La relación con su hijo era un reto

muchos corazones... un mismo latido

Traducido con la autorización de www.EFTfree.net

A veces el asunto de raíz puede encontrarse justo en el nacimiento, como fue en este caso interesante reportado por Gillian Wightman.
Por Gillian Wightman
www.eastneuktherapies.co.uk

Una de mis más grandes alegrías en mis terapias es ayudar a la gente a mejorar sus relaciones, tanto las relaciones internas, el llegar a una total aceptación de sí mismos, así como sus relaciones externas. El trabajar con los papás y los niños es una felicidad muy especial.

Mi cliente una joven mamá, hizo una cita conmigo ya que estaba interesada en probar EFT para un cansancio físico y mental así como para unos síntomas que parecían como cándida o intolerancia a la comida. Ella estaba muy abierta a la idea de que aunque tuviera cándida quizás hubiera una razón emocional detrás de esto. Sin embargo, ella no tenía ninguna idea sobre qué es lo que podría ser, ya que ella estaba realmente segura que nada le había pasado a ella.

Explorando un poco sobre el tiempo en el cual iniciaron los síntomas, nos reveló que fue al nacimiento de su hijo. Ella creía que esto era algo que ella solamente debía aceptar pero ella se veía bastante angustiada después de que la dejé hablar por un rato. Mientras la alentaba a hacer tapping, le sugería que lo intentara para ver si era relevante.

“A pesar de que me lo quitaron…
“A pesar de que fue injusto, desearía que nunca hubiera pasado…

Hicimos tapping sobre sus preocupaciones acerca de su hijo y el efecto sobre él y el sentimiento que remolineaba en su pecho se calmó.

“A pesar de que me siento tan fuera de control, yo sólo quería tenerlo abrazado, yo no quería dejarlo ir, la gente mala me lo quitó, querían pincharlo con agujas, yo solamente quería abrazarlo y alimentarlo, yo no pensaba que ellos supieran más, pero de todos modos les permití que se lo llevaran…”

La frase recordatorio era “Yo no tenía el control” pero al tiempo que hizo tapping cambio a “Yo no tengo el control”.

Le pedí que midiera que tan certero se sentía el “Yo no tengo el control” y ella le dio un 5, y luego dijo “¡en el medio, mediocre, igual que yo!” Ella también se dio cuenta de que eludía situaciones en las cuales no pudiera ser escuchada o entendida por lo que ella creía. Así es como ella se sentía durante el nacimiento de su hijo, esto de cualquier forma era lo opuesto de lo que ella deseaba.

En este punto su intensidad subió, así que le pregunté qué es lo que estaba sintiendo y ella quería gritar fuerte “¡Déjenme ser! ¡Permítanme hacer esto a mi manera! ¡Confíen en mí!” Así que hicimos tapping sobre eso.

Ella quería Contar la Historia e hicimos tapping por todo lo que pasó. Después, aunque calmada, concluyó que era un fracaso, ella había creído de que si lo mantenía cerca de ella y lo mantenía caliente, él hubiera estado bien y sin embargo permitió que se lo llevaran.

“A pesar de estuve decepcionada, y sabía lo que quería, nadie a mi alrededor me apoyaba completamente para hacer lo que necesitaba hacer. Ni una sola partera me apoyaba…”
“A pesar de que me rendí a su presión y me fui al hospital…”
“A pesara de que yo insistía en un nacimiento en agua en contra de todos sus consejos porque yo quería tener una cosa que yo quisiera...”
“A pesar de que lo dejé ir aún y cuando yo sabía de que si lo mantenía cerca de mí, él iba a estar bien...”

Yo verifiqué su afirmación “Soy un fracaso” y contestó esto NO era verdad, ella sabía que ella había hecho lo mejor que pudo. Sin embargo, ella tenía un profundo sentimiento de tristeza, el cual estaba en un 8.

Suavemente le pregunté si sentía que fuera posible sobreponerse a esa tristeza. Ella no lo pensaba así. Una exploración más a fondo reveló que ella tenía miedo de perder “el yo que yo conozco, confortable, familiar, dudoso yo.”

Le pregunté si este sentimiento estaba ahí antes del nacimiento de su bebé y ella se dio cuenta de que la tristeza era confortable y la detenía de cometer errores. La invité si fuera posible a recordar un tiempo más temprano que ella hubiera cometido un error. Instantáneamente tuvo un recuerdo en el cual su padre estaba realmente enojado con ella, lo cual ella sentía una intensidad de 6. Para esto, utilizamos la Técnica de la Película y el recuerdo bajo a un 1 y no se movía de ahí. Ella se dio cuenta de que ella no quería que fuera un 0 ya que no tendría nada tras lo cual se podría esconder.

Hicimos tapping sobre “necesito esconderme detrás de esta tristeza para evitar que cometa errores…”

Revisé su afirmación de quizás cometa errores y se rió y dijo “y qué, voy a estar bien.”

Revisé sobre “No tengo el control” y sobre “no tenía elección” y ambos estaban bien, posiblemente en un 0. Sin embargo “Se lo llevaron” todavía estaba en un 1. Así que probé ¿REALMENTE esto está bien? Y su enojo subió, no necesitábamos un número, realmente lo podía ver. Ella todavía estaba MUY enojada porque el doctor se haya llevado a su hijo, acerca de sus modales y la forma en la cual le hablaron. Ella sentía este enojo en su pecho. Disfrutó mucho un tapping despotricado, el cual le permitió expresar todos sus sentimientos acerca de este doctor, adentrándose realmente al sentimiento. Su pecho se sentía claro y relajado después de esto.

Permaneció muy quieta y callada y pude ver que estaba llorando. Levantó su cara y dijo casi sobrecogida, “Puedo ver a mi hijo muy diferente ahora, ¡siento un lazo más cercano con mi hijo!”

Ella se dio cuenta que la relación con su hijo era un reto, una muy diferente en calidad de la que tenía con su hija.

Terminamos la sesión con “Elijo sentirme libre y fluida” y salió de ahí sintiéndose relajada y como si le hubieran quitado un peso de encima.

Recibí un correo electrónico el siguiente día en el cual me decía que se sentía maravillosamente, que su hijo había ido a la escuela muy feliz y que definitivamente había un cambio en su relación y ella sentía que él estaba menos enojado y ella estaba mucho más relajada. También sus síntomas de cándida habían desaparecido. Esta abierta, suave y relajada relación sigue ahí después de dos años. También hemos trabajado sobre sus otras relaciones y su vida familiar es buena. Ya no está deprimida y ella está haciendo lo que quiere con su vida. ¡Ella es una mami muy feliz!

Gillian Wightman
www.eastneuktherapies.co.uk


Traducido por Mercedes Madero

InEnglish.gif