Testimonio de EFT un año después: los miedos debilitantes aún ausentes

Estimada comunidad de EFT:

La Facilitadora certificada de EFT Marilyn McWilliams recibió esta carta de Margie Snyder, con quien Marilyn había trabajado un año antes (Margie nos dio permiso para publicar su carta). Es un testimonio conmovedor sobre la capacidad de EFT para mejorar las vidas.

-Stephanie M

por Marilyn McWilliams

Traducido por Rafael Sánchez, con permiso de EFTUniverse

Cuando yo era más joven, las autopistas eran algo muy simple a 110-130 km por hora. Durante y después de mi matrimonio con un primer marido abusivo, todo eso cambió. Temía a las autopistas y estaba inmovilizada por los camiones. Estaba mal. Me sentía débil, también mi corazón se aceleraba, mis manos sudorosas.

Desarrollé ataques de pánico severos. No podía comportarme mientras manejaba, o cuando estaba en las autopistas.

Incluso grité muchas veces y siempre tenía que abandonar las autopistas. El ser un pasajero no hacía diferencia; aún entraba en pánico. Me sentía debilitada.

Trece médicos y una amplia variedad de medicamentos fallaron en liberarme de mi intenso miedo a las autopistas. Gracias a Dios, las cosas cambiaron 28 años más tarde, cuando conocí a mi nuevo marido quien iba a ser, Lee. El me habló de cómo haciendo Tapping le había ayudado con su dolor y acerca de su amiga Marilyn, de Oregon, quien me podría enseñar cómo superar mi miedo a las autopistas.Resultado de imagen para miedo

Nos íbamos a casar en Oregon y finalmente me presentaron a Marilyn.

Mi ex marido era un perseguidor y en varias ocasiones seguía autos de cerca en la autopista y deliberadamente golpeaba al coche de adelante si yo colocaba mi mano en tablero. Era un juego enfermizo de él. Él siempre era amable con los demás conductores, ocasionalmente sonriendo mientras les entregaba nuestra información del seguro.

Pero de vuelta en el coche, me golpeaba varias veces, diciendo siempre:

"¡Mira lo que me hiciste hacer!” Yo me acurrucaba y lloraba. Asociaba las autopistas con el miedo y el dolor. Estoy 95% curada de ese miedo. Todavía estoy asustada si alguien se mete en mi línea, pero no necesito salir de la autopista o detenerme.

Después de la primera sesión de Tapping, mi nuevo marido, Lee, se dio cuenta de que estaba bajando las escaleras corriendo y gritó, "Margie, ¿sabes lo que acabas de hacer?" Yo le miré con una cara inexpresiva y le dije:

“¿Qué?" Lee dijo: "Has bajado por las escaleras sin sostenerte del pasamanos."

Yo estaba completamente desorientada.

Solía tomar un brazo o una correa mientras subía por las escaleras, escaleras mecánicas, o terraplenes empinados, y me sujetaba con toda fuerza.

También tenía una fobia severa a las alturas y no podía subirme a un banquillo en lo absoluto, ni mirar hacia arriba en un edificio alto. ¡Ahora volaba por las escaleras! Mi marido y los niños estaban atónitos. Ahora yo estaba curada, o eso creía.

Nosotros fuimos otra vez con Marilyn. Regresando en el tiempo, le dije a Marilyn que mi hermana me empujó por una ventana del segundo piso hacia atrás cuando yo tenía unos 5 o 6 años. Marilyn fue conmigo a un edificio público con una larga serie de escaleras que conducía a un puente peatonal, donde pude probar tanto mirando hacia abajo en el tráfico y hacia arriba en el alto edificio.

Al subir las escaleras, estaba bien hasta que me aproximaba a la parte superior y elevaba mi mirada hacia el descansillo de la escalera.

Marilyn se dio cuenta de que yo estaba asustada cuando mis ojos miraron de una manera que ocasionaba una experiencia visual similar a cuando yo estaba cayendo hacia atrás cuando era un niña. Nunca pensé que todavía tenía ese evento en mi sistema, pero así era.

Mi miedo era la sensación de mirar hacia arriba a medida que caía hacia atrás. Eso y la impresión de entrar en pánico. Hicimos Tapping y lentamente pude sentir menos miedo mientras miraba hacia arriba al descansillo y hacia abajo en el tráfico e incluso, ¡mirar a los altos edificios de abajo hacia arriba!

Fue impresionante cómo los recuerdos se desvanecieron después de hacer Tapping en ellos. No eran tan claros; como si algo los estuviese arrastrando a la basura con "Tide" (detergente). Me sentí animada y libre.

Ahora, 1 año más tarde, no he tenido un solo ataque de pánico.

Conduzco y bajo volando por las escaleras sin ayuda. Marilyn nos dio las sesiones de EFT como regalo de bodas y EFT realmente es el regalo que continúa dando. Es estupendo estar libre de todos estos temores debilitantes. Estoy muy feliz ahora. Mi vida ha cambiado 100%. Gracias, Marilyn, con todo mi corazón.

Testimonio de EFT un año después: los miedos debilitantes aún ausentes

Estimada comunidad de EFT, la Facilitadora certificada de EFT Marilyn McWilliams recibió esta carta de Margie Snyder, con quien Marilyn había trabajado un año antes (Margie nos dio permiso para publicar su carta). Es un testimonio conmovedor sobre la capacidad de EFT para mejorar las vidas.

-Stephanie M

Cuando yo era más joven, las autopistas eran algo muy simple a 110-130 km por hora. Durante y después de mi matrimonio con un primer marido abusivo, todo eso cambió. Temía a las autopistas y estaba inmovilizada por los camiones. Estaba mal. Me sentía débil, también mi corazón se aceleraba, mis manos sudorosas.

Desarrollé ataques de pánico severos. No podía comportarme mientras manejaba, o cuando estaba en las autopistas.

Incluso grité muchas veces y siempre tenía que abandonar las autopistas. El ser un pasajero no hacía diferencia; aún entraba en pánico. Me sentía debilitada.

Trece médicos y una amplia variedad de medicamentos fallaron en liberarme de mi intenso miedo a las autopistas. Gracias a Dios, las cosas cambiaron 28 años más tarde, cuando conocí a mi nuevo marido quien iba a ser, Lee. El me habló de cómo haciendo Tapping le había ayudado con su dolor y acerca de su amiga Marilyn, de Oregon, quien me podría enseñar cómo superar mi miedo a las autopistas.

Nos íbamos a casar en Oregon y finalmente me presentaron a Marilyn.

Mi ex marido era un perseguidor y en varias ocasiones seguía autos de cerca en la autopista y deliberadamente golpeaba al coche de adelante si yo colocaba mi mano en tablero. Era un juego enfermizo de él. Él siempre era amable con los demás conductores, ocasionalmente sonriendo mientras les entregaba nuestra información del seguro.

Pero de vuelta en el coche, me golpeaba varias veces, diciendo siempre:

"¡Mira lo que me hiciste hacer!” Yo me acurrucaba y lloraba. Asociaba las autopistas con el miedo y el dolor. Estoy 95% curada de ese miedo. Todavía estoy asustada si alguien se mete en mi línea, pero no necesito salir de la autopista o detenerme.

Después de la primera sesión de Tapping, mi nuevo marido, Lee, se dio cuenta de que estaba bajando las escaleras corriendo y gritó, "Margie, ¿sabes lo que acabas de hacer?" Yo le miré con una cara inexpresiva y le dije:

“¿Qué?" Lee dijo: "Has bajado por las escaleras sin sostenerte del pasamanos."

Yo estaba completamente desorientada.

Solía tomar un brazo o una correa mientras subía por las escaleras, escaleras mecánicas, o terraplenes empinados, y me sujetaba con toda fuerza.

También tenía una fobia severa a las alturas y no podía subirme a un banquillo en lo absoluto, ni mirar hacia arriba en un edificio alto. ¡Ahora volaba por las escaleras! Mi marido y los niños estaban atónitos. Ahora yo estaba curada, o eso creía.

Nosotros fuimos otra vez con Marilyn. Regresando en el tiempo, le dije a Marilyn que mi hermana me empujó por una ventana del segundo piso hacia atrás cuando yo tenía unos 5 o 6 años. Marilyn fue conmigo a un edificio público con una larga serie de escaleras que conducía a un puente peatonal, donde pude probar tanto mirando hacia abajo en el tráfico y hacia arriba en el alto edificio.

Al subir las escaleras, estaba bien hasta que me aproximaba a la parte superior y elevaba mi mirada hacia el descansillo de la escalera.

Marilyn se dio cuenta de que yo estaba asustada cuando mis ojos miraron de una manera que ocasionaba una experiencia visual similar a cuando yo estaba cayendo hacia atrás cuando era un niña. Nunca pensé que todavía tenía ese evento en mi sistema, pero así era.

Mi miedo era la sensación de mirar hacia arriba a medida que caía hacia atrás. Eso y la impresión de entrar en pánico. Hicimos Tapping y lentamente pude sentir menos miedo mientras miraba hacia arriba al descansillo y hacia abajo en el tráfico e incluso, ¡mirar a los altos edificios de abajo hacia arriba!

Fue impresionante cómo los recuerdos se desvanecieron después de hacer Tapping en ellos. No eran tan claros; como si algo los estuviese arrastrando a la basura con "Tide" (detergente). Me sentí animada y libre.

Ahora, 1 año más tarde, no he tenido un solo ataque de pánico.

Conduzco y bajo volando por las escaleras sin ayuda. Marilyn nos dio las sesiones de EFT como regalo de bodas y EFT realmente es el regalo que continúa dando. Es estupendo estar libre de todos estos temores debilitantes. Estoy muy feliz ahora. Mi vida ha cambiado 100%. Gracias, Marilyn, con todo mi corazón.