Tres sesiones de EFT despejan la depresión, la rabia y el trauma del abuso sexual


Aquí hay una pieza maestra de trabajo con EFT por Shelley Hawkins-Clark. Nota como ella avanza a través de los diversos asuntos de su cliente masculino seriamente maltratado.
Por Shelley Hawkins-Clark, EFT-ADV (EFT-Avanzado)

Querido Gary:

Ante la exhortación de su cuidadosa y generosa suegra, un cliente vino a mí recientemente buscando ayuda por una sensación de estar cerrado, deprimido y con dificultades en su matrimonio. Quería poder comunicarse mejor con su mujer e hijas, sentirse más seguro y "no estar afligido". Le daba miedo su propia rabia. Él es de otra parte de los Estados Unidos, así que trabajamos completamente por teléfono. Él era muy escéptico respecto a EFT, a la vez que también esperaba que fuese de ayuda.

En cada una de las 3 sesiones, traté asuntos significativos con él. De niño, fue abusado sexualmente, obligado a observar la violación de su hermana por parte de su hermanastro, y enviado a una residencia para chicos donde fue maltratado física y sexualmente aún más. Ahora está rondando los 30, y hace justo un año, su hermana fue asesinada brutalmente, y el culpable ha salido impune. Te puedes imaginar el potaje de emociones que se han estado cociendo a lo largo de los años.

Le pregunté qué le oprimía más que todo. Él quiso empezar con el asesinato de su hermana. Empecé con la Técnica de la Película para reducir la ansiedad general, después tratamos aspectos individuales del evento; su culpabilidad de que él no pudo hacer nada, rabia porque el tipo salió impune, no ser capaz de perdonarse a sí mismo por no ayudarla cuando se lo pidió recientemente, la tristeza, pérdida, el hecho de que el hijo de ella no la conocerá. Este evento fue neutralizado completamente en la primera sesión.

En la segunda sesión, hice seguimiento con preguntas sobre el asesinato de su hermana. Él dijo que tuvo que "hacerse pensar en ello" durante la semana para ver si le preocupaba. No tenía reacción ante ello. Entonces él quiso tratar su rabia. Sentía que no tenía derecho a sentir rabia y que no se fiaba de sí mismo con su rabia. Se sentía culpable por haberle roto la nariz a un tipo hacía unos años y no ir a la cárcel. Yo comencé a tratar las partes de esto: remordimiento, culpabilidad, debería haber sido castigado, miedo de expresar la rabia. Cada una se reducía en intensidad, comenzando desde alrededor de 6-8 de 10. Cuando estas se redujeron, la puerta se abrió (tal como EFT suele hacer) a trabajar en el abuso sexual.

El resto de la sesión tratamos de la violación de su hermana. Usé la Técnica de la Película profusamente para que no tuviese que hablar o pensar sobre ello, tratando primero la ansiedad general, que era de 10. Cuando su ansiedad general sobre la película del "Hermanastro Psicótico" era casi 0, cambié a cada crescendo hasta que cada uno fue eliminado.

Para probar si todavía había ansiedad, le pregunté si se sentiría cómodo contándome la historia de lo que ocurrió. Él pensó que no habría problema, puesto que repasar la película en su mente no causaba ya ninguna respuesta emocional. Una ligera respuesta surgió cuando él recordó un par de detalles más, mientras lo narraba en voz alta. Traté cada uno de estos retales y le pedí que me narrase la historia de nuevo.

Tras narrarme la historia, le pregunté si en algún punto de la historia algo aún le causaba molestia. Intuitivamente, yo normalmente sé si queda algo, pero me gusta comprobarlo preguntando a mis clientes. Así también abre la puerta para que se presenten nuevos aspectos y vías. Se hizo un silencio durante un largo tiempo, y finalmente él dijo, "espera un minuto, aún lo estoy buscando." Entonces él comentó que se sentía desconcertado. "Caramba, he estado cargando con esto toda mi vida y ahora ha desaparecido."

En la tercera sesión, comenzamos tratando el abuso físico y sexual que él experimentó en casa y en la hacienda para chicos. De nuevo empezamos con una combinación de la Técnica de la Película y la Técnica del Trauma Sin Lágrimas, con títulos tales como "Monstruos como nosotros," y "El Rancho."

El dolor sobre estos eventos se neutralizó hasta que llegamos a un acontecimiento en concreto de abuso sexual. No se iba. Intuitivamente, le pregunté si tenía dificultad tratando esto conmigo, como mujer. Ciertamente, tratar el tema en general, pero especialmente con una mujer terapeuta, era embarazoso y estresante, a pesar de que estábamos de nuevo usando la técnica de la película en la que no se describe nada.

Ignoré el evento de abuso sexual, y dirigí el tapping completamente a los aspectos de vergüenza, embarazo y otros sentimientos asociados con el solo pensamiento de tratar esto conmigo. Una vez que esas partes se despejaron, volví a tratar el abuso sexual. Sin hacer tapping en ninguna parte del evento real, todo el evento había colapsado. Más tarde, él describió lo que ocurrió, y estaba libre de carga emocional.

Varias semanas después, empecé a trabajar con su esposa como cliente, y le pregunté cómo le iba a él. Nunca sabemos exactamente qué forma tomará nuestra nueva libertad cuando liberamos reservas combustibles emocionales/energéticas que han estado atrapadas en nuestro interior. A menudo es como un "despertar." Aquí presento algo de lo que ella me mandó por correo electrónico.

"¡Aquí está la historia de mi marido desde los ojos agradecidos de su esposa! Los últimos tres años mi marido estaba entre los muertos vivientes. Estaba constantemente hosco, descuidado, a la defensiva sobre cualquier cosilla y especialmente frío a mis acercamientos, emocionales o físicos. Nunca era mezquino o agresivo intencionadamente, simplemente muy apático al mundo que le rodeaba, incluyéndome a mí y a nuestra hija pequeña.

Generalmente, cuando llegaba a casa del trabajo, o dormía en el sofá hasta la hora de cenar, o estaba en las nubes, delante del televisor. Había conversación MÍNIMA, aparte de 'Cómo te fue el día,' y rara vez se reía. Como asesora en el campo del abuso de sustancias, reconocí fácilmente los síntomas de 'tipo depresivo clínico'. Era como vivir con un zombi; era una desdicha vivir con él. […Tras el asesinato de su hermana] Impotentemente le veía hundirse en una completa desesperación y desesperanza.

Tras completar las tres sesiones en unas 3 semanas, él empezó a actuar un poco diferente. Las últimas [semanas] han sido increíbles. Es una persona totalmente diferente. Se siente motivado en el trabajo, ayuda en la casa, la televisión no parece que le sea de enorme interés, me ayuda a preparar la cena, juega con nuestra hija de 14 meses [de edad] y muestra un gran interés en cómo estamos cuando él está en el trabajo. Cuenta chistes realmente graciosos, ¡y es muy divertido! ¡Nunca supe que podía ser tan gracioso! Ha empezado a prestar atención a su apariencia y, en las ultimas bodas que atendimos,¡no tuve que instigarle para que se pusiese un traje!

Se comunica conmigo mucho más y a niveles más profundos que antes. ¡Realmente me parece que lo estoy conociendo de nuevo!

Él tiene motivación propia para encargarse de tareas, en lugar de tener que rogarle yo una y otra vez que haga algo. Se comunica conmigo sobre planes de futuro, muestra mucho más interés en mi embarazo actual, ¡y me busca para citas y tiempo en intimidad! La depresión parece que se ha despejado de sus espaldas y él parece capaz de concentrarse en metas y objetivos mucho mejor que antes. No te puedo explicar lo diferente que está - es verdaderamente como Dr. Jekyll y Mr. Hyde, ¡sólo que ahora tengo al tipo bueno cerca todo el tiempo!

Hay que reconocer que me preguntaba si fue EFT lo que resolvió el problema, y le pregunté a él qué le hizo cambiar, él dijo de forma concisa - 'Dios me llevó a EFT, y EFT me abrió los ojos y me llevó de vuelta a Dios.' Caramba. Soy una creyente."

También yo, Gary, también yo.
Por Shelley Hawkins-Clark, EFT-ADV

Traducido por Ana Saval-Badía Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif