El caso de La vejiga tímida: Localizando un trauma específico obtenemos alivio físico y emocional

Ange Finn nos muestra como a veces hay que seguir eschuchando al cliente en lugar de empezar a hacer tapping en seguida con el primer aspecto que presenta. Un artículo muy interesante y digno de estudio. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y visita el sitio web de Ange.

Traducido con la autorización de www.EFTfree.net


Por Ange Finn

Recientemente tuve el privilegio de trabajar con una joven mujer quien estaba presentando algunos síntomas físicos persistentes posteriores a una cirugía, y consideré que nuestra sesión nos brindó algunos ejemplos excelentes de algunos principios esenciales en el trabajo con EFT como son: La importancia de ser muy específicos, la confianza en que el proceso hará su propio trabajo y el manejo de los aspectos.

K.D. es una mujer creativa y chispeante quien se expresa con entusiasmo y energía juvenil. Me comentó que su principal problema era el obstinado caso de su vejiga tímida que persistía varios meses después de la cirugía. Esto trastornaba su vida pues tenía que estar muy pendiente de cuándo y cuánta agua bebía y convertía el largo viaje a su trabajo en algo muy estresante, y mantenía su frustración por tener problemas con una función tan natural del cuerpo. K describía su problema como algo “muy molesto” y estableció su nivel de molestia entre 5 y 6.

En este punto podría haber comenzado haciendo tapping para la vejiga tímida, o para el estrés que le causaba, pero sentí que comenzar haciendo tapping directamente en su imposibilidad de orinar causaría en ella aún más presión emocional si no se resolvía; no quería arriesgarme a ello. Así que formulé más preguntas.

K fue atrás en el tiempo hasta la cirugía misma, y me habló sobre cómo tenía problemas para orinar después de que el catéter le había sido retirado en el hospital. Durante su estancia, K tuvo que ser re-cateterizada 3 veces durante su recuperación en el hospital y aún sentía el trauma de ese suceso. ¡Bingo! Estábamos ante un evento específico que necesitaba ser clarificado antes de enfocar sobre el tema de la vejiga tímida.

En este punto la historia comenzaba a tornarse dramática y las emociones de K se disparaban mientras me narraba uno de los incidentes cuando una enfermera tuvo problemas para volverle a colocar el catéter, y se mostró torpe, impaciente y ruda al hacerlo. K estaba llorando y dolorida, mientras su madre sostenía su mano muy angustiada, y podríamos asumir que la enfermera estaba angustiada también. K expresó que la acción de la enfermera era como si estuviera “¡excavando a la búsqueda de oro!” K trataba de contener las lágrimas mientras me lo contaba y me compartió que no podía contar esto a nadie sin llorar.

Mientras la historia brotaba, dejé que se me escapara un: “¡Alto ahí! Generalmente soy más reservada mientras escucho a alguien en una sesión y trato de no interrumpir, pero en esta ocasión además de que conocía a K muy bien, también sabía que este era un momento crucial para ser trabajado y no quería perder el estado emocional en el que ella se encontraba.

Desde que estuve con mi madre después de una cirugía a principios de año, conocía muy bien cuánta presión el personal del hospital ejerce sobre los pacientes para que orinen en un determinado tiempo, y si no lo hacen, vuelven a colocarles un catéter. Me permitió tener mayor empatía con K respecto al incidente.

Además de la alta intensidad del estado emocional en que K se encontraba, ella había utilizado algunas imágenes vívidas para describir su estado, tales como la declaración de que la enfermera estaba “excavando a la búsqueda de oro,” también la llamaba “Señorita Ratched” (asociándola con la cruel enfermera psiquiátrica de la película One Flew Over The Cuckoo’s Nest.* Busco todos esos enunciados para utilizarlos al máximo. Establecimos una frase preparatoria que englobaba la angustia de K, el apodo de Enfermera Ratched y la declaración de “excavando a la búsqueda de oro”:

“Aunque la horrible Enfermera Ratched está excavando ahí abajo a la búsqueda de oro y me dolió, me amo y me acepto completa y profundamente.”

Mientras hacíamos tapping en los puntos con una variedad de frases recordatorias como “excavando a la búsqueda de oro,” ”esa horrible Enfermera Ratched.” “ella me lastimó” y otras, K comenzó a añadir sus propias frases con groserías que sentía de corazón como “esa j***** h*** de p***. Yo las incorporé. Le expliqué el proceso mientras trabajamos y remarqué que utilizar palabras profanas y obscenidades a menudo ayuda a aliviar el enojo de una manera más rápida que cuando la persona se mantiene en un modo cortés!

Después de varias rondas le pedí a K verificar la intensidad emocional de la escena de la cateterización, y el nivel de intensidad (SUDS) había disminuido a 3 ó 4.

En ese momento ella presentó un nuevo aspecto: “Tenía que haberle dicho a al enfermera que se detuviera y pedirle que otra persona lo hiciera.” Esto provocó que la intensidad SUDS subiera nuevamente a 6. Era una gran oportunidad para explicarle sobre los aspectos de un problema y señalarle que esto era una forma de auto-culpa que se añadía como otra capa al incidente traumático. Mi objetivo para ella era que fuera capaz de reconocer los aspectos y manejarlos por separado cuando se estuviera haciendo el tapping en ella misma.

Es una experiencia frecuente auto-culparnos por no tomar el control en un incidente traumático independientemente de si realmente hubiéramos podido controlarlo o no. La culpa con uno mismo y la ira auto-dirigida aparecerán casi siempre cuando se está despejando un evento negativo. Una vez que sentí que habíamos aliviado el dolor, el miedo y el enojo originales lo suficientemente, trabajamos con la auto- culpa. Introduje un replanteamiento que animara su confianza y la idea de que no había fallado.

Posteriormente de algunas rondas de tapping con este nuevo aspecto, volví a hacer la prueba sobre el incidente original y K dijo que había sido “simplemente algo estúpido que había ocurrido.” Ella dijo que ahora el nivel de intensidad estaba en 2.

Siempre finalizo una sesión con una ronda de elecciones para aligerar la energía de la persona. Creo que es importante elegir los enunciados de elecciones de manera cuidadosa. Mi meta es encontrar un enunciado que la persona pueda aceptar con facilidad sin provocar un reverso. En esta sesión, introduje la elección que el cuerpo de K podía relajarse y cuidarse a sí mismo. Preferí no trabajar directamente con la vejiga tímida porque K tiene tendencia a presionarse mucho para poder rendir.

Aproximadamente un mes después, K y yo estábamos almorzando y le pregunté sobre las novedades en su problema de vejiga. K me dijo que prácticamente había se había ido y agregó que la reacción emocional sobre el incidente de cateterización había sido completamente resuelto con nuestra sesión. Me dijo que desde esa ocasión había contado la historia muchas veces sin lágrimas y sin angustia emocional, incluyendo una vez que lo habló con su mamá quien había estado presente ese día. Actualmente K hace tapping ella misma y aprecia esta nueva herramienta para lograr el bienestar.

Yo estaba encantada de oír estas noticias. Una vez más me sentía humilde ante la suave pero completa resolución que puede ocurrir cuando realmente escuchamos a la gente y colaboramos para que encuentren el incidente especifico emocionalmente más cargado para trabajar en él, siempre observando los diversos aspectos que aparecen para tratarlos por separado, confiando en el proceso y en la persona. Confiando en el proceso y la persona, tenemos otro éxito de EFT que celebrar.

Ange Finn es una practicante de EFT con sede en el área de Houston Texas. Ella trabaja con sus clientes por teléfono y se ha especializado en la ayuda a jinetes. Visita su página web: www.tapintoyourself.com o haz contacto con ella vía e-mail en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

* Nota de la traductora: One Flew Over The Cuckoo’s Nest, es una película estadounidense de 1975 basada en la novela homónima de Ken Kesey. Dirigida por Miloš Forman. Protagonizada por Jack Nicholson y Danny de Vito.
En España la titularon: “Alguien voló sobre el nido del cuco”, en Argentina se conoce como.”Atrapado sin salida” y en México se llama: “Atrapados sin salida”.

Traducido por Rosaline García - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif