El tratamiento del trauma psicológico en veteranos de guerra con EFT (técnica de liberación emocional): ensayo clínico de control aleatorio

Dawson Church, PhD (doctorado)[1] Crystal Hawk, MEd (Máster en pedagogía)[2] Audrey Books, PhD (doctorado)[3] Oliver Toukolehto[4] Maria Wren, LCSW (licenciada en trabajo social clínico)[5] Ingrid Dinter[6] Phyllis Stein, PhD (doctorado)[7]. El tratamiento del trauma psicológico en veteranos de guerra con EFT (técnicas de liberación emocional): ensayo de control aleatorio. La información se presentó en la conferencia de la Academia americana de medicina contra el envejecimiento (A4M) en San José, California, el 9 septiembre 2009.

(1) Fundación para la Medicina Epigenética, Santa Rosa, California. Por favor dirigir toda la correspondencia a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..
(2) Red de Toque Terapéutico de Ontario, Canada
(3) Universidad de Arizona, Tucson, Departamento de Psicología
(4) Servicios Uniformados de la Universidad de Ciencias de la Salud
(5) Administración del Servicio de Veteranos de Guerra, Connecticut, Campus Newington
(6) Sanación Ahora, Hopkinton, New Hampshire
(7) Escuela de Medicina de la Universidad de Washington

Resumen

Un protocolo de seis sesiones de una terapia novedosa y breve; EFT (técnicas de liberación emocional) ha demostrado su eficacia en la reducción del trastorno por estrés post-traumático y otros síntomas psicológicos concurrentes en una serie de ensayos temporales cruzados. Este ensayo utiliza un diseño aleatorio y el grupo de control en lista de espera (n=13). El grupo de sujetos experimentales (n=19) recibió sesiones de asesoramiento con EFT durante 6 horas, con evaluaciones pre-test y post-test, así como una prueba intermedia al cabo de tres sesiones. El trastorno por estrés post-traumático se evaluó utilizando PCL-M (listado de verificación de trastorno por estrés post-traumático militar), según el cual se clasifica como clínico a partir de una puntuación superior a 50. La gravedad y extensión de la angustia psicológica se midió con el SA-45 (test de evaluación de síntomas 45), versión corta del SCL-90. Los síntomas y el trastorno por estrés post-traumático no se redujeron a lo largo del tiempo en el grupo de lista de espera. La extensión de la angustia psicológica se redujo de forma altamente significativa en el grupo de EFT, así como su gravedad (ambos con p<0,001). Después de tres sesiones de EFT, el 72% puntuó negativo en trastorno por estrés post-traumático, con una puntuación media de entre 62 y 44 pre-test (p<0,001). Al cabo de seis sesiones de EFT, el 88% puntuó negativo en trastorno por estrés post-traumático, con una puntuación media de 35 (p<.001). Trece sujetos completaron el seguimiento de tres meses y todos ellos puntuaron negativo en trastorno por estrés post-traumático (media=31, p<.001). Los resultados son consistentes con otros informes publicados que muestran la eficacia de EFT en el tratamiento del trastorno por estrés post-traumático y los síntomas patológicos asociados.

Términos clave: veteranos de guerra, trastorno por estrés post-traumático (TEPT), terapia de exposición, trauma, EFT (técnicas de liberación emocional).

Introducción

Se estima que alrededor de 300.000 personal militar de los EEUU que regresa de los conflictos en Irak y Afganistán padecen de trastorno por estrés post-traumático (Institute of Medicine, 2006). El trastorno por estrés post-traumático se asocia con enfermedades concurrentes como la depresión, ansiedad y otras problemas de salud mental posteriores al despliegue militar (Defense Health Board Task Force on Mental Health [Grupo de trabajo sobre la salud mental del departamento militar de salud], 2007). Más del 80% de las personas que padecen trastorno por estrés post-traumático cumplen los criterios diagnósticos de otro tipo de trastorno psicológico (Breslau, 1990; Clancy et al, 2006). Además de los síntomas psicológicos, la gente que padece trastorno por estrés post-traumático tiene una mayor predisposición a las enfermedades físicas, lo cual eleva el coste y la complejidad de la asistencia sanitaria en esta población (Boston University, 2008). Es necesario tratar el conjunto de enfermedades para que el tratamiento del trastorno por estrés post-traumático sea eficaz (Tanielian et. al., 2008). Este tipo de problema ha estimulado los esfuerzos para encontrar tratamientos conductuales para el trastorno por estrés post-traumático. El meta-análisis de Bradley (2005) encontró que la terapia cognitivo-conductual, la desensibilización y reprocesamiento por el movimiento de los ojos (EMDR) y las terapias de exposición resultaban eficaces, mientras que el meta-análisis de Seidler and Wagner (2006) encontró eficaces EMDR y la terapia cognitivo-conductual.

EFT (técnicas de liberación emocional) es una terapia de exposición breve con componentes somáticos y cognitivos. Después de recordar un incidente traumático, el sujeto le asigna una puntuación en el tipo de escala Likert, de 10 (máximo) a 0 (mínimo), denominadas unidades de angustia subjetiva o UAS (Wolpe, 1973). Los sujetos emparejan el recuerdo traumático con un enunciado de auto-aceptación, ej.:”Aunque tuve que dispararle al niño que corría hacia mi trinchera con una granada…” (recuerdo), “me acepto plena y profundamente a mí mismo” (enunciado de auto-aceptación). Entonces el sujeto hace tapping en una serie de puntos en el cuerpo. Las secuencias de tapping con EFT se pueden repetir hasta que la puntuación subjetiva dada por el individuo se reduzca a 0, indicando que no existe intensidad emocional asociada con el recuerdo traumático. Gary Craig desarrolló EFT y la describe en El Manual de EFT (Craig, 2008), que ha estado disponible gratuitamente para su descarga desde Internet durante una década, llevando a una puesta en práctica estandarizada. EFT con trastorno de estrés post-traumático (Craig, 2009) hace una revisión de la evidencia clínica y de investigaciones de relevancia para este estado, e incluye estudios de casos y recomendaciones sobre protocolos para implementar EFT con clientes que padecen trastorno por estrés post-traumático. El método consensuado de investigación con EFT utilizado en ensayos presentes y previos está disponible en Internet (www.SoulMedicineInstitute.org/EFT.pdf).

En un estudio piloto cruzado con diseño de medidas repetidas se observó que seis sesiones de EFT producen reducciones estadísticamente significativas en toda la gama de síntomas psicológicos, así como en el trastorno por estrés post-traumático, y los beneficios se mantienen durante el seguimiento (Church, Geronilla & Dinter, 2009). El tratamiento intensivo con EFT durante una semana también ha demostrado que reduce el trastorno por estrés post-traumático y las enfermedades concurrentes (Church, 2009a). Se ha encontrado que EFT resulta eficaz en el tratamiento del trastorno por estrés post-traumático en poblaciones no militares (Swingle, Pulos & Swingle, 2004), a la vez que se han utilizado otras formas de psicología de la energía con víctimas de desastres tanto provocados por el hombre como naturales (Feinstein, 2008a). En estudios en los que se ha utilizada el encefalograma para determinar cambios en las estructuras límbicas cerebrales durante el recuerdo de incidentes traumáticos también se ha encontrado que la psicología de la energía causaba una reducción de la respuesta de estrés y los beneficios se mantenían durante el seguimiento (Swingle, Pulos & Swingle, 2004; Diepold, 2008; Lambrou, Pratt & Chevalier, 2003). Además de los síntomas psicológicos, se ha utilizado EFT para tratar una amplia variedad de desórdenes orgánicos (Feinstein, et. al., 2005).

El dilema clínico que se encuentra al evocar recuerdos del combate es el riesgo de traumatizar de nuevo. Los sujetos a los que se les pide que recuerden un incidente traumático puede que se traumaticen de nuevo en lugar de desensibilizarse con la experiencia (van der Kolk, 1996). Este tipo de riesgo se minimiza normalmente con EFT y otras técnicas de psicología de la energía (Mollon, 2007). Los profesionales que utilizan EFT notifican ausencia de angustia por parte del cliente y la reducción rápida de la intensidad emocional indicada por el sujeto (Mollon, 2008). Se observa una reducción en la intensidad emocional incluso en estudios que solicitan que los veteranos de guerra traigan a la memoria recuerdos de combate con evocaciones altamente emocionales (Church, 2009a; Church, Geronilla & Dinter, 2009). En una encuesta de facultativos se encontró que, cuando existía peligro de causar de nuevo una traumatización, se preferían los métodos de psicología de la energía (Schulz, 2009). Flint, Lammers y Mitnick (2005) encontraron que EFT era una intervención segura para los individuos traumatizados y describen métodos de grupo, así como protocolos de psicoterapia individual, para aplicar EFT cuando existe riesgo de traumatizar de nuevo.

Los mecanismos de acción de EFT y otras técnicas de psicología de la energía implican una variedad de sistemas psicológicos. Lane (2009) postula que existe una mayor regulación del axis hipotalámico-pituitario-adrenal (HPA). Oschman (2005) describe las propiedades semi-conductivas del tejido conectivo y la transmisión de señales que reducen el estrés durante las sesiones de terapia energética por medio de esta matriz. Sabban & Kvetnansky (2001) describen las funciones reguladoras de los genes tempranos-inmediatos, particularmente genes como el C-fos y EGR-1, que alcanzan su nivel culmen cuando existe estrés. Church (2009b) resume la evidencia sobre cómo se acallan estos y otros genes específicos del estrés durante una eficaz intervención conductual del trastorno por estrés post-traumático, así como sobre el aumento de la re-absorción de hormonas del estrés, como el cortisol y la epinefrina, durante el tratamiento con EFT. LeDoux (2002) describe la evaluación de amenaza que realiza la instalación neuronal del cerebro y que los recuerdos traumáticos puede que condicionen la amígdala a dar respuesta, lo cual resulta en “la invasión hostil de la consciencia por parte de la emoción”.

Cuando se produce un contra-condicionamiento con éxito, los recuerdos se consolidan de nuevo en esas estructuras neuroplásticas, pero en esta ocasión se emparejan con señales cercanas que no son estresantes (Davis, Bozon, & Laroche, 2003). La psicoterapia que funciona produce cambios sustanciales en esas estructuras cerebrales (Felmingham, Kemp & Williams, 2006). Diepold and Goldstein (2008) utilizaron EEG para medir los estados mentales y descubrieron que a medida que se disminuía la intensidad emocional subjetiva de los recuerdos traumáticos a consecuencia del tratamiento con psicología de la energía, las frecuencias neurales asociadas con el estrés se reducían también.

La psicología de la energía parece afectar a una multitud de sistemas psicológicos, en particular a las estructuras que regulan la respuesta física al estrés. Craig (2008), al igual que Gallo (1999) y otros creadores de la psicología de la energía, sugieren que su eficacia es atribuible a los puntos de tapping prescritos en EFT, que corresponden a los puntos finales de los meridianos de acupuntura. Imágenes por Resonancia Magnética de la amígdala, el hipocampo y otras estructuras asociadas con el miedo y el dolor mostraron disminuciones notables de actividad en relación con la estimulación de acupuntura en los puntos finales de los meridianos (Dhond, Kettner, & Napadow, 2007). Hui (2000) ha encontrado que la acupuntura manda señales directamente a la amígdala y a otras estructuras cerebrales que regulan las emociones, mediando la excitación acelerada. Estudios que examinaron los efectos epigenéticos del estrés han descubierto que desencadena la expresión de los genes reguladores (Sabban & Kvetnansky, 2001; Davis, Bozon & Laroche, 2003; Thayer, 2000).

Tomados en su conjunto, estos estudios aportan evidencias tentadoras de una conexión entre la acupuntura, el estrés, los afectos y los síntomas psicológicos.

Mientras que la acupuntura emplea agujas, los estudios de otros métodos que estimulan los puntos meridianos han encontrado que no existe distinción entre los métodos sin agujas y los que si lo requieren en sus efectos en la función cerebral. Un experimento controlado y aleatorio comparó la acupuntura con la presión en los puntos de acupuntura sin pinchar en la piel (Cherkin, Sherman & Avins, 2009). Se descubrió que la estimulación somática producía los mismos resultados que las agujas. También se ha descubierto que los ultrasonidos producen los mismos resultados que las agujas de acupuntura, sumado a la evidencia de la eficacia de los protocolos sin agujas (Jones, Bae, Wilson, So & Kidney, 2004). Los defensores de los protocolos de tapping en los puntos meridianos de acupuntura de EFT afirman que producen efectos similares a la acupuntura.

Debido a su utilidad al reducir la afectividad durante el recuerdo de los sucesos traumáticos tales como recuerdos repentinos, pesadillas y pensamientos intrusivos típicos del Trastorno por Estrés Post-traumático, EFT se emplea en muchas instituciones de pacientes externos que tratan veteranos de guerra así como en hospitales de la Administración de Servicios para Veteranos de Guerra y centros de Asociación de Veteranos (Iraq Vets Stress Project, 2009). La eficacia de EFT al reducir los síntomas que a menudo acompañan al TEPT, tales como ansiedad, depresión y fobias, ha sido demostrada en varios estudios (Rowe, 2005, Wells, Polglase, Andrews, Carrington & Baker, 2003; Church & Brooks, 2009). La brevedad del tratamiento en estos estudios, que varía de una a seis semanas, así como su efectividad en los síntomas físicos y psicológicos, hace de EFT un candidato para ensayos formales que determinen su eficacia en las complejas situaciones que afrontan los veteranos de guerra cuando regresan.

Método

Los sujetos fueron diagnosticados utilizando el PCL-M y el SA-45. El criterio de inclusión fue una puntuación de 50 o más en el PCL-M, que es la puntuación de corte, militar, para un diagnóstico positivo para TEPT. Los sujetos eran excluidos si puntuaban más de 3 en dos preguntas del SA-45 relativas a la violencia física. Así mismo completaron el ISI (Índice de la Gravedad del Insomnio) y se les realizó un historial clínico que evaluaba los síntomas TBI (daños cerebrales de origen traumático), adicciones, dolor, síntomas físicos, consumo de alcohol y drogas y consumo de medicinas. Se les pidió a los sujetos que estuvieran bajo los cuidados de los médicos de la Administración del Servicio de Veteranos de Guerra u otras instalaciones sanitarias habilitadas, dado que el asesoramiento en el presente estudio fue indicado como un suplemento complementario y de apoyo al Estándar de Cuidados (SOC). Fueron asignados aleatoriamente a una lista de espera (SOC) o a un grupo experimental (EFT) utilizando métodos permutados aleatorios, recibiendo un bloque cada proveedor de EFT.

Los sujetos del experimento tuvieron un tratamiento de seis sesiones de una hora de EFT en el curso de un mes. Los sujetos de la lista de espera esperaron un mes, y después tuvieron un tratamiento idéntico de seis sesiones. Los sujetos cumplimentaron un formulario de consentimiento. El estudio fue revisado para la protección de sujetos humanos y aprobado por el IRB de Copernicus. El análisis de los datos fue realizado de forma ciega y por un centro estadístico externo e independiente. Se exigió a los proveedores que poseyeran una credencial de competencias en EFT y que pasaran el examen de competencias CITI. Igualmente se pidió a los proveedores que aplicaran EFT como un asesoramiento cara a cara basado en el cliente, para evitar el diferencial de poder implícito en una relación terapeuta-cliente y para apoyar la alianza terapéutica entre el cliente y su proveedor sanitario SOC habitual. La fidelidad de la implementación fue monitorizada a través de planificaciones de sesiones escritos y teleconferencias mensuales.

Se pidió a los sujetos que confeccionaran listas de recuerdos traumáticos de combate antes de o en la primera sesión. Durante las sesiones los sujetos realizaron en sí mismos una o más secuencias de tapping con EFT hasta que la intensidad emocional UAS de cada recuerdo se redujo a 0, o casi 0 según podía obtenerse teniendo en cuenta el tiempo asignado.

Las sesiones de EFT se centraron en incidentes de combate concretos más que en generalizaciones. UAS es la principal medida del progreso más que las medidas realizadas por el observador. Normalmente EFT se auto-aplica y uno de los objetivos del asesoramiento es enseñar al cliente a auto-aplicarse EFT durante los eventos o recuerdos estresantes que aparecen entre sesiones. Más que una recapitulación larga y detallada de los incidentes con estrés, EFT mide el progreso a través de la puntuación UAS. EFT no exige al cliente que revele el incidente, con una puntuación elevada UAS es suficiente para iniciar la intervención.

Los sujetos completaron un conjunto de evaluaciones después de tres y seis sesiones. Los seguimientos se realizaron después de tres y seis meses; este informe preliminar contiene suficientes datos para informar sobre el seguimiento de tres meses de los 13 primeros sujetos. Una muestra mayor está siendo obtenida y los resultados de la muestra completa y los seguimientos serán informados posteriormente.

El ejército emplea la auto-evaluación PCL-M (Weathers, 1993). Tiene diecisiete ítems, con una escala que va del 1 al 5. El SA-45 es un versión corta del formulario SCL-90, y mide los mismos nueve ámbitos de los síntomas. Tiene también dos escalas generales, el Índice de Gravedad Global que mide la gravedad de los síntomas en todos los ámbitos y el Total de Síntomas Positivos (PST) que mide la amplitud de los síntomas. Se ha validado en varios estudios (Davison, M L, et al. 1997; Maruish, M E 1999). Los sujetos completaron también el Índice de Gravedad del Insomnio (ISI) dado que el insomnio concurre frecuentemente con el TEPT (Lamarche & De Konick, 2007).

Se creó un formulario del Historial Clínico Confidencial para el propósito de este estudio. Su objetivo era recopilar datos en una sola página sobre varios aspectos de la salud de los veteranos más que emplear formularios multi-página que los estudios piloto determinaron que disminuían la confianza del sujeto. Los datos de este formulario incluían (1) un grupo de 9 síntomas extraídos de los criterios empleados por el Centro Nacional para el TEPT; (2) un grupo de 17 factores de riesgo para el TBI; (3) cuántas veces a la semana hacía el sujeto ejercicio; (4) una escala basada en la frecuencia del uso en el mes anterior; (5) consumo de tabaco; (6) consumo de alcohol; (7) síntomas alcohólicos; (8) consumo de medicinas con receta y sin receta y (9) dolor físico. Estos datos se reportarán de forma separada.

Resultados

Los datos recibidos fueron para 32 veteranos, 19 en el grupo de tratamiento con EFT y 13 en el grupo de control de la lista de espera SOC. La muestra consistía en 29 varones y 3 hembras. Las edades oscilaban entre los 24 y los 86 años con una media de edad de 52 años. No había diferencia en la distribución de edad o género en los dos grupos en tratamiento. Todos los participantes conocían los criterios para el diagnóstico clínico del TEPT (>50) del PCL-M (Centro Nacional para el TEPT, 2008). Las puntuaciones varían del 50 al 75 con una media de 61,7 (DE± 8.7). No había diferencias estadísticas significativas entre los grupos en la puntuación inicial del PCL-M.

Se realizó un test t comparando los días transcurridos entre la fecha de la evaluación inicial y la fecha de la evaluación del tratamiento previo del grupo de control de la lista de espera versus la fecha de la evaluación inicial y la fecha de la evaluación tras la 6ª sesión de tratamiento con EFT. Hubo diferencias estadísticamente significativas en el número de días entre evaluaciones, de esta forma los días entre evaluaciones fueron incluidos como una covariación en los análisis posteriores.

6sesionesEspera.JPG

Análisis del periodo de espera pre-post

Se llevó a cabo un análisis de variación de las medidas repetidas en el Modelo Lineal General (GLM) con las escales globales SA-45, el Índice de Síntomas Generales (GSI) y el Total de Síntomas Positivos y el PCL-M. Este modelo examinó el cambio entre el tiempo transcurrido entre el test previo y el test posterior.

La evaluación para selección fue el test previo mientras que el test posterior consistió en la evaluación a la finalización del tratamiento de 6 sesiones de EFT para el grupo en tratamiento, comparado con la evaluación de 30 días al final del periodo de espera para el grupo de la lista de espera. La interacción grupo - tiempo fue significativa para los tres variables: GSI (F(1,29)=36.49, p<.001), PST (F(1,29)=33.81, p<.001), y PCL-M (F(1,29)=30.02, p<.001). Los test Post hoc Tukey fueron ejecutados para los hallazgos significativos. En todos los casos, el test posterior del grupo de tratamiento con EFT fue significativamente más bajo que el test posterior del grupo de Lista de Espera y que el test previo del grupo de tratamiento con EFT.

Tabla 1. Medias y Errores Estándar de los GSI, PST y PCL-M en los Test Previo-Posterior por Grupo
6sesionesTabla1.JPG

Test Post hoc Tukey a
• Para el GSI y el PST las puntuaciones por encima de 60 se sitúan en el intervalo clínico. De acuerdo con los estándares militares puntuar más de 50 en el PCL-M es considerado como un diagnóstico clínico de TEPT.

Figura 1. Medias de los GSI, PST y PCL-M en los test Previo-Posterior por Grupo
6sesionesFigura1.JPG

* Las puntuaciones clínicas de corte definen el criterio para un diagnóstico clínico. Puntuaciones por encima de 60 se consideran en el intervalo clínico para el GSI y el PST. Puntuaciones de al menos 50 se consideran en el intervalo clínico para el TEPT en el PCL-M de acuerdo a los estándares militares.

El PCL-M también fue recodificado dentro de una variable dicotómica para indicar si el participante cumplía los criterios para el TEPT (>50) o no. Se realizó un análisis de la prueba de Pearson en la variable dicotómica dentro del test posterior. Dieciséis participantes del grupo de tratamiento (84,2%) ya no cumplían los criterios para el TEPT mientras que ninguno de los del grupo de la Lista de Espera (LE) habían reducido su puntuación de corte del TEPT (χ2=21.90, p<.001).

Tabla 2. Cumple los criterios PCL-M en el test posterior de 6 sesiones por grupo
6sesionesTabla2.JPG


Cambio en el tratamiento a lo largo del tiempo – Test previo, 3 sesiones, 6 sesiones

Se realizó un análisis de varianza de las mediciones repetidas en el Modelo Lineal General dentro de las escalas globales del SA-45, el Índice de Síntomas Generales (GSI) y el Total de Síntomas Positivos (PST) y el PCL-M. El primer modelo examinó el cambio a lo largo del tiempo entre el test después de 3 sesiones y después de 6 sesiones. Se realizó una prueba t comparando la evaluación en la selección (30 días antes del tratamiento) y la evaluación del tratamiento previo para el grupo LE (lista de espera). No hubo diferencias entre las dos evaluaciones; en consecuencia se utilizó la evaluación de la selección como test previo para los grupos LE. Se incluyó al grupo de tratamiento como la variable de sujetos intermedios en el modelo para determinar si la demora en el comienzo del tratamiento para el grupo LE influyó en la efectividad total del tratamiento. No hubo diferencia alguna entre los dos grupos en el número de días entre la fecha de la evaluación inicial y la fecha de la evaluación después de la sesión nº 6 del tratamiento con EFT (Media LE M±DE: 61.3 ±10.5 vs. Media EFT M±DE: 51.2 ±23.3).

No hubo diferencia alguna entre los grupos de tratamiento de LE y con EFT en términos de la administración del tratamiento, teléfono vs. en persona. En total, el 68,8% de la muestra recibió el tratamiento con EFT por teléfono, 61,5% del grupo LE y 73.7% del grupo de EFT recibió el tratamiento por teléfono. Dos participantes del grupo LE abandonaron antes de la evaluación de las 3 sesiones así que el tamaño de la muestra para los siguientes análisis es de 30 (LE N=11, EFT N-19).

El efecto del tiempo fue significativo para las tres variables: GSI (F(2,56)=48.6, p<.001), el PST (F(2,56)= 35.97, p<.001) y el PCL-M (F(1.6, 45.8)=72.05, p<.001). El tiempo por interacción de grupos no fue significativo. Las pruebas post hoc de Tukey se llevaron a cabo en los efectos temporales significativos. Para las 3 medidas, las de 3 y 6 sesiones fueron significativamente más bajas que las del test previo. Adicionalmente, la evaluación después de 6 sesiones fue significativamente más baja que la de de 3 sesiones.

Tabla 3. Medias y Desviaciones Estándar de los GSI y PCL-M en los tratamientos de los Test previos, 3 sesiones y 6 sesiones
6sesionesTabla3.JPG


Test post hoc de Tukey a
• Para GSI y el PST las puntuaciones por encima de 60 se consideran en el intervalo clínico. Las puntuaciones de 50 del PCL-M o superiores se consideran de diagnóstico clínico del TEPT de acuerdo con los estándares militares.

No se cumplen las asunciones de esfericidad, estadística F de Greenhouss-Geisser.

El PCL-M fue también recodificado como una variable dicotómica para indicar si el participante cumplía o no los criterios del TEPT (≥50). Se realizó un análisis de la prueba de Pearson en la variable dicotómica en las sesiones 3 y 6. No hubo diferencias entre ambos grupos. Después de 3 sesiones 23 participantes (71,9%) ya no cumplían los criterios del TEPT. Esto se incrementó a 28 (87,5%) de los participantes después de 6 sesiones de EFT.

Tabla 4. Cumple los criterios PCL-M después de 3 y 6 sesiones
6sesionesTabla4.JPG


Cambio en el tratamiento a lo largo del tiempo – Test previo, 3 sesiones, 6 sesiones y seguimiento a los 3 meses

Se llevaron a cabo seguimientos a los 3 meses para 13 de los participantes; 5 de los participantes de LE y 8 de EFT. Se realizó un análisis de varianza de las mediciones repetidas en el Modelo Lineal General dentro de las escalas globales del SA-45, el Índice de Síntomas Generales (GSI) y el Total de Síntomas Positivos (PST) y el PCL-M. El primer modelo examinó el cambio producido a lo largo del tiempo entre el test previo, después de 3 sesiones de EFT, después de 6 sesiones de EFT y de un seguimiento después de 3 meses. Se incluyó al grupo de tratamiento como una variable de sujetos intermedios en el modelo para determinar si la demora en el comienzo del tratamiento para el grupo LE afectaba la efectividad total del tratamiento. No hubo diferencia alguna entre los dos grupos en cuanto al número de días entre la fecha de evaluación inicial y la fecha de la evaluación del seguimiento 3 meses después (Media LE ±DE: 153.8 ±8.7 vs Media EFT ±DE: 126.0 ±38.9).

El efecto temporal fue significativo para las 3 variables: GSI (F(3,33)=24.7, p<.001), PST (F(3,33)= 22.8, p<.001), y PCL-M (F(3,33)=39.2, p<.001). Las interacciones temporales por grupo no fueron significativas. Las pruebas post hoc de Tukey se llevaron a cabo en los efectos temporales significativos. Para las 3 medidas, las 3 sesiones, las 6 sesiones y los seguimientos de 3 meses fueron significativamente más bajas que las del test previo. Adicionalmente, el seguimiento de 3 meses fue también significativamente más bajo que la evaluación de las 3 sesiones.

Tabla 5. Medias y Desviaciones Estándar de los GSI y PCL-M en los tratamientos de los Test previos, 3 sesiones, 6 sesiones y seguimiento de 3 meses.
6sesionesTabla5.JPG


Prueba post hoc de Tukey a
Figura 2. GSI, PST y PCL-M previos, durante, después del tratamiento y seguimiento a los 3 meses.
6sesionesFigura2.JPG

* Las puntuaciones clínicas representan el criterio para un diagnóstico clínico. Las puntuaciones superiores a 60 se consideran dentro del intervalo clínico para el GSI y el PST. Las puntuaciones de al menos 50 se consideran dentro del intervalo clínico para el TEPT en el PCL-M de acuerdo a los estándares militares.

El PCL-M fue también recodificado como una variable dicotómica para indicar si el participante cumplía o no los criterios del TEPT (≥50). Ninguno de los 13 participantes cumplía ya los criterios para un diagnóstico clínico del TEPT (≥50). Las puntuaciones de PCL-M variaban entre 17 y 45, con una media de 30,9.

Se realizó un análisis de la prueba de Pearson en la variable dicotómica en las sesiones de 3 y 6 días. No hubo diferencias entre ambos grupos. Después de 3 sesiones 23 participantes (71,9%) ya no cumplían los criterios del TEPT. Esto se incrementó a 28 (87,5%) de los participantes después de 6 sesiones de EFT.

Hubo 3 abandonos en el grupo experimental y 3 abandonos en el grupo de control. Las 3 razones aducidas por los participantes para abandonar fueron por orden de frecuencia; (a) niveles emotivos desagradables cuando se les pedía que recuperaran los viejos recuerdos, (b) poca disposición a cumplimentar los formularios, tales como el PCL-M (que también emplea la Administración de Servicios a los Veteranos de Guerra) lo que exigía recordar potencialmente los incidentes traumáticos y (c) “no tenían tiempo”. No se reportó ningún suceso adverso o aumento del estrés de los participantes en el presente estudio.

Historiales

Los siguientes registros anecdóticos e informales representan un conjunto de experiencias encontradas por los investigadores y tratadas con EFT en el curso del presente estudio.

Historial Nº1 Enfermera en Vietnam

El cuerpo de la mujer era tan sensible que era incapaz de tolerar el tapping de EFT en cualquier parte del mismo sin sentir violentas náuseas. La mujero informó acerca de muchos incidentes de abusos físicos en su primera niñez y era físicamente tan sensible que se alteraba con facilidad con la estimulación física. No podía usar calcetines o zapatos y no podía tolerar que otros la tocasen. Su compañera informó que su vida era “insoportable” y que estaba “completamente desesperada” por lo que buscó asesoramiento.

La intolerancia de la mujer al contacto supuso un desafío para encontrar una forma de dejar que se le aplicara EFT. Encontró que era capaz de tolerar el tapping entre sus cejas, así que fue el único punto en la primera sesión, que se centró en los asuntos del miedo y la seguridad.

A mitad de la segunda sesión observó que ahora podía hacer tapping en cada punto de EFT, incluido el punto de la clavícula que previamente había sido su punto más sensible. Durante ésta y las sesiones posteriores, la mujer trabajó con tres recuerdos concretos de la guerra y dos síntomas físicos entre otros asuntos.

(1) La enfermera había rescatado a alguna gente de un pueblo vietnamita, niños y ancianos y estaba atendiéndole en su hospital de campaña. Un sargento del Ejercito de los Estados Unidos entró y le ordenó que les desalojara inmediatamente porque el espacio se necesitaba para tratar al personal de servicio americano. La mujer desafió al sargento y no lo hizo. En ese momento él saco el revólver reglamentario de su funda y apuntó el cañón contra su cabeza. Dijo que iba a matar a los aldeanos de una manera u otra y su única alternativa era si estaba dispuesta a morir primero.

Dándose cuenta de la ira que sentía ella supo que no tenía alternativa y rescatar a los aldeanos estaba fuera de su control. Supo que la única cosa que podía hacer era permitirles irse en paz y dignamente, sin miedo ni pánico, en la tradición de su cultura. Para aislarles de la violencia del sargento les quitó con delicadeza las vías de sus brazos, permitió que los niños se reunieran con sus mayores para consolarles y les animó a salir en grupo del hospital. Una vez fuera el sargento les disparó.

La enfermera nunca se recuperó emocionalmente de esa experiencia. Se echaba la culpa de ser la responsable de la matanza. Continuó teniendo pesadillas acerca del incidente incluso décadas más tarde.

Durante la sesión de EFT, la mujer hizo tapping en diferentes escenas de su suceso traumático. Comenzó a sentir una sensación de conexión con los aldeanos y llegar a una comprensión de que estaban realmente agradecidos a ella. Habían presenciado cómo el arma apuntaba su cabeza y supieron que no había más que pudiera hacer. No le echaban la culpa, más bien apreciaban que hiciera todo lo que pudiese. Después de este cambio cognitivo las pesadillas sobre el incidentes no volvieron a aparecer.

(2) La mujer vive cerca de una base militar. Los helicópteros vuelan con frecuencia sobre su cabeza y le entraba el pánico con el sonido de forma involuntaria. Después de varias rondas de EFT la mujer comentó que ahora sólo observaba el sonido de los helicópteros sin pánico o agitación.

(3) Uno de los recuerdos más traumáticos de la enfermera era un incidente en el cual el hospital en que trabajaba fue bombardeado por fuego de los suyos y se derrumbó sobre ella. En el momento en que el bombardeó se inició había estado caminando por un pasillo. Dos niños estaban presentes y los agarró y atrajo hacia sí misma, protegiéndoles con su cuerpo mientras el tejado del hospital se derrumbó. Fue la única persona que salió con vida de entre los escombros. Pasó muchos meses en el hospital y en rehabilitación después del incidente. Tenía frecuentes pesadillas con aquella escena. Después de EFT, el recuerdo ya no tenía desencadenantes emocionales. Fue capaz de contar de nuevo el incidente tranquilamente sin la alteración emocional que tenía antes.

(4) La mujer tenía una reacción alérgica cuando consumía helado. Se aplicó EFT para la sustancia misma y para sus síntomas. La mujer volvió a contar que, en Vietnam, había dos cosas que pedían los hombres heridos: filete y helado. Ambas eran difíciles de conseguir y representaban el confort del hogar. Cuando la mujer comía helado se conectaba con el dolor que había visto. Después de EFT la alergia desapareció.

(5) La mujer tenía un defecto auditivo, debido al tejido cicatrizado de varias heridas. Identificaba el bloqueo en su audición como un mecanismo de defensa y se necesitó la aplicación repetida de EFT. Después de EFT su audición mejoró hasta el punto de que podía escuchar el ruido del teclado en su ordenador.

Historial Nº2 Veterano de Combate en Vietnam

El sujeto tenía un padre violento y alcohólico. Fue reclutado para Vietnam. Trabajó con dos recuerdos concreto, entre otros:

(1) La primera noche en Vietnam se despertó horrorizado, dándose cuenta de que estaba en peligro inminente cuando un bombardeo de artillería enemiga comenzó a las 2.30 am. El campamento no estaba preparado, con suelos de contrachapado y sin seguridad alguna y a los reclutas todavía no se les había entregado las armas con las que defenderse. Su rabia contra el ejército por no haberles entrenado y mantenerles a salvo era muy grande. El sujeto recordaba como bebía una botella de whisky escocés y fumaba un paquete de cigarrillos la primera noche mientras un amigo suyo, recién casado, sollozaba en vano. Los reclutas dormían intranquilos en sus camas. El fuego de la artillería se reanudaba cada noche a las 2.30 am. Antes de la primera sesión de EFT el sujeto se levantaba cada mañana a esta hora. Después de EFT era capaz de dormir toda la noche.

(2) Algunos de los trabajadores del campamento eran vietnamitas. Pretendían ser amistosos pero sus familias estaban en conexión con el enemigo y el sujeto descubrió que estaban pasando información en secreto sobre la base al Vietcong.

Así que él y otros reclutas nunca estuvieron a salvo. El sujeto tenía un sentimiento de traición, de sentirse inseguro desde entonces y fue incapaz de reducir su puntuación UAS de estos asuntos con EFT.

Otros Ejemplos de Recuerdos de Combate

EFT es efectivo reduciendo la puntuación UAS para recuerdos concretos más que en asuntos globales. Los siguientes son ejemplos de recuerdos concretos en los cuales EFT redujo las puntuaciones UAS a 0:

(1) Un veterano de Iraq describió un incidente en el cual un humvee conducido por su mejor amigo chocó contra un Dispositivo Explosivo Improvisado o IED y fue incapaz de librarse. Se quemó hasta morir. El veterano usó EFT para el incidente. Entonces comenzó a recordar espontáneamente los funerales de otras personas que le habían amado. Después de reducir su puntación UAS para cada uno empezó a relajarse.

(2) Otro veterano de Iraq era el conductor de un camión de transporte y estaba a cargo del transporte seguro de los hombres. Por la noche tenía un campo de visión muy limitado a través del blindaje del vehículo. La ausencia de visión periférica hizo que el viaje fuera muy estresante para él. Sus pasajeros le gritaban por su conducción inadecuada y sentía una ira incontenible por el resentimiento de ellos mientras estaba tan estresado e intentaba hacer un buen trabajo. Utilizó EFT para estos recuerdos así como para encontrar el perdón e hizo tapping mientras imaginaba a los otros soldados pidiendo perdón, usando frases como, “Hombre, siento gritarte. No era nada personal” unido a la auto afirmación de aceptación de EFT.

(3) Un ex oficial del Vietnam describió las constantes amenazas de sus subordinados. Describió la enorme tensión entre los soldados blancos y negros. Tuvo que defender a una mujer vietnamita que estaba a punto de ser violada y evitó la violación de sus compañeros. Como consecuencia fue acosado por sus compatriotas durante meses.

Uno de sus soldados de color se puso furioso tras beber mucho y cogió su fusil apuntando a través de la puerta de la tienda a un soldado mientras él dormía. El oficial esposó a su oponente y le sacó del bar hasta que se despejó. Desde ese momento, el soldado intentó disparar al oficial cada vez que se daba la vuelta. El oficial no tuvo un momento seguro hasta que el soldado fue muerto en combate.

(4) Otro veterano disparó una niña de 8 años que le estaba apuntando con un rifle. Dijo, “¡solo vi el rifle! ¡Estaba entrenado para disparar cuando alguien me apuntaba con un rifle! Supe después que no estaba cargado. Siempre está conmigo, sonriendo y nunca dice una palabra. He pedido perdón. He pedido que cambien mi vida por la de ella pero no fue posible. Tengo que vivir con este recuerdo cada día y siempre la veo. Ojalá no hubiera vuelto nunca de Vietnam”.

La niña pequeña estuvo con él, como un recuerdo repentino, durante 44 años, sonriéndole en silencio. Después de EFT, ha desaparecido. La mayoría de los veteranos informan de graves traumas en la niñez además de traumas en combate. Los asuntos incluyen abuso sexual, alcoholismo de los padres, abuso físico, pobreza y abandono. Algunos informaron que liberar los traumas de la niñez fue más efectivo que liberar los recuerdos de guerra obteniendo una disminución en los niveles de estrés emocional.

Observaciones

Un protocolo de seis sesiones de EFT así como otros breves tratamientos han sido eficaces en estudios anteriores con resultados estadísticos significativos (Church, Geronilla & Dinter, 2009, Church 2009a). El presente informe es parte de un estudio clínico aleatorio más grande (RCT) de EFT con veteranos de guerra. El RCT analizará los datos por lo que el presente estudio es demasiado pequeño y comprobará sí o no los efectos de EFT permanecen largos periodos de seguimiento. En todos los estudios de psicología energética que incluyeron seguimientos a largo plazo los resultados permanecieron en el tiempo. (Feinstein, 2008a). Las mejoras a largo plazo fueron también observadas en victimas de traumas en las áreas del desastre (Feinstein, 2008b) y en trabajadores en el cuidado de la salud que se auto aplicaron EFT (Church & Brooks, 2009). Además de las mejoras a largo plazo encontradas en estudios anteriores de EFT mencionados antes, Rowe (2005) descubrió que los beneficios de los participantes se mantenían a lo largo del tiempo en la población general, y Wells (2003) descubrió que las fobias, después de ser eliminadas por un simple tratamiento con EFT permanecían así en el seguimiento. En particular es de interés si la sintomatología del TBI cambia con las reducciones en el TEPT, dado que el TEPT se ha asociado con cambios neurológicos que son resistentes al tratamiento (Vasterling & Brewin, 2005).

Algunos de los elementos diferenciados de EFT, tales como la reestructuración cognitiva y la exposición a los recuerdos traumáticos se han mostrado eficaces en otros exámenes de TEPT, tales como uno llevado a cabo por la Asociación Americana de Psiquiatría (Benedek, Friedman, Zatzick, & Ursano, 2009). En un estudio de 24 veteranos de guerra diagnosticados con TEPT los sujetos recibieron 12 sesiones de exposición y reestructuración cognitiva. Después del tratamiento, el 40 por ciento de los sujetos no cumplían ya los criterios de TEPT. Sin embargo, la mitad no mostraron ninguna mejora destacable y los síntomas co-mórbidos tales como la evitación del comportamiento no mejoraron significativamente (Monson et al, 2006). Al examinar los estudios sobre la eficacia de los tratamientos para el TEPT, el IOM (Instituto de Medicina) citó el estudio de Monson et al como uno de los más estimulantes para los afectados por el TEPT de larga duración.

A esta base establecida de desafío cognitivo y a la exposición EFT suma la señal somática del tapping. Esta señal es incongruente con el exceso de irritabilidad asociada a la fisiología de lucha o huida. Asocia el recuerdo traumático con una aportación fisiológica e incongruente del tapping, enviando al cuerpo una señal confusa. Las investigaciones actuales en los mecanismos de recuperación de los recuerdos durante el estrés sugieren que los recuerdos se vuelven a consolidar conjuntamente con estímulos cercanas del entorno actual (Davis, Bozon & Larouche, 2003; LaDoux, 2002). En el lenguaje de la biología de la evolución, “no harías tapping si te persiguiera un tigre”. Esto interrumpe la activación del eje del estrés HPA del cuerpo. La asociación de EFT de un trauma por combate con la afirmación de auto aceptación más el estímulo psicológico indicando seguridad se supone que vuelve a consolidar el recuerdo de tal forma que lo sitúa como no traumático.

EFT fue aplicado como un complemento a los cuidados proporcionados a estos sujetos por sus cuidadores principales, normalmente el hospital de Administración de Servicios de Veteranos. Los asesores no diagnostican o tratan enfermedad alguna o intentan diagnosticar el TEPT de acuerdo con los criterios del DSM-IV. La mayoría de los sujetos se reclutaron basándose en referidos por psiquiatras y psicólogos de la Asociación de Veteranos de Guerra (VA). A menudo, después de observar como un paciente resistente al tratamiento era tratado con éxito, tales especialistas referían más casos difíciles al estudio.

Existen muy buenas razones para tratar proactivamente el TEPT con EFT. Los traumas emocionales no resueltos se correlacionan de forma elevada con enfermedades físicas, incluyendo el cáncer, enfermedades coronarias, diabetes e hipertensión. Estos factores de riesgo no se alivian con el tiempo (Felliti, et. al. 1998). Un estudio de veteranos de Vietnam aparentemente sanos indicó que la ira, la depresión y la hostilidad predicen un aumento en los indicadores de riesgo para enfermedades cardiovasculares (Boyle, et.al 2007). La desregulación del sistema nervioso autónomo se ha unido tanto a trastornos físicos como psicológicos; Thayer (2005) lo considera como “el paso común y definitivo que conecta los estados afectivos y situaciones a las enfermedades”. Al reducir los traumas emocionales utilizando el asesoramiento con EFT, estas consecuencias posteriores en la salud pueden ser modificadas o evitadas. Los beneficios del tratamiento del TEPT pueden extenderse más allá del tratamiento individual; familias y comunidades que podían de otro modo ser afectadas (McFarlane & van der Kolk, 1996/2007) pueden ahorrarse las consecuencias del TEPT. (Church, 2009a). Tratar a los veteranos de guerra de Iraq con TEPT se paga por sí mismo en menos de dos años (Tanielian, et.al. 2008).

Los beneficios del tratamiento con EFT para el TEPT son de esta forma considerables. EFT puede utilizarse para tratar rápidamente a muchos veteranos de guerra, empleando recursos limitados. EFT presenta un riesgo bajo de retraumatización; el cliente puede aprenderlo en unos pocos minutos; puede ser aplicado por un asistente médico, asesor vital o personal auxiliar y el cliente puede aplicárselo en los recuerdos traumáticos que aparezcan entre las sesiones terapéuticas. EFT es también eficaz cuando se aplica en grupo (Rowe, 2005; Church & Brooks, 2009), sugiriendo investigaciones posteriores en grupos de EFT como un recurso proactivo de recuperación para los veteranos antes de su desarrollo y una estrategia efectiva después del desarrollo, antes de que la respuesta condicionada a causa del recuerdo traumático pueda tener raíces neurológicas.

Conclusiones

El presente estudio utiliza un diseño de control aleatorio, contrastando un grupo de control de una lista de espera con un grupo tratado con seis sesiones de asesoramiento con EFT (Técnicas de Liberación Emocional). Los resultados del grupo de la lista de espera no cambiaron a lo largo del tiempo mientras que el grupo de EFT mostró disminuciones significativas de tipo estadístico en el TEPT, desde puntuaciones clínicas a subclínicas, así como una mejora en la gravedad y amplitud de variedad de los problemas psicológicos co-mórbidos tales como la depresión y la ansiedad. El alto grado de significación estadística en un número pequeño de participantes (n=32) indica un efecto sólido. Los resultados del presente estudio son consistentes con ensayos previos con sujetos mostrando que los tratamientos breves con EFT producen grandes disminuciones en el TEPT así como en las condiciones concurrentes, con beneficios mantenidos en el tiempo. Un protocolo de seis sesiones de EFT garantiza la aplicación clínica en instituciones que tratan a gran número de veteranos de guerra. Investigaciones posteriores determinarán si las intervenciones en grupo de EFT producen efectos similares a los observados en las aplicaciones individuales y si mayores niveles de entrenamiento de los proveedores de salud mental se correlacionan con resultados mejores.

Reconocimientos

Los autores quieren dar las gracias a los más de 100 voluntarios del proyecto de Estrés de Veteranos de Iraq, especialmente a quienes reunieron los datos para este estudio. Ellos son Anita Bains, MS, APRN, Katarzyna Dodd, MA, Alina Frank, Joyce Jay, Susan Maloney, Steve Manire, DC, Lorie Michaels, Tom Porpiglia MS, LMHC, Teri Pohl, RN, Ella Prejzner, MS, Mary Stafford, MEd, LPC. Gracias a Deb Tribbey por la entrada de datos, a Eric Leskowitz, MD, David Feinstein, PhD, Garrett Yount, PhD y Ron Ruden, MD por los borradores iniciales y a Audrey Brooks por el análisis de los datos.

Referencias

Benedek, D. M., Friedman, M. J., Zatzick, D., & Ursano,. J. (2009). Guía práctica para el tratamiento de pacientes con trastorno agudo por estrés y trastorno por estrés postraumático. Psiquiatría Online. Obtenido el 8 de abril de 2009 de http://www.psychiatryonline.com/content.aspx?aid=156498

Universidad de Boston (28 de marzo de 2008). TEPT asociado con más hospitalizaciones y de mayor duración, resultados del estudio. Ciencia Diaria. Obtenido de http://www.sciencedaily.com /releases/2008/03/080327172124.htm

Boyle, S. H., Kalehzan, M., Sund, B., Ficek, S. K. F., Schatzberg, A. F. (2001). La hostilidad, la ira y la depresión predicen incrementos en el C3 en un período de 10 años. Cerebro, Conducta e Inmunidad, 21(6).

Bradley, R., Greene, J., Russ, E., Dutra, L., & Western, D. (2005). Un meta-análisis multidimensional para TEPT. Diario Americano de Psiquiatría 162,214-227

Breslau, N., Davis, G. C., Andreski, P., Peterson, E. (1991). Sucesos traumáticos y trastorno de estrés post-traumático en la población urbana de jóvenes adultos. Archivos de Psiquiatría General 48, 216-222.

Brown, K., (2008). EMDR versus EFT versus el control en la lista de espera en TEPT. Ensayo clínico en desarrollo en el hospital del Servicio Nacional de Salud (SNS) de Forth Valley, Bretaña.

Callahan, R. (2000). Tocando al Sanador Interior: Usando la terapia del campo del pensamiento para conquistar instantáneamente sus miedos, ansiedades y malestar emocional. New York: McGraw-Hill.

Carbonell, J. L., & Figley, C. (1999). Un proyecto de la demostración clínica sistemática de las aproximaciones de los prometedores tratamientos del TEPT Traumatología 5(1), 4.

Church, D. (2009a). El tratamiento del trauma del combate en veteranos empleando EFT (Técnicas de Liberación Emocional): Un protocolo piloto. Traumatología, 15;4.

Church, D. (2009b). El Genio en tus Genes. Santa Rosa: Prensa de Psicología Energética, 223.

Church, D. & Brooks, A. (2009). El efecto de una auto-administración breve de EFT (Técnicas de Liberación Emocional) de la ansiedad, depresión, ansias y dolor en los trabajadores sanitarios. Medicina integradora: Un Diario Clínico. En prensa.

Church, D., Geronilla, L. & Dinter, I., (2009). Cambios en los síntomas psicológicos en los veteranos después de seis sesiones de EFT (Técnicas de Liberación Emocional): un estudio de observación. Diario Internacional de Cuidados y Sanación, 9:1.

Clancy, C. P., Graybeal, A., Tompson, W. P., Badgett, K. S., Feldman, M. E., Calhoun, P. S., et. al. (2006). Exposición a los traumas en la vida de los veteranos con trastorno por estrés post-traumático de origen militar: asociación con la sintomatología actual. Diario de Psiquiatría Clínica. Sep;67(9):1346-53.

Craig, G. (2008). El Manual de EFT. Santa Rosa: Prensa de Psicología Energética. Santa Rosa.

Craig, G. (2009). EFT para el TEPT. Santa Rosa: Prensa de Psicología Energética.

Davis, S., Bozon, B., & Laroche, S. (2003). ¿Cómo de necesaria es la activación del gen zif268 inmediato y primario en el aprendizaje y la plasticidad sináptica? Investigación del comportamiento cerebral, 142, 17-30.

Davison, M. L., Bershadsky, B., Bieber, J., Silversmith, D., Maruish, M. E., Kane, R. L. (1997). Desarrollo de un instrumento de auto-reporte breve, multidimensional, para la evaluación de resultados de tratamiento en encuadres psiquiátricos: Resultados preliminares. Evaluación, 4, 259–275.

Defense Health Board Task Force on Mental Health (2007). Una visión alcanzable: Reporte de la fuerza de trabajo en salud mental del departamento de la defensa, Junio, http://www.ha.oDE.mil/dhb/mhtf/MHTF-Report-Final.pdf accedido el 24 de abril de 2008.

Dhond, R. P., Kettner, N., & Napadow, V. (2007). Efectos neuroimaginativos de la acupuntura en el cerebro humano. Diario de Medicina Alternativa y Complementaria. 13, 603-616.

Diepold, J. H., Goldstein, D. (2008). Terapia de Campo de Energía y cambios en el electro-encefalograma en el tratamiento del trauma. Estudio de un caso práctico. Traumatología. 15, 85-93.

Feinstein, D. (2008a) Psicología energética del alivio en los desastres. Traumatología 141:1, 124-137.

Feinstein, D. (2008a). Psicología Energética: una revisión de las evidencias preliminares. Psicoterapia: teoría, investigación, entrenamiento. 45(2), 199-213.

Feinstein, D., Eden, D., Craig, G. (2005). La promesa de la psicología energética. New York: Tarcher Putnam.

Felliti, V. J., Koss, M. P., Marks, J. S. (1998). La relación entre el abuso infantil y la disfunción en el hogar con muchas de las principales causas de muerte en adultos. El Estudio de las experiencias adversas en la infancia (ACE). Diario americano de medicina preventiva, 14 de mayo: 4, 245.

Felmingham, K., Kemp, A., Williams, L. (2006). Cambios en el cingulado anterior y la amígdala posteriores a la terapia cognitivo-conductual para el estrés postraumático. Ciencia psicológica. 18:2, 127-129.

Flint, G. A., Lammers, W., & Mitnick, D. G. (2005). Técnicas de Liberación Emocional: Una administración segura del tratamiento para muchos asuntos de origen traumático. En J. Garrick & M. B. Williams (Eds.), Técnicas del tratamiento del Trauma: Tendencias innovadoras. Nueva York: Routledge, 125.

Foa, E. B., Keane, T. M., Friedman, M. J. (Eds,). (2000). Tratamientos efectivos del TEPT: Guías prácticas de los estudios de la sociedad internacional para el estrés traumático. Nueva York: Guilford Press.

Gallo, F. P. (1999). Psicología energética. (Boca Raton, FL: CRC Press), xi.

Glasgow, R. E., Magid, D. J., Beck, A., Ritzwoller, D., & Estabrooks, P. A. (2005). Ensayos clínicos prácticos para el traslado de la investigación a la práctica médica: Recomendaciones de diseño y medidas. Cuidados Médicos, 43, 551-557.

Hoge, C. W., Engel C. C., Castro C. A. (2008). Herida traumática cerebral leve en los soldados estadounidenses que regresan de Irak. Diario de Medicina de Nueva Inglaterra, Enero 31, 358:5.

Hui, K. K. S, Liu, J., Makris, N., Gollub, R. W., Chen, A. J. W., Moore, C. I., et al. (2000). La acupuntura modula el sistema límbico y las estructura grises subcorticales del cerebro humano: Evidencias de los estudios MRI en sujetos normales. Mapas del cerebro humano, 9, 13-25.

Instituto de Medicina (2006). Trastorno por Estrés Post-traumático: Diagnóstico y Evaluación. Washington DC: Instituto de Medicina, 16 de junio.

Instituto de Medicina, Comité del tratamiento del Trastorno del Estrés Post-Traumático (2007). Tratamiento del Trastorno del Estrés Post-Traumático. Una evaluación de la Evidencia. Washington DC: Instituto de Medicina. Accedido el 18 de septiembre de 2009 en http://www.nap.edu/catalog/11955.html

Proyecto de estrés en veteranos de Iraq, (2008). Terapeutas de psicología energética en el sistema de veteranos VA. Recuperado el 10 de abril de http://www.StressProject.org.

Lamarche, L. J., De Koninck, J (2007). Trastornos del sueño en adultos con trastorno por estrés post-traumático: una revisión. Journal of Clinical Psychiatry, Aug 68(8), 1257-70.

Lambrou, P. T., Pratt, G. J., & Chevalier, G. (2003). Efectos fisiológicos y psicológicos de la terapia mente/cuerpo en la claustrofobia. Energías sutiles & Medicina Energética, 14, 239-251.

LeDoux, J. (2002). El yo sináptico: Como nuestros cerebros nos convierten en lo que somos. Nueva York: Penguin.

Lane, J. (2009). Uso de la acupresión como método de desensibilización durante la psicoterapia: La bioquímica del contra-condicionamiento. Psicología energética: Teoría, Investigación, Práctica, Formación, 1:1.

Maruish, M. E. (1999). Cuestionario de Evaluación de Síntomas-45 (SA-45). En M E Maruish (Ed.) El uso de la prueba psicológica, Planificación del Tratamiento y Evaluación de Resultados (2º ed.) Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates.

McFarlane, A. C., & van der Kolk, B. (1996/2007). El trauma y su desafío en la sociedad. En B. A. van der Kolk, A. C. McFarlane, & L. Weisaeth (Eds.), El estrés traumático: Los efectos de las experiencias traumáticas en la mente, el cuerpo y la sociedad (pp. 24 – 46). Nueva York: Guilford.

Mollon, P. (2007). La terapia de campo del pensamiento y sus derivados: alivio rápido de los problemas de salud mentales a través del tapping en el cuerpo. Cuidados primarios y Psiquiatría comunitaria, 12:3-4, p 123-127.

Mollon, P. (2007). Psicoterapia energética psicoanalítica. Londres: Karnac.

Monson, C. M., Schnurr, P. P., Resick, P. A., Friedman, M.J., Young-Xu, Y, & Stevens, S. P. (2006). Terapia de proceso cogntivo para veteranos de Guerra con trastorno de estrés post-traumático de origen militar. Diario de Psicología Clínica y de Consulta, 74, 898-207.

Centro nacional para el TEPT (2008). www.ncptsd.va.gov/ncmain/ncdocs/assmnts/ ptsd_checklist_pcl.html. Obtenido el 22 de abril.

Oschman, J. (2006). Trauma energético. Diario de terapias de trabajo corporal y movimiento, 10, 21.

Rowe, J. (2005). Los efectos de EFT en síntomas psicológicos de larga duración. Diario de Consejería y Psicología Clínica, 2(3):104.

Sabban, E. L., & Kvetnanasky, R. (2001). Activación provocada por el estrés de la expresión del gen en los sistemas catecolaminérgicos: Dinámica de sucesos de transcripción. Tendencias en Neurología, 24, 91-98.

Schulz, P. (2009). Puntos de vista de los terapeutas acerca de integrar la psicología energética en el trabajo con supervivientes del abuso sexual infantil. Psicología energética; Teoría, Investigación, Práctica, Formación, 1:1.

Seidler, G. H. & Wagner, F. E., (2006). Comparación de la eficacia del EMDR y la terapia cognitivo-conductual basada en el trauma para el tratamiento del TEPT: un estudio meta-analítico. Medicina psicológica, 36, 1515-1522.

Swingle, P. G., Pulos, L., & Swingle, M. K. (2004). Indicadores neurofisiológicos del tratamiento con EFT del estrés postraumático. Energías sutiles & Medicina Energética, 15(1), 75-86.

Tanielian, T., Jaycox, L. H. (Eds). (2008). Heridas de Guerra invisibles: daños psicológicos y cognitivos, sus consecuencias, y servicios para ayudar en la recuperación. Santa Monica: Rand Corp. MG-720-CCF.

Thayer, J. (2000). Un modelo de integración neurovisceral en la regulación y desregulación de las emociones. Diario de Trastornos Afectivos, 61, 201-216.

Vasterling, J.J., & Brewin, C.R. (Eds.; 2005). Neuropsicología del TEPT: Perspectivas clínicas, cognitivas y biológicas. Nueva York. Guilford.

van der Kolk, B. A., McFarlane, A. C., Weisaeth, L. (1996). El estrés traumático: los efectos de las experiencias traumáticas en cuerpo, mente y sociedad. Nueva York: Guilford Press.

Weathers, F., Litz, B., Herman, D., Huska, J., Keane, T. (1993). La Lista de puntos del TEPT (PCL): Fiabilidad, validez y utilidad diagnóstica. Documento presentado en la Convención anual de la Sociedad Internacional para Estudios del Estrés Traumático, San Antonio, TX. Octubre.

Wells, S., Polglase, K., Andrews, H. B., Carrington, P. & Baker, A. H. (2003). Evaluación de una intervención basada en los meridianos, Técnicas de Liberación Emocional (EFT), para reducir fobias específicas hacia animales pequeños. Diario de Psicología Clínica, 59:9, 943-966.

Wolpe, J. (1973). La práctica de la terapia (2nd Ed). Nueva York: Pergamon Press.

Traducido por Fernando Cantón de la Lama