'Maruca' avanza hacia la liberación de su ansiedad

Por María Aurora Villarreal, México

Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La señora ‘Maruca’ tiene 66 años y ella tiene 3 hijos, dos hombres y una mujer, ya casados todos. Es una señora que tiene una posición económica muy elevada. Sin embargo, había tenido varios ataques de ansiedad y de sentirse muy abrumada. Andaba muy sentimental y lloraba constantemente.

Hace 30 años ella tuvo un accidente (al querer prender la estufa con un cerillo, había una fuga de gas y se le prendió la llama, dejándole quemaduras de 1er grado).

Cuando llegó al consultorio lo primero que me dijo fue que ella no quería decir sus cosas, que ella cuidaba mucho a quien le decía sus cosas. Yo le comenté que no se preocupara, que bastaba con lo que ella se sentía tranquila. La noté muy nerviosa; le expliqué el tapping y cómo funcionaba. Le dije que si podíamos hacer unas rondas y me dijo que sí.

Resultado de imagen para abuelita animadaA pesar de que estoy muy abrumada, traigo muchas cosas, yo me amo y me acepto completa y profundamente.

En los puntos: “estoy muy abrumada”, “son muchas cosas”.

No bajó mucho su intensidad e hicimos otra ronda:

Aunque todavía traigo muchas cosas en mi vida y me siento todavía muy abrumada, yo me amo y me acepto completa y profundamente.

En cuanto terminamos me dijo “mi hijo” y se le salieron las lágrimas. “A mi hijo le va mal en los negocios y debe mucho dinero.” Le pregunté ¿Lleva mucho tiempo así?” y me dijo “Sí, ya 3 años” y empezó a llorar. Me cerqué a ella y le dije si podía hacerle yo el tapping y me dijo que sí.

A pesar de que mi hijo Gerardo le va mal en los negocios y yo quisiera que ya estuviera bien, me amo y me acepto completa y profundamente.

En los puntos: “le va mal”, “Gerardo”, “le va mal”.

Respiró profundamente y me dijo: “Tiene que firmar todos los lunes porque tiene una orden de detención. Ya quiero que se arregle esto y mi esposo no lo quiere ayudar más.”

Le pregunté “¿Qué te afecta más; que tu esposo no lo quiere ayudar más o que tiene una orden de detención?” a lo que contestó “Que mi esposo no lo quiere ayudar más y yo no puedo ir en contra de él”.

A pesar de que mi esposo no lo quiere ayudar más, yo me amo y me acepto completa y profundamente.

En los puntos: “mi esposo no lo quiere ayudar más”. A mitad del tapping me dijo “es muy duro con él” y se le empezaron a salir lágrimas de los ojos. Seguí con “es muy duro con él” hasta terminar la ronda y se sintió más tranquila.

Luego hicimos una ronda de:

A pesar de que mi esposo es muy duro con él, yo me amo y me acepto completa y profundamente.

Al terminar la ronda se veía más relajada y tranquila.

En las siguientes sesiones trabajamos con eventos específicos donde su esposo había sido duro con su hijo y que ella no le podía decir a su esposo “Es tu hijo, estás siendo muy duro con él”.

También trabajamos en lo pesado que son para ella estas fechas, pues fue cuando sucedió el accidente en noviembre. Me comentó que casi se muere y salieron lágrimas de sus ojos.

A pesar que tuve un accidente y casi me muero, me amo y me acepto completa y profundamente.

En los puntos: “Casi me muero.”

Respiró profundamente e hicimos otra ronda:

A pesar de que todavía traigo este sentimiento de que casi me muero, yo me amo y me acepto completa y profundamente.

Cuando terminamos la ronda me dijo: “¿Por qué tengo que decir que me amo y me acepto, si yo sí me amo y me acepto, por qué lo tengo que decir?”

Le comenté que esta parte es muy importante para recordarnos a nosotros mismos que aun en los momentos más difíciles de nuestra vida, ahí estamos nosotros para nosotros. Es un recordarnos que a pesar de haber vivido cosas difíciles, nosotros somos más grandes que esas cosas y que podemos salir adelante. Es dejar el juicio a un lado para llegar al amor. Ella se sintió muy bien con esas palabras.

Me di cuenta al mismo tiempo que todavía no estaba lista para abordar su accidente y yo respeté eso. Hemos trabajado con todos los aspectos periféricos para ir suavizando el trauma profundo que vivió. Las enfermeras, el  hospital, el separarse de sus hijos, la terapia, el dolor; poco a poco ella se ve diferente, más alegre y más dinámica. En las sesiones siguientes ya no había lágrimas al hablar de su hijo, de su accidente.

También hemos abordado situaciones que le afectan con sus amigas enfermas o familiares que no ve.

María Aurora Villarreal, México

Formadora y Facilitadora Avanzada de EFT

Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Sitio: http://eftalegria.com.mx/