Alivio para una vejiga tímida

Pete ha sufrido de una "Vejiga tímida" durante 32 años. Es decir que no puede orinar en baños públicos y, por lo tanto, cuando va al cine o participa en otros actos sociales, tiene que "aguantarse" y a veces durante mucho tiempo. Esto es una carga inmensa para cualquier persona con este problema. Pete describe los orígenes de este dilema presentándonos las "raíces del problema". También nos muestra cómo comprueba sus impresionantes resultados en circunstancias difíciles.


De Pete

Hola Gary,

Llevo poco tiempo usando EFT. Aunque lo conozco desde hace un par de años, sólo recientemente he comenzado a practicarlo, haciendo varias correcciones en mí mismo antes de seguir con mis hijos y otros. Leí rápidamente el Manual de EFT hace 2 años, pero al no tener a alguien como guía, me he dado cuenta ahora de que lo hacía mal. Bien, ahora que lo estoy haciendo bien, gracias a sus maravillosos DVDs, he pensado que debería compartir algunos de mis éxitos con usted.

Hasta ahora he podido deshacerme de mi "vejiga tímida" (un problema que tengo desde hace 32 años- tengo 39 ahora), de una fobia terrible a las arañas, del miedo a hablar en público, y de otros, como el miedo al éxito, miedo a lo que los demás piensan de mí, un problema muy antiguo de timidez, bloqueos creativos, etc.

Sin embargo, quisiera compartir mi historia de "vejiga tímida" (problema con hacer pis en público) con usted. Más que ningún otro problema, ese ha sido lo más difícil en mi vida.

Me hice pis en la cama hasta los 12 años. En consecuencia las visitas a casa de mis abuelos eran especialmente estresantes. Sabían que mojaba la cama, y para proteger las camas y la ropa de cama, se quedaban detrás de la puerta, con la puerta abierta de par en par, y esperaban hasta que me aliviara en el baño antes de darme "paso" a la cama. ¿Se imagina la presión que tenía? Fue atroz. Y al ser el más joven de 5 niños, nuestra casa estaba siempre llena, entre otros, de los amigos de mis hermanos. Así que siempre había alguien intentando entrar en el cuarto de baño y eso no ayudaba tampoco.

Recuerdo momentos en los que mi hermana (un año y medio mayor que yo) esperaba hasta que estuviera a punto de hacer pis, y entonces, ella y sus amigas corrían hasta la puerta del cuarto de baño, y la golpeaban con fuerza para interrumpirme, y echaban a correr. Todo esto acabó en mi incapacidad para hacer pis en baños públicos, o ahí donde tuviera que compartir espacio con cualquier otra persona. Ah, en los aviones, siempre sentía que los otros pasajeros "sabían" que yo estaba ahí dentro y me juzgaban (o eso pensaba) y casi nunca pude hacer pis en los vuelos tampoco. Esto hacía que los vuelos largos eran muy, MUY incómodos.

Bien, pues en la última semana he estado utilizando EFT para este problema.

COMENTARIO de GC: Aunque Pete no da detalles sobre el procedimiento de tapping que utilizó, quisiera sugerir a los lectores las siguientes frases preparatorias como introducción a los diferentes problemas...

Aunque me pongo nervioso cuando hago pis en público y todavía puedo oír a mi hermana y a sus amigas golpear la puerta...

Aunque mis abuelos se ponían de pie y me miraban hacer pis...

Aunque pensara que las personas en ese avión me juzgaban...

Aunque mi "músculo del pis" se contrae y no se comporta muy bien...

PETE CONTINUA: Mi padre, un neurocirujano que se jubiló recientemente tuvo una fiesta de jubilación el otro día y pude asistir al evento. Pues fue es ese momento cuando decidí probar si EFT había funcionado. Normalmente solo el pensar en ir a un baño público me contraía el músculo del "Pis" tanto, que pensé que sería una locura ni siquiera intentar hacer pis, así que logré aguantarme durante MUCHO tiempo. Fuimos a una película hace un par de días. Al pasar por el cuarto de baño de hombres, le dije a mi padre que haría una paradita (y en mi mente, intenté verme en los urinarios de pared – y no en los cubículos a los que siempre intentaba ir). Dijo "¡voy contigo"! Esto realmente me asustó porque le tengo mucho respeto a este hombre, y a todo lo que representa para mí desde mi niñez y en mi vida adulta, e iba a ser aun más duro que tener a cualquiera a mi lado.

Nos acercamos los dos a los urinarios y pude ir sin problema. Estuve esperando a que me invadiera el miedo, hasta que me di cuenta que no tenía ningún miedo. ¡Fue un sentimiento maravilloso! Este problema ha sido una carga inmensa para mí y ahora ha desaparecido. No puedo dejar de expresar mi gratitud.

Saludos,
Pete

Traducido por EZ

InEnglish.gif