EFT para conquistar un problema de tartamudeo


El tartamudeo suele tener siempre raíces emocionales y ¿qué mejor herramienta para eliminarlo que el EFT? Notad como Summer Boone de Canadá, enfoca su atención en las experiencias de escuela secundaria de una de sus pacientes y elimina tanto su tartamudeo como sus sentimientos de depresión.
Por Summer Boone M.S.W., RSW

Hola Gary,

Cuando describo EFT, lo hago con la analogía de comparar EFT y la terapia del habla con las cirugías y las cirugías con láser. Las dos funcionan pero EFT es más rápido, menos intruso y más preciso. Encuentro que la gente responde bien a esta comparación porque es un ejemplo concreto dentro de sus experiencias y entendimiento. Quisiera compartir una de mis muchas historias de éxito del uso de EFT con mis pacientes, la cual remarca esta analogía.

Una joven paciente con problemas de tartamudeo, la cual nombraré Amy, me fue referida por depresión e indecisión. Utilizamos EFT para empezar a trabajar en su depresión y su incapacidad de confiar en si misma. Casi al final de nuestra primera sesión, Amy empezó a contar su historia.

Amy habló de su último año en el instituto. Recordó como presentó su candidatura para ser presidenta de estudiantes, compitiendo con una chica quien previamente había sido muy amiga suya (el año anterior las dos mujeres rompieron). A la mitad de la campaña para la elección de la presidencia, Amy empezó a perder la esperanza de ganar. Su ex mejor amiga tenía casi la mayoría del apoyo de los estudiantes.

Amy dijo que sintió ira ante la posibilidad de perder y que este sentimiento creció porque también se sentía traicionada por esta mujer a lo largo del año anterior. Entonces, Amy, se volvió emocional y explicó que, después del instituto, en momentos de debilidad y enfado, mutiló y destruyó las pancartas de la campaña y otros materiales de su oponente.

Amy describió la culpa y vergüenza que sentía. Relató que ella fue la primera en ser interrogada por su director, profesores, amigos, familiares y, más tarde, sus padres, pero se aferró a la mentira de que ella era inocente. Negó terminantemente su implicación en los actos destructivos de los materiales de la campaña.

Amy admitió que siendo “una de las chicas más populares de mi curso, la gente me creyó finalmente. Mis padres fueron los primeros en apoyarme y, al no salir ninguna evidencia, se dejó el tema”. Amy convenció a toda la gente de que ella también fue una víctima y ganó el apoyó de todos porque consiguió manipular la situación. Amy acabó ganando las elecciones. No obstante, describió el dolor resultante por haber tenido que continuar la mentira; y cómo, de hecho, nunca contó la verdad a nadie sobre este asunto.

Utilizando el EFT, trabajamos a través de estos problemas y memorias. Algunas de las frases preparatorias que utilizamos fueron:

Aunque me mentí a mi misma y a los demás…
Aunque no me pillaron por mis acciones y no confesé…
Aunque utilicé el poder de mi posición para ocultar la verdad…

Amy empezó a sentir alivio del peso de su secreto y fue capaz de sugerir frases preparatorias. Sugirió,

Aunque utilicé a mis padres para salir del problema…
Aunque escondí la verdad e hice algo atroz…

Amy se marchó después de la primera sesión diciendo sentirse más ligera y feliz. No fue hasta que volvió para la siguiente sesión cuando noté que tartamudeaba menos. Inmediatamente estuvo de acuerdo conmigo y dijo que otros también lo habían notado los pasados dos días.

Amy explicó que no fue hasta la graduación del instituto cuando empezó a tener problemas de tartamudez. Recordó como éstos empezaron al intentar expresarse, se ponía nerviosa o se emocionaba. Amy no podía recordar cuándo empezó a tartamudear todo el tiempo, pero estimó que ya llevaba unos 6 años.

Amy contó como se dio cuenta de que seguía mintiendo a la gente para salirse con la suya. Empezamos otra vez con la memoria del instituto y Amy, de forma natural y entusiasta profundizaba cada vez en los aspectos.

Aunque estoy enfadada conmigo misma por haberles mentido a todos y no haber contado nunca la verdad…
Aunque continúo mintiendo…
Aunque utilizo a la gente…
Aunque me odio por cómo trato a la gente…
Aunque no puedo confiar en mí misma porque no escogí la opción correcta…
Aunque manipulo a la gente para conseguir lo que quiero…
Aunque no quiero dejar de conseguir lo que quiero…
Aunque la culpabilidad de este recuerdo posiblemente haya creado el tartamudeo…
Aunque el tartamudeo representa mi necesidad de controlar cada una de las palabras que digo…
Aunque quizás me esté culpando por todas las mentiras que digo…
Aunque tengo miedo de decir la verdad…
Aunque me niego a confiar en mí misma porque he mentido en el pasado…
Aunque a lo mejor todavía mienta en un futuro…
Aunque no soy perfecta y nunca lo seré…
Aunque creo no saber como ser una buena persona…
Aunque escondo mis sentimientos verdaderos…
Aunque tengo miedo de que a la gente no le guste por quien soy yo...

Finalizamos esta sesión intensa y, cuando regresó la siguiente semana, ya no tartamudeaba. Hicimos un trabajo de seguimiento para bajar algunos aspectos, los cuales estaban a un nivel de intensidad de entre el 3 y el 1 en una escala del 0 al 10 y lo bajamos a 1 o 0 de 10.

Tuvimos una visita más de seguimiento al cabo de un mes y Amy continuaba sin tartamudear. Tampoco tenía sentimientos de depresión y se sentía más segura. Se le pidió a Amy que se contactara conmigo en caso de que hubiera indicios de una posible reaparición del tartamudeo pero no he tenido noticias de ella desde hace más de 3 años.

Se lo cuento a todos/as los que están dispuestos a escuchar acerca de las maravillas de EFT. Realmente puede ser aplicado en todo, incluso en aspectos que puedan no tener ninguna relación. ¡EFT puede ayudar a que la gente llegue al punto origen del problema!

Con mucho amor,
Summer

Traducido por Ester Muro Rodríguez Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Ir a su Sitio WEB


InEnglish.gif