Personificación de un tumor mientras se trabaja con EFT

muchos corazones... un mismo latido

Este artículo ofrecido por Nora Beatriz Biondi relata cómo trabajó con una cliente que tenía un tumor. Al dirigirse al tumor como si fuera una persona, éste empieza a achicarse. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Por Nora Beatriz Biondi

La siguiente experiencia surgió mientras trabajaba con una paciente con un tumor (adenoma paratiroideo derecho de 4 cm).

Nos encontrábamos trabajando la angustia, alternando frases con el problema y frases en positivo, dado que, en mi experiencia, es más agradable para los clientes porque así afirman que no se quedan con la parte negativa.

En la tercera ronda, el sud de la angustia ha desaparecido por completo y en ese momento me empieza a llegar la percepción de que debía dirigirme al propio tumor, como cuando se termina una ronda, y preguntarle qué necesita, tratarle como a una persona.

Al planteárselo a mi cliente, me dice que siente que su tumor se llama Ada, y a partir de ahí comenzamos. Le invito a poner la mano izquierda sobre el cuello, donde está el adenoma, y le digo que le pregunte qué necesita para disolverse mientras va haciendo tapping.

Al preguntarle, mi cliente afirma que siente que el tumor le está pidiendo que le trate como una persona, y ahí comenzamos a hacer tapping del siguiente modo:

Primera Ronda

PK: soy el Ada el adenoma de E (nombre de mi cliente), y aunque le estoy causando muchos inconvenientes de salud, me amo y acepto, completa y profundamente

Ceja: soy el adenoma de E

Lado ojo: me sentía aislada de E

Debajo ojo: pero ya no

Debajo nariz: porque veo que ella me acompaña

Debajo labio: me siento segura y a salvo

Clavícula: no tengo mas miedo, porque E me acompaña

Bajo el Brazo: estoy serena y en proceso de sanar

Coronilla: soy Ada y estoy feliz, siento mis piernas y brazos y mi cuerpo ya no me duele,

Segunda ronda

Ceja: soy Ada y me siento mejor

Lado ojo: ya no me siento mal e insegura

Debajo ojo: me siento plena y armónica

Debajo nariz: me siento bien, sin dolor y pesar

Debajo labio: porque E me acompaña y me da lo que necesito.

Clavícula: ahora soy escuchada y sé que ya no le ocasionaré inconvenientes a E

Bajo el brazo:  estoy serena, plena y Elisa me escucha

Coronilla: Soy Ada, y me siento de maravilla porque ya no le ocasionaré

problemas a E en su organismo, por que ¡somos uno!

Tras estas rondas, hubo una respiración profunda y unos minutos de silencio, contactando con su alma.

El adenoma inicial medía 4 cm y tenia un hipercalcemia con problemas renales y un desequilibrio impresionante en su analítica química. En la tercera sesión, el adenoma mide ya 3 cm, la analítica se ha normalizado,  y su endocrinóloga dice que si se achica aún más, la cirugía tendrá menos riesgo.

Nora Beatriz Biondi