Éxito con un niño de 6 años: Tos, problemas para dormir y una situación de enojo en la escuela

Tenemos muchas historias de éxito en EFT respecto a los niños y ésta, por Phil Chave del Reino Unido, merece tu atención. No sólo colapsó efectivamente varias situaciones importantes para su hijo de 6 años, sino que también nos muestra algunas formas eficaces para lograr la empatía cuando el niño se resiste a hacer EFT.


Por: Phil Chave

Querido Gary;

Aunque este artículo se trata de mi hijo, de 6 años, debo decir como preámbulo, que trabajo con niños que han sido severamente abusados, que se auto-lastiman, en el Centro de Curación Haven.

Una vez dicho esto, debo agregar que no entendía la resistencia total de mi propio hijo a hacer tapping en cualquier situación, hasta el día que me dijo: "no necesito hacer tapping, papi. No estoy tan enfermo como los niños a quienes tienes que mejorar en tu consultorio". Oh, ¿mencioné que es muy brillante y cree que tiene 12?

De cualquier forma, tenía tos y de repente se nos hizo evidente a nosotros, sus padres, que por varias semanas había tosido por las noches. Ya me había acostumbrado a ir a acomodarlo en sus almohadas, pero esta noche en particular, eran las 10, tenía que ir a la escuela en la mañana y no podía dormir.

Él no quería hacer tapping, así que le pregunté si no le importaba que le mostrara lo que hago para ayudar a los otros niños. Sólo que lo haría en mí, después en él y entonces si quería, podía participar o dejarlo cuando quisiera.

Hice algunas rondas de demostración, pero deliberadamente mantuve la parte de las afirmaciones en voz baja, para que me preguntara lo que decía. Yo dije,'OH, dado que tenías problema para dormir, pensé que sería una buena idea decir algo como, 'Aunque no puedo dormir, aun así, todavía soy un buen chico'. (Gracias Ann Adams).

Él se rió y dijo en voz alta "SOY UN BUEN CHICO, POR SUPUESTO QUE SOY UN BUEN CHICO”.

'Sí', le dije,'y no es tu culpa, que no puedas dormir, ¿verdad? Él dijo, “Entonces, ¿lo qué quieres decir es, aunque no puedo dormir... sigo siendo un buen niño?". "¡Sí! Suena bien, como para decirlo de nuevo, ¿no crees?" "¡Bien!"

La siguiente ronda produjo un bostezo y no terminamos la siguiente porque se había ido.

Desde entonces, empezamos a hacer tapping para la tos (Aunque tengo tos... no puedo parar de toser... siento cosquillas en el pecho... elijo parar de toser y todavía soy un buen chico) y no ha recurrido ni una sola noche en más de 3 meses.

Lo ha hecho con tanta disposición, que cuando tiene problemas para dormir, hacemos unas rondas de tapping, bosteza y se ha ido antes de que yo llegue a la puerta. Parece que el tapping lo relaja por completo y de inmediato. Como su puerta permanece ligeramente entreabierta, he oído cuando él solo lo hace. Es maravilloso cuando uno escucha eso, porque sabes que el mensaje ha penetrado y se ha comprendido en un nivel muy profundo.

No hace mucho, venía de la escuela y llegó a casa molesto, como nunca lo había visto. La señora de la cena en la escuela, le había gritado por ensuciar y lo había enviado a la Oficina del Director, se había quedado sin cena y sin descanso. Lo que produjo el daño fue la voz tan alta y cuando lo procesó, sollozaba incontrolablemente. Esto se prolongó durante algún tiempo y las expresiones, "Odio la escuela”,”Odio a la Sra...” y “Yo nunca, nunca volveré a la escuela”, se empezaron a acumular, cada vez con mayor convicción.

Ahora bien, no me agrada ni un poquito que un niño desarrolle esta actitud en una etapa tan temprana de su educación, por lo que trabajamos en: "Aunque me metí en grandes problemas a la hora de la cena, todavía soy un buen chico”, “Aunque la Sra... me gritó...” y otras cosas por el estilo, hasta que repasamos esta situación por todos sus ángulos.

A la mañana siguiente fue a la escuela habiendo pasado por todas las cosas que tenían que ver con el día anterior. Y, él nunca lo ha mencionado nuevamente a diferencia de otros incidentes que lo perturban de vez en cuando. Sin embargo, estamos trabajando en ellos conforme se presentan.

Unas noches atrás, supe que lo habíamos logrado cuando despertó gritando alrededor de las 4 de la mañana. Al llegar a su habitación, después de haber saltado de la cama... él dijo, “Papi, he estado soñando con osos. ¿Crees que es algo sobre lo que debería hacer tapping? "

Él frecuentemente platica con sus amigos de la escuela, acerca de quitarse los dolores de cabeza haciendo tapping y da muy buenas demostraciones en el patio de recreo.

Y no hace mucho, fui a un viaje de la escuela al campo, por desgracia, sentado cerca de un conocido grupo de viajeros "enfermizos". Ya sabes, los que en cada viaje se enferman. Conforme uno se sintió mal, empezamos a hacer tapping respecto a sentirse enfermo en el autobús, eligiendo no estar enfermo. Todos haciendo tapping al unísono. Pero ¿sabes qué? Ni uno de esos chicos necesitó el cubo. Incluso la profesora quiso saber, qué era esa “cosa del tapping” que los niños estaban haciendo, porque no podía creer que ninguno de ellos se había enfermado.

Inténtalo con todo. Será mejor que lo creas.

Creo que he sido capaz de darle a mi hijo una herramienta que permanecerá con él y lo beneficiará, por el resto de su vida.

Phil Chave

Traducido por Rosario Cortes

InEnglish.gif