Un miedo a las ocasiones sociales se resuelve a pesar de no encontrar la causa


Para aplicar eficientemente EFT, suele facilitar el proceso encontrar la causa del asunto. Sin embargo, Moira McFadyen de Escocia muestra que esto no siempre es necesario. A veces podemos dirigir EFT insistentemente al problema y la resolución sucede de cualquier manera. Es como si los asuntos apropiados se resuelven tras bambalinas.


Por Moira McFadyen, EFT-ADV

Hola Gary

Pensé que te podría interesar esta experiencia que tuve con un cliente quien temía las ocasiones sociales. Nunca pudimos encontrar qué causó el miedo, pero sí logramos despejarlo.

Katie (no su nombre real) me vino a ver diciéndome que su miedo a las ocasiones sociales empezaba a afectar mucho su vida. Había estado en un día de construir equipos del trabajo, que había estado temiendo. A pesar de su temor, había estado bien hasta que su jefe de línea le pidió que se sentara en otra mesa y se quedó sola con un grupo de desconocidos. Sintió pánico y se perturbó mucho. Seguía perturbada al contármelo 4 semanas después.

Katie parecía ser una persona confiada y me confirmó que era confiada en todas las demás áreas de su vida. Simplemente no podía manejar las situaciones sociales, especialmente cuando se trataba de juegos. Odiaba que la gente la mirara porque sentía avergonzada y estúpida. Empezaba a sentir el miedo cuando la invitaban. Esto se iba aumentando hasta llegada la fecha de la fiesta u ocasión social, para cuando sentiría pánico al grado de no querer ir.

Le pregunté si sabía cuándo había empezado este miedo y me dijo que no tenía memoria de que algo malo hubiera pasado en una fiesta siendo ella niña. Dijo que sí recordaba fingir estar enferma cuando tenía 10 años para no tener que ir a una fiesta de Navidad, pero no recordaba por qué. Había preguntado a sus padres si algo malo le había pasado alguna vez en estas fiestas, pero ellos no recordaban tampoco.
Le hice ver a Katie que fingir estar enferma para evitar ir a una fiesta de Navidad no era un comportamiento normal para una niña y que algo perturbador debió haberle pasado en una fiesta anterior. Katie estuvo de acuerdo pero me aseguró que no se le ocurría nada.

Sugerí que trabajáramos con su niña interior y todas las cosas que posiblemente perturbar una niña en una fiesta de Navidad. Para hacer esto, gasté unos minutos poniéndome en los zapatos de una niña de 10 años y visualizando todas las cosas malas que me podrían suceder en una fiesta de Navidad, como perderme, que se burlaron de mí, fallar en los juegos, que otros niños se rían de mí, ser rechazada, que se olviden de mí y no recibir un regalo de Santa Claus, sentirme estúpida, avergonzada. Hice que Katie se hiciera tapping en cada uno de estos escenarios en turno y le observaba para detectar alguna respuesta emocional o física a las palabras que usamos y luego enfocaría las palabras detonadoras y haría tapping en todos los posibles aspectos. Las dos palabras que fueron detonadores importantes para Katie eran rechazo y abandono. Seguimos haciendo tapping con estas palabras, incorporándolas en cada uno de los escenarios, hasta que su nivel de intensidad llegó a 0 en una escala de 0 a 10.

Aunque mi niña interior de 10 años se sintió abandonada en una fiesta de Navidad, no pudo encontrar a su papá, y sigue sintiéndose perdida y sola, ahora puede soltar este miedo porque todos la quieren y está sana y salva.

Aunque mi niña interior de 10 años sintió rechazada en la fiesta de Navidad y aún se siente herida y avergonzada, ahora puede soltar este dolor, ya nadie se ríe de ella y está sana y salva.

Vi a Katie en 3 ocasiones. Durante la primera cita nos enfocamos totalmente en el miedo desconocido. En las siguientes 2 citas nos enfocamos en despejar 2 asuntos emocionales actuales, respecto de la muerte de sus padres, que se sumó a sus niveles actuales de estrés. Sin embargo yo aseguraba que gastáramos parte de estas citas regresando a su miedo desconocido y despejando los 'sí, pero' residuales. Hacía esto abordando las frases preparatorias que habían causado más reacción emocional desde una perspectiva diferente o un aspecto diferente. En la tercera cita ella no tuve reacción a cualquier de los escenarios. Luego no vi a Katie por 3 semanas por vacaciones anuales.

Cuando regresó por su cuarta cita, le pregunté cómo había estado y contestó "absolutamente bien". Me dijo que había sido invitada a dos ocasiones sociales desde la última vez que la vi y que había asistido sin problema alguno. También, su lugar de trabajo estaba planeando la fiesta de Navidad y de hecho la anticipaba con gusto, sin vestigio de nervios. Estaba encantada con lo que EFT había hecho para ella y estuvo contenta de ser dada de alta.

Saludos afectuosos,
Mo

Traducido por David MacKay - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - Ir a Sitio Web de David

InEnglish.gif