“Tapping de aceptación” – Un poderosa variante del tratamiento de EFT para desórdenes compulsivos severos y bulimia

muchos corazones... un mismo latido

Resultado de imagen para i love meEl doctor David Lake, de Australia, nos ofrece una aproximación fácil de usar que ha demostrado ser muy efectiva incluso para los casos más difíciles como desórdenes compulsivos y bulimia. Él lo ha bautizado como “Tapping de Aceptación” y, en esencia, significa que el cliente tiene que aceptar su condición tal y como es, sin intentar cambiarla. Ellos simplemente hacen tapping continuamente mientras la compulsión está teniendo lugar.

Esta variante se acopla perfectamente a la teoría de EFT porque el cliente está claramente sintonizado con el problema mientras ellos están ligados a ese comportamiento, es decir cuando la cuestión energética o emocional no deseada está presente y puede ser equilibrada con EFT.

Yo he usado una versión de esta idea conmigo mismo y recientemente la he añadido a mi propio “Arte de aplicación” para hacer esto, yo conecto al cliente mediante una conversación con lo que el problema puede llegar a ser (una forma de replantear en las terapias habladas). Entonces, mientras la conversación tiene lugar, el cliente hace tapping continuamente (recuerda, ellos están conectados con el problema cuando están hablando sobre él). Para ciertos clientes, en ciertas circunstancias, ésta es una muy efectiva manera de aplicar EFT.

David añade mucho más a esta idea en la segunda parte del artículo.


Por el doctor David Lake

Primera parte

Les presento un método simple para comenzar el tratamiento de muchos y diversos casos – especialmente “los difíciles”- Está basado en las investigaciones de Milton Erickson sobre “sintonizar” (“Pacing”) (1) la experiencia del cliente con un problema, y reunirlos bajo su visión del mundo; las técnicas de la sabiduría budista y los trabajos sobre “enfocar” (“Focusing”) (2) de Eugene Gendly (Aunque también estoy en deuda con David May de Sydney, un terapeuta del cuerpo y la mente, por sus útiles sugerencias). Así se prepara el camino para una auténtica conexión entre ambos, el cliente y su problema. Esto prepara el terreno para la aceptación de la realidad del problema, y prueba su propia realidad, que es a menudo el eslabón perdido para las víctimas cuando el progreso se estanca. Se pueden obtener resultados sorprendentes.

El principio básico es prestarle atención y trabajar con lo que es, más que con la idea de cambiarlo. Si usted trata de cambiarlo, a menudo vuelve. La solución está en el síntoma, en estar presente en él. En esencia usted acepta que el problema existe antes de intentar cambiar algo. Entonces usted añade simplemente un “tapping continuo” al modelo del problema. Steve Wells y yo hemos denominado a este proceso tan simple "Tapping de Aceptación".

En las técnicas paradójicas en psicoterapia (3) lo habitual es describir el síntoma como el medio para cambiar el problema. Con el "Tapping de Aceptación", usted trabaja con el problema usando la estimulación de los meridianos, simplemente como un modelo añadido en el camino que el problema va presentando. Yo he usado el tapping continuo en cualquier punto (incluso en los siete puntos de la secuencia corta de EFT o en los puntos de la mano) para el tratamiento de desórdenes compulsivos y bulimia, por ejemplo. Puede funcionar con cualquier tipo de comportamiento habitual en los que sentimos que perdemos el control. Hacer tapping cada vez que un sentimiento negativo es intenso puede ser de enorme ayuda.

Este proceso puede ser enseñado de forma simple y rápida de tal manera que los típicos clientes que no suelen hacer caso, consiguen relajarse gracias a EFT, nada más y nada menos. Paradójicamente yo mismo he comprobado que si se hacen sugerencias directas al cliente sobre cambios al principio, estas sugerencias por lo general fallan. Posiblemente esos cambios son demasiado difíciles de alcanzar de manera lógica y racional. En esta variación de EFT usted busca esquivar a la mente consciente precisamente con el tapping.

Por ejemplo, una mujer, joven, con un trastorno compulsivo, era incapaz de marcharse de su casa si previamente no había empleado al menos una hora en una rutina obsesiva, prolongada (a lo largo de toda su vida), de comprobar cada cerradura, cada ventana y sus apliques, (una y otra vez). Empleó el tapping continuo durante una semana mientras ella realizaba sus habituales comprobaciones. Fíjense en que a ella no se le pidió que dejase de hacer nada, simplemente le enseñé a añadir el tapping a su rutina. Sólo le mostré una simple variación del tapping (usando su dedo y los puntos de esa mano, es decir usando el pulgar para hacer tapping en el resto de los dedos cuando fuese posible).

Ella se dio cuenta de que estaba mucho más tranquila en general; y que el tapping de alguna manera interrumpía sus obsesivos pensamientos en un grado, pero lo más notable fue que ella era capaz de marcharse de su casa tras unos 20 minutos hacia el final de aquella semana. Sus “re-comprobaciones” pararon también. Este cambio fue fácil para ella y bastante sorprendente. Ella sigue manteniendo estos cambios usando esta técnica y ahora consigue marcharse de su casa a los 5 minutos.

En las difíciles circunstancias de la bulimia, el sólo hecho de hacer tapping durante el ciclo de los atracones y los vómitos como un nuevo y positivo “hábito” puede suponer significantes cambios en los sentimientos alrededor de la necesidad de vomitar para así enfocar la conciencia del cliente hacia un nuevo camino. Pretenciosamente ésta es una técnica que puede ser presentada como “un experimento” para “ver qué ocurre” y como un acuerdo neutral, sin prejuicios entre el que ayuda y el que sufre. Las habituales autocríticas del cliente, juicios y auto-castigos a menudo disminuyen mucho también durante el tiempo que dura el experimento.

Cuando yo apliqué esta idea a un “comportamiento bulímico” me encontré con que los clientes podían hablar sobre sus hábitos con mucha menos vergüenza que habitualmente. Una muchacha, mientras hacía tapping, fue capaz de “observarse a sí misma” preparándose para vomitar, y se dio cuenta de que podía pensar en hacerlo pero sin llegar a hacerlo (antes del tapping ése hábito era imparable) aunque ella por aquel entonces en realidad seguía haciéndolo. La diferencia ahora estaba en la difícil capacidad de pensar de una forma más clara. Los “detonantes” para la frustración y la ansiedad todavía estaban ahí, -principalmente relacionados con la sensación de ser ”gorda” –pero ahora ella podía comenzar a mirar a ambos lados del problema de una forma más tranquila: la realidad (peso 60 kilos) y la alucinación (”estoy gorda”)

Esta sencilla técnica funciona igualmente bien en las prácticas mentales para un cambio positivo, donde la creencia subconsciente en los bloqueos podrían ser el propio problema.

En muchas de estas situaciones he encontrado que la suma del tapping cambia los comportamientos rutinarios problemáticos de forma considerable y este tipo de cambios es un signo de lo que en un principio estamos buscando. Es un modo de conseguir que la atención del cliente se fije en un nuevo camino, y de trabajar creativamente con la parte más intensa del comportamiento mientras decides cuál es la mejor solución y la siguiente parte del tratamiento individual.

Doctor David Lake, redactor-colaborador de EFT

Parte 2

Informe de un tratamiento exitoso sobre un desorden obsesivo compulsivo usando el “tapping de aceptación”

“Diane” era una mujer joven, de unos 30 años, que vino a verme porque quería quedarse embarazada pero no mientras estaba medicada con antidepresivos. Ella deseaba estar libre de esta dependencia y enfrentarse a su Trastorno Obsesivo Compulsivo con otros métodos. Ella llevaba más de una década con esa medicación y hasta ahora nunca se había visto capaz de dejarla debido a su grave ansiedad; su caso estaba controlado por un psiquiatra. Ella tenía el suficiente apoyo y estaba muy motivada. Le pedí que visitase a su terapeuta para que le siguiera llevando aquellos aspectos de los que ella debía tratarse para darnos tiempo mientras yo le enseñaba EFT.
Estuve considerando si aceptaba su caso por la dificultad de sus condiciones, mi limitado éxito con casos severos de Trastornos Obsesivos Compulsivos y las potenciales complicaciones que para ella podían tener. Sin embargo pensé que enseñarle a estimular sus meridianos, y sus usos, podía merecer la pena. Yo no sabía si Diane sería capaz de dejar totalmente su medicación y así se lo dije. Notifiqué a su psiquiatra que le iba a enseñar una técnica de relajación y control del estrés, que posiblemente podría ayudarla en algunos aspectos.

Sus síntomas incluían una grave compulsión a “la revisión” de los detalles de la casa cuando ella tenía que salir, revisión y nueva revisión para luego olvidar la mayor parte de las veces si había hecho las cosas o revisado un detalle concreto. El proceso le podía llevar una hora. Ella también sufría ataques de pánico y ansiedad generalizada. También había desarrollado recientemente un miedo a volar debido a un vuelo corto que tuvo que realizar. Le dije que si quería tomar parte de un experimento usando EFT para comprobar si le beneficiaba en algo.

Inicialmente le enseñé una variación de la estimulación de meridianos que yo llamo “tapping continuo” con buenos resultados. Ella notó una gran disminución de sus impulsos obsesivos y estaba particularmente contenta de conocer una técnica de auto-ayuda. Después de una semana, nosotros comenzamos a explorar sus creencias limitadoras sobre su Trastorno Obsesivo Compulsivo usando EFT básico y también usando el provocativo estilo que Steve Wells y yo hemos creado y que consigue enfocar y horadar un problema. Muchos de sus grandes miedos estaban relacionados con su temor de que nunca podría superarlos y por tanto que siempre iría a peor. A veces el miedo durante un ataque de ansiedad era “paralizante” y “aterrador”; su último temor estaba relacionado con “la imposibilidad de tranquilizarse”. Había tenido varios ataques de pánico intenso que necesitaron mucho trabajo de tapping para que ella no fuera tan sensible, empleando la excelente técnica de Gary llamada “Contando la Historia”.

Diane continuó practicando en casa principalmente usando el “tapping continuo” a conveniencia. Ella empleó el tapping que yo le había enseñado mucho más a menudo y de forma más efectiva que nadie que yo pueda recordar.

Al final de la tercera sesión me contó que ella había dejado de tomar su medicación desde que se sentía tan bien usando EFT. Yo estaba alarmado ya que esa medicación debía ser abandonada de forma gradual, pero ya que ella parecía estar tan bien decidió seguir. Ella también me contó que su miedo sólo había vuelto una vez pero lo pudo manejar. Ella estaba aterrorizada pero el miedo disminuyó con el tapping después de una media hora. Esto era una revelación para ella y para mí. Su miedo a volar se había desvanecido en un 95% gracias al tratamiento con EFT cuando ella había tenido que volar.

En otra ocasión después de unas seis semanas de estar en tratamiento, ella había tenido un ataque de pánico y ansiedad que había durado muchas horas y que no respondía muy bien a EFT. Aquello fue un revés para ella, aún así continuamos con el experimento. Hubo otro episodio como aquel unas pocas semanas después.

Diane permaneció bajo control de sus síntomas a partir de entonces, usando EFT, y tuvo, lo que yo vengo a llamar una pequeña ansiedad sobre quedarse embarazada y ser una buena madre. Su confianza iba incrementándose y ella se encontraba más equilibrada, aceptándose mejor y siendo menos crítica consigo misma. Sus antiguos hábitos de revisarlo todo y sus ansiedades seguían allí pero en menor medida, sin interferir en su vida. Hicimos EFT durante tres meses más, unas seis sesiones, y ella se quedó embarazada unos seis meses después. Durante la última parte de su embarazo ella vino a visitarme por una ansiedad “que no podía sacudirse” relacionada sobre si sus preocupaciones podrían dañar al bebé y si el bebé estaría sano. Tratamos sus nuevos miedos de la misma manera que habíamos hecho con los miedos y preocupaciones que originalmente ella presentaba – mucho tapping continuo y EFT tradicional en cada uno de los aspectos específicos que iban surgiendo. También había un miedo a lo “desconocido” que supone cuidar a un bebé que depende de ti y a si ella sabría afrontar esas responsabilidades.

Considerando que estos miedos son algo universal para las futuras madres, pensé cuán normal podía ser el grado de preocupación en Diane. Ella no perdió el control y pudo hacer frente a la realidad muy bien, aprendiendo habilidades a las que hay que adaptarse, precisamente entendiendo que los demás se tienen que adaptar también. No creo que ella vuelva a necesitar medicación en un futuro si ella mantiene los efectos de este buen trabajo.

Su progreso desde el principio fue también muy sorpresivo para mí. Nunca había tenido este tipo de éxitos tan rápido antes en casos severos de Trastornos Obsesivos Compulsivos y relativamente con tan pocas sesiones. Dado que EFT tuvo que ver mucho con su nuevo equilibrio, la práctica del tapping continuo en casa, en mitad del problema o mientras hacía uno de sus rituales compulsivos (“tapping de aceptación”) han contribuido a muchas horas de ayuda. Como variación de EFT no puede ser más simple. Diane ciertamente así lo encontró. Creo que sus principales bloqueos eran “el miedo al propio miedo” y el grado de impotencia cuando se sentía ansiosa. EFT eliminó muchos de esos bloqueos. Me percaté de que, a pesar de todo, ella podía conservar la calma tan bien como lo hace la mayoría.

Doctor David Lake, redactor-colaborador de EFT

1) Nota de la traductora: El término “Pacing” surge en terapias basadas en la Programación Neurolingüística (PNL) y consiste en confirmar la vivencia de la otra persona para poder conducirla a nuevas experiencias. Pacing es una especie de proceso mutuo en el cual dos personas se sintonizan una con otra.

2) Nota de la traductora: En las terapias basadas en el “Focusing” se deja de lado la explicación y solución de los problemas del cliente, centrándose en el “cómo” la persona vive su experiencia. Se pone énfasis en las capacidades del propio cliente para solucionar sus problemas.

3) Nota de la traductora: Las técnicas paradójicas en psicoterapia han sido definidas por muchos autores como una intervención en la cual el terapeuta promueve empeorar el problema antes buscar la solución.

Traducido por Patricia Rómer, journalist and EFT-ADV - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - Ir a su Sitio WEB

InEnglish.gif