Una experta en EFT bellamente teje EFT dentro del dolor, el pánico y el abuso sexual sufridos por su cliente - éxito en todos los ámbitos


Estudie este perspicaz caso por Aileen Nobles y aprenda la forma en que el “Arte de la Entrega de EFT” puede transformar a un cliente. Cerca del final de su bien escrito artículo Aileen dice acerca de su cliente, “En su próxima sesión, mencionó que no había experimentado ningún problema para respirar, y casi ni podía tomarse la molestia de pensar en los abusos sexuales. Dijo que simplemente ya no era importante.”
Por Aileen Nobles

Hola Gary,

Fue muy gratificante ver estos cambios tener lugar mientras EFT neutralizaba los dolorosos recuerdos de abuso sexual de familia. Cuando “Angela” me contactó al principio estaba incapacitada con dolor en su brazo y hombro, y también sufría de ataques de pánico, junto con una sensación de impotencia. Los ataques de pánico estaban acompañados por su incapacidad para tomar una respiración profunda.

Cuando ella comenzó conmigo sabía que algo había pasado cuando era joven, pero estaba en blanco cuando intentaba recordar las situaciones. Ella sabía que era algo conectado con su primo, ya que se le revolvía el estómago si tenía que verlo. Empezamos haciendo tapping.

Aunque no sé qué pasó soy muy maravillosa de todas maneras…
Aunque sé que es algo malo…
Aunque estoy demasiado asustada para recordar, tal vez yo pueda recordar sólo lo suficiente para estar OK con ello.

La primera sesión fue suave, ya que ella parecía tan frágil, y le permitió sentirse segura para explorar más a fondo. Cuando ya era hora de que Angela tuviera su segunda sesión, había recordado una situación de su infancia cuando recordaba haber despertado en la cama con un hombre encima de ella. Trató de gritar pero tenía la mano de él sobre su boca. Mientras relataba esta situación la veía sucediendo desde atrás. No podía recordar caras, o escuchar ningún sonido. Lo describió como si estuviera en un túnel. Ella estaba en un nivel de intensidad de 10 de 10 mientras me contaba al respecto. Hicimos tapping.

Este hombre está encima de mí, tengo tanto miedo.
No puedo respirar.
¿Dónde está mi madre?
Estoy muy asustada y con dolor.

EFT disminuyó la intensidad de esta situación, y ella estaba tan sorprendida de ser capaz de expresarla. Estaba muy segura de que habían ocurrido otras situaciones de abuso, pero no podía recordarlas. Cuando intentaba hacerlo comenzaba a tener pánico. El dolor en su brazo y hombro había descendido a alrededor de un 4 en una escala de 0 a 10.

Durante la próxima sesión, Angela había recordado otra parte de su trauma. Esta vez podía oír palabras y sonidos, y tener destellos de ver sus caras. Había recordado un ataque en un dormitorio con su primo y su amigo. El primo estaba haciendo “babysitting” para Angela y su hermana. Angela tenía ocho años y su hermana cinco. Recordaba a uno de ellos sosteniendo sus brazos mientras el otro abusaba de ella. Una vez más las manos estaban sobre su cara asfixiando sus gritos. También le dijeron que si le decía a alguien al respecto, la lastimarían realmente.

Mientras relataba este episodio el dolor en su brazo y hombro subió a un 10, y su respiración era poco profunda. Hicimos tapping.

Soy tan pequeña y estoy tan asustada y no sé por qué me están haciendo esto.
Nadie me ayuda.
Estoy tan asustada.
Quiero golpearlo y quitarlo de encima de mí.
No quiero llevar esos recuerdos conmigo.
Quiero dejar ir este miedo.
Tengo el estómago revuelto y no puedo respirar.
Sal de encima de mí y déjame en paz, apenas soy una niña pequeña.
Te odio.
Quiero dejar ir esto.
Quiero golpearte.
No puedo respirar.
Pero eso ocurrió hace mucho tiempo.
Es bastante malo que esto sucedió entonces, sin que yo tenga que llevarlo conmigo todos estos años.
Tal vez el dolor en mi brazo está conectado con el dolor de haber sido violada y de no ser capaz de golpear y protegerme.
No quiero a Andy (primo) en mi brazo.
No quiero recuerdos dolorosos en mi brazo o en cualquier lugar de mi psique.
Quiero separarme de esos recuerdos traumáticos.
Es verdad que pasó, pero es el momento de dejarlo ir.
Eso ya pasó.
Puedo comenzar a sanarme a mí misma.

El dolor en el brazo de Angela se redujo de un 10 a un 2. En nuestra próxima sesión Angela estaba furiosa, dijo que había estado enojada toda la semana sobre todo con su madre. Recordaba haber ido a su madre llorando y temblando, a decirle lo que había ocurrido. Estaba muy asustada por las amenazas de su primo, pero lo hizo de todos modos. Su madre le dijo que dejara de inventar historias y que fuera a jugar. Su brazo estaba en 10 otra vez y durante la semana había tenido otro ataque de pánico. La madre de Angela había sido objeto de malos tratos físicos por parte del padre de Angela y tenía mucho miedo y era ineficaz. Hicimos tapping.

Aunque mi madre no me salvó de los hombres malos, todavía puedo aprender a amarme y aceptarme a mí misma de todas maneras. (No podía decir me amo y me acepto a mí misma.)

Me siento tan traicionada.
Se supone que mi madre me proteja, y no lo hizo.
Yo entiendo que aunque se suponía que mi madre me protegiera a mí, ni siquiera podía protegerse a sí misma de su propio marido.

Mi madre fue dañada.
Ella no sabía cómo ser una buena madre.
Sé que me amó lo mejor que pudo.
Ella vivía aterrorizada y fue constantemente abusada.
Entiendo esto intelectualmente, pero no emocionalmente.

Me gustaría ser capaz de perdonarla por no ser de la forma en que quiero que sea.
No puedo perdonarla.
Tal vez pueda.
No, no puedo.
Sería una liberación para mí si pudiera.
Es posible que lo haga, pero de cualquier forma soy muy maravillosa de todos modos.
Estoy dispuesta a estar en paz con esta situación.

El dolor se redujo y ella estaba relajada y respirando bien. Como paso siguiente hicimos la técnica de la película para diferentes situaciones de abuso sexual que habían surgido. Le pedí que hiciera tapping mientras relataba la sensación de ser asfixiada y de no poder respirar y de querer golpear mientras revivía la experiencia. Cuando la intensidad llegó a su máximo hicimos tapping para esa parte en particular. Después de unos 15 minutos, fue sorprendente escuchar la diferencia en la manera en que ella relataba momentos detallados del abuso sexual. Su intensidad emocional se redujo en todos los casos a un nivel de entre 0 y 1. ¡El dolor en su brazo y hombro se había ido!

En su próxima sesión, mencionó que no había experimentado ningún problema para respirar, y casi ni podía tomarse la molestia de pensar en los abusos sexuales. Dijo que simplemente ya no era importante. Todavía tenía alguna ira contra su madre y, por supuesto, contra su padre. Hicimos tapping para ambos, su madre y su padre, hasta que los pudo perdonar por no ser “perfectos”. Reconoció que estaban muy dañados y, en realidad, sentía lástima por ellos.

Ella ha estado libre de dolor y de pánico por más de 4 meses ahora. Una vez más EFT cambia una vida.

Amor y de Luz,
Aileen Nobles

Traducido por María del Pilar Castillero - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - Ir a sus sitio Web

InEnglish.gif