Quitar el insomnio y la ansiedad con EFT

Por Jennifer Jackson, EFT INT-1

Traducido por Jhon Jairo Trejos Parra, con permiso de EFTUniverse

Presentación del tema y la historia

Resultado de imagen para insomnioJennie solía tener un excelente sueño. De hecho, cuando estuvo en la universidad, su compañera de cuarto acostumbraba permanecer despierta hasta tarde, con muchas personas en el dormitorio, y Jennie sencillamente se acostaba temprano y dormía toda la noche, ¡a pesar de que su cama estaba en la misma habitación de toda esa actividad! En los últimos 10 años, sin embargo, Jennie no había podido dormir bien. Ella tenía dos niños de menos de 4 años y su esposo viajaba mucho debido a su empleo. El día de la primera cita conmigo, su esposo iba a trabajar en la localidad durante las próximas seis semanas. Jennie se sentía al límite de su capacidad y no estaba segura de poder manejar la situación. Me contó que su esposo no era un buen apoyo para su problema de insomnio y que cuando intentaba hablar con él acerca de esto, se sentía rechazada e incomprendida.

Sesión #1

Comencé preguntándole a Jennie qué estaba pasando en su vida hacía 10 años cuando ella súbitamente dejó de dormir bien. Estaba trabajando como maestra de primer año en una escuela en el centro de la ciudad, donde el director era “aterrador e impredecible”. Él regularmente gritaba a niños y profesores, el ambiente era estresante y ella sentía mucha ansiedad. Lo único luminoso en su vida era cuando estuvo saliendo con un hombre joven a quien admiraba y con quien realmente disfrutaba estar. Jennie dijo que la primera noche sin dormir, según recordaba, fue cuando este hombre terminó la relación. Al pensar en esto, sentía inseguridad y una sensación de no ser lo suficientemente buena. Le dio a estos sentimientos un 7 en la escala de molestia. También tenía una sensación de constricción y revoloteo en su estómago y pecho, y sentía que no podía tomar aire a plenitud.

Aunque al pensar en “B” rompiendo conmigo tengo sentimientos de inseguridad y de no ser lo suficientemente buena, y tengo una sensación de constricción y revoloteo en mi estómago y pecho, y siento que no puedo tomar aire a plenitud, me acepto completa y profundamente. (3 veces)

Las frases recordatorias fueron los siguientes:

La noche cuando “B” rompió conmigo.

Este sentimiento de inseguridad.

Este sentimiento de no ser lo suficientemente buena.

Esta sensación de constricción en mi pecho y estómago.

Esta sensación de no ser capaz tomar aire a plenitud.

Después de una ronda ella refirió que los sentimientos de inseguridad habían bajado a 4 y después de dos rondas, a 1.

Le pregunté si algo adicional había surgido mientras hacía tapping y dijo que recordaba una conversación que había tenido con su padre, durante ese tiempo hacía 10 años. Contó que hubo una noche donde sintió pánico y llamó a su padre después de la medianoche buscando consuelo y apoyo. Cuando centró su atención en el momento justo antes de coger el teléfono, sintió pánico, como si se fuera a volver loca, como si no hubiera nadie a quien recurrir. Le dio al pánico una calificación de 7 en la Escala de Molestia y volvió a tener una sensación de constricción y revoloteo en su estómago y pecho.

Aunque al pensar en el momento antes de llamar a mi padre siento pánico, que me voy a volver loca y una sensación de constricción y revoloteo en mi estómago y pecho, me acepto completa y profundamente. (3 veces)

Las frases recordatorias incluyeron:

Este instante antes de llamar a papá.

Este pánico.

Esta sensación de que me voy a volver loca.

Esta sensación de constricción y revoloteo en mi estómago y pecho.

Después de una ronda de tapping su nivel bajó a 3 y después de dos rondas bajó a 1.

Cuando su padre contestó, él fue agradable al principio, pero cuando ella le dijo lo preocupada y temerosa que estaba y cómo no había podido dormir durante días, él le dijo algo así: "Te está preocupando demasiado. Deja de preocuparte y duerme un poco.” Cuando ella recordó esto, sintió enojo y frustración. Por supuesto, ella dejaría de preocuparse y dormiría… si supiera cómo, el punto era que ¡no sabía cómo dejar de preocuparse y conseguir dormir! Le dio al enojo un nivel de 5. Y volvió a tener la sensación de constricción y revoloteo en su pecho y estómago.

Aunque al pensar en esta conversación y en cómo mi padre simplemente me dijo que dejara de preocuparme y durmiera un poco, me siento enojada y frustrada, y con una sensación de constricción en mi pecho y estómago, me acepto completa y profundamente. (3 veces)

Las frases recordatorias incluyeron:

Esta conversación con mi padre.

¡Deja de preocuparte y duerme un poco!

Este enojo y frustración.

Esta sensación de constricción y revoloteo en mi pecho y estómago.

Su nivel de rabia bajó a 0.

Al recordar el momento en que colgó el teléfono, sintió debilidad y soledad, con un nivel 5 en la escala de molestia. Y de nuevo tuvo la sensación de constricción y revoloteo en su pecho y estómago.

Aunque al colgar el teléfono me sentí débil y completamente sola, y tengo esta sensación de constricción y revoloteo en mi pecho y estómago, me acepto completa y profundamente. (3 veces)

Las frases recordatorias incluyeron:

Al colgar el teléfono luego de hablar con mi padre.

Estos sentimientos de debilidad y soledad.

Esta sensación de constricción y revoloteo en mi pecho y estómago.

Su sensación de estar débil y sola se redujo a un 2, pero ella dijo que cuando ella colgó el teléfono, también tenía esta fuerte sensación de que había un problema en ella: ¿por qué no podía dormir?, todo el mundo sabía que ella podía dormir. Ella le dio esta sensación de una clasificación de 5 en la Escala de Molestia, y todavía tenía la sensación de constricción y revoloteo en su pecho y estómago.

Aunque al dejar de hablar por teléfono con mi padre sentí que había un problema en mí, y tengo esta sensación de constricción y revoloteo en mi pecho y estómago, me acepto completa y profundamente. (3 veces)

Las frases recordatorias incluyeron:

Esta sensación de que hay un problema en mí.

¿Por qué no puedo dormir?

¡Todo el mundo sabe que puedo dormir!

Esta sensación de constricción y revoloteo en mi pecho y estómago.

Dijo que la sensación de que había un problema en ella bajó a 1.

Entonces le pregunté sobre sus sentimientos de pánico, soledad y debilidad. Todo había bajado a un 1-2. Le pregunté qué impedía que llegaran a 0. Dijo que era el miedo a que estos sentimientos regresaran. Estábamos en el final de la sesión, por lo que nos apartamos suavemente de la situación:

Aunque todavía tengo algo de miedo a que estos sentimientos regresen y sé que todavía tengo trabajo por hacer en esto, estoy contenta con lo que he hecho hoy; hice un buen trabajo, un buen comienzo y me acepto completa y profundamente. (3 veces)

Frases recordatorias incluyeron:

Aún siento temor a que estos sentimientos puedan volver.

Aún siento temor porque estos sentimientos no se han ido.

Sé que aún tengo algo de trabajo por hacer en esto.

Estoy contenta con el trabajo que he hecho hoy.

Hice un buen comienzo.

Al final de esta ronda, Jennie dijo que se sentía muy bien y en paz, también un poco cansada. Organizamos una cita para la misma hora en la semana siguiente.

Sesión #2

¡Comenzamos la sesión con una gran noticia! Jennie había dormido muy bien todas las noches, excepto una, a pesar de estar bajo un estrés significativo en casa. Dijo que incluso cuando estaba despierta en la noche, los sentimientos eran diferentes y ya no sentía apretados y constreñidos su estómago y pecho. ¡Ya no sentía pánico al despertar! Excepto por una noche, durmió profundamente. Dijo que había sentido este enorme cambio la pasada semana, y que aunque todavía estaba tensa y con sensación de fragilidad, se había sentido mucho mejor.

Esa mañana vino bastante estresada porque su esposo había salido dos días antes a su viaje de trabajo y su madre había venido a ayudarla en la transición. Se sentía alcanzada en el trabajo e irritada con sus hijos, con su marido (cuando llamó) y especialmente con su madre. Se sentía mal con su madre porque le parecía que se desquitaba con ella. Le pregunté si había algo específico que pudiera recordar. Dijo que justo antes de salir esa mañana, su madre había hablado con impaciencia a su hija de 4 años, que se sentía frustrada cuando pensaba en ello y sentía una opresión en el pecho. Le dio a la frustración un nivel de 7 en la Escala de Molestia.

Aunque al pensar en la interacción entre mi madre e hija me siento frustrada y un poco enojada, y siento una opresión en mi pecho, me acepto completa y profundamente. (3 veces).

Las frases recordatorias incluyeron:

Esta conversación entre mi madre y G.

Mi madre fue impaciente.

Mi madre le habló duramente.

Esta frustración.

Este enojo.

Esta opresión en mi pecho.

El enojo de Jeninie hacia su madre fue bajando, pero se dio cuenta de que el disgusto era realmente hacia sí misma, por su propia pérdida de paciencia con su hija. Le pregunté si había un incidente específico sobre esto y me dijo que la noche anterior había sido mala. Su hija estaba rebelde desde que su esposo se había ido hacía unos pocos días, y la noche anterior se había rehusado a ir a la cama, decía que no a todo y no seguía las órdenes acostumbradas, por lo que finalmente Jennie la amenazó con pasar su cama al garaje. Se sintió mala tan pronto dijo esto, su hija se puso a llorar y Jennie terminó la discusión saliéndose del cuarto, sintiéndose como una horrible madre y realmente enojada consigo misma por perder el control de esa manera. Le dio a este enojo hacia sí misma un nivel de 9 en la escala de molestia y de nuevo sintió la opresión en su pecho.

Aunque estoy enojada conmigo por mi pérdida de paciencia, decir cosas que no quiero y perder el control anoche con mi hija, y siento opresión en mi pecho, me acepto completa y profundamente. (3 veces)

Las frases recordatorias incluyeron:

Este enojo conmigo.

Esta pérdida de paciencia.

Dije cosas que no quería.

Perdí el control.

Esta opresión en mi pecho.

Jennie dijo que el enojo bajó a un 3, que ya no sentía la opresión en el pecho y que ahora tenía una sensación física diferente: incomodidad en su estómago. Le pregunté si podía recordar un momento en que su madre había sido impaciente con ella. Ella estaba segura de que su madre lo había sido, pero no recordaba un momento específico.

Lo que en ese momento llegó a su mente fueron los años en la preparatoria. Su padre había dejado a su madre para irse con la mejor amiga de ella, cuando Jennie tenía 11 años, y su madre quedó devastada. En ese tiempo, Jennie le gustaba ir con frecuencia a la casa de una amiga los fines de semana, pero su madre a menudo le decía que no podía, que necesitaba estar con su familia, básicamente que Jennie debía quedarse en casa y acompañar a su madre. Le pregunté qué emoción aparecía. Jennie dijo que miedo a llegar a ser como su madre y que a menudo se sentía jugando este papel de persona necesitada con su esposo. Le pregunté si podía recordar un momento específico en que hubiera sucedido, y dijo que en esa mañana antes de terminar de hablar por teléfono con su esposo.

Su esposo había llamado para hablar con su hija ya que estaba viviendo ese período difícil. Él fue muy dulce y amoroso con su hija por teléfono, y le dedicó un buen tiempo. Pero cuando Jennie tomó el teléfono, él fue tosco y frío. Jennie quedó triste al terminar la conversación porque él no le había brindado una atención más cariñosa. Entonces se sintió patética, necesitada y “quebrada”. Le dio al sentimiento de quebrarse un nivel de 7 y tenía opresión en su pecho.

Aunque al pensar en el momento de esta mañana en que colgué el teléfono, luego de conversar con mi esposo, me siento patética, necesitada y quebrada, y tengo opresión en mi pecho, me acepto completa y profundamente. (3 veces)

Las frases recordatorias fueron:

Cuando colgué el teléfono esta mañana.

Este sentimiento de haberme quebrado.

Estos sentimientos de necesitada y patética.

Esta opresión en mi pecho.

El sentimiento de ruptura bajó a 1 y ya no sentía opresión en el pecho.

Le pregunté sobre su enojo y frustración consigo misma y con su madre. Ahora estaban en 0 y se sentía paz y tranquilidad. También le pregunté qué tan verdadera sentía la frase: “estoy realmente necesitada”. Ella dijo que todavía la sentía un poco cierta, tal vez como un 3-4. Como ya era tiempo de terminar, nos salimos de la situación:

Aunque todavía me siento un poco necesitada y sé que tengo que trabajar más en esto, estoy feliz con el trabajo que hice hoy, no me siento más enojada y frustrada, sino en paz y tranquila, y completa y profundamente me acepto.

Frases recordatorias:

Todavía me siento un poco necesitada.

Todavía tengo que trabajar con el sentimiento de estar necesitada.

Estoy feliz con el trabajo que hice hoy.

Ya no me siento enojada y frustrada.

Siento paz y tranquilidad.

Semanas más tarde, Jennie todavía se sentía tranquila. En sus palabras:

“Estoy todavía asombrada con los resultados. ¡GRANDIOSO, estoy durmiendo! No he estado ansiosa desde la última sesión, la cual rompió el récord. No puedo creer cuán calmada me siento. Los constantes nudos en mi estómago han desparecido y realmente me siento como una nueva persona. No me es posible agradecerle lo suficiente, estoy tan contenta por haberla encontrado. Realmente he estado tratando de quitar esta ansiedad por años y siento que usted impulsó el proceso de sanación muchísimo.”