Perder peso: “Dios mío, ¡qué gorda estás!”
Para lograr la pérdida de peso, los asuntos emocionales se tenían que ir primero