversación que tuve con ellos cuando estaba en los primeros años de mis 20s.

¿Fue culpa mía?
¿Era yo una buena niña? Les pregunté a mi mamá y papá. Eras un ángel, contestó mi mamá. ¿Por qué me golpeabas entonces?

Nunca te pusimos un dedo encima…
Tú nos golpeabas todos los días
De qué estás hablando…
Sólo quiero saber por qué nos golpeabas
No empieces…
No estoy empezando, sólo quiero saber

No regreses aquí creando problemas… ahora mamá gritando y chillando. Papá golpeando su cabeza en la pared. Mira lo que le has hecho a él… Lo siguiente que supe papá tenía herpes zoster (“shingles”). Él nunca se recuperó realmente. ¿Fue culpa mía?

Papá no nos protegía de ella
Aunque a veces él decía “déjalos”
La violencia era casi todos los días
Magulladuras en nuestras frentes

Negro, azul, en forma de copa de huevo
Marcas de
El zapato de tacón stiletto
El cepillo
El cinturón
La cuchara de madera
Enormes baches grandes en nuestras cabezas
¿Alguna vez lo superaré realmente?

¿Fue culpa mía?
Ella decía pongan mantequilla sobre las magulladuras
Ella decía cúbranlas con su cabello
Ella decía díganle a la gente que golpearon su cabeza en el armario. No teníamos que decirles nada. Nadie preguntaba. Ningún maestro preguntaba. Ningún vecino preguntaba. Ningún pariente preguntaba. Nadie preguntaba. ¿Por qué no puedo simplemente superarlo?
¿Fue culpa mía?

Tengo que haber tenido doce años de edad cuando le dije a ella, “puedes matar a los niños al darles golpes alrededor de la cabeza”

Yo sabía que estaba mal
Podía ver que estaba mal
Podía sentir que estaba mal
Podía decir que estaba mal
¿Por qué no podía nadie más?
Hasta ahora nunca lo superé realmente
¿Fue culpa mía?

Elijo aceptarme a mí misma
Elijo protegerme a mí misma
Sé que estaba mal
Sé que soy fuerte
Sé que soy buena
Sé que ya pasó
Sé que estoy superándolo
Sé que no fue mi culpa

No sé si este poema ganaría algún premio literario, pero el proceso de su creación me ayudó a eliminar algunos problemas pendientes. Sigo haciendo tapping cada día cuando puedo. Ahora soy una Profesional del EFT con sede en Bristol, Inglaterra, y estoy especialmente interesada en trabajar en cuestiones de maltrato infantil, abandono, autoestima y graves problemas de salud. Gracias de nuevo por su gran boletín informativo, así como por hacer el EFT tan accesible.

Con mis mejores deseos,
Karen Bell

Traducido por María del Pilar Castillero - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - Ir a su sitio Web