Tratando el Trastorno de Ansiedad Generalizada utilizando EFT en sucesos concretos

Hola a todo el mundo:

Estudien este caso de Suzane Lerner. Es un ejemplo excelente de como tratar un problema genérico (Trastorno de Ansiedad Generalizada) dirigiéndose a sucesos concretos que hay por debajo. Ella dijo: “aunque en general el Trastorno de Ansiedad Generalizada se trata con medicación, mi trabajo de EFT con clientes ha mostrado que con frecuencia existen “acontecimientos principales” que la persona ha reprimido en su conciencia cotidiana. Cuando nos dirigimos a esos traumas, puede haber un cambio importante hacia una mayor salud y bienestar”.

Por Suzanne ib Lerner, PhD

Hola Gary:

Este es un ejemplo maravilloso de como EFT puede ser provechoso, incluso con niveles de ansiedad clínicamente diagnosticados. Como veréis, ir a los asuntos mas importantes es crucial en este caso.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Mental, mas de 6.8 millones de personas sufren de “Trastorno de Ansiedad Generalizada” cada año. En él se describe como la gente con Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) pasa todo el día con una tensión y preocupación exagerada, auque no haya nada o muy poco que lo provoque. Anticipan el desastre y están muy preocupados por sus problemas de salud, dinero, problemas familiares o dificultades en el trabajo. En ocasiones les produce ansiedad el mero hecho de tener que pasar el día.

EL TAG se diagnostica cuando una persona se preocupa excesivamente por los problemas diarios durante al menos 6 meses. Las personas con TAG no se ven capaces de salir de sus problemas aunque generalmente se dan cuenta que su ansiedad es mayor de lo que la situación requiere. No pueden relajarse, se asustan fácilmente y tienen dificultad para concentrarse. Con frecuencia tienen problemas a la hora de dormir o para permanecer despiertas.

Aunque en general el Trastorno de Ansiedad Generalizada se trata con medicación, mi trabajo de EFT con clientes ha mostrado que con frecuencia existen “acontecimientos principales” que la persona ha reprimido en su conciencia cotidiana. Cuando nos dirigimos a esos traumas, puede haber un cambio importante hacia una mayor salud y bienestar.

Déjame mostrar un ejemplo notable. Trabajé con una mujer que tenía ansiedad en gran variedad de asuntos, incluyendo el que su hijo se marchaba a la universidad, problemas financieros y preocupaciones sobre tener que mudarse. La mayoría de la gente se preocupa un poco por estos asuntos. Sin embargo la ansiedad de esta mujer estaba interfiriendo realmente con su vida normal, hasta tal punto que decidió consultarme.

Me comentó que se sentía indefensa. Así que la pregunté si hubo una etapa anterior de su vida en la que recordara haber sentido el mismo tipo de sentimiento de impotencia. Pues bien, resulta que a esta mujer cuando era muy joven tuvieron que operarle los ojos. Desgraciadamente los hospitales en esa época no tenían idea de la importancia de preparar a los jóvenes pacientes para lo que ocurriría. Así que la pobre niña se despertó completamente a oscuras incapaz de ver nada.
Desesperadamente trató de tocarse los ojos, sólo para descubrir que tenía las manos ¡atadas e inmovilizadas! Le entró el pánico, empezó a gritar: “¡¡estoy ciega!!, ¡que está pasando!, ¡¡Mamá!! La madre les pedía a las enfermeras que soltaran las manos de su hija, para que pudiera sentir las vendas que cubrían sus ojos y convencerse de que estaba bien. Sin embargo, tardó varios minutos en convencer al personal de que su hija no se arrancaría los vendajes; que sólo necesitaba tener las manos libres para poderse orientar en esa situación.

Bueno, ¡teníamos mucho en qué hacer tapping! Hicimos varias rondas en una variedad de asuntos, empezando con el miedo. Algunas frases de inicio fueron:

Aunque estoy aterrorizada y nadie parece querer ayudarme, acepto profunda y completamente todos mis sentimientos.
Aunque estoy muy asustada… ¿como no voy a estar asustada? Amo todo de mí profunda y completamente
Aunque no pueda ver nada y todo está oscuro, sé que mi madre está conmigo y que me va a ayudar.

Después hicimos varias series de tapping usando las Frases de Recuerdo: “estoy aterrorizada, todo está oscuro, ayuda, ayudarme, estoy ciega, no puedo ver, ¿donde está todo el mundo? Mamá tiene que ayudarme, mamá tiene que ayudarme, ¿qué está pasando?
Una vez que la intensidad de su nivel de miedo estaba cerca del cero en una escala del 0 al 10, nos dirigimos a otros aspectos que eran importantes para ella, incluyendo indefensión, rabia, las sensaciones físicas de tener las manos atadas y también al horror de la oscuridad aplastante y de la posible ceguera en sí misma.

Finalmente cuando su nivel de intensidad había bajado en todos estos aspectos, empezamos a integrar sus miedos de la infancia con su comprensión actual como adulta:

Aunque parte de mí se asustó porque estaba ciega, escojo recordarlo ahora como si hubiera sido un mal sueño; mis ojos están bien y puedo ver.
Aunque sucediera y me siento realmente apenada por esa joven e inocente yo, ahora sé que sobreviví y puedo confortar a esa parte asustada de mí.
Aunque una parte de mí desearía que no hubiera ido nunca a ese estúpido hospital, escojo saber que estoy bien, que sobreviví y que gracias al cielo, puedo ver perfectamente... la cirugía me ayudó. Me alegro mucho de que todo haya acabado y ahora estoy a salvo, sana y completa.

En las siguientes sesiones trabajamos para reducir algunas de sus ansiedades actuales. Ella aprendió a utilizar EFT para calmarse. Descubrió cómo reconocer y dirigir sus “creencias limitantes” que son las creencias que la impedían tomar los pasos prácticos necesarios que necesitaba tomar, cómo investigar nuevas áreas en las que podía disfrutar de la vida. También trabajamos en los problemas sobre “perder a su hija” porque su hija se marchaba a la universidad.
Estoy segura que algunos practicantes de EFT pueden contar lo que ocurrió. Pareció que intuitivamente dije “las palabras adecuadas” que ayudaron a que mi cliente volviera a conectar con una vieja memoria reprimida y con las emociones que permanecían allí, disponibles para sanar. Le estaba explicando a esta mujer cómo, con el tiempo, si reducía su ansiedad, sería capaz de sintonizar con su intuición. Por algún motivo, de di el ejemplo de: Es como si fueras andando a trabajar y por alguna razón, en vez de girar por la calle de siempre, algo te dijera que has de ir por otra calle. Mi clienta aguantó la respiración, le cambió la voz y me dijo como en un sueño: “eso fue exactamente lo que pasó”. Me di cuenta de que había pasado algo importante y la dije amablemente “Muy bien, cuéntame más”.

Me temo que tenía una historia muy triste que contar. Cuando era niña, volvía a su casa andando con otra niña del vecindario. Había un tipo “espeluznante” que parecía seguirlas, pero no lo podían asegurar. Se giraba a mirar cada poco tiempo y finalmente parecía que había desaparecido. Aún así le advirtió a su amiga que fuera cuidadosa. Desgraciadamente su “radar interior” estaba en lo cierto y al día siguiente se enteró que su amiga había sido asesinada. (Si la intensidad de este suceso te afecta, puedes hacer una pausa y hacer tapping en “el punto de la clavícula o en tu punto preferido de EFT, respirando profundamente un momento y dejarlo ir. ¡ufff!)

Estaba muy conmovida. ¿Cuánto tiempo había estado cargando esta mujer con esos sentimientos, sin nadie que le ayudara a superarlos? Todo ese dolor, culpa, pena y confusión. Era el momento de sanar... ¡No me extraña que su sistema nervioso estuviera más que sobrecargado! Ella no había recordado conscientemente ese suceso hasta ahora, pero su sistema nervioso desde luego que lo sabía.

Trabajamos en muchos aspectos de la cuestión, incluyendo el desear no haber dejado sola a su amiga, el miedo de que podía haberle pasado a ella, la culpa por no haberlo parado y la pena por no tener a nadie con quien hablar sobre esta tragedia. ¡Qué carga tan pesada de llevar! Experimentó una gran liberación emocional cuando dijo:

Aunque ELLA nunca me maldijo, era él quien era malo, ¡no yo! Escojo amarme, aceptarme y perdonarme a mí misma profunda y completamente. No fue culpa mía.

Lloró y expresó sorpresa y asombro y finalmente fue capaz de conseguir una perspectiva más adecuada, una especie de cambio cognoscitivo tras todos estos años. ¡Realmente ella no era culpable!

Fue muy emocionante para ambas. Al final de la sesión fue capaz de mirar atrás a este acontecimiento y comprender que era inmensamente triste que su amiga muriera, pero que esto había pasado hace mucho y que ahora podía descansar.

Aunque es realmente triste que ella muriera, eso ocurrió en el pasado, ha terminado. Yo estoy bien y puedo seguir avanzando.

La “Ansiedad Generalizada” de esta mujer se ha aliviado mucho. Ella ha aprendido a manejar hábilmente sus preocupaciones actuales combinando el hacer tapping en las cosas que la asustan en su vida cotidiana, mientras continúa haciendo tapping en sus “creencias limitantes” que le habían impedido realizar actividades constructivas anteriormente. Está mucho más tranquila y agradecida por haberse liberado de esos tramas de su vida. No ha necesitado más medicación.

Siempre me sorprende cómo muchos seres humanos pueden seguir funcionando, después de haber pasado por esas circunstancias tan extremas. Y, por otro lado, cómo pueden hacer florecer sus vidas, cuando varios de esos traumas se limpian.

PS: En interés de los lectores, es útil recalcar que todo este trabajo de EFT se hizo por teléfono. Este es un gran ejemplo de cómo EFT por teléfono puede ser inmensamente eficaz y está disponible para todas las personas del mundo, incluso para traumas intensos. Desde luego, en esos casos, es muy importante trabajar con un terapeuta que esté capacitado y que tenga mucha experiencia como Practicante de EFT.

¡Siempre le estaré agradecida por dar el regalo de EFT al mundo, Gary!

Suzanne ib Lerner, PhD

Traducido por Silvia Ovejero

InEnglish.gif