La Gratitud

Esta reflexión de Edith Rivas nos invita a darnos permiso para sentir gratitud por todas las bendiciones que tenemos en la vida. Al centrarnos en algo, vemos más de lo mismo. Centremos nuestra atención en la gratitud y veremos más sobre qué estar agradecidos. Gracias, Edith. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y visita su sitio web.


Por Edith Rivas

Aunque creo que es un tema del que ya hemos hablado alguna vez, hoy me apetece volver a él, porque siento que a veces no reparamos en la importancia de agradecer todas las cosas buenas que la vida nos pone por delante.

Hay momentos en los que nos despistamos y enfocamos la mayor parte de nuestra atención en lo que no nos gusta de nosotros mismos, de quienes forman parte de nuestra realidad, del momento que nos toca vivir... Y este enfoque hace  que perdamos de vista la otra parte de la balanza, que siempre está presente en mayor o menor medida. Puede ser cierto que haya muchas cosas que mejorar o cambiar, o no, pero no es menos cierto que todos tenemos un buen porcentaje de elementos positivos en nuestra vida, solo que si no los miramos y los apreciamos no nos sirven para casi nada.

El simple hecho de estar vivos, aquí y ahora, ya es motivo para agradecer y para sentirnos afortunados. Si estás presente puedes elegir, hacer cosas, moverte, quedarte quieto, correr, sentir, hay un amplio abanico de posibilidades ante ti, ¿no lo sientes?

Si además tienes afectos a tu alrededor: familia, amigos, amores…, dispones además de la mejor de las energías contigo: la del amor, la amistad, las afinidades, el cariño, una fuerza que puede mover montañas, cambiar vidas, sanar heridas, darte alas, y ser el motor que impulse todos tus actos.

Si disfrutas de una buena salud también puedes agradecerlo, es todo un tesoro. Y si no es así, afortunadamente tenemos la posibilidad de recuperarla o de mantener la mejor calidad de vida, gracias a un sistema sanitario al alcance de todos.

¿Hay cosas que no funcionan bien? Puede ser, pero concentrarse en los errores sólo los hace más grandes, y si me dan a elegir yo prefiero ser parte de la solución en lugar de convertirme en parte del problema. Si te duele la uña del dedo meñique y sólo te fijas en eso, estás dejando pasar que hay un 95% de cuerpo en un perfecto estado de salud. Una vez más hablamos de elegir.

Tampoco creo que se trate de vivir a lo loco ni en plan flower power, agradecer lo bueno que se tiene no implica conformarte y no hacer nada por crecer. Se puede establecer un perfecto equilibrio entre aceptar lo positivo y seguir avanzando.

Por la parte que me toca, aplicándome esta filosofía, me voy a dar un permiso más, de los muchos que añado a mi día a día.

No puedo dejar pasar la oportunidad de dar gracias, pero un GRACIAS con mayúsculas, al universo, a la vida, incluso a la alineación planetaria, por dos regalos en forma de cariño y confianza.

El primero viene acompañado de una fuerte sensación de tribu, de arraigo, de estar en casa. Y yo sé que el resto de la tribu sabe de lo que hablo: un regalo en forma de sorpresa, de celebración de la vida (una vez más), de intención y amor, de risas y lágrimas, de bailes, miradas y mucho cariño, con los lazos que molan, incluyendo mi familia y amigas a muchos kilómetros de distancia.

El segundo tiene forma de apoyo, ayuda y confianza, de parte de alguien que para mi es un referente como profesional y como persona, un auténtico empujón, un estímulo y una satisfacción de esas que te arropan el alma.

Muchas veces me quejo, porque hay cosas que no entiendo o no me gustan, por situaciones que me frustran, por momentos complicados. Sin embargo, cada vez me cuesta menos abrir la pantalla y ser capaz de contemplar la imagen íntegra. Y esta semana he tenido la suerte de comprobar, vivir, sentir y saborear que esa imagen íntegra de mi realidad me gusta mucho, con todo lo que forma parte de ella. Así que solo me queda por decir, una vez más y desde lo más profundo de mi corazón…GRACIAS!!!!!!!!!

Edith Rivas