El secreto de usar EFT para poner a descansar a las pastillas para dormir

Por Jennifer Jackson, EFT-1 INT

Traducido por Raymundo Orozco, con permiso de EFTUniverse

Cuando “Jim” se puso en contacto conmigo, se encontraba bastante frustrado y molesto.  Durante los últimos dos meses, había estado en una montaña rusa.  El estrés, el insomnio y las pastillas para dormir.   Mientras que las pastillas para dormir lo dejaban fuera de combate casi todas las noches, le atemorizaba el hecho de estar convirtiéndose en un adicto, por esa razón dejaba de tomarlas durante algunas noches.

En esas noches en que no tomaba las pastillas no podía dormir nada en absoluto y eso por supuesto que era algo muy preocupante, entonces ocurrió que incluso en las noches que él tomaba la medicación, esta ya no era suficiente para alcanzar el efecto del sueño profundo que es algo tan atractivo para los insomnes y algunas veces no alcanzaba a dormir nada en absoluto. Este punto hizo que Jim me llamara. 

Durante nuestra primera cita, nos centramos en los eventos estresantes que habíaResultado de imagen para insomnio dibujo

Jim había sido falsamente acusado de hacer algo indebido en el trabajo y durante un periodo de 2 meses vivió con el pánico de ser despedido. Al tercer mes, sin embargo su nombre había quedado limpio de toda mancha, se le había retribuido con un buen incentivo y todo en la oficina había vuelto a la normalidad.  Sin embargo no podía dormir, incluso durante las vacaciones, cuando estaba en casa, fuera del trabajo con su esposa y sus dos hijos, él no podía conciliar el sueño.  Parecía que su sistema nervioso se había quedado atascado en un patrón de estrés, por lo que hicimos las maniobras de Tapping en puntos de estrés específicos que le habían provocado la crisis dos meses antes.

Para el final de la sesión, la ansiedad de Jim en su entorno era mucho más baja. Comenzamos un programa de medicación controlada, reduciendo la dosis a la mitad.

Nuestra segunda cita fue a los pocos días y Jim había experimentado un gran avance en un par de días.  Había dormido muy bien con solo la mitad de la dosis de fármacos y su humor había mejorado mucho. En esa sesión nos enfocamos en los eventos que estuvieron relacionados con un periodo de insomnio intenso de 15 años atrás.

El primer recuerdo que Jim tenía de no haber dormido nada en absoluto databa de un viaje de pesca con un amigo.

Estaba acostado de espaldas y cuando empezaba a quedarse dormido, experimento una sensación de ahogo y sentía como si no pudiese respirar. Entro en estado de pánico y no pudo dormir toda la noche.

Utilizamos la técnica de Reimpronta Matricial para esa terrible noche y Jim fue capaz de decirle a su Yo más joven que él no iba a morir de esto, que de hecho solo tenía que darse la vuelta sobre su costado y que con eso la sensación de ahogo desaparecería. Cambió la imagen llevando su yo más joven ahora en un lindo paseo, respirando un aire frio y refrescante y luego regresar a su cama, acostarse de lado y conseguir un poco de sueño.

La segunda parte de esta sesión se enfocó en la muerte de su madre.  En el último día de su vida, Jim había estado con posibilidad de verla, pero en lugar de ir ahí directamente, tomó una desviación, lo que le retraso varias horas. En el momento en que llego ella ya había fallecido. A pesar de que había estado enferma durante muchos meses, nadie podría haber predicho su muerte para ese día. Sin embargo, Jim todavía acarreaba culpa en torno de haber tomado una desviación, una decisión que le costó perderse los últimos momentos con su madre. Hicimos tapping sobre su culpabilidad y tristeza y se fue con la tarea de continuar con el procesamiento de estos sentimientos.

Jim tenía una semana intensa en el trabajo, ya que se acercaba un evento importante del cual estaba encargado, por lo que decidimos ver como evolucionaba y si todo ocurría bien, entonces de una medicación al 50%, podríamos pasar a un cuarto del fármaco para el fin de semana.

El fin de semana trajo buenas y malas noticias. Jim había salido airoso de su apretada semana de trabajo y tomando la mitad de medicación estaba durmiendo y sintiéndose bien. La noche anterior sin embargo, se había metido en una larga discusión con su esposa, hasta altas horas de la noche y no había dormido mucho, por esa razón se sentía deprimido y muy cansado, como si se hubiese dado marcha atrás en los avances.

Le aseguré que estábamos hacienda un buen progreso y que este día era perfecto para una cita. Fuimos llevando la discusión a un análisis de los niveles más finos, tocando cada una de las emociones que eran evocadas, como la ira, tristeza o ansiedad. Al final de la sesión Jim se sintió mucho mejor y tenía un plan para suavizar las cosas con su esposa.

Unos días después, nos encontramos de nuevo y Jim estaba de muy buen humor.  Se había congraciado con su esposa y había logrado dormir muy bien por 3 noches seguidas con solo un cuarto de dosis del fármaco. En esa cita nos enfocamos en hacer frente a un temor muy profundo y antiguo, así como arraigado, en el que se trataba de la enfermedad Alzheimer que padeció su padre y su tía.

A medida que trabajamos a través de todos los hilos de ese miedo, Jim comenzó a tener grandes cambios cognitivos. En primer lugar reconoció que tenía una vida fantástica: Una esposa maravillosa, sus dos hijos, una gran carrera y una salud muy sólida. A medida que hacíamos tapping, se dio cuenta de que ya no deseaba empañar este presente maravilloso con los temores de un futuro que incluso puede no llegar a ocurrir. Tomó una gran decisión para empezar a dejar pasar este miedo. Luego a medida que trabajamos más, él alcanzó otro gran logro: las personas con la enfermedad de Alzheimer, ni siquiera saben que la padecen. ¡Ellos piensan que su vida está muy bien!

Nuestra declaración final de tapping fue algo como esto:

A pesar de que existe el temor y el miedo de ver algún ser querido deteriorándose por la enfermedad de Alzheimer y además es aterrador pensar que puede ocurrirle a uno mismo, en realidad el padecer esa enfermedad tal vez no sea tan malo. Si esto es lo peor que puede ocurrirle y padece la enfermedad, podría incluso ser feliz. Ahora estoy eligiendo dejar ir ese miedo que obscurece mi futuro y centrándome en la hermosa imagen que es mi presente.

Cinco días más tarde, Jim me hizo saber que había dormido profundamente toda la noche sin medicamento por primera vez en dos meses. En poco más de 2 semanas, él había pasado de no dormir bien, aun con su dosis de fármaco completa, a dormir bastante bien sin necesidad de medicamentos.

¡Era hora de poner las pastillas para dormir a descansar!