El uso de “me doy permiso para cambiar” dentro del proceso de EFT

muchos corazones... un mismo latido

Gene Monterasstelli nos enseña cómo esta frase proporciona mucho beneficio.


Por Gene Monterastelli

Estaba trabajando con una clienta y ella me hizo una pregunta. ¿“Por qué usa tanto la frase “me doy permiso” cuando hacemos tapping? Al principio me agarró un poco desprevenido, porque no me había dado cuenta de cuánto usaba la frase en realidad.

La razón por la que uso la frase es porque, a menudo no sentimos que merecemos las cosas que en realidad sí merecemos. Cuando hay una parte de nosotros mismos o de nuestro pasado que necesita ser sanado, a menudo va a haber una parte del presente que es resistente a esa curación. La resistencia más común a esta curación es el sentimiento de no ser merecedor del cambio. El sentimiento de falta de valor, generalmente toma dos formas.

La primera es el sentimiento de no ser digno de curar algo que ya existe. Podrías creer que tu mereces el dolor que tienes… que estás siendo castigado… que no deberías pedir algo mejor… que esto es lo mejor que se puede esperar.

El segundo sentimiento es el de no ser digno de algo mejor en el futuro. Podrías tener pensamientos como: ¿Quien eres tú para pensar que deberías tener un mejor trabajo… una mejor vida… una mejor paga… hacer el trabajo que te gusta… perder peso… encontrar al compañero de tus sueños? Ya tienes demasiado. No deberías pedir más. Hay gente con mucho menos que tu. Estás siendo avaricioso. Solo la gente buena merece más y tú no eres bueno.

Estos son pensamientos y creencias muy poderosos que pueden encarcelarnos por años. Cuando tenemos estos sentimientos, a menudo es hasta difícil obtener la fuerza para hacer cualquier tipo de trabajo para cambiar. Esta es la razón por la que la frase “me doy permiso para cambiar” es tan poderosa. Habla directamente a la parte de nosotros a la que no le está permitido cambiar porque no es lo suficientemente digna para cambiar.

La idea del permiso es muy importante. A menudo les digo a mis clientes, “Te doy permiso para cambiar tu vida para mejor y te es permitido darte permiso a ti mismo también”. Solo por el hecho de tener a otra persona que nos diga que está bien, nosotros de pronto sentimos que realmente está bien. Hasta he llegado a escribirle a algunos clientes notas (como las que recibíamos de mamá y papá para salir del colegio) para darles permiso para cambiar tu vida.

Es algo muy fácil de incorporar en tu rutina de tapping. Solo añade a cualquier área de tu vida que quieras cambiar “me doy permiso para…” mientras haces tapping.

Gene

Traducido por Elisa García Gómez