Joyas en el depósito de chatarra – La población de la prisión

muchos corazones... un mismo latido

El sistema de las prisiones necesita nuestra ayuda.

Las prisiones son depósitos (jaulas) para aquellos hermanos y hermanas nuestros que han cometido grandes errores. No son lugares para rehabilitación, como nos gustaría pensar. Tampoco son lugares de amor y perdón espiritual, lo que, podría decirse, son sus verdaderas necesidades. En lugar de esto, son monumentos al miedo, al enojo y a la culpa.

El lema dentro de esas paredes es frecuentemente “Hazlo a los demás, antes de que te lo hagan a ti”. Es una manera de sobrevivencia. Ser rudo, es una insignia dentro esas paredes. Es una forma de “ser alguien” para aquellos “don nadies” quienes han sido abusados, traumatizados, criticados y rechazados desde su infancia. Han aprendido cómo mentir, intimidar, asesinar y robar para obtener lo que quieren. Ellos preferirían manipular a alguien antes que desarrollar confianza y trabajar hacia el logro de metas mutuas. Para ellos, la manipulación funciona. La confianza, no.

He pasado muchas horas con prisioneros, tanto en sesiones de grupos como individuales. Hasta que estableces confianza con ellos (nada fácil – es la parte mas dura del proceso), pueden ser un grupo que no coopera con el letrero de “No Pasar” escrita en toda su psique. Una vez que he ganado su confianza, están dispuestos, ellos son los que más desean, aún con ansiedad, ser ayudados.

Cuando estuve solo con ellos, sus paredes protectoras se cayeron, y sus corazones tiernos emergieron de sus endurecidas corazas. Vi sus ojos llenos de lágrimas mientras discutían sus crímenes. Fui testigo de los aguijones emocionales que sintieron al ser repudiados por sus familias. Vi sus caras suavizadas y escuché sus voces tranquilas mientras hablaban reflexionando de cómo habían terminado en prisión. Y sentí los “gracias” por el alivio emocional que fui capaz de darles en nuestras breves sesiones. Estos “gracias” no fueron mecánicos, fueron verdaderos. Fue como si yo fuera el único que había extendido una mano para ayudarles, sin ningún otro interés más que su amistad. Inténtenlo alguna vez. Es un lugar muy poderoso, y el profundo sentimiento de conexión personal que te deja (el pago real) trasciende cualquier otra forma de pago.

Uno de mis mentores, llamado Ben Feldman, murió hace unos años, pero me dejó muchos ecos útiles en mi cabeza. Entre ellos: “Te ganas la vida con lo que obtienes de tu trabajo, pero haces una vida con lo que das a los demás”.

Volviendo a los prisioneros. Hablando realmente, algunos prisioneros están más allá de nuestra ayuda, por lo pronto. Mantenerlos en esos depósitos humanos llamados prisiones es nuestra única solución práctica. Sin embargo, muchos prisioneros (creo que la mayoría) se pueden salvar. Son joyas en un depósito de chatarra. En el centro de ellos, son personas de buen corazón que necesitan la ayuda emocional y espiritual que EFT puede darles. También necesitan un entrenamiento vocacional y ayuda para que puedan ajustarse a la sociedad. Todo esto puede hacerse a un costo mucho menor que encerrar a esta gente por décadas.

Tengo gran admiración para aquellos que llevan técnicas para curar la energía a los internos de las prisiones. Gene Douglas es uno de esos médicos por lo que merece nuestro respeto. Se está encargando de una población muy difícil y escribe – como ha escrito antes- con algunas de sus frustraciones en ese entorno. Lo encuentra (entendiblemente) muy difícil ver las joyas en el depósito de chatarra. Su mensaje está abajo, con algunos de mis comentarios.


DE GENE DOUGLAS

Estoy teniendo la misma mala suerte en la prisión donde trabajo, tal vez un 50% de tasa de éxito, comparada con el 90% de éxito en el albergue de mujeres y mi práctica privada.

COMENTARIO DE GC: Me da gusto que ahora una tasa de éxito del 50% sea considerada como “mala suerte”. Esto demuestra lo lejos que hemos ido en estos últimos años. Sé que estamos acostumbrados a tasas de éxito mayores, y en comparación un 50% no es bueno. Pero un éxito del 50% está muy lejos de lo que se hubiera podido esperar con técnicas convencionales, especialmente con internos de las prisiones, quienes tienen una larga lista de asuntos emocionales severos. Muchos de ellos han sido terriblemente abusados de niños y/o traumatizados por la guerra. Han sido parias en la sociedad y han sido etiquetados como “no buenos”, “manzanas podridas”, o “basura”. Durante EFT, ellos pueden fácilmente cambiar de un aspecto a otro o tener un reverso psicológico mayor, ganancias/ pérdidas secundarias, etc. Todo esto, a pesar de haber sido tratado eficazmente, puede bajar la tasa de éxito.

CONTINÚA GENE: He notado que tengo una tasa de éxito de 0% cuando el interno hace una observación despectiva. Ayer, in interno para de hacer tapping en medio de una secuencia, y dijo, “¿Qué demonios de bueno se supone que esto debe hacer?” y sus escalas de malestar permanecieron sin cambio.

Sigo repitiendo el tema del que se había quejado “fallas a tu hijo”, esperando mantener este pensamiento en su mente, más que su resistencia al tratamiento que no tenía sentido para él, pero era en vano. Parecía resistencia a la idea lo que interfiere con el tratamiento. Esto va aunado con el hecho de que muchos de ellos no quieren orientación (psicoterapia) tampoco, y me están usando como un pretexto para la terapia con medicinas que ellos buscan.

COMENTARIO GC: Para mí, es natural que un cliente haga una observación despectiva, si en su percepción no están haciendo ningún progreso. Tal vez haya muchas razones para no progresar, éstas las trato en nuestra página de Internet en la sección de Preguntas Frecuentes (ves ¿Cuándo no funciona?). Recomiendo a todos, especialmente a los nuevos, que lean esta sección hasta que se la sepan de memoria. Básicamente, cuando “no está funcionando” las causas son normalmente….

1. El reverso psicológico sigue allí.
2. El cliente está progresando pero está cambiando de un aspecto a otros tras bambalinas.
3. No han encontrado el aspecto central todavía.
4. El problema está siendo tratado de una manera muy general.

Mi reacción al hecho; “fallas a tu hijo”, es que puede ser muy general. Pueden haber muchas instancias acerca de fallas a tu hijo y cada una sea un árbol específico (un evento), que ese bosque negativo necesita citarse.

GENE CONTINÚA: Parece como si muchos de los internos quisieran agarrarse de sus rencores y de su autocompasión, y ver la terapia con pastillas como un camino de ida y vuelta, reservándose el derecho de estar resentidos pero sin sentir el dolor.

Me siento desconcertado por los internos que pueden hacer una lista de los síntomas: insomnio, pérdida del apetito, irritabilidad, pero que no pueden pensar nada en particular que les moleste o los preocupe. Parece que presentan éstos síntomas sin ninguna razón, que vienen de la nada.

COMENTARIO GC: En realidad no he tenido los problemas que mencionas aquí. Tal vez no tengo tanta experiencia en las prisiones como tú, Gene, o tal vez el tipo de población con la que estaba trabajando cooperaba más que con la que tú tratas. A pesar de que primordialmente he tratado con condenados a cadena perpetua (incluyendo asesinos y asesinos en serie), los he encontrado generalmente cooperativos y he tenido un alta tasa de éxito con ellos (mas del 90%) en los hechos específicos que tratamos. Sin embargo, una ventaja que yo tenía era que no me veían como un medio para obtener medicinas o como alguien que pudiera traicionarlos de alguna manera. El truco era que yo sólo era alguien de fuera que no estaba conectado con la prisión de ninguna manera. Simplemente era un amigo tratando de ayudar. Una vez que confiaban en eso, fueron muy abiertos conmigo, hasta me apreciaron. Esto de la confianza, fue probablemente el ingrediente más importante.

GENE CONTINÚA: Una vez tuve un cliente con el síndrome de intestino irritable, hizo una lista de cosas que le molestaban, y me dijo que estaba teniendo dolor en ése momento, el cual no había disminuido, a pesar de que los problemas que lo ponían nervioso fueron tratados. Sugirió que hiciéramos tapping para el dolor en sí, y éste desapareció.

Me pregunto qué tipo de suerte has tenido en sólo hacer tapping en el síntoma mismo.

COMENTARIO GC: Yo he tenido mucho éxito en hacer tapping para el síntoma. Hago esto con grupos grandes en mis seminarios de EFT y la mayoría reporta progreso. El curso de EFT está lleno de casos donde se hizo tapping en el síntoma físico solamente. Por ejemplo: dolor de hombro, mandíbula apretada, asma, arritmia, dolores de cabeza, dolor de espalda, problemas al evacuar, lupus, esclerosis múltiple y muchos otros padecimientos.

Algunas veces, sugiero hacer tapping para la emoción que está debajo del síntoma físico en lugar de hacerlo para éste último (dolor). Normalmente, en los casos en que se hace tapping para ese síntoma físico, hace el trabajo para la emoción también. Esto es otra forma de hacerlo.

GENE CONTUNÚA: Es difícil obtener el SUDS acerca del insomnio y la pérdida de apetito, o aún para la irritabilidad, si la persona no me puede dar un ejemplo o dice que no siente nada cuando me dice lo que le sucede. Pero la persona podría decirme después si hubo algún cambio.

COMENTARIO GC: Este tipo de enfermedades son normalmente de naturaleza global, y requieren que se les escarbe para encontrar los árboles negativos (eventos) en el bosque que contribuye al problema. Estos son típicamente considerados como “casos difíciles” porque no se encuentran entre los casos de EFT “maravillas en un minuto”. Necesitan persistencia y pericia, son oportunidades disfrazadas porque representan para el terapeuta un reto.

GENE CONTUNÚA: (firma) Gene Douglas

MÁS COMENTARIOS DE GC: Cuando veo mis experiencias en las prisiones, pienso que fue mi actitud interna la que contribuyó más que nada a la comunicación y confianza necesarias para llevar EFT de manera efectiva a ese sector de la población.

Por “actitud interna” quiero decir mi diálogo interno acerca de los prisioneros. Mi persuasión espiritual es que todos somos hijos del creador. Todos los prisioneros son iguales a mí, con la diferencia que sus experiencias y creencias (escritos en sus paredes), son las que causaron que cometieran terribles errores. A propósito, yo no digo que estoy en lo correcto, más bien lo que quiero decir es que es mi juego mental – mi verdadera creencia- el que vibra entre nosotros. Todos nosotros irradiamos nuestras verdaderas creencias y otros las recogen de forma subliminal. Esta vibración es una de las formas de comunicación más persuasivas. Desafortunadamente, puede ser positiva o negativa.

Si mis creencias hubieran sido que los prisioneros se resistirían, se encerrarían, que sería imposible acercarme a ellos, que estarían sólo interesados en usarme para sus propósitos egoístas, esto hubiera sido lo que yo hubiera irradiado. Se hubieran conectado con todo esto y habrían actuado de acuerdo a ello. Si los veo como basura, es como ellos habrían actuado. Si los veo como joyas, pronto su brillo aparecerá. Esta idea no sólo es para los prisioneros. En mi experiencia esto aplica para cualquier relación. La gente tiende a vivir de acuerdo a las creencias que uno tiene acerca de ellos. Si tú ves a tu cónyuge, a tus compañeros de trabajo, a tus clientes, a tus hijos, etc. como joyas, por lo menos alrededor de ti, eso es en lo que se convertirán. Si quieres que alguien se comporte contigo de forma más positiva, adopta pensamientos amorosos y de perdón acerca de esa persona. Esto no es simplemente bla, bla, bla, esto es la realidad en las relaciones.

A propósito, si quieres saber la calidad de lo que irradias, sólo observa cómo la gente te responde. Son tu espejo.

Con amor, Gary

Traducido por Mónica Quintero - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif