Niño tartamudo

En este breve relato, Linda Hamm muestra que EFT no sólo da resultados rápidos para un niño que tartamudea, sino más importante, que cuando regresa, no hay que desanimarse.
Por Linda Hamm

Hace aproximadamente un año tuve la oportunidad de trabajar con un niño de 6 años que tartamudeaba. Para entonces ya se sentía bastante a gusto con EFT (aunque no creo que eso sea realmente necesario) y funcionó muy bien. La Frase Preparatoria era “Me caigo realmente bien aunque me cuesta hablar.” Yo hice el tapping por él ya que era un niño bastante mal coordinado. ¡Me podrías haber tumbado con una pluma al ver que después de un par de rondas ya hablaba sin tartamudear! Su madre también estaba asombrada y para ella esto reforzó el poder de esta asombrosa técnica. ¡Sin embargo quien estaba más asombrado que nadie era el psiquiatra del niño quien creía que esa ‘cosa rara’ estaba fuera de este mundo!

Os tengo que decir que el tartamudeo del niño no se aclaró completamente, sino que al día siguiente volvió. Sin embargo no era tan severo y se pasaba temporadas cada vez más largas sin tartamudear. De vez en cuando, cuando se agravaba, hacían tapping por el tartamudeo y su habilidad para hablar mejoraba considerablemente. ¡Hace de eso ya un año y ahora habla sin tartamudear en absoluto!

También utilicé el ejercicio de respiración de la clavícula regularmente con este chico y con su hermano y creo que es otra parte esencial cuando se trabaja con niños que tienen dificultades (especialmente a la hora de concentrarse, enfocarse y mantenerse estables – funciona DE MARAVILLA con niños que tienen TDA/H – Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad).

Espero que esto resulte útil.

Linda Hamm

Traducido por Vera Malbaski Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif